APOYAR LAS GUERRAS CONTRA EL IMPERIALISMO

Publicado en la edición impresa n° 54 de El Pueblo (Diciembre de 2016)

APOYAR LAS GUERRAS CONTRA EL IMPERIALISMO

Combatir la propaganda yanqui

Como parte de las masas pobres y de los sectores democráticos, lo primero que debemos hacer es tomar posición por la liberación de los pueblos y contra la guerra de agresión imperialista.

usa

Durante las décadas del 70-80 del siglo pasado, las masas de Chile resistieron heroicamente contra la Junta Militar Fascista. Durante estas jornadas de lucha y resistencia, muchas organizaciones y personas buscaron en la Iglesia un refugio o un “paraguas” para llevar a cabo distintas actividades anti-pinochetistas.

Si alguien hubiera dicho que no se debía apoyar la resistencia porque los grupos de izquierda tenían lazos con la Iglesia, que es una institución retrógrada, hubiera sido tomado como un loco, porque la lucha no es contra la religiosidad de las masas, sino contra el imperialismo y sus lacayos.

forges

Ahora, dicho esto, es necesario aplicar el mismo criterio para la lucha de los pueblos de Medio Oriente Ampliado, tomando posición por la resistencia de las masas y rechazando la propaganda imperialista yanqui, quienes dicen que su invasión de rapiña es “guerra contra el terrorismo” o “guerra contra el “fundamentalismo (fanatismo) religioso”.

Con la acusación de “terrorismo” y “fundamentalismo”, el imperialismo yanqui busca presentar su invasión criminal como si fuera una guerra justa, para dividir el movimiento de resistencia antiimperialista y aislar a quienes han decidido tomar las armas en su lucha por la justa liberación nacional.

A los revolucionarios nos corresponde rechazar este plan yanqui que pone a las masas árabes el cartel de “terroristas” y “fundamentalistas”. Primero, porque el Islam no es la causa de sus sufrimientos, sino que es la opresión, explotación y las masacres imperialistas. Segundo, porque la condena que el imperialismo yanqui hace al Islam es una condena racista, que apunta contra los elementos culturales y nacionales de los pueblos de Medio Oriente Ampliado.

afghanistan-war-cartoon-1024x762

Debemos combatir también la teoría de la conspiración que plantea que el Estado Islámico, Hamas, etc. son dirigidos por el mismo imperialismo yanqui. Porque si bien el Estado Islámico es un enemigo útil para el imperialismo, no podemos negar que llevan acciones en contra de las fuerzas vivas de las tropas invasoras. Además, porque afirmar que todo es una conspiración, que todo es un montaje, es lo mismo que decir que el pueblo no es capaz de luchar y no puede ser independiente del imperialismo.

Ya Carlos Marx había observado que el Islam tenía un elemento revolucionario contra el colonialismo, que consistía en el mandamiento de no permitir que “ningún infiel (extranjero) pisotee la tierra del Islam”.

El dirigente Ajith del Partido Comunista de la India (Maoísta) ha observado también que en los países semifeudales las luchas armadas no son choques entre grupos reaccionarios, sino que luchan entre liberación y opresión. Ahora, la opresión la ejerce el imperialismo, principalmente yanqui, mientras luchan por la liberación todos aquellos partidos y organizaciones que luchan por expulsarlos. Esto es parte de las guerras de todo tipo que se desencadenan y que terminarán poniendo la lápida al imperialismo y la reacción.

La situación actual es la siguiente: el imperialismo se vuelve más monopólico, más parasitario y con mayor descomposición. Para salir de su crisis final recurre a más militarización: Invade tierras extranjeras, provocando muertes y desplazamientos a los propios países imperialistas, teniendo como consecuencia que las acciones de guerra antiimperialista se devuelven a sus propios suelos. Lo que los imperialistas llaman “atentados terroristas” son, en realidad, acciones de la guerra que se les devuelve a su propio territorio.

El imperialismo busca poner al proletariado de sus países en contra del proletariado y el pueblo de los países semicoloniales. Sin embargo, con su mayor militarización y recorte de los derechos conquistados en arduas jornadas de lucha, los Estados imperialistas se van transformando en cárceles para los obreros de sus países. Así, vemos que la lucha obrera se desarrolla en EE.UU, Alemania, Francia, España, etc. y que frente a la ofensiva contrarrevolucionaria imperialista es necesario que el proletariado de todos los países actúe unido, desarrollando en cada país guerras populares como parte de la Revolución Proletaria Mundial, uniéndose a las luchas y guerras de liberación nacional. Ambos torrentes antiimperialistas deben confluir para golpear con un solo puño a la reacción mundial.

1

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

3 comentarios en “APOYAR LAS GUERRAS CONTRA EL IMPERIALISMO”

  1. No todas las guerras pues hay que definirlas son justas o no justas , ej. Las guerras patrocinadas por el imperialismo yankkke son por el control de las economías de esos paises por lo tanto es injusta, si es la que se esta desarrollando en el medio religioso esa no es una guerra de clases es la expulsion del imperio para religiosamente continuar sometiendo a las masas a la mas vil explotación y opresión. Esas guerras son reaccionarias y nunca son revolucionarias, son guerras por el control económico y las usadas y manipuladas son las que pones los muertos. Asi que hay que apoyar todas las guerras de liberacion maoistas esas son de verdad guerras de clase!
    Gloria al todo poderoso pensamiento Mao Tse Tung!!!!!
    Gloria al todo poderoso pensamiento Gonzalo!!!!
    Gloria al todo poderoso MLM principalmente maoísmo pensamiento Gonzalo!!!!!!

    Me gusta

  2. Compañero Horacio:

    Como periódico democrático y como parte de las masas explotadas y oprimidas, tomamos partido por la lucha antiimperialista. Tomamos parte por la revolución, que es tendencia histórica y política principal -y como nos demuestra el desarrollo de la lucha de clases- aplastará al imperialismo que atraviesa su crisis final.

    Así también, es un hecho evidente que en la presente etapa se desarrollan una serie de guerras de todo tipo, que las masas nunca han dejado de luchar y donde no hay dirección comunista, las masas luchan bajo la dirección de otras ideologías y otras clases sociales, como ocurre donde las luchas son lideradas por señores de la guerra e incluso sectores de la burguesía y de terratenientes cuando los países son invadidos por tropas imperialistas.

    Pensamos que el problema está en la ausencia de dirección comunista y no en la lucha de las masas. Por ende, sería erróneo plantear que estas luchas no debemos apoyarlas al no ser guerras populares dirigidas por Partidos Comunistas. Bajo este criterio, ¿no debiéramos apoyar la lucha del pueblo mapuche o la del pueblo palestino?

    Por otro lado, nos preguntamos cómo prensa democrática, si no apoyamos estas luchas ¿qué hacemos? ¿las atacamos? ¿callamos buscando una neutralidad que no existe? Consideramos que nuestro problema es precisamente el contrario: que como periódico no hemos apoyado suficientemente las luchas de liberación nacional y las luchas antiimperialistas.

    El marxismo nos enseña que lo que usted denomina como luchas que se libran en el medio religioso, en el fondo no son luchas religiosas, ya que si bien se manifiesta la contradicción entre religiones, lo que está de fondo sí es la lucha de clases. Es indesmentible el hecho de que muchas organizaciones que luchan bajo banderas que no son las comunistas asestan golpes directos a las fuerzas vivas de las tropas imperialistas. Esto no quiere decir que el proletariado deba renunciar a su ideología y a sus armas: Partido, Ejército y Frente. Todo lo contrario, la situación internacional, la lucha de clases a nivel mundial nos muestra que la revolución tiene a las guerras populares como dirección y a las luchas de liberación nacional como base.

    Y debemos comprender lo que el marxismo entiende por dirección. Ser dirección no significa sentarse a mirar cómo se desarrolla la lucha de clases en Medio Oriente Ampliado, lamentando que no sigan una orientación comunista. Ser dirección significa ser capaz de unir al movimiento comunista internacional con las luchas de liberación nacional, desarrollando más guerras populares, que en la práctica muestren el camino a los pueblos que no han reconstituido sus Partidos Comunistas.

    A 100 años de la Revolución de Octubre, como prensa democrática, tomamos posición por el legado de Lenin, quien, comprendiendo que la lucha de clases en la época del imperialismo involucraba la lucha de liberación nacional en lugar de plantear “Proletarios de todos los países uníos”, lanzó el llamado “Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos”. Fue esta la orientación, por ejemplo, que llevó al camarada Stalin a defender a Sandino como un combatiente antiimperialista, cuando los oportunistas y revisionistas lo trataron de “aventurero”, fue esta la orientación que aplicó el Presidente Mao en la lucha antiimperialista que liberó a China y finalmente es esta la orientación que siguen las guerras populares que hoy se libran, porque sin un frente antiimperialista, la revolución se aísla.

    El desarrollo de la lucha de los pueblos, visto en su conjunto, demuestra que las luchas de liberación nacional que hoy se libran en el mundo son parte de las contradicciones que se agudizan. Eso no debe asustarnos, debemos confiar en las masas, que a mayor desarrollo de la lucha, necesariamente van a a desembocar en guerra popular por la liberación nacional.

    Me gusta

  3. A qui te desjo estrozo de un economistaque creo que te gusrara. La contradicción es la siguiente: cuanto más aumenta la productividad del trabajo, más trabajo expulsa el capital. La caída de la tasa de ganancia es la expresión concreta de esta contradicción. Esta contradicción es una piedra angular del sistema capitalista y, por lo tanto, también de su etapa actual de desarrollo. La característica específica de la presente fase histórica es que esta contradicción se hace más difícil de resolver y es cada vez más explosiva. La capacidad de supervivencia de la actual fase histórica se está agotando, el capitalismo tiende a morir. PERO HAQUI ES DONDE NO HAY QUE CAER EN LA PROVOCACIÓN, DE QUE SE DESENCADENE UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL, QUE QUIEN PAGO FUE LA CLASE OBRERA, COMO DICES EN ESTE MISMO ARTICULO. NO SE PUEDE CAER EN LA TRAMPA DE DESTRUIR TODO LO QUE HEMOS CONSEGUIDO PARA QUE EL CAPITALISMO SIGA VIVIENDO, POR TANTO LOS DIRIGENTES DE LA CLASE OBRERA DEBEN DE DARSE CUENTA QUE CON LA DESTRUCCION Y LA GUERRA QUIEN GANA ES EL CAPITAL, ASI QUE POR TODOS LOS MEDIOS HAY QUE PARAR TODAS LAS GUERRAS QUE ES LA MEJOR MANERA DE QUE EL.CAPITAL SE CUEZA EN SU PROPIA SALSA. Pero no puede morir sin ser reemplazado por un sistema superior EL SISTEMA SUPERIOR NO ES OTRO QUE EL SOCIALISMO Y QUE LA RIQUEZA SEA DISTRIBUIDA ENTRE TODOS ESTA ES LA SOLUCION (y, por lo tanto, sin la intervención de la subjetividad de la clase. Sin esa subjetividad, se renovará y entrará en una nueva fase en la que su dominio sobre el trabajo será aún mayor y más terrible.) Una condición para que esto no suceda es que las luchas sacrosantas de los trabajadores SE CENTREN EN PARAR LAS GUERRAS QUE ES LA UNICA MANERA DE PARAR EL CAPITAL Y QUE EL DINERO DE LAS GANACIAS SEA INVERTIDO EN BENEFICIO DE LOS PUEBLOS Y NO EN ARMAMENTO QUE ES EN LO QUE EL CAPITAL LOS ESTA INVIRTIENDO PARA ELIMINAR A LOS TRABAJADORES DE TODO EL MUNDO, HOY LES ESTA TOCANDO A LOS PUEBLOS AFRICANOS Y ASIÁTICOS EN LOS AÑOS VEITE Y TREINTA LES TOCO A LOS EUROPEOS.ASI QUE HAGO UN LLAMAMIENTO A LOS DIRIGENTES POLITICOS Y SINDICALES, QUE TODOS LOS OBREROS DEL MUNDO SON HERMANOS DE LOS TRABAJADORES. QUE LOS OBREROS NO TENEMOS FRONTERAS Y LOS TRABAJADORES, EUROPEOS Y QUE EL INTERNACIONALISMO ESTA POR ENCIMA DEL CAPITAL Y COMO NO REACIONEMOS. El FASCISMO SEMBRARA QUE YA LO ESTA HACIENDO LA DISCORDIA ENTRE LOS TRABAJADORES, DÉ DISTINTAS RAZAS Y PUEBLOS. .por una mayor inversión estatal para reformas y mejores condiciones de vida y condiciones de trabajo se lleven a cabo en la óptica de la oposición irreconciliable entre el capital y el trabajo, y no en la perspectiva keynesiano de la colaboración de clases. > Notas: CAMARADA: GAMARRA, EL ARTÍCULO ES ESTUPENDO, PERO HAY QUE HACERLO MAS ACEQUIBLE A LOS TEABAJADORES Y ESCLARIFICAR BIEN LAS COSAS, PARA QUE SEA ENTEDIBLE POR LOS MÁS IGNORANTES, ESPERANDO QUE NO SE ENFADE, Y DANDOLE UN MOTON DE GRACIAS, COMO OBRERO QUE SOY.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s