importante documento del Partido Comunista de la India (Maoísta) en su décimo aniversario

Mensaje del Comité Central del PC de la India (Maoísta) a la Conferencia Internacional de Milán en solidaridad con la Guerra Popular en la India: 10 Años del PC de la India (Maoísta ) -10 de Septiembre 2014

A todos los delegados que se han reunido en esta Conferencia.
A todos los partidos, organizaciones y personas que han trabajado para organizarla.
Al Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India que está dirigiendo esta Conferencia.
Calurosos saludos revolucionarios y sinceros Lal Salam [Saludos Rojos] del PCI (Maoísta) y del Ejército Guerrillero de Liberación Popular (EGLP), de los Comités Populares Revolucionarios (CPR), de las Organizaciones de Masas Revolucionarias y del pueblo revolucionario de la India que él dirige.
Os saludamos especialmente con la alegría de la celebración del trascendental 10º aniversario de la fundación de nuestro Partido y con un profundo agradecimiento de la organización por vuestra parte de esta Conferencia en conjunción con estas celebraciones justamente en las condiciones de la gran agitación en el mundo. La formación del PCI (Maoísta) que unió a dos de las más importantes corrientes revolucionarias en la India, hicieron realidad un largo sueño deseado por los revolucionarios y las masas. En sus 10 años de existencia, 2.332 camaradas, incluyendo miembros del Buró Político y Comité Central y comités del Partido a nivel Estatal, Región, Distrito, Subzona, Area y Aldea, miembros principales del Partido y muchos más del EGLP y del Frente Unido, han hecho el sacrificio supremo de cumplir las tareas revolucionarias que se había fijado. Rendimos homenaje a estos mártires, a las masas revolucionarias que han sufrido voluntariamente la pérdida de vidas y la represión inimaginable por participar y apoyar la guerra popular, y a todos aquellos que dieron su vida por la gran causa del comunismo en todo el mundo.
Para nosotros la celebración del 10º aniversario de nuestro Partido es una oportunidad para evaluar nuestros éxitos y deficiencias. El EGLP, la Milicia Popular y las masas revolucionarias dirigidas por él, han desarrollado heroicas batallas políticas y militares contra un enemigo fuertemente armado y entrenado, dirigido y respaldado por el imperialismo, en particular el imperialismo norteamericano. Nuestros camaradas encarcelados han escrito espléndidos episodios de resistencia. Celebramos éstos logros, conscientes de nuestras deficiencias, a fin de seguir avanzando por el camino de la guerra popular prolongada.
Camaradas:
Permitidnos en primer lugar un informe de los pasados diez años.
Durante este periodo, nuestro Partido, el EGLP, los CPR y todas las organizaciones de masas revolucionarias dirigidas por él, se han esforzado por llevar a cabo las tareas que asumimos en el momento de su formación. En 2007, derrotando los persistentes intentos realizados por el enemigo para aniquilarnos, realizamos con éxito nuestro largamente deseado Congreso de Unidad, el 9º Congreso. Esto nos permitió enriquecer y profundizar aún más nuestra unidad ideológica y política. Se llevó a cabo una evaluación exhaustiva de nuestros logros y reveses, de los éxitos y fracasos, en los dos años y medio desde la unidad. Junto con la tarea central y principal, se fijaron otras importantes tareas. La dirección se fortaleció aún más. Así, nuestro Partido emergió del Congreso más fuerte en sus posiciones ideológico-políticas, más consolidado en su unidad, más fuerte en su determinación y espíritu de lucha, para cumplir sus tareas como vanguardia de la revolución de nueva democracia, como un contingente del proletariado internacional.
Desde 2014, y aún más después del Congreso, el EGLP hizo importantes avances a través de arduos esfuerzos y llevó a cabo heroicos asaltos y emboscadas. Avanzó desde formaciones a nivel de compañía, adoptando pasos iniciales en la formación de batallones y mejoró su capacidad de mando y coordinación de sus fuerzas principales, secundarias y de base. Esto le ha permitido atacar y aniquilar completamente a fuerzas mercenarias paramilitares del Estado indio, en general a nivel de pelotón, y en particular a nivel de compañía en la batalla de Mukaram. Ha construido una amplia Milicia Popular, compuesta por miles. Esto ha sido determinante en la derrota de los grupos de vigilantes contrarrevolucionarios tales como Salwa Judum y Sendra, etc., donde el enemigo trata de `enfrentar al pueblo contra el pueblo´. La Milicia Popular y las masas revolucionarias han sido también de gran importancia en los éxitos del EGLP en las principales batallas.
Este periodo ha ofrecido también importantes lecciones en las luchas de masas revolucionarias y la coordinación entre la lucha armada y las luchas de masas. Debemos señalar en particular que esto se llevó a cabo bajo las condiciones donde prácticamente todas las organizaciones de masas abiertas vinculadas a nuestro Partido, o incluso sospechosas de tener relaciones con él, están prohibidas y sus miembros perseguidos, asesinados o encarcelados. En medio de esta persecución, plenamente conscientes de que `las masas son quienes verdaderamente hacen la historia y nosotros los comunistas somos simples niños´, hemos persistido en construir organizaciones de masas adaptadas a las condiciones y movilizando a las masas por centenares de miles. Hemos dirigido algunas destacadas luchas de masas que adoptaron la forma de alzamientos de masas. Surgieron nuevas formas de lucha y organización, tales como las de Lalgarh y Narayanpatna. Se creó un terreno conductor para la consolidación de un frente antifeudal y antiimperialista. En muchas partes del país estallaron grandes luchas donde las masas salieron a defender su tierra. Lucharon contra los planes para desplazarles con el objetivo de abrir grandes minas, construir presas y otros proyectos proimperialistas y en beneficio de las clases dominantes. Apoyamos estas luchas y dirigimos algunas de ellas. Esto nos proporcionó ricas experiencias en dirigir luchas de masas y en unir a una amplia variedad de fuerzas. Estas luchas dieron lugar al papel dirigente del Partido y la guerra popular que dirige. Fueron de inmensa ayuda en ampliar las zonas de guerra y extender el Partido y el EGLP a través de ganarse a nuevas fuerzas.
Otro importante campo de lucha se está extendiendo gradualmente dentro de las prisiones. Varios miles están encarcelados. Varias prisiones centrales y de distrito, al igual que subprisiones en cerca de 20 estados han retumbado con huelgas de hambre, a veces indefinidas, por las demandas de los presos políticos. A través de sus actividades, nuestros camaradas en prisión han logrado movilizar a los presos comunes en la lucha por sus derechos. Las organizaciones y fuerzas democráticas están jugando igualmente un papel clave en esta incluso más severa represión a nivel nacional. Actividades de apoyo y luchas exigiendo la libertad de los presos políticos se han extendiendo a lo largo y ancho del país e internacionalmente. Las acciones de solidaridad que vosotros habéis realizado en apoyo de los presos políticos en la India fueron especialmente importantes y las apreciamos como un brillante ejemplo de internacionalismo.
Durante estos diez años, el Partido ha desarrollado aún más sus capacidades en distintos terrenos. Ha desarrollado activamente una lucha ideológica contra diversas desviaciones dentro del país y a nivel internacional. Ha jugado un papel clave en la formación y funcionamiento del Centro de Coordinación de Partidos y Organizaciones Maoístas del Sur del Asia (CCOMPOSA).
El Partido ha prestado atención a elevar su nivel ideológico a través de clases de estudio y campañas de rectificación sistemáticas. El material de estudio y revistas se publican en varios idiomas. Un esfuerzo especial se ha llevado a cabo para desarrollar material de estudio/propaganda en las lenguas adivasis. Textos y programas de estudio para la educación básica se han enriquecido aún más. Éstos se utilizan en las escuelas dirigidas por los CPR y para la educación de los combatientes del EGLP y miembros de las organizaciones de masas.
Una contribución excepcional del Partido es la de estimular a las mujeres que son la mitad del cielo y desarrollar sus capacidades en las esferas política, organizativa, militar, cultural y otras para aspirar a su participación en la lucha. Hoy, cerca del 40 por ciento de la fuerza combatiente del EGLP consiste en mujeres, aunque el porcentaje varía en varias zonas guerrilleras. Las mujeres son comandantes a nivel de pelotón y miembros de los comités del Partido a nivel de compañía.
El Partido ha prestado una gran atención a desarrollar las actividades culturales revolucionarias. Existen organizaciones culturales de masas en muchos Estados desde el nivel de aldea hasta el de Estado. Difunden el mensaje de la revolución y promueven los valores democráticos y científicos a través de formas culturales múltiples que aprenden de las tradiciones y estilos nacionales, étnicos y culturales. Motivan al pueblo a la lucha por el cambio radical. Sus mensajes culturales también juegan el papel de instrumento de rectificación que ataca los valores reaccionarios de la vieja sociedad que encadenan las mentes de las masas. Etas organizaciones son armas poderosas que ligan al Partido con las amplias masas. Aparte de estas organizaciones de masas, grupos culturales armados también se forman dentro del EGLP, a nivel de compañía y batallón.
Más importante aún, a través del trabajo planificado asumido tras la formación del Partido unificado, pudimos ampliar algunas bases guerrilleras como paso transitorio hacia el establecimiento de las zonas liberadas. Logramos consolidar los Comités Populares Revolucionarios (CPR) en varias aldeas en estas bases. Las bases guerrilleras nos permitieron realizar tareas estratégicas para consolidarlas y ampliarlas aún más para hacer avanzar la guerra revolucionaria. Surgieron más órganos de poder político en el periodo posterior al Congreso. En Telengana y Andhra Pradesh se habían creado anteriormente varios CPR. Aunque hubo un retroceso en estos Estados, el pueblo que había gozado del poder político está combatiendo para superar la situación con esa inspiración. En Dandakaranya (Chhattisgarh), varios gobiernos populares revolucionarios a nivel de Zona se formaron anteriormente. Algunos gobiernos populares a nivel de División (Distrito) han comenzado también a funcionar. Esta es una nueva experiencia en la historia del movimiento revolucionario en nuestro país. Están asentando un modelo alternativo político, económico y cultural delante del pueblo indio rechazando el falso sistema democrático y las seudoreformas del gobierno explotador. Estos gobiernos populares se empeñan para aumentar la producción del pueblo a través del trabajo cooperativo y colectivo a la vez que trabajando con ahínco para avanzar a lograr la autosuficiencia para el desarrollo económico del pueblo y apoyar al Partido y al EGLP. Así marchamos adelante para realizar la tarea central de nuestra revolución, la toma del poder político a través de la lucha armada.
Tras la formación del partido unificado en 2004, el enemigo ha redoblado sus esfuerzos para destruir la revolución ampliando a todo el país la estrategia -dirigida por el imperialismo norteamericano- de `Conflicto de Baja Intensidad´. Ahora nos reconoce como `la mayor amenaza´ para su seguridad.
A través de esta estrategia el enemigo ha prestado un esfuerzo especial en atacar y destruir a nuestra dirección. Como sabéis ha logrado esto en un grado significativo, causando graves pérdidas. En 2009 lanzó su aún más feroz, intensiva y extensiva estrategia represiva, la `Operación Cacería Verde´, la conocida `Guerra contra el Pueblo´. Se preparó un gran plan para borrarnos, empleando métodos fascistas. Grandes fuerzas, incluyendo fuerzas especiales, fueron entrenadas y concentradas. Gastaron miles de millones de rupias. Se desarrolló una propaganda masiva tachándonos de estar en contra del desarrollo y de ser un puñado de terroristas. Se llevaron a cabo intensas operaciones de peinado, ataques sorpresa contra nuestras fuerzas, ataques contra nuestra base de masas en las zonas de guerra a través de movilizar a un ingente número de fuerzas en cada operación. Detenciones a gran escala de activistas de todas las organizaciones populares en las zonas rurales y urbanas en todas las zonas guerrilleras, quema y destrucción de casas, propiedades y cosechas, asesinatos en masa de personas y violaciones en masa de mujeres, y la destrucción y robo de ganado se han convertido en una rutina; los asesinatos en falsos enfrentamientos han continuado; la destrucción de nuestras estructuras urbanas; la destrucción de las infraestructuras construidas a través del trabajo colectivo de las masas se combinaron con actividades de reformas con el objetivo de desviar al pueblo. En medio de esta embestida fascista, sufrimos graves pérdidas. Dirigidos por el Comité Central, el conjunto del Partido, del EGLP, la Milicia Popular y las masas revolucionarias dirigidas por los CPR y las organizaciones de masas, se mantuvieron firmes, aprendieron de sus errores, redoblaron los esfuerzos y devolvieron el golpe. Simultáneamente, desarrollamos una batalla política. Contraatacamos poniendo al descubierto la propaganda del enemigo. Esto abrió el camino a una polarización política favorable dentro del país. Fuerzas progresistas y democráticas se manifestaron junto con los revolucionarios para denunciar la Operación Cacería Verde del enemigo como una `Guerra contra el Pueblo´. También, a nivel internacional, un amplio movimiento se manifestó para crear opinión pública a nivel mundial contra este ataque del Estado indio. Esto reafirma la capacidad de nuestra ideología para hacer frente la guerra psicológica del enemigo y nos proporciona ricas lecciones.
A raíz de las graves pérdidas que sufrieron a manos del EGLP en unas cuantas ofensivas tácticas donde fueron barridos en extensos números, el enemigo comenzó a llevar a cabo operaciones con fuerzas aún mayores. El enemigo, que ha conseguido dañar a la dirección y cuadros en las zonas urbanas y llanuras, ha puesto ahora en el blanco a la dirección en las zonas boscosas. El enemigo ya ha involucrado a 500.000 miembros de las tropas centrales y estatales en estas zonas de guerra y está planeando aumentarlas en varios millares más. Se están empleando drones. La Fuerza Aérea está involucrada en un papel de apoyo y el Ejército está siendo preparado.
Haciendo frente a estos ataques, el EGLP ha cosechado ricas experiencias en combatir y romper las campañas de `acordonamiento y búsqueda´, desplegando en ocasiones una fuerza de 10.000. El EGLP, con el pleno apoyo del pueblo y con iniciativa ejemplar, combatió valerosamente batallas de largas horas, incluso de hasta tres días, para romper el cerco del enemigo y derrotó con éxito sus planes para capturar a camaradas de la dirección. Las fuerzas del EGLP y la milicia popular también rechazaron las tácticas del enemigo de desplegar fuerzas policiales y paramilitares por medio de helicópteros disparándoles y dañándoles con fusiles comunes.
Mientras que los tensos bloqueos, acciones de peinado y ataques mostraron la fortaleza de la inmensa mayoría de nuestras filas, también puso al descubierto a los elementos podridos que se habían mantenido escondidos entre nosotros. Los liquidacionistas que pretendieron que la guerra popular prolongada no se ajusta a nuestras condiciones, cobardes que huyen desesperadamente bajo distintos pretextos tratando de encubrir su derrotismo; traidores que venden al pueblo por una miseria que les arroja el enemigo -estos tiempos duros les han puesto al descubierto, a uno tras otro. Entre las masas algunos se han “rendido” ante la fuerza bruta del enemigo. Ataques duros y repetidos han causado un gran daño a las estructuras del Partido en las aldeas y, consecuentemente también, a los CPR y organizaciones de masas. Un sector de las masas ha adoptado una actitud pasiva.
En el primer trimestre de 2013, evaluando la situación a la que nos enfrentamos, el Comité Central observó que la debilidad en nuestras condiciones subjetivas era desigual. Evaluó que nuestro movimiento a escala nacional estaba enfrentándose a unas condiciones muy difíciles. Las razones para el surgimiento de esta situación eran tanto objetivas como subjetivas. Las clases dominantes indias, con el apoyo y dirección total de los imperialistas, han lanzado una ofensiva estratégica múltiple sin precedentes para acabar con nuestro movimiento en desarrollo. Sufrimos algunas bajas, perdimos algún terreno temporalmente mientras nos replegábamos ante fuerzas superiores. La otra razón para ello es subjetiva, los errores que cometimos en reaccionar a las demandas de las condiciones cambiantes de la guerra revolucionaria y dirigiendo al EGLP y al pueblo, los continuos remanentes de tendencias no proletarias en nosotros y el fracaso en evitar serias pérdidas. El Comité Central ha formulado las tácticas básicas para superar esta situación. Emitió un llamamiento para bolchevizar el Partido con el objetivo de poder ser capaces de superar las actuales difíciles condiciones y conseguirlo a través de educar al conjunto del Partido en el marxismo-leninismo-maoísmo, la línea política y militar y las políticas, tácticas y estilo de trabajo del Partido y del EGLP, las lecciones extraídas de la práctica, rectificar sus errores y deficiencias y, de ese modo, fortalecer el Partido, el EGLP y la base de masas y abrir el camino para el avance del movimiento. Cualquiera que sea la situación, contamos con un arma poderosa para afrontarla. Esta es nuestra ideología, el marxismo-leninismo-maoísmo. Empuñarlo con más fuerza y asumiendo este arma más firmemente; esta es la clave para bolchevizar el Partido. La campaña sigue adelante y el Partido y todas las fuerzas que él dirige están empeñados para desarrollar sus capacidades para derrotar la embestida del enemigo.
Durante los pasados 15 meses nos hemos esforzado por preservar nuestro movimiento y nuestra dirección en medio de la intensificada ofensiva del enemigo. En el periodo reciente, el EGLP, con el apoyo del pueblo, realizó campañas de contraofensiva táctica y varias acciones armadas, aniquilando fuerzas del enemigo y apoderándose de armas y municiones. Miles de personas y de la milicia popular, dirigidas por el EGLP, destruyeron equipo de construcción de carreteras, vehículos, albergues y oficinas del Gobierno y de las empresas constructoras y mineras. Además de iniciar la campaña de bolchevización en la totalidad del Partido, el EGLP, las organizaciones de masas y organizaciones de Frente Unido, hemos logrado algunas experiencias positivas en algunas partes y extendido hacia algunas nuevas zonas estratégicas. Estamos fuertemente empeñados por reorganizar el movimiento en algunas de las zonas de donde tuvimos que replegarnos.
En zonas donde hemos quedado debilitados, el Partido está tratando de hacer frente a la situación con espíritu bolchevique. Haciendo frente a grandes dificultades y pérdidas, estamos abriendo un nuevo frente de guerra en Sahyadrid (Ghats Occidental) región fronteriza de Karnataka-Keralam-Tamilnadu.
Han continuado los esfuerzos de nuestro Partido para unir a las amplias masas, en formas tanto secretas como abiertas, en contra de las políticas proimperialistas, que sirven a los intereses de las clases dominantes implementadas por los gobiernos central y estatales. Miles de personas llevaron a cabo concentraciones y descargaron su ira exigiendo la retirada de las fuerzas centrales y estatales. Protestaron contra los falsos enfrentamientos, las masacres, las detenciones ilegales y las atrocidades contra las mujeres, los ataques contra las aldeas, el saqueo y destrucción de las propiedades del pueblo y exigieron la libertad de los presos políticos. Las reformas agrarias revolucionarias y los programas de bienestar para el pueblo fueron llevados a cabo por parte de los CPR a través de la movilización de las masas y el EGLP también participó en estos programas. La captura y ejecución del odiado Mahendra Karma, principal responsable de las atrocidades de la brutal Salwa Judum fue un gran éxito. Respondiendo al llamamiento del Partido, el pueblo en la Dandakaranya (DK) rural boicoteó la asamblea de Chhattisgarh y las elecciones parlamentarias resistiendo a miles de fuerzas estatales adicionales y su brutal represión. En zonas donde se desarrollan los movimientos de los pueblos adivasis contra los proyectos mineros y los desplazamientos, la mayoría del pueblo boicoteó las elecciones a la Loksabha [cámara baja del parlamento] y expresaron su protesta contra estos destructivos proyectos.
Como parte de la campaña de boicot a las elecciones, las fuerzas del EGLP llevaron a cabo con éxito acciones de contraofensiva táctica contra las fuerzas del enemigo que acudieron a forzar al pueblo a votar en la mayor parte de las zonas de guerra de la India central y oriental. Algunas de estas acciones tuvieron lugar en zonas que el enemigo ha presumido de encontrarse `limpias´ y bajo su control. Dentro de los primeros cinco meses de 2014, abarcando el periodo electoral, 63 integrantes de las fuerzas del enemigo fueron aniquilados y 122 heridos en un total de 31 acciones. Un combatiente del EGLP fue martirizado en estas ofensivas. Pudimos apoderarnos de 36 armas y 3.366 ristras de municiones. Es de destacar que estas acciones se produjeron a raíz de y durante las dos `campañas de acordonamiento y búsqueda´ especiales a escala nacional emprendidas por el enemigo. A través de acciones guerrilleras llevadas a cabo constantemente por el EGLP en las diversas zonas guerrilleras, las fuerzas del enemigo tuvieron que dispersar sus fuerzas en una extensa zona y, por tanto, fueron forzadas a una situación donde no pudieron desplegar sus fuerzas como hubieran deseado en nuestras zonas cruciales. Debido a la falta de fuerzas adicionales, el enemigo no pudo emprender estas campañas de forma más intensiva en todas las zonas a la vez excepto en Bijapur (DK) y en algunas otras partes del país.
Se están desarrollando nuevas formas de lucha para hacer frente a la red estratégica `alfombra de seguridad´ del enemigo donde campamentos fuertemente fortificados, con centenares de tropas, están siendo construidos a distancias cortas de entre 2 a 6 km uno de otro, cercando continuamente nuestras bases guerrilleras y nuestras zonas de guerra. En dos ejemplos, las masas, junto con el EGLP o por sí mismas con su apoyo, han realizado un acoso armado o sitiado dichos campamentos durante días y forzado a clausurarlos. El papel de las mujeres en estas luchas fue ejemplar. Hemos visto también ejemplos donde las masas o bien rechazaron los artículos gratuitos distribuidos por los mercenarios enemigos como parte del Programa de Acción Cívica o hicieron una hoguera con ellos.
En este periodo, un importante éxito en los últimos 15 meses fue la unificación en un solo partido del PCI (Maoísta) y el PCI (M-L) NAXALBARI. Este fue otro paso histórico en los esfuerzos por lograr la unidad de los verdaderos revolucionarios en nuestro país. Como se señaló en la declaración de unificación, esto da un impulso a la capacidad de nuestro Partido de cumplir mejor su papel como vanguardia de la revolución india. La unidad de los maoístas frente al intenso ataque del enemigo ha estimulado a todo nuestro Partido, al EGLP y a las masas revolucionarias. También ha sido entusiásticamente saludado a nivel internacional.
En general, la situación a la que nos enfrentamos es aún muy difícil. Pero estamos manteniéndonos firmemente, haciéndola frente con valentía y avanzando para superarla. Ni que decir tiene que la solidaridad que nos expresáis nos ayuda inmensamente en esta tarea. Nos alegra que estéis de acuerdo con nosotros en la necesidad de llevar adelante vigorosamente la campaña para poner fin a la Operación Cacería Verde. Esta campaña y el movimiento de solidaridad en apoyo a la guerra popular en la India se complementan entre sí. Derrotar esta ofensiva contrarrevolucionaria múltiple a escala nacional del enemigo es una tarea inmediata ante nosotros.
Cada revolución avanza en forma de oleadas. Esta es una ley de la historia. En tiempos de dificultades, debemos elevar nuestro nivel ideológico, mantener la política en el puesto de mando, difundir el mensaje de la revolución más profunda y extensamente entre las masas, aplicar de manera creativa la línea de la guerra popular prolongada y desarrollar nuestras tácticas, ser `rojos y expertos´ en nuestras tareas políticas, militares, organizativas, de propaganda, formación, culturales, de producción, técnicas y demás. Ser más decididos, dedicados y preparados para los sacrificios. Sólo así podemos emerger de esta situación más unidos, más disciplinados, valerosos, fuertes, más consolidados y más dinámicos. Esta es la lección que aprendemos de las grandes revoluciones de nuestra clase, resumidas en las enseñanzas de nuestros grandes maestros. También nos han enseñado la necesidad de volver a forjar nuestros lazos con las masas a un nivel más profundo en cada recodo de la guerra revolucionaria. En cada coyuntura crucial, la tarea de profundizar la politización, no sólo de nosotros sino a la vez la politización de las masas, también se plantea de nuevo. Asumimos resueltamente esta tarea para desatar la energía e iniciativa revolucionarias de las masas de una manera aún más poderosa.
Tal es un breve recuento de nuestros éxitos y fracasos, de la guerra popular en la India, en los pasados diez años. Tal es la forma principal en que hemos estado contribuyendo a la revolución socialista mundial.
Camaradas:
Durante la pasada década, un número de importantes acontecimientos han tenido lugar a nivel internacional. Deseamos llamar vuestra atención sobre algunos de los rasgos más importantes.
Los años iniciales de la década pasada fueron testigos de gigantescos estallidos de las masas contra las políticas de globalización que destruyeron sus vidas y un fortalecimiento de guerras populares y luchas armadas de liberación. La ideología del proletariado se planteó de forma más clara a través del establecimiento del marxismo-leninismo-maoísmo. Su extensa adopción fortaleció el terreno para una unidad más estrecha entre las fuerzas maoístas, a nivel internacional en varios países. Indicios de una nueva ola de la revolución se podían ver en el mundo.
Principalmente como respuesta a ello, el imperialismo, en particular el imperialismo norteamericano, inició y lanzó una ofensiva contrarrevolucionaria masiva y mundial, dirigida contra el pueblo. Este fue el contenido principal de la denominada `Guerra contra el Terrorismo´ a la que todos los imperialistas y reaccionarios se unieron o apoyaron. Guerras de agresión contra Afganistán e Irak, recorte de los derechos democráticos, ataques contra las luchas populares, creciente fascistización a través del mundo, aumento de campañas represivas contra las luchas armadas, las guerras populares y los partidos maoístas –tales fueron sus rasgos principales. Pero la arrogancia del imperialismo norteamericano, la única superpotencia, pronto fue rechazada contundentemente. El desafío fue aceptado. Una lucha a escala mundial emergió contra la guerra en Irak y continuó tras el lanzamiento de la guerra. Una poderosa resistencia en Irak y Afganistán entrampó a los agresores y desbarató sus planes. Las masas del mundo rehusaron ser amedrentadas y continuaron sus luchas contra los estragos de la globalización, la liberalización y la privatización. Las guerras populares continuaron avanzando. Como resultado de estos factores, el imperialismo norteamericano se vio forzado a cambiar su táctica en unos pocos años. Bush fue remplazado por Obama. El discurso de `décadas de guerra´ fue sustituido por planes apresurados para la retirada de tropas. Este es un claro indicador de la situación favorable que emergió en el mundo. Este periodo fue testigo también del crecimiento de la confrontación entre las potencias imperialistas mientras el imperialismo ruso comenzó a reafirmarse en el contexto del entrampamiento del imperialismo norteamericano.
Como todos sabemos, la crisis global del sistema imperialista que estalló en el año 2008 ha exacerbado aún más la situación internacional. Tanto en los países imperialistas como en los oprimidos, millones de personas tomaron las calles y pelearon agudas batallas contra las fuerzas reaccionarias estatales; los obreros ocuparon fábricas, las masas ocuparon las plazas e hicieron caer gobiernos. Los estudiantes, los jóvenes, las mujeres, los obreros, los emigrantes, los pensionistas –todos han salido a la calle a luchar. Los impetuosos días de la Primavera Árabe están aún vivos en nuestra memoria. Varias odiadas dictaduras fueron derrocadas por las persistentes luchas del pueblo. Este florecer de las masas no alcanzó a la consecución de sus aspiraciones por una auténtica democracia, un sistema libre de explotación y el gobierno del pueblo. Pero ha sacudido estas sociedades de una manera profunda. Dio esperanza a los pueblos del mundo. Los resultados aparecerán pronto sin duda.
Este es el mundo actual. Muestra una situación de gran potencial para una poderosa nueva ola de la revolución. Pero está la otra cara de la moneda, una cara amarga, de traición. Una vez más la historia del revisionismo en el movimiento comunista internacional le ha bloqueado de poder obtener el máximo de esta situación favorable. La traición de la guerra popular en Nepal por la dirección del PCN (Maoísta), en particular la camarilla Prachanda-Bhattarai, fue la más dañina de sus actos. Se destruyó la posibilidad de forzar a los enemigos del pueblo a que se les cayera su disfraz como salvadores de la democracia combatiendo a los fanáticos oscurantistas y trayéndoles a la confrontación directa con un pueblo revolucionario, de alzar las banderas de la guerra popular dirigida por los maoístas como un centro de unión contra el imperialismo y la reacción, de ganarse a sectores amplios de las masas a la causa del comunismo. Desde otro extremo vemos un ataque liquidacionista contra nuestra ideología que busca arriar las banderas del marxismo-leninismo-maoísmo y reemplazarlas con los postulados vacíos del avakianismo. Esto ya ha destruido a algunos partidos maoístas, que antes tuvieron un lugar honorable en las filas del Movimiento Comunista Internacional. Ambas desviaciones han sido confrontadas por los maoístas y la lucha continúa. Se están haciendo esfuerzos para consolidar partidos maoístas y crear nuevos. Pero la pérdida es evidente. Existe un descenso notable de las fuerzas subjetivas de la revolución proletaria mundial, causado no por la represión del enemigo, sino por los enemigos emergiendo en su seno.
Por tanto, vemos la contradicción, la brecha evidente entre el potencial de la situación objetiva y las capacidades subjetivas de las fuerzas maoístas. Esto es a lo que debemos hacer frente. Todas nuestras actividades deben dirigirse a superarlo. Esta es la máxima necesidad de los oprimidos y explotados del mundo, la exigencia de estos momentos. Como dijera Mao, “Debemos aprovechar la hora, aprovechar el día”. Nuestro Partido piensa que es la necesidad del momento para las fuerzas comunistas empeñarse en movilizar a las más amplias fuerzas antiimperialistas, democráticas y revolucionarias para fortalecer la campaña para poner fin a la Operación Cacería Verde y con la perspectiva de construir un amplio frente antiimperialista mundial que está en proceso. Y el mayor fortalecimiento de la unidad de las fuerzas comunistas conduciría también a un apoyo más fuerte para la Revolución india.
En la actual situación, el potencial objetivo de la situación internacional está desbordando ampliamente las capacidades subjetivas de los partidos individuales. Pero se puede hacer mucho para ganarse a un sector mayor para la causa del comunismo a través de su frente unido. Los últimos años han sido testigos de actividades colectivas en la forma de declaraciones conjuntas con ocasión del 1º de Mayo, seminarios sobre hechos importantes, conferencias de partidos maoístas para hacer balance de las experiencias de la organización internacional y el fortalecimiento de la lucha contra el neorevisonismo, foros conjuntos tales como el del Comité Internacional de Apoyo organizando esta Conferencia y las actividades de solidaridad que ha iniciado. Hemos acogido con satisfacción estos esfuerzos y continuamos apoyándolos. Debemos explorar ahora las posibilidades de convertir los estrechos lazos nacidos de estas actividades, y la creciente unidad de pensamiento en asuntos ideológicos y políticos, la base para un avance mayor.
De igual modo que la revolución india sirve a la revolución proletaria mundial, también su futuro está vitalmente ligado a cual es la mejor forma en que los maoístas del mundo pueden sacar el mayor provecho de la situación internacional y hacer avanzar la revolución mundial. Confiamos en el ardiente deseo a favor de la revolución expresado en los debates de la Conferencia de Hamburgo, expresado en su lema de que hacer avanzar la revolución en nuestros respectivos países es la mejor manera de expresar la solidaridad con revoluciones similares en otros países.
Nuestro Partido, que lleva adelante el legado de Naxalbari, siempre ha considerado la revolución de nueva democracia que estamos desarrollando en la India como una parte integral de la revolución socialista mundial y al Partido un contingente de vanguardia del proletariado internacional. Los increíbles e inestimables sacrificios que están realizando el pueblo y los camaradas en nuestra revolución son también una parte integral de las grandes sacrificios realizados por los innumerables y queridos mártires de la revolución socialista mundial en todos y cada uno de los países.
Finalmente, antes que concluyamos, deseamos mencionar los grandes esfuerzos que estáis haciendo en apoyo de la guerra popular en la India. Las noticias de vuestras campañas, sus vívidas imágenes, están siendo llevadas a nuestras filas, a los combatientes del EGLP y a las masas revolucionarias de forma lo más extensa posible a través de nuestras revistas públicas y secretas y a través de otros medios. Cuando conocen que sus hermanas y hermanos de tierras muy lejanas se alzan en solidaridad militante con ellos, cuando ven las imágenes de las protestas ante las embajadas de la India, de las pintadas en los muros llevando a las masas de esos países el mensaje de su revolución, sus corazones se llenan de orgullo –no estamos solos, nuestro pueblo está también allí, estamos en todas partes. Vuestros actos nos han inspirado; nos han hecho más resueltos. Nos empeñaremos al máximo para satisfacer la confianza que habéis puesto en nosotros. Nuestro futuro, el futuro de la revolución mundial, el futuro del proletariado mundial, de las naciones oprimidas y pueblos oprimidos es ciertamente brillante pero el camino es espinoso, arduo y llenos de zigzags. El futuro de nuestros enemigos, los imperialistas y sus lacayos en el mundo entero, es oscuro y su fin es inevitable.
Saludos revolucionarios
Comité Central, Partido Comunista de la India (Maoísta)

10 de Septiembre 2014
Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s