Incertidumbre, frustración y rabia en la educación de obreros

Foto: Obreros chilenos en faena

La Cámara Chilena de la Construcción es una organización patronal que agrupa a concesionarios de puertos y aeropuertos; constructoras; empresas de consultoría; distribuidores de materiales; proveedores de servicios a la construcción; corretaje de propiedades; servicios financieros (bancos, seguros) y otras organizaciones asociadas como universidades, e institutos. Desde el 2007 esta patronal ejerce la “Responsabilidad Social Empresarial”, en el ámbito de la educación, a través de la institución CapacitaCChC, que es un centro de entrenamiento para los trabajadores de las empresas socias de la cámara.
El capitalismo burocrático, como sistema económico que permite en Chile el imperialismo, requiere formar trabajadores con “habilidades y competencias” de acuerdo con sus exigencias y necesidades de clase explotadora. La misma Capacita declara querer ayudar “a nuestros clientes a contar con trabajadores más productivos y a los trabajadores a mejorar su empleabilidad.” Trabajadores educados a imagen y semejanza de las necesidades patronales, con capacidad de seguir indicaciones, dóciles, respetuosos de la legalidad burguesa .
Periodico El Pueblo ha querido denunciar en esta crónica en que consistió la nivelación de estudios que la CCHC ofreció a los obreros y trabajadores este año.
Capacita y la nivelación de estudios para adultos
Algunos tienen 20 o 30 años, pero la mayoría sobre 40 o incluso algunos 50 y 60. Muchos llegaron con amplias expectativas. A algunos los mandaron desde la empresa en la que trabajan. Los más se lo toman como un desafío personal: “quiero terminar mi enseñanza media”, “quiero darle el ejemplo a mis hijos”. Cuentan que cuando jóvenes los problemas pudieron más y tuvieron que desertar de sus estudios. Unos para trabajar, otros se envolvieron por el carrete, pero tarde o temprano terminaron enfrentándose al mundo laboral, desde el lugar de quien ni siquiera ha terminado el 4º medio. “Estoy cansado que me ninguneen”- decía un muchacho de 35, “quisiera seguir estudiando…para cambiar mi situación… ¿Cómo es eso de la PSU?”, agregaba.
La Cámara Chilena de la Construcción, a través de Capacita ejecuta planes de nivelación de estudios a más de 1000 obreros sólo en Santiago. Tiene programas a nivel nacional para los obreros de las diversas empresas que son socias de la patronal.
Estos obreros estudiantes en algunos casos son capataces, con sueldos altos si los comparamos con un trabajador del retail por ejemplo. Pero la mayoría tiene sueldos bajos, tras mucho trabajo físico, como jornaleros. Salen a las 5 y media de sus casas y llegan a las 10 de la noche. En las faenas el objetivo es acabar con la obra en determinada fecha y es lo único que importa, se imponen “horas extras” que a veces ni siquiera son canceladas.
Para incorporarse al programa de estudio de Capacita estos hombres y mujeres deben muchas veces enfrentar las consecuencias de decidirse a estudiar después de décadas sin hacerlo, destinando tiempo para asistir a clases, dejando de hacer algunos turnos, dejando de lado el cuidado de los hijos o las labores domesticas, para asistir semana a semana a sus clases. Pero además deben enfrentar el miedo al fracaso, ese miedo que muchas veces nos paraliza, se preguntan: ¿Lo lograré? Para ellos el desafío de aprobar les genera una alta incertidumbre.
Se inician las dificultades
Al iniciar las clases en abril, se informó que la modalidad de evaluación que se había aplicado en los años anteriores, con pruebas parciales que se promedian y dan un resultado final, fue cambiada por el Mineduc por una sola prueba final en que se jugaban el todo por el todo, tal como los jóvenes en la PSU. Todo esto les generó una gran tensión.
Pero las principales dificultades vinieron en septiembre cuando les dijeron que la prueba iba a ser on line. ¡Claro!, para el Mineduc esto es un gran ahorro de recursos en la aplicación y corrección de esta prueba, algo que ni siquiera se implementa con los jóvenes que rinden el Simce, ni con los que dan la PSU, se aplicó a hombres y mujeres obreros de edad avanzada, donde había quienes ni siquiera contaban con un computador en sus casas.
En ese momento, tras llevar 6 meses de estudio a algunos estudiantes que venían del año anterior, recien se les informó que los certificados que Capacita les había entregado por sus estudios del año pasado, no habían sido reconocidos por el Ministerio y les hicieron bajar un nivel. Otros no pudieron obtener nunca los certificados de estudio del Mineduc, la respuesta era: “no están, solo tenemos digitalizados los más recientes”. Esto les generó gran frustración y muchos desertaron del programa.
Asimismo, la mayoría de los cursos sólo asistió 1 o 2 veces a la sala de computación para que practicaran y se “capacitaran” en el manejo de responder una prueba on line. Algunas mujeres de edad apenas podían manejar el mouse, ya que no tenían costumbre.
Las pruebas
En un principio se informó que las pruebas serían en octubre, pero pasó noviembre y finalmente la prueba se hizo en diciembre. Les hicieron votar sobre cómo querían rendir las pruebas: Una cada día o, más de una por día, ganando la primera opción. Sin embargo, sólo una semana antes de la fecha definitiva, supieron cuando daban la prueba y se les hizo rendir en el caso de la enseñanza media, las 5 pruebas que correspondían a su nivel ¡En un mismo día!. Cosa que no ocurre ni siquiera en la Enseñanza Media. En ese nivel a finales de semestre se toma una prueba de nivel por día, en la PSU son 2 pruebas diarias.
El día de la aplicación fue un gran caos: no habían suficientes salas con computadores habilitados, los obreros que creían que estaban listos con todos sus papeles aparecían para rendir prueba en otro nivel o no figuraban habilitados para rendir la prueba. Demoras de más de 1 hora en el inicio de la prueba, ya que entre otros problemas, la prueba no estaba disponible en cada computador, sino que el examinador del mineduc debía descargar desde un mail de su correo personal un archivo Excel y pinchar el link que lo direccionaba a la prueba. Todo esto daba cuenta de negligencia y total despreocupación.
A pesar de todo lo que describimos los obreros se guardaron la rabia por esta vez y aceptaron rendir la prueba, pensado quizás que igual es una oportunidad, de esas pocas que han tenido en su vida. Ya sabemos que sus hijos o sus nietos no estan dispuestos a aguantar tanto. Lo confirma la combatividad creciente de la juventud. Es inevitable que sean estos últimos quienes acumulando la rabia histórica se cobren de cada acción de opresión cometida contra el pueblo.
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

1 comentario en “Incertidumbre, frustración y rabia en la educación de obreros”

  1. Viví la experiencia , considero que fué un abuso y una burla, nos hicieron hacer falsas expectativas, nos mintieron en todo! inclusive en las materias.Los exámenes finales no tenían absolutamente nada que ver, con las materias pasadas, es decir: UN FRAUDE! 6 MESES DE PERDER TIEMPO, DINERO E ILUSIONES! NO SE JUEGA ASÍ CON LA GENTE.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s