José Huenante y el “delito” de ser pobre y mapuche

José era un joven mapuche de 16 años que fue detenido por la policía en la población Vicuña Mackenna de Puerto Montt, el 3 de Septiembre del 2005. Vivía con su tía y sus primos, salió para ir a una fiesta con unos amigos en una casa que colindaba con un peladero…

Cerca de la medianoche, pasó una patrulla que fue apedreada por los jóvenes que estaban a las afueras de la casa en la población. En represalia llamaron a refuerzos y fueron tras ellos, en el enfrentamiento se llevaron a José, el cual nunca más volvió a aparecer, ni siquiera su cuerpo.

Durante estos años no se hizo nada por parte del viejo Estado y las leyes burguesas, para esclarecer qué ocurrió con José, los agentes de Carabineros involucrados gozaron de impunidad y siguieron en funciones, a pesar de que existe evidencia de que fueron ellos quienes se lo llevaron. Pero el pueblo no olvida a los suyos, porque no es justo que un joven desaparezca y no se investigue sólo porque es mapuche y pobre.

La familia y organizaciones sociales, han luchado buscando respuestas e impidiendo que esto se tape como es la voluntad de este corrupto viejo Estado, fruto de esto la fiscalía de Puerto Montt abrió una investigación en la que recién este año está buscando la participación de civiles. Mientras tanto el abogado de la familia solicitó procesar a los 3 carabineros implicados en la desaparición de José por secuestro  calificado.

Los inculpados fueron  dados de baja recién 11 años después de la desaparición, el abogado explica que es irrefutable la culpabilidad de Carabineros en el secuestro, que además eliminaron pruebas, como la venta del  vehículo policial en el que José fue subido con vida.

A fines de mayo la madre declaró: “Nosotros no hemos perdido la esperanza de encontrar a José y vamos a luchar hasta que lo encontremos, porque es la única solución para saber dónde está el cuerpo, como familia lo que queremos es que salgan cosas concretas y que sea de una vez por todas la verdad”.

La desaparición de Huenante, demuestra el carácter de clase de este viejo Estado, donde la pobreza y ser mapuche implican por antonomasia abandono y/o presunción de culpabilidad. Casos como este demuestran el abuso de poder e impunidad que gozan las fuerzas represivas del Estado, en donde recién después de 11 años y gracias a las gestiones que ha realizado la misma familia y organizaciones locales, se empieza a hacer mayores diligencias e investigar lo sucedido.

Un Estado que intenta vestirse de democracia y pero que por debajo tiene el rostro de los ricos monopolios, defendidos por su brazo armado, va dejando en impunidad sus delitos y dañando a uno de los nuestros.

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s