ESTUDIANTES PEDAGOGÍA BÁSICA DEL PEDAGÓGICO EN LUCHA POR PROGRAMA ACADÉMICO

Tras conversar, debatir y organizarse durante dos semanas aproximadamente, estudiantes de Pedagogía Básica de la UMCE (ex Pedagógico) exigen la desvinculación de dos docentes, la reestructuración del programa de los cursos dirigidos por estas profesoras y la presentación publica de los programas -previa aprobación de los estudiantes que asisten a dichas clases-. El inicio de la protesta fue impulsado por alumnos del 2°, 3° y 4° año de la mención “Primer ciclo” de la misma carrera, mientras que hicieron lo mismo los de 2° y 3° año, mención “Lenguaje”.

Los estudiantes, preocupados de su formación académica, son demonizados por el Consejo Académico e inclusive un ex director de la carrera los trata de “fascistas”. De tal forma, abusa de su autoridad como académico, buscando estigmatizarlos y empleando los mismos argumentos del gobierno, como por ejemplo “yo luche contra la dictadura”. Ante ello, los estudiantes no se doblegaron fácilmente, pues es un derecho exigir una educación científica que busque unir la teoría con la práctica.

La movilización se inicia  con esta carta presentada a la Dirección de Educación Básica, el 25 de abril del 2016:

“La presente misiva tiene como propósito exponer la molestia y preocupación del estudiantado de las menciones firmantes sobre los módulos impartidos por las docentes Magaly Anaís y Tricia Mardones. En cuanto al contenido y desarrollo de sus cátedras en la carrera de Pedagogía y Educación Básica.” A continuación, los estudiantes acusan recibir generalmente respuestas insatisfactorias y vagas con respecto a sus inquietudes o necesidades académicas. Por ende, deciden enviar la carta colectiva formalmente.

Los estudiantes detallan en su carta las críticas nacidas de sus debates con respecto a la metodología y evaluación impuesta por estas profesoras:

En el ámbito de la metodología, se critica que es mecánica, repetitiva y poco eficiente de , mientras que a la otra docente se le enrostra la inexistencia de planificación ni preparación previa del material empleado en clases (inclusive se expone que en una clase descargó un power point de internet sin siquiera haberlo revisado antes). También se da cuenta que no existen espacios reflexivos dentro de ambas cátedras, siendo “prioridad” avanzar en las clases impuestas por ellas, en medio de las carencias ya señaladas.

Al momento de explicar por qué critican la forma de evaluar, los alumnos dicen que una profesora se basa principalmente en listas de cotejo -es decir, chequea si una característica está presente o ausente-. Además, deben desarrollar mapas conceptuales en base a lo que ella indica, realizando todos los alumnos trabajos idénticos. Con respecto a la otra profesora, se dice que las respuestas correctas dentro de sus evaluaciones obedecen predominantemente a su opinión personal, a pesar de entregar previamente una pauta de evaluación, lo que no es apropiado para los contenidos vistos en ese curso, su nula aplicación y exposición didáctica.

Finalmente, recalcan “que entre las profesoras Mardones y Anaís no existe mayor comunicación. Generando una desorganización general en cada uno de sus módulos, en los que finalmente se repiten una y otra vez los mismos contenidos, documentos, trabajos y talleres.”

La respuesta de Dirección de Educación Básica y el inicio de la movilización durante el 26 de abril:

En primer lugar, el Director intenta deslegitimar en el primer párrafo la carta enviada por los estudiantes, pidiendo que como “es una demanda colectiva, nos gustaría que se refrendara a través de un compromiso personal de cada uno de los estudiantes involucrados para darle respaldo a dicha carta”. Es decir, busca individualizar a los estudiantes organizados, invalidando desde el inicio e invocando “transparencia que nunca está de más”. Se debe recordar que el trabajo de investigación y reflexión respecto al problema académico fue construido en más de dos semanas (en distintas instancias de diálogo estudiantes-docentes y asamblea).

Luego explica que algunas deficiencias del trabajo de sus profesoras se arrastran de antes del trabajo de ambas y que, supuestamente, el corregirlas sería parte del proceso formativo de los profesores. Todo lo anterior sirve a justificar su negativa rotunda a la demanda levantada por los alumnos: “Esta Dirección NO PUEDE ni tampoco quiere, tomar una decisión de la índole y dimensiones que se le demanda, dado que creemos en las posibilidades de mejora de todos los actores involucrados. En función de ello, la Dirección propone los siguientes pasos: 1º Comunicar la carta a las académicas; 2º Reunirse con las académicas involucradas para conocer su versión y revisar cada una de las aseveraciones contenidas en el escrito y saber cual es la perspectiva de las profesoras, así como los cambios y adaptaciones que resultan atendibles; 3º Llevar a cabo la conformación de una mesa técnica integrada por académicos, dirección y estudiantes que acuerde una re orientación de las actividades académicas involucradas en el escrito, si ello amerita; 4º Comunicar a los estudiantes que se han estado tomando acciones para coordinar e intencionar de mejor manera el trabajo de las menciones disciplinares en Primer Ciclo…”.

Ante la rotunda evasiva y a la vez negativa, los estudiantes  abrieron su malestar a la comunidad universitaria en general, reafirmándose en el petitorio colectivo y señalando el mismo día 26 que: “Previo a la paralización de la carrera, se envió  una carta al director de carrera don Guillermo Castro, mostrando los puntos mencionados anteriormente,  la respuesta a esta carta fue considerada en instancia de asamblea insuficiente y negativa.  Adjuntamos la respuesta recibida.

Es por esto que en esta misma instancia de asamblea, se decidió la toma del espacio del Departamento de Básica, como una forma de presión ante las autoridades, con el fin de recibir una pronta respuesta favorable ante los puntos expuestos”.

Los ataques anti estudiantiles de las autoridades de Dirección y Rectoría:

Una de las profesoras, la que estaba a honorarios (con situación contractual más inestable), finalmente renuncia voluntariamente durante la misma jornada. Ante ello, el ex director de la carrera, Dino Plaza, emite una declaración que busca demonizar a los estudiantes que se organizan por mejorar su programa académico y contribuir a una educación científica. Cabe señalar que este mismo personaje manipuló una declaración del Frente Estudiantil Revolucionario y Popular (FERP) del año 2015 cuando se descubrieron cámaras de vigilancia en la carrera de Pedagogía Básica. Entonces, él buscó desvalidar a los estudiantes organizados en asamblea diciendo falsamente que se le acusaba de poner las cámaras, cuando en realidad se le había criticado, por no tomar posición por los estudiantes cuando estos fueron a emplazar al rector y otras autoridades de la universidad.

A continuación se expone la posición de este ex director:

En primer lugar, “solidariza” con la profesora a honorarios para atacar directamente a los estudiantes desde el Consejo de Profesores, calumniando a través de un supuesto trato inhumano a la profesora. Añadido a eso, invoca un supuesto humanismo del que se desconocen sus “principios”:

1

Luego, utiliza su supuesta lucha contra la “dictadura”, diciendo que “la dignidad no se transa” y que el “mundo de las ideas es el más verdadero posible”, empleando estos vagos argumentos para justificar su lucha contra el supuesto “fascismo” y “yihadismo” de los estudiantes en lucha, relativizando la categoría de fascismo para encubrir sus oscuros intereses:

2

3

Como se ve, le llama fascismo y minoría a los estudiantes organizados en asamblea colectiva. En esta instancia democrática salió la posición y el petitorio de los firmantes. Además, los estudiantes acusan que en reiteradas ocasiones ni siquiera se les tomó atención a lo que planteaban.

Entonces, ¿De qué fascismo habla este personaje? Le llama fascismo sólo para denostar la justa demanda de los alumnos e intentar legitimar la posición de la minoría que son miembros del Consejo de Profesores, pues a este órgano sólo pertenecen los profesores a contrata, serviles en su mayoría al rector, que sectariamente excluyen a los demás docentes y hacen pasar las decisiones de este “selecto” grupo como si fueran unánimes y representante de todos los profes. Los mismos estudiantes denuncian que alrededor del 60% de los profesores en la carrera de Educación Básica están contratados a honorarios, cuestión que es ilegal. ¿Esa es la dignidad de la que habla este ex director oportunista y reaccionario?. Algunos alumnos nos señalan que: “hay una considerable cantidad de profesores a honorarios que no respaldan los dichos del Consejo de Profesores y se solidarizan con la movilización. Se busca sembrar la idea de que los estudiantes odian a los profesores y hay cero autocrítica respecto a las negligencias pedagógicas”.

Este mismo Consejo de Profesores emitió un comunicado via e-mail a los estudiantes, emplazando a los mismos para que fueran a clases, pasando por alto la decisión en asamblea. Los estudiantes emitieron comunicado el 28 de abril diciendo que “rechazamos de forma categórica el llamado de las docentes Mónica Díaz y Daniela Bravo a asistir a clases regulares el día de hoy, transgrediendo la decisión de la asamblea de estudiantes. Este comunicado en ningún caso, pretende perseguir las profesoras en cuestión, sino manifestar nuestro descontento frente a  dicha acción. Hacemos el llamado a la participación tanto de profesores, estudiantes y funcionarios, a solidarizar con la movilización y a asistir a las asambleas fijadas para solucionar los problemas que mantienen movilizado al estamento estudiantil.” Al final, sólo llegaron dos profesores en la mañana a hacer clases, mientras que ningún estudiante se presentó a las salas. De todas formas, los estudiantes movilizados habían cubierto el pabellón de las salas con sillas y mesas en la madrugada del 27 de abril, con el fin de asegurar que se respetara el paro decidido.

El viernes 29 de abril los movilizados estudiantes fueron a rectoría con lienzos por segunda vez, buscando una pronta solución a las demandas levantadas. La posición del vicerrector prácticamente era similar a la de la directiva de la carrera Educación Básica. Allí, dice que “nos encontramos en una situación potencialmente destructiva, que afecta a la convivencia de una comunidad académica que, en los últimos años, hemos intentado sistemáticamente construir.” y que “este Consejo no está dispuesto a vivir secuestrado por un grupo de estudiantes que confunden la colaboración con la imposición. Son escasos los bienes que como comunidad podemos tener. Uno de ellos, quizás el más relevante, pone el acento en el sentido democrático de educar.” Pero, ya se expuso cuál es el verdadero “sentido democrático” de este grupillo de autoridades que sirven a la educación cuestionada por la gran mayoría de un país desde hace 10 años. Una “democracia” que sirve al proceso burocrático de “acreditación” institucional para que la universidad reciba fondos fiscales robados al pueblo de Chile a través de los impuestos al valor agregado (19% de cada compra común y corriente).

Los estudiantes en lucha buscaron defenderse y aclarar su posición el mismo día, por lo que reproducimos íntegramente su comunicado:

“La movilización se dio comienzo el día Martes 26 de Abril, posterior a la asamblea realizada a las 13:00 hrs. Decidimos como carrera paralizar las actividades por los siguientes motivos: Desvinculación de dos profesoras de la carrera, Tricia Mardones y Magaly Anaíz. Durante la tarde de esa misma jornada nos dirigimos al departamento a buscar respuesta de las autoridades de la carrera, la cual no fue satisfactoria a nuestras demandas. Ante lo anterior es que se decidió hacer ocupación del departamento.

Al día siguiente recibimos aviso de la renuncia de la docente Magaly Anaíz, acto seguido nos reunimos para analizar la nueva panorámica en la que nos encontrábamos, por lo que se decidió modificar la demanda, estableciendo los siguientes nuevos puntos: carta de amonestación hacia la docente Tricia Mardones, estipulando el cambio en su metodología, en sus métodos evaluativos y que se genere un programa que se adecue a las diferentes menciones y generaciones; además de ello, se proponen mesas de trabajo para generar los programas, estas deben estar conformadas por un quórum mínimo de un estudiante por mención y generación afectada, a ello se le suma a participación de la profesora en cuestión, el director académico, de la secretaria académica, los coordinadores de las menciones afectadas y dos profesores electos por los estudiantes. Se establece un plazo de dos semanas para que el departamento entregue la propuesta de programa que se trabajará, al plazo de un mes debe estar presentado el resultado de lo que se ha realizado en conjunto.

Durante la tarde de la jornada mencionada anteriormente realizamos una asamblea “biestamental”, en la cual solo se presentó el director de carrera con la secretaria del decanato de la facultad. Se dio a conocer por parte del profesor Guillermo Castro (director) una carta respresentativa del consejo académico donde se exponía que los docentes participantes de esta instancia se restaban de asistir a esta convocatoria realizada por los estudiantes. A lo anterior se le suma que en la noche del mismo día (22:00 hrs aproximadamente) dos docentes llaman a sus estudiantes a asistir a la realización de clases sin respetar la decisión de la asamblea de estudiantes de básica de seguir paralizados.

Al día de hoy, Viernes 29 de Abril, no se ha dado una respuesta concreta por parte de vicerrectoría y el departamento de la carrera a las demandas realizadas por los estudiantes, decidiendo mantener la toma y proyectando nuevas acciones ante la movilización.”

De ello, algunos estudiantes nos contaron más detalles de por qué actúan así estas “autoridades”: Durante agosto del año 2015 llega al Departamento de Educación Básica esta cuestionada profesora y de inmediato es pasada a contrata e integrada al Consejo de Profesores ya descrito. Mientras, existen varios profesores valorados positivamente por los estudiantes que están luchando, los que llevan años haciendo clases en Pedagogía Básica -con grados académicos de magister y doctorado inclusive- pero siguen a honorarios. ¿Cuál es la razón? Los estudiantes observan un fuerte clientelismo, puesto que esta “docente” fue una de las más violentas al defender al ex director por el asunto de las cámaras instaladas en las inmediaciones de la facultad. En aquel momento, ella atacó a la asamblea por movilizarse contra esas medidas de investigación policial, diciendo que el FERP “utilizó la asamblea” para obligar al director de ese entonces a renunciar y por difamar su imagen. Por ello, ahora se ve cómo la han blindado y por ningún motivo quieren amonestarla. Una verdadera devolución de favores que no responden en nada al espíritu “académico” y “democrático” que invocan justamente para combatir a los jóvenes, haciendo pasar “gato por liebre” al momento de tratar de denostar la justa lucha de los estudiantes.

13090058_934753583310466_350958689_n.jpg

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s