LAS BRUJAS DE LA NOCHE EN LA URSSS

En medio de la Segunda Guerra Mun­dial, la Alemania Nazi rompió el pacto de no agresión con la Unión Soviética en 1941. Junto a otras mujeres, Marina Raskova, militar del Ejército Rojo So­viético, inició una campaña para que las mujeres también pudieran luchar contra los alemanes en el aire, como pi­lotos de avión. Dando una fuerte lucha de líneas al interior del ejército, final­mente se conformó el 588° Regimiento de Bombardeo Nocturno de la Unión Soviética, compuesto exclusivamente por mujeres. “Las Brujas de la Noche” fue el nombre que los alemanes dieron a este regimiento de mujeres que hizo estremecer a los perros nazis, durante cada noche que pisaron suelo soviético.

Las-Brujas-de-la-noche-el-terror-de-los-alemanes-en-la-II-Guerra-Mundial.jpg

El 588° Regimiento estaba compuesto por 400 mujeres, entre pilotos y per­sonal de tierra, que tenían 22 años de edad promedio. Cuenta la historia que cuanto Marina Raskova se encontró con todas ellas, impresionada por la joven edad de las voluntarias les pre­guntó “¿No tenéis miedo de ir al frente? ¿No sabéis que los alemanes os pueden matar?” a lo que las combatientes con­testaron “¡No si les disparamos prime­ro, Mayor Raskova!”.

Los recursos eran escasos y los avio­nes disponibles, de antigua tecnología. Aviones de madera y lona, cuya función había sido la fumigación de plantacio­nes, se convirtieron en una poderosa arma en manos de estas valientes mu­jeres. Cada avión podía cargar solo dos bombas y éstas debían ser lanzadas a mano por su tripulante. Dos mujeres a bordo, una piloto y la copiloto, realiza­ban la maniobra.

atlas-obscura-night-witches-world-war-ii.jpg

La táctica era audaz: de noche, cuando los alemanes descansaban luego de un largo día de combate, las “Brujas de la Noche” sobrevolaban los campamen­tos alemanes. Por ser tan livianos, sus aviones les permitían volar a baja al­tura apagando los motores cuando se acercaban a su objetivo. Entonces, sin que pudieran ser detectadas, lanzaban las bombas en el campamento enemigo y emprendían el vuelo a recargar muni­ciones, repitiendo esta acción hasta 18 veces en una noche.

“Nos era simplemente incomprensible que los pilotos soviéticos que nos da­ban tantos problemas eran, de hecho… mujeres. Estas mujeres no le temían a nada: venían noche tras noche, en sus destartalados aviones, impidiéndonos dormir”, relata Hauptmann Johannes Steinhoff, piloto de guerra nazi.

Polina Osipenko, Valentina Grizodúbo­vatres y Marina Raskova, combatientes del 588° Regimiento, recibieron la dis­tinción de Heroínas de la Unión Sovié­tica por varios récords en distancia de vuelo; eran las primeras mujeres en re­cibirla y las únicas antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s