Médicos y pacientes contra los recortes en la salud en Barcelona

Miércoles 16 noviembre 2011. “La sanidad está que se hunde”, denuncian en medio de  estruendos de petardos cientos de médicos y enfermeros.

Frente al gobierno catalán los protestantes simulan un campo de explosivos reventando petardos para denunciar que “se está minando la salud”.

“Salvo excepciones, todas las actuaciones que no son urgentes u oncológicas están suspendidas”, asegura cirujano del Hospital de Terrassa que junto a más de 600 efectivos médicos protesta en Barcelona frente a la consejería de Salud del gobierno regional en el segundo día de huelga contra los recortes.

Agitan pancartas e insisten en pedir dimisiones políticas por el recorte de un 10% del presupuesto de la sanidad pública catalana, unos 1.000 millones de euros, impuesto por el gobierno de la región dentro de un “plan de choque” para luchar contra el déficit público.

Más de 16.500 efectivos médicos de Cataluña estaban convocados el martes y el miércoles a un paro, seguido por el 73% del personal según el sindicato convocante, el 20% según las autoridades.

Pero la indignación también es patente en los pacientes.
 “Me manifiesto con los médicos porque ya se notan los efectos de los recortes”; “Estando casi en el quirófano me enviaron a casa porque no había anestesista…”; “Quiero vivir, no me recorte la vida”.

En otro extremo de la ciudad, unas 700 personas, entre personal sanitario y vecinos del barrio de Bellvitge, donde se encuentra uno de los mayores hospitales catalanes, cortan el tráfico de entrada y salida de la ciudad, provocando un enorme atasco durante 20 minutos.

Al frente de la manifestación hay unos 60 ancianos que desde el 28 de octubre ocupan un dispensario cercano para impedir que sea definitivamente cerrado. “Queremos que vuelvan los médicos y que el ambulatorio vuelva a funcionar normalmente porque su cierre afecta a muchas personas”, dice adulto mayor de 75 años.

Son unos 500 “abuelos” entre 60 y 80 años que se turnan para ocupar el ambulatorio, en cuyo interior abundan las pancartas, las denuncias y las paredes escritas, como si de un aula universitaria en ebullición se tratara.

En lo que era la recepción del ambulatorio se recogen reclamaciones y se  juntan firmas contra el cierre del ambulatorio. Ya van unas 3.000 reclamaciones de usuarios o vecinos y más de 10.000 firmas contra el cierre.

Afuera, en los balcones de los diferentes bloques de pisos de esta ciudad dormitorio, cuelgan cartelones contra el cierre. Todos los días salen a marchar por la ciudad para que no se olviden de ellos.
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s