Decenas de miles de estudiantes de Santiago protestan contra los planes imperialistas en educación

En menos de dos semanas, masivas movilizaciones se realizaron en varias ciudades del país. En Santiago, sumando estas dos jornadas unos 39 mil estudiantes se manifestaron contra los planes de la OCDE-FMI en educación. Pero estas movilizaciones tienen sus antecedentes en hechos anteriores: El 14 de abril un grupo de estudiantes se había tomado el edificio de la Junaeb en Providencia protestando por la demora en la entrega de las becas, contra el endeudamiento y exigiendo mayores recursos. Por su parte, el lunes 18 abril, estudiantes de Valparaíso protestaron frente a la Seremi de educación de dicha región demandando que el beneficio del pase escolar se extienda a todo el año, mejores condiciones laborales para los choferes y mayores recursos en educación. Al día siguiente estudiantes y trabajadores del transporte unieron sus luchas y marcharon por las calles de Valparaíso.
Las demandas democráticas de los estudiantes son la defensa al derecho a la educación, mayores recursos, fin al endeudamiento estudiantil, mayor participación en instancias democrática junto a funcionarios y profesores (triestamentalidad) y la libre asociación de estos estamentos en todas las instituciones de educación superior. Demandan además un nuevo sistema de acceso a la educación terciaria.
Lo anterior porque las políticas en educación implementadas por el Estado Burgués-Terrateniente, siguiendo obedientemente las instrucciones de su amo imperialista e intentando desesperadamente recuperar su tambaleante economía, impulsan entre otras cosas lo siguiente: 1.- Reducir el gasto fiscal por cada estudiante. 2.- Eliminar el Fondo Solidario y reemplazarlo por el Crédito con Aval del Estado beneficiando con ello a la fracción compradora de la Gran Burguesía y los monopolios imperialistas dueños de los bancos y cajas de compensación. 3.- Hacer competir a las instituciones de educación superior por los recursos fiscales, lo que en último término favorece la concentración, pues las universidades con menores recursos, ubicadas su mayoría en regiones y que reciben a sectores más empobrecidos de estudiantes, no estarán en condiciones de competir y someterse a los procesos de acreditación, debiendo cerrar sus puertas. 4.- Enfrentar masas contra masas. Argumentando que las universidades “privadas” reciben sólo el 20% de los aportes fiscales intentan enfrentar a los estudiantes de “universidades tradicionales” con el resto de los estudiantes de educación superior. 5.- Impulsar el capitalismo burocrático y mantener al semifeudalidad mediante el rediseño de las mallas de estudio y las actividades de investigación en función de los intereses de los monopolios nacionales y extranjeros que saquean los recursos naturales del país y mantenernos en condición de semicolonia del imperialismo, principalmente yanqui, en vez de impulsar un desarrollo industrial autosostenido y barrer con las relaciones de producción semifeudales que aún se mantienen.
Todas estas medidas implementadas por los gerenciamientos de turno y últimamente por el gobierno Piñera-FMI, son copiadas al pie de la letra de los informes emanados desde la OCDE-Banco Mundial. De ahí que la lucha estudiantil reviste un carácter antiimperialista pues se opone a los planes que las superpotencias intentan implementar en sus semicolonias y los países sometidos.
Pero estas políticas chocan con los intereses del pueblo y generan un aumento en la protesta de la juventud, agudizando la lucha de clases en nuestro país. No sería extraño entonces, que se produzcan movilizaciones tan violentas como las registradas en Túnez, pues tenemos en común el mismo paquete de medidas en educación. 
Por ello los estudiantes, independiente de la institución donde estudien, deben resistir estos planes imperialistas y luchar por defender el derecho a la educación, impulsar movilizaciones demandando gratuidad de la educación en todos los niveles, condonación de toda deuda contraída por estudiar, acceso irrestricto a las universidades eliminando toda forma de selección y luchar por una triestamentalidad de 3/3, es decir, igual participación de académicos, funcionarios y estudiantes en la toma de decisiones. 
Pero los mayores recursos que esto demanda no deben provenir de los bolsillos del pueblo sino de los bolsillos del imperialismo, de los grandes burgueses y de terratenientes. Por lo tanto la lucha estudiantil debe unirse a la lucha del pueblo contra las tres montañas que lo oprimen: el imperialismo, el capitalismo burocrático y la semifeudalidad.
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s