¡A CONMEMORAR EL DÍA DEL JOVEN COMBATIENTE!

El 29 de marzo de 1985, los hermanos Eduardo y Rafael Vergara Toledo fueron asesinados por los pacos en un falso enfrentamiento. Este crimen reaccionario produjo una gran indignación en las masas populares que luchaban por sacar a Pinochet y a su junta militar fascista.
Reproducimos el testimonio de su madre Luisa Toledo sobre los hechos:
“Esa noche tenía reunión en un taller de mujeres de la Villa Francia. Antes de ir, tipo 19:45 escuché en la radio: ‘Incidente en Las Rejas con 5 de Abril, dos civiles muertos’. Partí a la reunión, pero al rato llega mi hija Ana: ‘Mamá, parece que Rafael andaba en Las Rejas con 5 de Abril…’. De inmediato se me apretó el corazón. Intuí, supe que Rafael estaba muerto. Fue un golpe tan feroz… Rafael estaba muerto. Él tenía 18 años”.
“Me vinieron a dejar a la casa, Manuel estaba en la puerta y algo había escuchado en la radio. ‘No puede ser, voy a hablar con el padre Bolton’, me dice. Mi hija sale de la casa, dice que la van a allanar. Quedo sola, descuelgo la foto donde estoy con mis hijos, la acerco a mi pecho y lloro por Rafael. Pero veo que entra un tipo a punta y codo con una metralleta. ‘Levántese’. ‘Estoy sola’, le dije. Entraron como treinta más”.
“-¿Por qué está llorando? -me pregunta uno.
-Lloro cuando quiero, no tengo que pedirle permiso -respondí.
-¿Y cuántos hijos tiene usted?
-Cuatro, y me acaban de matar uno -contesté. Pero entonces otro que hacía de jefe se alejó un poco, se rió y me dijo: ‘Dos. Fueron dos’… Yo en ese momento no me di cuenta de lo que dijo, porque allanaron la casa, destrozaron todo y como ratas que llegaron, como ratas se fueron. Luego entró el padre Bolton, ‘déjame llorar al lado tuyo’, me dijo. Sólo al día siguiente supe que a Eduardo también lo habían matado. Eduardo tenía 20 años”.
Estos jóvenes populares estudiaron en el Liceo de Aplicación. Eduardo ingresó a los 17 años al Pedagógico a estudiar historia. Allí se convirtió en dirigente de la Unión Nacional de Estudiantes Democráticos (UNED) hasta que lo expulsaron. Rafael, siendo dirigente estudiantil, lo echaron del colegio en tercero medio acusado de “panfletero” y “agitador político”.
En el régimen militar fascista la familia Vergara Toledo integraba la Comunidad Cristo Liberador. “Eduardo era más reacio a acompañarnos, pero Rafael nos impresionaba por su discurso profundamente cristiano. Conversaba mucho con el padre Bolton, admiraba a Mariano Puga. Una vez nos dijo que quería ser sacerdote” Entre 1982 y 1984, la persecución se agudiza para esta familia popular, detenciones arbitrarias, seguimientos y amenazas. Todo empeoró desde el 18 de marzo del ’84, Manuel Vergara relata: “De la 21ª Comisaría nos allanaron y nos robaron hasta la Biblia. Nos querellamos por robo y ganamos. En la comisaría nos decían ‘los tenemos aquí’. Fuimos hostigados y nuestros hijos fueron detenidos varias veces sin cargos”.
Hoy, a 28 años del asesinato de los hermanos Vergara Toledo en manos de la represión, la indignación crece. Son cada vez más los que cada 29 de marzo se suman a las protestas, conmemorando el Día del Joven Combatiente. Eso no es casual, responde al alza de la lucha de clases en nuestro país y a la mayor incorporación en ella de la juventud popular.
Este 29 de marzo rendimos homenaje a los hermanos Vergara Toledo y a toda la juventud popular que luchó contra los pacos y la CNI, no para que llegara Aylwin, sino que para que el pueblo conquistara el Poder. La demanda de la conquista del Poder sigue siendo más actual que nunca.
Hoy como ayer las masas populares luchan, no quieren migajas, quieren todo lo que les pertenece, quieren el Poder. Los oportunistas quieren engañar a las masas hablándoles de asambleas constituyentes, elecciones o hablando de “Poder popular” sin revolución. ¿Qué hay detrás de esto? Negar que el Poder se conquista haciendo la revolución. Negar el papel transformador de las masas, negar la necesidad de desplegar luchas, negar el camino de la violencia revolucionaria.
Los hermanos Vergara, al igual que muchos miembros de las masas populares, con su lucha desbordaron la política de las organizaciones en donde participaban. Su participación en la iglesia católica, no implico que defendieran la podrida política pacifista del vaticano. Al contrario son y serán recordados por la juventud popular por utilizar la violencia revolucionaria.
Los oportunistas utilizaron la movilización de masas como moneda de cambio, para becas en el extranjero, millonarias donaciones o puestos en el viejo Estado. Pero, las masas pobres no bajaron los brazos, no renunciaron a sus ansias de liberación, los mejores hijos del pueblo siguieron ofrendando su vida por una causa justa y los combatientes de las pasadas generaciones se transformaron en mártires para los jóvenes de hoy. Capitularon las organizaciones de la UP, las masas en cambio, nunca han dejado de luchar.
Hoy se hace más urgente que nunca hacer balance, sacar lecciones y darle contenido a las nuevas luchas y jornadas de protesta popular. Convirtiendo el día del Joven Combatiente y las luchas por venir en jornadas de lucha clasista y antimperialista, donde se expresen las demandas inmediatas y más sentidas de las masas y la necesidad de la conquista del Poder como garantía de obtener y defender las demandas inmediatas y como perspectiva de toda lucha popular.
¡Honor y Gloria a los hermanos Vergara!
¡A 28 años de su asesinato la rebelión se justifica!
¡Viva la juventud popular!
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

10 comentarios en “¡A CONMEMORAR EL DÍA DEL JOVEN COMBATIENTE!”

  1. Efectivamente, el pueblo para conquistar y defender el Poder no debe dejar piedra sobre piedra de las tres montañas que lo oprimen: el imperialismo, la semifeudalidad y el capitalismo burocrático.
    ¡Porque las masas laboriosas que han construido todo deben salvaguardar aquello que les roba el fruto de su propio trabajo. Ese robo ha sido amasado por años por los m{as grandes ladrones y explotadores. Es precisamente a ese robo que algunos llaman “propiedad estatal y propiedad privada”.
    La propiedad estatal es propiedad de un Estado y el Estado no es neutral, no es de todos los chilenos. El Estado que nos oprime es un Estado burgués-terrateniente que oprime y roba a los trabajadores del campo y la ciudad.
    La propiedad privada es propiedad privada de los medios de producción: Las masas producen y los “privados” les roban su trabajo y se llevan las riquezas.
    Es por eso que llamamos y saludamos a la lucha pr la conquista del Poder en todo el país.

    Me gusta

  2. La defensa que hacen es contradictoria con la crítica del espontaneísmo que hacen en artículos anteriores. ¿Hay entonces un cambio de línea? ¿Ahora el vandalismo del lumpen es otra forma de “lucha pr (sic) la conquista del Poder en todo el país”? ¿Acaso el kiosko de un vecino trabajador es parte de “las tres montañas”? Su postura no dista de las expresiones del radicalismo pequeñoburgués…

    Me gusta

  3. En realidad desde nuestra perspectiva toda la historia se encuentra llena de contradicciones, solo que algunas veces son contradicciones antagonicas irreconciliables. Si haces referencia a que existe este tipo de contradicción, estas en un error, nunca detendremos la lucha de las masas y la rabia por su situación de miseria o por una reivindicación política,todo lo contrario, la alenataremos como en esta ocasión, manifestarse desatando la rabia contra el Estado nos parece un aporte a la lucha, obviamente esa lucha organizada sería óptima. Ahora nosotros no revinidcamos el lumpen, ya que su extracción de clase dista de su posición de clase, pero tu haces referencia a que estas manifestaciones estan llenas de lumpen y nosotros tampoco creemos eso. Con respecto al radicalismo pequeño burgués no va con nosotros, ya que este se caracteriza por distanciar el discurso con la práctica y realizar acciones completamente alejadas de las masas. La pequeña burguesía se caracteriza por realizar criticas sin fundamentos y destructivas contra los movimientos de masas para detener su avance y ligarlos al camino burocrático.

    Me gusta

  4. ¿A qué se refieren con eso de “Los oportunistas quieren engañar a las masas hablándoles de (…)”Poder Popular” sin revolución?
    Porque que yo sepa los hermanos Vergara eran militantes del MIR y hablaban y trabajaban por la construcción de Poder Popular y Revolucionario.

    Me gusta

  5. El pueblo lucha por el Poder no por migajas, Los oportunistas quieren engañar a las masas, desviarlas de la lucha por la conquista del Poder, levantando la teoría del poder popular sin guerra popular. ¿Qué hay detrás de esta teoría que considera organización o movilización= poder popular? Lo que detrás es la propaganda de que no es necesaria la guerra popular para conquistar el poder. total, sin guerra igual se construye poder popular, dicen los oportunistas.
    Sino veamos Una vez que la junta militar fascista da el golpe de Estado ¿qué fue del poder popular? ¿Donde estaba los soviets? ¿Qué pasó con las bases de apoyo? No existían ¿y de que forma se les explicaba a las masas que lo que se había denominado poder popular en realidad no era tal?
    Sabemos que los Hermanos Vergara eran del MIR, organización que propagandizaba teoría pacifista y contrarrevolucionaria del poder popular, sin embargo -la participación de los hermanos Vergara, como la de muchos otros que pertenecieron a organizaciones oportunistas y los más que lucharon sin pertenecer a ninguna- dista y se opone al oportunismo y demanda en los hechos la necesidad de la revolución. Eso es lo que rescatamos como ejemplo para las luchas actuales. No les hacemos cruces por pertenecer a una organización oportunista, porque son parte de las masas que lucharon contra la junta militar fascista dirigida por el imperialismo yanqui, a pesar de militar en una organización que plantea el poder sin guerra popular.
    Sabemos también que los hermanos Vergara participaban en la iglesia y que eso no fue obstáculo para que validaran y practicaran la violencia de masas. Estando en la iglesia, no se les puede acusar de seguir los lineamientos contrainsurgentes del Vaticano.

    Me gusta

  6. Yo creo que el poder popular solo puede existir después de la conquista del poder, a través de la lucha armada, la guerra popular.

    Las asambleas populares son buenas, organizarse es bueno, pero eso no es PODER. Eso es el pueblo organizándose para resolver sus necesidades, y está bien. Y mucho de eso debemos hacer para preparar la conquista del poder.

    O si no, cualquier cosa sería poder popular. ¿Un sindicato = poder popular? ¿Un colectivo en la población = poder popular? ¿Una escuela popular = poder popular? ¿Cualquier forma de organización del pueblo = poder popular? NO.

    No, porque tener PODER implica determinar las relaciones sociales, poder ejercer la voluntad del pueblo, imponerla, y sobre todo defender lo conquistado. Sin pedir permiso a nadie, sin necesita

    Me gusta

  7. Haber, el MIR SI HABLÓ DE GUERRA POPULAR (desde fines de los 70 en adelante).
    No pueden confundir la historia con la ficción. Ahora, se entiende que el concepto y la práctica de Guerra Popular diste del que ha ustedes le gustaría u otras cosas y para eso me parece que deberían desarrollar el tema de manera específica, sin sectarismo, teniendo como objetivo entregar claridad a los sectores revolucionarios.
    Respecto del tema de que el MIR era una organización “pacifista”, hace ver como que la práctica de los hermanos Vergara fue distinta a la de su organización, como si se hubieran “arrancado con los tarros” y cualquiera que haya estado en las calles de la población en los años 80 sabe que el apoyo popular que tenían las milicias de la resistencia no eran descolgados sino que era la política llevada a cabo por la organización que les costó numerosos muertos (caídos en similares circunstancias a los Vergara y no por “arrancarse con los tarros”).
    Lo del análisis del 73, concuerdo con ustedes, “el poder nace del fusil”; en lo que sí discrepo y esto de verdad me parece lo central es en el tema del discurso y la práctica, puesto que ustedes critican, no solo al MIR, a organizaciones según lo que digan y el MIR si habló siempre de la necesidad de la defensa de las conquistas conseguidas, pero a la hora de los quiu no defendieron (casi) nada. Eso mismo veo cuando piden que “se hable de revolución”, “que se hable de guerra popular”. En verdad lo importante es preparar las condiciones, trabajar con las mejores herramientas y de todo corazón por la construcción de una sociedad comunista y no hablar sin práctica lo que conduce al marxismo a ser una navaja sin filo.
    Por último, si se quiere analizar bien el tema del poder popular no se puede ser antojadizo, es cierto que existen organizaciones que hablan de él y que plantean asambleas constituyentes o que van a las elecciones a pesar de también salir a la calle (como algunas que ustedes han difundido acríticamente), pero eso sería como criticar al marxismo porque hay organizaciones que se dicen marxistas y están en el parlamento. Existe un amplio desarrollo de la idea de poder popular que proviene de la teoría de Lenin de la “dualidad de poderes”, donde expresamente se señala que no es que se niegue la revolución sino que precisamente va preparando las condiciones y necesariamente es contradictoria y entra en conflicto con el poder burgués, sino no es poder popular y en ese sentido es cierto lo que dicen uds. cualquier colectivo sería poder popular cuando no lo es, pero lo pobladores organizados si pueden llegar a ejercer formas de poder popular, pero entendiendo que requerirá un enfrentamiento.
    Eso, saludo el homenaje a los cabros, pero no puede ser como para colgarse oportunistamente de ellos. El mejor homenaje sigue estando donde siempre, en las calles y en el día a día construyendo en medio de nuestro pueblo, como uno más, sin soberbia ni sectarismos.

    Me gusta

  8. Compañero: Cuando hablamos de que oportunistamente el MIR hablaba de “poder popular” sin construir Nuevo Poder eso es algo objetivo, innegable.
    El MIR formuló el “Plan 78”, donde hablaba de guerra popular. Pero hablar de guerra popular no es lo mismo que iniciar o desarrollar guerra popular. La Guerra Popular,no es una cuestión de etiquetas, no basta con que se le ponga el membrete de guerra popular para que lo sea.
    La Guerra Popular no es lo que a nosotros “nos guste” o lo que “les guste” a los demás. La guerra popular es un hito objetivo de la lucha de clases, es un proceso histórico que cumple leyes. Eso no es sectario, es científico. No podemos torcer la realidad para caer bien o decirle a cada uno lo que quiere escuchar para no ser “sectarios”. Es precisamente nuestro objetivo de entregar claridad a lo hondo y profundo de las masas lo nos obliga a abordar este tema y los demás de forma materialista y dialéctica.
    El concluir que política de “poder popular” del MIR es pacifista, no es antojadizo, es algo que ya lo ha reafirmado la práctica de años de lucha de clases. Si analizamos la lucha de clases durante los años 80 de forma metafísica diremos que a partir de que los Hermanos Vergara (militantes del MIR) eran revolucionarios, se concluye que el MIR lo era y más aún cuando desarrollaba acciones armadas. Si, en cambio, analizamos la lucha de clases de los 80 a partir de la ley de la contradicción, acciones armadas sin construir Nuevo Poder, desligadas de las masas (el caso de Neltume es aleccionador al respecto).
    Los Hermanos Vergara, como muchos otros, no obstante pertenecer a estas organizaciones desbordaron la política oportunista, planteando en los hechos la necesidad de la conquista por el Poder y ofrendando su preciosa vida como grandes hijos del pueblo.
    No criticamos el hecho de que el MIR realizara acciones armadas, criticamos el hecho que no las llevara hasta el final, producto de su línea política oportunista. Llevar a cabo acciones armadas no necesariamente significa construir Nuevo Poder. Los casos de Nepal y Colombia son los más aleccionadores al respecto.
    Compañero, usted nos dice que criticamos a las organizaciones según lo que dicen. En este punto asumimos la crítica e intentando corregir es que sostenemos que no basta con que el MIR “hablara de guerra popular”. Y usted mismo responde cuando afirma que hablar sin práctica es hacer del marxismo una navaja sin filo. ¿Qué podemos concluir entonces si el MIR hablaba de llevar a cabo una Guerra Popular que en la realidad no era tal?
    Nos dice también que hemos hecho propaganda a organizaciones oportunistas. Asumimos que pueda haber ocurrido, nos hacemos cargo y nos mantendremos más vigilantes al respecto. Agradeceríamos, que usted pueda sumarse a esta tarea por mantener al mando la línea democrática de nuestro periódico, impulsando con la crítica y la autocrítica la lucha de dos líneas.
    Finalmente, aclaramos que la política de colgarse oportunistamente de los mártires es llevada a cabo por quienes reclamándose sus continuadores reeditan políticas y teorías oportunistas a las que la historia ya ha puesto bajo tierra. Repudiamos a quienes levantan la imagen de los mártires del pueblo para echar por tierra su lucha.
    Estamos de acuerdo con que el mejor homenaje es estar con las masas pobres, construyendo sin soberbia ni sectarismos. Entendiendo, claro está, que sin soberbia significa ir como humildes aprendices a las masas, no como “comandantes” y sin sectarismo quiere decir ir a lo hondo y profundo de las masas y no la unidad sin principios entre los “avanzados”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s