Las masas deben arrebatar el monopolio de la violencia al viejo Estado

EDUCACIÓN IDEOLÓGICA.

“Hablar de violencia en general, sin distinguir las condiciones que diferencian la violencia reaccionaria de la revolucionaria, es equipararse a un filisteo que reniega de la revolución, o bien, sencillamente, engañarse uno mismo y engañar a los demás con sofismas”
V.I. Lenin
El papel de la violencia en la historia y su objetivo político.
La violencia revolucionaria, no es cualquier tipo de violencia, sino que es la violencia que utiliza el pueblo contra la violencia reaccionaria del viejo estado burgués-terrateniente, para la conquista del Poder.
La violencia es un producto histórico. Todos los cambios sociales importantes de gran magnitud que han ocurrido en la historia, se han desarrollado a través de revoluciones. Un ejemplo claro de esto, es la forma como el régimen feudal pasó a régimen burgués, o bien el feudalismo al capitalismo. Esto mediante revoluciones, en donde la burguesía organizada y apoyada -mediante el engaño- por  la nueva clase, el proletariado, fueron triunfando alrededor de toda Europa ganando espacio poco a poco a la monarquía absoluta. Una de las primeras revoluciones, fue la revolución francesa, que marcó el nuevo orden burgués, y como dijo Marx: “La violencia es la partera de toda vieja sociedad que lleva en su seno otra nueva”.
La violencia revolucionaria, no es validar todo tipo de violencia, sino la violencia del pueblo por su emancipación, principalmente contra el viejo estado burgués-terrateniente. La violencia revolucionaria no es un fin en sí mismo, sino un medio para alcanzar la conquista del Poder y  la dictadura del proletariado.
La diferencia esencial entre la violencia revolucionaria y otras formas de violencia -como de liberales exacerbados, “izquierdistas” y oportunistas- es que la violencia revolucionaria no es violencia individual, sino que violencia de masas.
El viejo estado y el monopolio de la violencia
El Estado burgués-terrateniente quiere concentrar el control de toda la violencia. De palabra se opone a la violencia, pero en realidad la convierte en su monopolio.
Toda violencia posee un carácter de clase,  y debido a que el carácter del viejo Estado de Chile es burgués-terrateniente, en este caso, la violencia del Estado es también burgués-terrateniente. A esta violencia también llamada reaccionaria, el pueblo opone violencia revolucionaria, de autodefensa, del pueblo, de la mayoría, luchando por arrancarle el monopolio de la violencia, luchando por los oprimidos y utilizándola sólo como un medio para su liberación.
La guerra popular como demostración de violencia revolucionaria y la destrucción como parte del proceso de construcción
La expresión superior de violencia revolucionaria, es la guerra popular, que es guerra de las masas contra los burgueses y terratenientes, contra esta minoría apandillada en el viejo Estado amamantado por el imperialismo, principalmente yanqui.
Cercando las ciudades desde el campo, como lo hizo el pueblo chino en su revolución, como lo están haciendo los pueblos de Perú, India, Filipinas y Turquía, son claros ejemplos de violencia revolucionaria llevada a un nivel superior, donde ya no hay vuelta atrás, sino que solo un objetivo; la conquista total del poder y la dictadura del proletariado.
Lo principal de toda revolución es el Poder
Partimos de la premisa que buscamos  la extinción del estado, proceso que no se lleva a cabo de la noche a la mañana ni se lleva a cabo por decreto. Entre destrucción de lo viejo y la construcción de lo nuevo, lo principal es la construcción de lo nuevo, es decir, lo principal de toda revolución es el Poder.
La clase y el pueblo construyen Nuevo Poder, construyen Nuevo Estado no por capricho, sino que para salvaguardar lo conquistado. Para oprimir a la minoría explotadora y prevenir que surja una nueva burguesía que tome el control del Estado, mientras se extinguen las clases sociales.
Y por último no nos agrada la violencia, ni somos aficionados a ésta, la cuestión es simple; la violencia es necesaria para erradicar la violencia, la injusticia y los abusos, como dijo el Pdte. Mao: “Somos partidarios de la abolición de la guerra; no deseamos la guerra. Pero la guerra sólo se puede abolir mediante la guerra. Para acabar con los fusiles, se debe empuñar el fusil”.
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s