EDITORIAL: LA LUCHA DESNUDA LA PODREDUMBRE DEL VIEJO ESTADO

La Situación internacional ha estado marcada por fuertes oscilaciones de los mercados económicos mundiales. La tendencia a la desaceleración económica mundial (disminución del ritmo de crecimiento) no logra ser revertida por ningún repunte de acciones. Los bancos centrales del mundo han tenido que ajustar sus tasas de interés tantas veces en el último período, como nunca antes lo habían hecho. Las guerras de agresión, Irak, Afganistán, Palestina, Mali y Siria se intensifican agudizadas por la pugna interimperialista. Las combativas luchas obreras en Europa y distintos puntos del planeta ponen a la orden del día el papel del proletariado. El recién pasado 1º de mayo, fue una conmemoración a nivel mundial que estuvo caracterizada por el desborde de las masas de las fiestas y carnavales con que el revisionismo y el oportunismo, pretenden festejareste día de lucha. En algunos países se propagaron las consignas contra el imperialismo y el capitalismo, explicando la necesidad de su destrucción, y llamando a la movilización de las masas para desbordar el podrido orden.
Por otra parte, la situación nacional se ha caracterizado por la fractura y lucha entre los representantes de las distintas facciones de la gran burguesía (grandes grupos económicos monopólicos). Se ha roto el consenso en cómo enfrentar el ascenso de la protesta popular y tampoco hay completo acuerdo en las políticas económicas y sociales. Esto se expresa en la existencia de una aguda disputa al interior del partido socialista (PS) que refleja también el descontento con las posiciones más reaccionarias, encarnadas en una de las figuras emblemáticas del socialfascismo como Camilo Escalona, ex dirigente estudiantil a principio de los 70 (FESES) y que definió las aspiraciones constituyentes como “fumar opio”, pues la ve peligrosa para la estabilidad política en el actual momento de la movilización social. Así mismo, otras disputas son las que se han dado al interior de la UDI entre un sector ortodoxo encabezado por Novoa y Melero y otro más pragmático dirigido por Longueira y Chadwick.
Las controversias en el gobierno por las cifras del INE, incluso con la propia banca, que llamó a desconocer los resultados del IPC. Un Jorge Awad (DC), presidente de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) saliéndose del libreto, parafrasea a Piñera diciendo: “nos están dando como caja”. En un claro pataleo de éste dirigente patronal frente a los fallos de la Corte Suprema contra empresas como CENCOSUD y el Banco Estado, fallos que también reflejan la lucha fraccional entre la gran burguesía y los terratenientes, ya que evidencian conflictos entre sectores de la compradora, más vinculados a las políticas de financiarización impulsadas por la Junta Militar Fascista y la Concertación, contra sectores más antiguos o con más arraigo político y con más presencia en los tribunales. En todo esto participan partidos terratenientes como Renovación Nacional y la Democracia Cristiana.
Estas disputas al interior de los distintos partidos y conglomerados políticos, o las diferencias regionales reflejan las formas políticas que adquiere la lucha de clases. Las justas demandas de las masas obreras y populares, ya sea en los principales centros urbanos o en regiones más apartadas, han venido siendo utilizadas por revisionistas, oportunistas, terratenientes y grandes burgueses. El revisionismo necesita cabalgar sobre las espaldas del pueblo, pero no son los únicos que pugnan para utilizarlas.
Todo lo que reseñamos brevemente hasta aquí se da en medio de la farsa electoral, en la que han adquirido especial relevancia el debate sobre primarias y su realización a medias, como vano intento de legitimar candidatos y al sistema electoral ante el pueblo. El actual sistema binominal permite en los hechos saber anticipadamente quien saldrá elegido y es una farsa de elección (reconocido por I. Walker presidente DC), por ello los partidos oportunistas se han sacado los pelos definiendo a los candidatos. Ningún partido ha quedado fuera del combate. No pudieron ponerse de acuerdo dentro de los plazos para que las primarias fueran financiadas por el Servicio de Registro Electoral. Ley que ellos mismos sacaron el año pasado, en un vano intento de conjurar el descredito popular que los presiona a realizar primarias para aparecer más democráticos. Forma parte de este debate la convocatoria o no a una asamblea constituyente, el fin del binominal, perfeccionamiento del sistema electoral, plebiscito, elección directa de los Intendentes y de los CORES, etc. Todo esto va evidenciando más y más el carácter repugnante y contrarrevolucionario de las elecciones.
La lucha de clases y le violencia de masas como parte de ella, permite desnudar todo el cinismo y la podredumbre del viejo Estado burgués terrateniente. Ante esta situación, sectores de intelectuales de la pequeña burguesía y de la burguesía comienzan a ganar tribuna engolosinados con la idea de una nueva reestructuración del viejo Estado, por la vía de una asamblea constituyente. Por lo mismo, la salida constituyente es una mera ilusión si no expresa una nueva correlación de fuerzas de clase. Sin esta, no es más que un engaño. Incluso, la deslegitimación actual ordenamiento político no tiene que ver con las condiciones en que fue redactada y promulgada la Constitución del ’80, pues ninguna de las dos constituciones anteriores (1833 y 1925) las tuvo.

Una constitución política jamás irá más allá de las relaciones sociales que determinan esa sociedad y por tanto la política misma. En este sentido sólo representará los intereses de las clases en el poder. Solo la lucha de clases, llevada a niveles más altos y desarrollados puede modificar esas relaciones sociales. En este sentido el sistema electoral representa un colchón para atenuar la lucha de clases. Es un mecanismo que pretende institucionalizar la lucha de clases (atenuarla, ocultarla o velarla), hacerla “admisible” para el opresor; intenta vanamente hacer “concursar” los intereses del pueblo junto a los de sus enemigos como si de verdad existieran ciudadanos con “iguales derechos”.
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s