SOBRE LA CRISIS EN BRASIL, SU CARÁCTER Y CONSECUENCIAS PARA LAS MASAS

Publicamos traducción realizada por Asociación Nueva Democracia de Alemania. http://vnd-peru.blogspot.cl/

DIENSTAG, 26. APRIL 2016

América Latina: Sobre el carácter de la actual crisis política en Brasil y las consecuencias para las masas populares. La creciente protesta popular dirigida por el proletariado y su partido desembocará ineluctablemente en la lucha por la nueva democracia.

Destacamos del artículo:

“¡No, señores! La actual polarización como están alardeando es una farsa, pues es, simplemente, la polarización entre los grupos de poder representantes de las facciones de las clases dominantes. La pugna entre ellos se agudizó porque la crisis económica conduce a un agravamiento de las disputas entre las facciones de las clases dominantes y se expresa a través de la lucha entre los diferentes grupos de poder o siglas partidarias”.

“…el paquete de ajuste (del gobierno del PT/Dilma) más draconiano y devastador para las masas empobrecidas en el campo y la ciudad y para el patrimonio de la nación. Y para la voracidad de las corporaciones como son los derechos laborales, la seguridad social, la “reforma agraria” (aunque de lo mismo que solo este en el papel) y los recursos naturales del país saqueados secularmente. Este es el contenido de dicho paquetazo y de la revuelta en contra de las masas que se levantaron contra el gobierno. Éste utilizará todo el arsenal fascista del “estado de derecho democrático”, incluidos los aportados por el PT como la “ley antiterrorista”, y todo tipo de criminalización de la lucha de las masas y sus batallones de asesinos acuartelados en las PM y demás órganos represivos.

A esto nosotros vamos a asistir, como veremos el aumento inevitable de la lucha de resistencia de los trabajadores en las ciudades y de los campesinos por la conquista de la tierra en la que vive y trabaja. La crisis política no se detendrá, cualquiera sea el resultado de la puja por el control gubernamental…”

EL ESPECTÁCULO DE LA CRISIS Y LAS CAUSAS DE LA CRISIS

Publicado el 19/04/2016

Artículo Página 3 de la edición 168 del periódico Nueva Democracia

Fausto Arruda

¡Patético! Pero es difícil saber lo que era peor: si la histeria de los portavoces de ambos lados de la pugna en la sesión de la cámara, o el orgullo cínico de la cobertura de “noticias” del monopolio de la prensa. Como las escenas cómicas de los diputados que votan por el juicio político (impeachment) en defensa de la moral y la democracia. Simplemente ridículas las comparaciones entre la proposición de juicio político con los dramáticos acontecimientos de 1964 hecha por los diputados oficialistas. Es insultante que los diputados pidan en nombre de las mujeres y los hombres honrados, que derramaron su sangre en la lucha contra el régimen militar fascista, para emitir su voto a favor de un gobierno mediocre de gente renegada de la causa por la cual estos héroes del pueblo sacrificaron sus vidas. Resulta repugnante como los reaccionarios acusan de comunistas a los traidores de la revolución.

Es triste ver que contingentes masivos de la población que, en su justa indignación con toda esta situación indigna  salen a las calles para expresar su ira y alentar esperanzas de cambios,  caen como víctimas fáciles de la manipulación grosera de los monopolios de los medios de comunicación – con Red Globo a la cabeza – y son usados como masas de maniobras para dar legitimidad a los acuerdos que más convienen a los intereses de las clases dominantes, para salvar sus instituciones y garantizar el mantenimiento de este sistema podrido de explotación y opresión.

En estos días de agravación y generalización de la crisis en el país, nuestros oídos están obstruidos diariamente de todo tipo de charlatanería sobre democracia, la moralidad y la justicia. Y esto sale de la boca de las dos partes que se disputan con desesperación por el control de la dirección del viejo y corrupto Estado brasileño.

Sirviéndose del clamor de las calles – expresado la indignación de amplios sectores de la población, ya disgustados por las prácticas pútridas de la vieja política – la llamada “oposición” (PSDB, DEM, y demás siglas de alquiler y ahora la mayoría de los diputados del PMDB saltando del hundimiento del barco), y usando las mismas prácticas corruptas, juega con todo para derrocar al gobierno del PT.

A su vez, el PT y su “frente popular” oportunista electorero, que nunca entendieron el concepto científico de la democracia y no demoraron para adoptar el dogma burocrático y vacío de la democracia predicada por la burguesía, se sirven de la misma verborrea para denunciar a la oposición como golpista. Pero fue el PT quien decidió alejarse de todo rastro de las ideas revolucionarias *, pero que nunca tuvo ninguna conexión real con el marxismo, el mismo que tomó rápidamente el encargo de confirmarlo.

Fue el PT, quien estableció que su “proyecto socialista” se alcanzaría a través del viejo Estado de grandes burgueses y terratenientes, al servicio del imperialismo, principalmente yanqui, y todo su sistema político podrido de gobierno, con su farsa electoral embellecida como la niña de los ojos de la democracia. Más que eso, cambió el radicalismo retórico de sus pellejos (costras) y maestros trotskistas por el discurso reformista raído de “proyecto de desarrollo para Brasil”, donde sus intelectuales pequeñoburgueses parieron la mediocre teoría de “desarrollismo popular”. Todo como un manto para encubrir su condición de mera gestión de turno del viejo Estado corrupto y genocida, las clases dominantes locales y el imperialismo.

Fue el PT y sus corifeos con el poder subido a la cabeza, quienes justificaron y reforzaron los mecanismos legales y de los aparatos represivos del Estado. Ellos crearon nuevos aparatos represivos, y los pusieron en contra de los campesinos y los pueblos indígenas en lucha por la tierra y para la tan mentada “pacificación de las favelas”, con la institución de las flamígeras UPP genocidas. Fue el PT, quien haciéndose eco de la reacción oligárquica en el aparato judicial y los monopolios de los medios, el cual aumentó la criminalización de los movimientos populares, además de la cooptación de los que se sirve en una escala comparable únicamente con períodos de regímenes militares fascistas. Fue el gobierno del PT / Dilma que repitiendo el mismo idioma reaccionario de los generales del régimen militar, acusó a las manifestaciones de 2013 de “vandalismo” al mismo tiempo que se jactaba de que “la democracia es una realidad consolidada en el país.” Fue el PT que se calló y justifica todas las penalización, detenciones, procesamientos y condenas de los jóvenes participantes en las manifestaciones de 2013 y 2014. Fue el PT / Dilma que envió al Congreso – que fue aprobada recientemente – la “ley antiterrorista”.

Ahora, el PT/Dilma sorprendido in fraganti en líos y prácticas a nivel hediondo de la fosa común de la política nacional, la corrupción, es que grita por ¡socorro! para salvar de las amenazas a su gobierno, por los artificios de la política semicolonial, tales como la “responsabilidad fiscal”, entre otros procedimientos reaccionarios que ayudó a fortalecer o crear. La disputa electorera con los partidos de oposición y los candidatos que se manchaban con sobornos y extorsión, se transformó en una contienda de hipocresía sin fin por la moralización, cuando todas las instituciones de este Estado burocrático, a nivel de los tres poderes, es una historia única de desmanes y corrupción.

Y el PT y sus garrapatas revisionistas, como el PCdoB, repiten hasta el agotamiento que es una “persecución política de las élites que no se ajustan a un gobierno que ha hecho mucho por los pobres” o un bla-bla-bla similar. El hecho de que todo el cacareo anti-comunista y apologista del dios mercado, de sus monopolios de los halcones de la prensa y la derecha rancia  es que estos, aprovechan esta oportunidad para alardear sirviéndose de lo que el PT y sus congéneres aplican a sí mismos  llamándose de “izquierda” e incluso, sorprendentemente, de “comunistas”, eso sólo tiene que ver con el hecho de que, en el momento del régimen militar fascista, muchos de los que componen estas siglas fueron de izquierda. Pero que renegaron por completo del marxismo con la ofensiva general de la contrarrevolución desencadenada en la década de 1980, con Gorbachov y su perestroika podrida al mando. Aún más, no fueron pocos o pocas las figuras prominentes de la política oficial de hoy que, para salvar su propio pellejo, delataron a sus compañeros a las hienas del régimen militar.

LA BASE DE TODA LA CRISIS ACTUAL

Caracterizar la actual polarización como entre izquierda y derecha, entre golpistas y demócratas, es puro engaño e interesa sólo al PT y su frente, por una parte, y, por la otra, al PSDB de Aecio y a los escombros de la extrema derecha como pretexto para volver a la escena política del país. La gran mayoría de las masas salen a las calles a protestar y son arrastradas en esta polarización, de hecho, rechazan a todas estas dos partes y sus prácticas. Además, el discurso chantajista para obligar a la gente de bien para tomar partido por un lado, sólo sirve para reforzar la idea última y falsa que la única manera de que Brasil progrese o mejore un poco, es a través de los canales institucionales, es decir, por los sucesivos gobiernos de coalición de cualquiera de las siglas del Partido único.

¡No, señores! La actual polarización como están alardeando es una farsa, pues es, simplemente, la polarización entre los grupos de poder representantes de las facciones de las clases dominantes. La pugna entre ellos se agudizó porque la crisis económica conduce a un agravamiento de las disputas entre las facciones de las clases dominantes y se expresa a través de la lucha entre los diferentes grupos de poder o siglas partidarias.

Vamos al grano, tomemos la anatomía económica de nuestro país. Toda esta situación de crisis política que alcanzó al país tiene una base económica. La base de la crisis política actual es la crisis económica del país, cuyas causas están determinadas, en primer lugar, en la naturaleza semi-colonial /semi-feudal de su atrasado capitalismo burocrático, y en segundo lugar, como un reflejo de la crisis general del imperialismo, en particular la crisis desatada en los EE.UU. en 2008, y en la que sigue atollado el mundo hoy sumido en la depresión. Y, esta crisis, es la crisis del capitalismo burocrático de bases podridas y relaciones anacrónicas, pero en un embalaje brillante como una manera de seguir sirviendo a los intereses del capital financiero y el imperialismo. El resultado de esto – por mucho que puedan maquillar las relaciones y las estructuras económicas y políticas – es que el aparato estatal necesario para garantizar el orden establecido, de tiempo en tiempo, revela su verdadera naturaleza podrida, donde la corrupción no es sino una de las formas inevitables de su funcionamiento.

Y, con la crisis de todo el sistema imperialista, sus efectos en países como el nuestro llegan a ser devastadores para la economía nacional; dada la fragilidad de la misma como economía semicolonial. Por lo tanto, la crisis económica del país no se debe exactamente a que la administración de Dilma habría cometido errores de gestión. Dilma, como Luiz Inácio y los otros gobiernos anteriores han hecho lo que a ellos les fue dictado por el “mercado”, los banqueros, por las corporaciones, Wall Street, en suma, por el imperialismo. Esta carga es también la demagogia de los candidatos a un puesto en la presidencia y el manejo canalla que comanda la Red Globo y sus expertos en todo, que de un día a otro, han hechado la pelota a  Dilma y su gobierno.

La gestión de Dilma, tal como la de Luiz Inácio, aplicó en todos los términos el recetario del imperialismo dictado por el FMI y el Banco Mundial. La única diferencia con la gestión del  PSDB/FHC es que hicieron un poco más de “programas sociales”, liberaron e hicieron una verdadera farra de crédito al consumidor para crear una clase media “hecha al fiado” y para la propaganda masificante de un “emprendedorismo” tal que no es más que un simulacro fulero del “modo de vida americano”. En fin, políticas que, en un país como el nuestro, sólo pueden ocurrir como pura charlatanería y cobarde ilusión masiva.

Y esto no puede ser considerado como ningún concepto de mejoramiento de condiciones de vida, mínimamente decentes. Tampoco sus ejecutores pueden reclamar patente de autoría sobre los mismos, pues que no han hecho nada de original, sólo seguir las orientaciones del imperialismo ya viejas y surradas de los manuales del Banco Mundial. Lo que debe, sin duda, enervar a los jefes imperialistas frente a tanta inepcia, ineficiencia y corrupción de sus lacayos. En este caso, las gestiones del PT parece que ganarían la nota 10 de aprovechamiento, sólo que en cuanto a corrupción… El día de posesión del primeo mandato presidencial de Luiz Inácio, Delfim Netto, personaje que dispensa cualquier presentación y que, en esa época, desempeñabase de “asesor de economía” de Luiz Inácio, fue indagado sobre lo que acabaría siendo el gobierno de Luiz Inácio y del PT, a lo que respondió corto y tosco: “Será más de lo mismo”.

Lo que o PT, con Luiz Inácio y Dilma, hicieron en cuanto aplicaban todo lo esencial del recetario imperialista, fue maquillar contablemente la situación económica y usar otros artificios para retardar lo máximo las consecuencias de una crisis. Y aún se podía contar con la variante de que los precios de las materias primas experimentaron una fuerte subida. la dirección de PT simplemente no privatizar más porque el FHC, se le había adelantado, no había dejado mucho por hacer en cuanto al entreguismo del patrimonio nacional.

“ESTADO DEMOCRÁTICO DE DERECHO” Y LA NUEVA DEMOCRACIA

En un país como el nuestro, las libertades democráticas, y no la quimera del “Estado democrático de derecho”, fueron conquistadas y siempre defendidas por las masas trabajadoras, por esto mismo han estado permanentemente amenazadas por este orden de explotación vigente. Esta amenaza se agravó mucho en el período reciente, exactamente porque encontró terreno en las trapacerías del PT. El descontento de amplios sectores de las masas con o juego electoral, con las mentiras con que se opera la farsa electoral y el empeoramiento de las condiciones de vida se revelaron luego de la victoria electoral de Dilma. Atizado por el monopolio de la prensa de forma demagógica, en que, una mayoría de las veces, sólo era percibido en su apariencia por gran parte de la sociedad, este descontento fue, al mismo tiempo, aprovechado por la reacción siempre alerta, principalmente en el poder judicial y al mismo tiempo por aquellos seducidos con la ilusoria posibilidad de que se elimine o reduzca la corrupción por las vías punitivas del rigor de la ley. Mas, el PT, en sus devaneos apologéticos de que ya está como democracia consolidada, fue el primero en incrementar el autoritarismo, levantando una piedra para dejarla caer en los propios pies. ¡Paciencia!

Por supuesto, cualquier fuere el resultado que tenga y, como suele ser la tendencia de temor en la presidencia, el próximo acto sería aplicar de la forma en que sea necesaria el paquete de ajuste más draconiano y devastador para las masas empobrecidas en el campo y la ciudad y para el patrimonio de la nación. Y la voracidad de las corporaciones son los derechos laborales, la seguridad social, la “reforma agraria” (aunque de lo mismo que solo este en el papel) y los recursos naturales del país saqueados secularmente. Este es el contenido de dicho paquetazo y de la revuelta en contra de las masas que se levantaron contra el gobierno. Éste utilizará todo el arsenal fascista del “estado de derecho democrático”, incluidos los aportados por el PT como la “ley antiterrorista”, y todo tipo de criminalización de la lucha de las masas y sus batallones de asesinos acuartelados en las PM y demás órganos represivos.

A esto nosotros vamos a asistir, como veremos el aumento inevitable de la lucha de resistencia de los trabajadores en las ciudades y de los campesinos por la conquista de la tierra en la que vive y trabaja. La crisis política no se detendrá, cualquiera sea el resultado de la puja por el control gubernamental.

Impulsar la protesta popular en defesa de las reivindicaciones más sentidas de las masas de la ciudad y del campo, preparar la huelga general por los derechos amenazados, por la Revolución Agraria y contra el fascismo. ¡Toda esta podredumbre sólo puede ser barrida por la Revolución Democrática, con el estabelecimiento de la Nueva Democracia!

* Es importante dejar en claro que el PT (un aglomerado de tendencias pequeño-burguesas, desde los pellejos entrenados por los institutos yanquis del “sindicalismo libre”, de las  comunidades eclesiásticas de base de la iglesia católica, ex-guerrilleros arrepentidos, intelectuales pequeño-burgueses del CEBRAP y todas las posibles sectas trotskistas, avalados por el revisionismo cubano) proclamaban el discurso radicaloide, en teoría y práctica, expresado en  una simplificación de la realidad de “la clase trabajadora contra la patronal”.

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s