EDITORIAL SEPTIEMBRE EL CAMINO DE LA REVOLUCIÓN ES CERCAR LAS CIUDADES DESDE EL CAMPO


Septiembre de 2013.
Siguiendo lo planteado por el Presidente Gonzalo, la historia de la sociedad contemporánea de las naciones oprimidas es la historia del capitalismo burocrático, un tipo de capitalismo parasitario, hecho a la medida de los intereses de los monopolios extranjeros y sus aliados la gran burguesía y los terratenientes. 
El desarrollo del capitalismo burocrático ha pasado por tres momentos en nuestro país. Uno de desarrollo desde el año de la guerra civil de 1891 donde se impuso la dominación del imperialismo británico en nuestro país, un segundo momento que se abre en el año 1938 de profundización, donde se utiliza al estado como palanca económica y un tercer momento desde 1973 de crisis general del capitalismo burocrático. Es en éste último en el cual nos desenvolvemos hoy. En el primer momento de desarrollo del capitalismo burocrático surge la clase obrera, lucha contra sus opresores, se organiza y se constituye en Partido Comunista el año 1922, bajo principios y programa Marxista-Leninista. En este primer momento Recabarren tiene la convicción de la necesidad de la violencia revolucionaria como camino que debe seguir la clase y el pueblo.  Este período termina para el Partido Comunista con el gran Levantamiento de Ránquil el año 1934, punto culmine de aplicación de la violencia revolucionaria, la lucha por la tierra del campesinado mapuche y no mapuche con dirección proletaria.
El segundo momento el Partido Comunista se desenrumba, aplica oportunistamente la orientación de formar Frente Único contra el fascismo, lo entiende como frente electorero uniéndose justamente con terratenientes y fascistas agrupados en el PR y en el PS, esta línea oportunista encuentra su cumbre en la adherencia de la dirección a los planteamientos de Jrushev en 1956, que intentan derribar la figura de Stalin con la teoría del culto a la personalidad, pretendiendo derribar en realidad la construcción socialista en Rusia. Con este hecho el Partido se desase de todo cuanto tenía de Comunista y se convierte en un  partido revisionista, un falso partido comunista. Por esos mismos años la experiencia del Partido Comunista Revolucionario fue un importante esfuerzo para que la clase volviera a contar con su partido, pero al entenderlo desde la idea de la fundación desestimaron la historia de los comunistas y no lograron barrer completamente con la escuela revisionista, pues ellos mismos habían salido del viejo partido. Esto incidió que pese a los avances que tuvieron al reconocer en el marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tse Tung (como se decía en la época)  una nueva etapa del marxismo no comprendieron la necesidad de preparar el inicio de la guerra popular.
El tercer momento se produce en el contexto de crisis mundial imperialista que repercute en nuestro país, se expresa en el golpe fascista de 1973 en que el imperialismo yanqui y la facción compradora de la gran burguesía, junto a los terratenientes, se impone sobre el imperialismo europeo y el socialimperialismo ruso que junto a la facción burocrática pro-rusa buscaban imponer su programa de conciliación de clases, tras la figura de Allende. Este programa es derribado tras el golpe fascista imponiéndose el terror y la represión sobre el pueblo.
Se desarticulan las organizaciones sociales, persiguiendo y asesinando a sus dirigentes y bajo el poder de fuego se imponen el plan del imperialismo yanqui para nuestro país. Traspaso del capital monopolista estatal al no estatal, en las llamadas privatizaciones. Despojo de derechos del pueblo: educación, salud, vivienda, trabajo, etc.
En este momento las experiencias de lucha armada, si bien evidencian que el pueblo encarna la violencia revolucionaria, fueron guiados por líneas políticas que terminaron aislándose de las masas, lo cual hace imposible desarrollar la violencia revolucionaria para conquistar el poder. No comprendieron que el camino de la revolución en nuestro país es cercar las ciudades desde el campo, primer paso para hacer preparativos serios de iniciar guerra popular.
Hoy a 40 años del golpe fascista las tareas como clase y pueblo son reconstituir el partido Comunista, retomando lo hecho por Recabarren y desarrollarlo a la luz del marxismo-leninismo-maoismo. Para culminada la reconstitución iniciar guerra popular siguiendo el camino de cercar las ciudades desde el campo.   
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s