ESTE AÑO 2017: ¡EL PUEBLO ANUNCIA MÁS Y MEJORES LUCHAS!

Editorial publicada en la edición impresa n° 55 de El Pueblo (Enero, 2017).

Durante el mes de diciembre, hemos vivido nuevas y más profundas muestras de la lucha de clases y la necesidad que tiene el pueblo de derrocar este viejo Estado burgués-terrateniente. No hay otro camino para construir una nueva sociedad al servicio de las masas y sus necesidades.

La administración de Bachelet ha lanzado una verdadera cacería policial contra el pueblo mapuche. Ejemplo de ello es: la impunidad en el asesinato de Macarena Valdés en Panguipulli; la libertad para el paco que disparó a quemarropa su escopeta en contra del joven de 17 años, Brandon Hernández Huentecol (que ya estaba reducido en el piso); la prisión contra la autoridad mapuche, la machi Francisca Linconao (sin ninguna prueba); el baleo a quemarropa a dos comuneros, Renato Lincopan y Jorge Colil, que se trasladaban en su camioneta en la zona de Tranaquepe dejándolos con lesiones graves y los dos policías involucrados, sólo con arresto domiciliario; etc.

Todos estos son hechos que responden al alza de la lucha en los territorios mapuche y NO SON CASOS EXCEPCIONALES, como gustan explicar las fuentes policiales, si no que al contrario, evidencian que el viejo Estado mantiene su plan de vio­lencia escalonada, definido por el difunto General Bernales.

Al mismo tiempo, la justicia ha decretado el perdonazo a la corrupta nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, para que pue­da salir hacia Estados Unidos. Sabiendo que su condición de miembro de la familia presidencial la pone por sobre la justicia, en un acto de burla y junto a Sebastián Dávalos (hijo de Bachelet), celebraron bailando en los tribunales.

Los Tribunales de Justicia vieron desfilar también a uno de los dueños de Chile: Andrónico Luksic, quien se querelló contra un diputado por haber sido llamado “hijo de puta”. A la salida de los tribunales, Luksic tuvo que salir custodiado por los pacos y sus guardaespaldas personales en medio de los insultos y objetos que le arrojaban los activistas que se resisten a la construcción de Alto Maipo y las personas que se encontraban en el lugar.

Respecto a los justos y justificados ataques a Luksic, la falsa comunista Camila Vallejo respaldó a este empresario chupasangre y vendepatria, criticando las protestas de las masas de esta manera: “es condena­ble siempre este tipo de situaciones. Más allá de las opiniones personales (…) lanzar una piedra o cualquier material, que pueda terminar en una herida o en una situación de muerte, es condenable”. (…) Estos hechos requieren la condena, porque estas formas no son las adecuadas en democracia para mostrar el rechazo a una persona o institución.”

Estos dichos demuestran que, a mayor lucha popular, más grande es la desesperación del oportunismo y el revisionismo (falsos comunistas) por defender a sus patrones y financistas electorales. Recorde­mos que fue precisamente Luksic, quien como dueño del Banco de Chile, entregó al matrimonio Dávalos-Compagnon el préstamo por $6.500 millones, el día después de que Bachelet ganó las elecciones presidenciales. Es decir, hay un estrecho lazo entre la gran burguesía y el gobierno de Bachelet. Por ello, Camila Vallejo sale a defenderlo, aparentando ser comunista y dejando en evidencia que el P”C” es parte del “Partido Único” (Chile Vamos + Nueva Mayoría) que defiende con uñas y dientes a los enemigos del pueblo.

Los explotadores se unen en su causa común para arrancarnos más riqueza, los oportunistas se sacan la máscara y actúan a todas luces como defensores de la opresión y la explotación. A nosotros, a los trabajadores, a los estudiantes, a las clases populares de Chile en general, nos corresponde avanzar en la organización y en la unificación de las luchas para enfrentar con unidad a los explotadores y sus lacayos.

Somos afortunados, vivimos tiempos gloriosos donde cada mes sintetiza todo un acumulado de luchas, donde ha quedado atrás el tiempo del temor. Las nuevas generaciones marcan el rumbo y con acciones le van demostrando a los más viejos que los que deben temer son los zánganos, los explotadores. Son tiempos en donde vemos que la audacia de la clase y el pueblo avanza, invalidando las viejas ideas, instituciones y clases sociales retrógradas, que no aportan al desarrollo de los pueblos y que van camino a ser desplazadas de la historia, de una vez por todas.

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s