EL CRÉDITO CON AVAL DEL ESTADO EXPLICADO SENCILLAMENTE

Compartimos el análisis y explicación del CAE que realiza el blog “Economía Para Todos”, pues devela los mecanismos de acumulación que ejerce el capital financiero a través de la educación superior. Lo copiamos íntegramente, puesto que evidencia uno de los tentáculos más asfixiantes para las familias chilenas y que los estudiantes vienen combatiendo prácticamente desde su implementación. Tomando estos datos e interpretándolos desde el punto de vista revolucionario y democrático se puede profundizar la comprensión de por qué es tan odiado por las masas populares el sistema de educación superior en Chile.

“En la siguiente columna de Economía Para Todos intentaremos explicar una de las políticas públicas más polémicas de la última década: el Crédito con Aval del Estado (CAE). Una medida que abrió las puertas de la educación superior, pero a un costo que miles de chilenos resentirán durante gran parte de su vida. En tiempos donde la promesa de educación gratuita aun no es una realidad, el tema resulta ineludible. Y es que el comienzo de una nueva carrera presidencial, que tiene en carrera al ex Presidente responsable de esta política, imprimen más razones para considerar elemental el conocer, analizar y evaluar cuidadosamente los alcances de una iniciativa que fijó precios a la movilidad social.

La Educación Superior en 2005

A principios de la década de los 80′, bajo el gobierno de las Fuerzas Armadas, el Estado de Chile definió que las personas debían pagar por su educación. Al respecto se concibieron los grados académicos y títulos profesionales como bienes privados, adquiribles tras el pago de matriculas y aranceles a una institución de educación superior que contara con la aprobación del Ministerio de Educación. El Gobierno consideró que las personas estarían dispuestas a pagar por educación, toda vez que esta les permitiría aspirar a mayores salarios a lo largo de sus vidas laborales. Diversas organizaciones privadas también lo creyeron así, por lo que al cabo de pocos años se creó un verdadero mercado en torno a la educación.

Sin perjuicio que las personas debían financiar directamente la educación que desearan adquirir, el Estado decidió apoyar monetariamente a quienes lo “merecieran”. Al respecto el Gobierno brindó becas y créditos a estudiantes que acreditaran excelentes rendimientos académicos o precariedad económica del grupo familiar. Sin embargo el financiamiento estatal fue puntual y complementario.

Bajo estas directrices el mercado de la educación superior en Chile se desarrolló aceleradamente. A 2005 el arancel promedio de universidades estatales era aproximadamente $1.572.000 pesos de 2006, el más alto de América Latina y el quinto más alto de los países OCDE. En contraste ese mismo año Argentina, Brasil, Cuba, Guatemala y Venezuela mantenían un sistema “gratuito” de educación, donde el Estado brindaba completo financiamiento, permitiendo así que las personas no desembolsaran dinero directamente a los planteles. El gasto en educación del Estado chileno era diametralmente distinto. En 2005 un 14% del presupuesto fiscal fue destinado a educación, mientras que para el mismo año el promedio de los países OCDE fue de 24%. La contribución económica del Estado a la educación superior ascendía a 0,3% del PIB, mientras que el promedio de la OCDE era de 1,3%. Esto posicionó a Chile como uno de los países con mayor costo de la educación, al mismo tiempo que posicionó a nuestro Estado como uno de los menores contribuyentes al financiamiento de esta.  

Al respecto las autoridades de la época reflexionaron sobre como la educación superior contribuiría al crecimiento, desarrollo y equidad económica del país. Dado esto se propusieron aumentar las posibilidades de acceso de estudiantes a universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, sin trastocar la calidad de los establecimientos. En este contexto surgió el Crédito con Aval del Estado (CAE).

EL CAE: CRÉDITO CON AVAL DEL ESTADO

2.jpg
Sergio Bitar, Ministro de Educación (2005) y Ricardo Lagos, Presidente de Chile (2000-2006)

Al año 2005 costear la educación superior era una tarea difícil. Era indispensable poseer dinero propio suficiente para costear las altas matriculas y aranceles vigentes a la fecha. De no ser así las opciones eran limitadas: postular a becas y créditos.

Las becas han sido asignaciones directas no reembolsables que otorga el Estado. Frecuentemente han estado enfocadas a alumnos egresados de enseñanza media con altas calificaciones, y/o quienes obtuvieron alto puntaje en la prueba de admisión (PSU). Con todo, se ha privilegiado a estudiantes pertenecientes a los grupos socioeconómicos más bajos de la sociedad. Si bien con el paso del tiempo el aumento de recursos propició que los requisitos de postulación fueran puntajes y calificaciones accesibles, estos recursos no eran suficientes para lograr una amplia cobertura. Con todo, si bien las becas estaban dirigidas a los alumnos que decidieran estudiar en cualquier institución acreditada, fuera privada o estatal, no era sorpresa que finalmente el beneficio se dirigiera mayormente a alumnos de instituciones estatales y privadas tradicionales (miembros del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, CRUCH). Así es que el concurso de becas planteaba un escenario de alta competencia por recursos escasos asignados con posibles favoritismos.

La segunda opción para financiar los costos de la educación superior era la postulación a un crédito o préstamo estatal denominado “Fondo Solidario de Crédito Universitario(FSCU). Esta alternativa de financiamiento sólo estaba disponible para alumnos de universidades estatales y privadas tradicionales (CRUCH). Los requisitos eran pertenecer a los 3 quintiles más bajos de la sociedad y haber obtenido un puntaje mínimo de 475 puntos en la PSU. El financiamiento consistía en el préstamo de la totalidad o una parte de los recursos necesarios para estudiar en una universidad del CRUCH. A cambio los estudiantes debían devolver el préstamo en cuotas mensuales, las que acumulaban intereses a razón de 2% + UF. El crédito se comenzaba a pagar después de 2 años de la fecha de egreso, por un periodo de entre 12 hasta 15 años. Si al cabo de 15 años la persona no alcanza a pagar la totalidad de la deuda, esta será condonada y asumida por el Estado de Chile. El año 2005 más de 120.000 alumnos pudieron acceder a este crédito.

4.jpg

Bajo este contexto el Gobierno propuso una tercera alternativa de financiamiento: el Crédito con Aval del Estado (CAE). Esta ley fue aprobada por el Congreso Nacional y promulgada el 1 de junio de 2005. El CAE consistía en préstamos provistos por bancos comerciales con miras a financiar un programa de educación superior. A diferencia del Crédito Fondo Solidario, el CAE podía ser adjudicado a alumnos pertenecientes a universidades privadas no tradicionales, siempre y cuando estuvieran acreditadas y estuvieran adscritas a este sistema de financiamiento. El préstamo consistía en recursos anuales renovables, los que podían alcanzar el total del arancel referencial establecido año a año por el Mineduc. Este arancel es una estimación del Estado de lo que cuesta una carrera, frecuentemente siempre más bajo al arancel real de una carrera. El crédito se comenzaba a pagar en cuotas mensuales que comenzaban a regir luego de 18 meses después del egreso, en un plazo de 10, 15 o 20 años. Sin embargo el préstamo acumulaba intereses a razón de 6,1% + UF. Con todo, si un estudiante no logra pagar todas las cuotas al cabo del plazo convenido, la deuda no será condonada.

EL PRECIO DE LA MOVILIDAD SOCIAL

Para estimar el nivel de endeudamiento asociado al CAE recurriremos a nuestro amigo fiel amigo Snoopy. Supongamos que Snoopy desea estudiar Ingeniería Comercial en la Universidad Peanut’s. Esta puede ser estatal, privada tradicional o privada no tradicional. Lo relevante es que el establecimiento está adscrito al sistema de Crédito con Aval del Estado (CAE). El costo anual de la carrera asciende a 103 UF, sin embargo el Ministerio de Educación considera que su costo de referencia es sólo de 100 UF. Lamentablemente Snoopy no posee dinero para cubrir este alto arancel, por lo que solicita un CAE por el máximo monto posible de postulación: el arancel de referencia de 100 UF. Una vez aprobado, Snoopy posee gran parte de los recursos necesarios para poder estudiar Ingeniería Comercial en la Universidad Peanut’s. Gracias al CAE sólo debe aportar de su bolsillo las 3 UF anuales que no cubre el crédito, pues las 100 UF restantes se las facilitará un banco.

Transcurre un año y Snoopy es un alumno destacado. Sin embargo, para poder continuar estudiando, necesita renovar el crédito y solicitar nuevamente 100 UF para costear el segundo año de la carrera. El proceso resulta casi automático y se repite durante los 5 años de duración de la carrera. Al cabo de este plazo Snoopy terminó solicitando 500 UF en total, a razón de 100 UF por cada año, mientras que pagó 15 UF de su bolsillo por el saldo no cubierto por el CAE, a razón de 3 UF por año. Dado este sistema de financiamiento pudo egresar y titularse como ingeniero comercial.

Finalmente, tras 1 año y medio desde la fecha de egreso de la universidad, Snoopy recibe una carta del banco. La misiva le notifica que debe comenzar a pagar las cuotas del CAE, crédito que le permitió estudiar en la universidad. La sorpresa del ingeniero comercial explota cuando se da cuenta que el plan de pagos implica 240 cuotas de 4,73 UF, las que totalizan una deuda de 1.135 UF. Esto representa más del doble del dinero solicitado durante los 5 años de carrera: las 500 UF. Al respecto Snoopy no duda en sacar su calculadora financiera para corroborar la veracidad de este balde de agua fría.

EL SUEÑO DE LA CASA PROPIA

6.jpg

Snoopy requirió 100 UF para su primer año de universidad. Mientras el esforzado can asistía a clases, rendía sus certámenes y aprobaba sus asignaturas, las 100 UF acumulaban intereses, totalizando a final de año una deuda de 106,1 UF. Este saldo resulta de aplicar el interés anual del CAE mencionado en párrafos anteriores: un 6,1%.

El segundo año Snoopy solicitó 100 UF adicionales para poder seguir estudiando. A esas alturas el perruno ya acumulaba una deuda de 106,1 UF, a las que se sumarían las nuevas 100 UF solicitadas. Así nuevamente los intereses hicieron lo suyo, pero note que esta vez sobre toda la deuda acumulada: 206,1 UF (100 UF del segundo año + 106,1 UF acumuladas a final del primer año). De esta forma el saldo al final del segundo año sería de 218,7 UF. Note que hasta el minuto llevamos un total de 18,7 UF adicionales a los recursos solicitados. Esto corresponde a intereses de 6,1 UF en el primer año y 12,6 UF en el segundo. Recuerde que los intereses del segundo año fueron superiores a los del primero ya que se aplicaron sobre una deuda que cada año sería mayor.

La lógica persiste para los siguientes 3 años. El detalle de los 5 años de carrera y los 18 meses posteriores al egreso se resumen en la siguiente tabla:

7.png

Al momento de comenzar el pago de cuotas mensuales, tras 6 años y medio de haber ingresado a la universidad, Snoopy adeuda 655 UF: 500 UF solicitadas más 155 UF de intereses. Sin embargo la deuda seguirá acumulando intereses bajo similar lógica descrita, a razón de 6,1% al año, dado que el ingeniero comercial se comprometió a realizar pagos mensuales sucesivos por los próximos 20 años. Así la deuda total asciende a 1.135 UF: 500 UF de monto solicitado más 635 UF de intereses. Al cabo de 20 años Snoopy habrá pagado más por intereses que por el costo real de la carrera cursada.

REFLEXIÓN

De acuerdo a la Encuesta Suplementaria de Ingresos 2015 del INE las personas que sólo cursaron educación hasta la enseñanza media ostentan un salario mediano de $301.222 pesos brutos. Tras un 20% de descuentos legales (AFP, Fonasa, seguro de cesantía y otros) se obtiene un sueldo mediano liquido de $240.978 pesos. En contraste, las personas que cursaron educación universitaria aspiran a un salario mediano de $652.648 pesos brutos. Tras los descuentos legales se obtiene un sueldo mediano líquido de $522.118 pesos.

El valor de la UF a la fecha de la publicación de esta columna asciende a $26.224. El arancel de referencia de Ingeniería Comercial en la Universidad de Concepción a la misma fecha asciende a 126 UF. Considerando que un estudiante solicita el monto máximo, a la tasa de interés vigente al inicio del CAE, se compromete a pagar cuotas de 5,96 UF. Esto equivale a $156.295 pesos mes a mes. Podemos notar que el salario líquido adicional a obtener gracias a la obtención de un titulo profesional es de $281.140 pesos, resultado de restar al sueldo mediano de un universitario el sueldo mediano de una persona sin estudios superiores. Tras servir el pago del crédito, se obtiene que durante 20 años las personas aspirarán a una renta adicional real de $124.845 pesos.

8.png

La evidencia corrobora que la educación superior es beneficiosa para la sociedad, toda vez que contribuye a impulsar la productividad, el emprendimiento, la innovación, la calidad, la democracia y los hábitos. En lo puntualmente económico, dichos beneficios justifican que las empresas paguen mayores salarios a una persona con estudios superiores, toda vez que agregan valor a la organización. Sin embargo, si bien la decisión de endeudarse y estudiar resulta rentable, la pregunta que resulta del estudio de las cifras es: ¿Cuán rentable?

El análisis nos invita a concluir que en Chile la movilidad social tiene un alto precio, el que se duplica cuando se hace con recursos prestados. Un precio que reporta ingresos a universidades y bancos, casi en similar magnitud, a costa de discretos incrementos salariales para las personas. Si la educación reporta beneficios para la sociedad en su conjunto (gobiernos, organizaciones y familias) la pregunta que cabe hacerse es: ¿No debiera ser financiada en conjunto? La evidencia invita a pensar que hoy no es tan así.”

Anuncios

COMUNICADO EN RECHAZO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA HUELGA DE VULE

Rechazamos la criminalización de la huelga de los Trabajadores de Vule, del Transantiago

Las organizaciones sindicales del Transantiago, abajo firmantes, impulsamos, solidarizamos y apoyamos a la Huelga legal de los Trabajadores de la Vule, porque es una lucha justa y legitima por mejorar las condiciones salariales y laborales, que permanentemente son negadas por la patronal para seguir enriqueciéndose a costa nuestra.

Denunciamos la colusión del Ministerio del Transporte y los empresarios del Transantiago, que buscan impedir el legítimo derecho a huelga de los Trabajadores convirtiéndose en el principal rompehuelga, presionando y obligando a los Trabajadores a prestar y reemplazar los servicios en huelga de la Vule. Pero aún más, mueven a sus “soldados” a aquellos trabajadores desclasados, que se ponen al lado de la patronal, para agredir a los trabajadores en huelga. Hacemos responsable al Ministro Lobos por el atropello de un trabajador en huelga, con un bus de Subus que estaba haciendo un servicio de la Vule.

También denunciamos al Gobierno y al Ministerio por la criminalización de la Huelga, su intento de aplicar sus leyes represivas contra trabajadores y dirigentes para desbaratar el movimiento en ascenso de los Trabajadores de Vule y del Transantiago. Con ello buscan acallar también a los Trabajadores para imponer las nuevas licitaciones que garantizan a las actuales empresas el negocio, entregándole más plata (plata de todos los chilenos) y que va encarecer el Transantiago.

Llamamos a los trabajadores y sindicatos del Transantiago, a los trabajadores y sindicatos en general, a las organizaciones sociales a solidarizar y apoyar aún con más fuerza la huelga de los Trabajadores de Vule.

¡No a la criminalización de la huelga!

¡Por la unidad de los Trabajadores del Transantiago!

¡A solidarizar y apoyar la huelga de los trabajadores de Vule!

  • Sindicato 42 y 8, Vule (en huelga)
  • Sindicato 36 Sintral, Vule
  • Sindicato San José Subus Chile
  • Federación Fenattrans
  • Federación Alsacia
    • Sindicato Sintral
    • Sindicato Central 2
  • Federación Coordinadora del Transantiago:
    • Sindicato Elías Lafertte, RedBus
    • Sindicato ALuchar, Express
    • Sindicato Sintrans, Express
  • Sindicato Trabajadores Unidos, Express
  • Coordinadora de Trabajadores del Transantiago

Contactos:

Sergio Muñoz, Pdte. Sindicato 42 Vule: +56 9 7482 0180

Claudio Ulloa, Sindicato 8 Vule: +56 9 5722 9484

Stgo., 16 de enero del 2017

 

MUNICIPALIDAD DE RECOLETA QUITA TIERRAS A INDIANISTAS

La organización CONACIN (Coordinadora Nacional de Indianistas) agrupa a distintas etnias y mestizos con pertenencia indígenas. Desde hace 16 años desarrollan un trabajo en el Cerro Blanco (Recoleta), el cual les fue entregado en comodato por el SERVIU (Servicios de Vivienda y Urbanización).

La comunidad lo ocupa desarrollando labores culturales, sociales y de agricultura y, a pesar de llevar años trabajando para organizar y mantener el espacio, la municipalidad decidió suspender el comodato y reorganizarlo, dando esta concesión sólo a quienes tengan un carnet que acredite su condición de indígena, lo que la agrupación considera un acto discriminatorio, pues no todos quienes la componen tienen esta acreditación otorgada por la CONADI (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena), ni se conocen los criterios que se utilizan para obtenerlo.

Bajo la consigna #somos cerro blanco, denuncian el oportunismo de la municipalidad que bajo la careta de reorganizar, busca quedarse en propiedad de un terreno por el cual nada han hecho. No es justo que quiten un terreno en el cual, por casi dos décadas, han desarrollado e invertido trabajo y tiempo.

Periódico El Pueblo saluda a quienes se organizan y luchan contra el viejo Estado, quienes se aprovecha de la producción de los espacios por parte de las masas y los expropia a su beneficio. Para más detalles, vea la siguiente entrevista con una de sus representantes:

 

 

NADEZHDA KRÚSPKAYA: ¡LA AGONIA DEL CAPITALISMO YA HA COMENZADO!

Publicado en la edición impresa n° 55 de El Pueblo (enero 2017).

NADEZHDA KRÚSPKAYA: ¡LA AGONIA DEL CAPITALISMO YA HA COMENZADO!

Nadezhda Krúpskaya pasó a la historia por ser una combatiente de la clase obrera y, al mismo tiempo, fiel compañera y ayudante de Lenin. Tuvo gran importancia en la dirección del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (P.O.S.D.R.), que después paso a constituirse como Partido Comunista (bolchevique).

Krúpskaya tuvo la capacidad de ver la necesidad y la importancia de una educación científica al servicio del pueblo, dedicando parte importante de su vida a conseguirla. Dirigió la creación de un sistema profesional de bibliotecas en la Rusia bolchevique, como parte del plan de erradicar el analfabetismo entre la población, uno de los pilares del avance de la revolución socialista.

índice.jpg

Su educación política

Nadezhda K. Krúpskaya nació el 26 de febrero de 1869 en San Petersburgo, en el seno de una familia aristocrática empobrecida, sin demasiados recursos económicos. A pesar del empobrecimiento de la familia, recibió una buena educación en el Colegio de Mujeres de San Petersburgo y se preparó para ejercer de profesora.

Su actividad revolucionaria comenzó a los veinte años, cuando conoció a los obreros en los lugares donde impartía clases. Es aquí donde entró en contacto con los círculos de estudio marxistas y se introdujo por primera vez a uno de ellos, comprendiendo, entonces, que la revolución es la única forma para transformar la vida del pueblo.

Esta decidida mujer no solo deseaba obtener conocimientos, sino también trabajar y aplicar el marxismo. Nadezhda comprendió rápidamente lo fácil que resultaba, sobre la base del marxismo, comprender y enseñar las cosas más difíciles a los obreros. Pues, las condiciones de vida de los obreros les permiten comprender el marxismo, su propia doctrina.

images.jpg

Compañera de Lenin

En 1894 conoció a Vladimir Ilich (Lenin) y trabajaron juntos en la impresión de propaganda. Juntos editaron una revista ilegal de propaganda y organizaron a los obreros de las fábricas textiles para la huelga. Fue entonces, que al calor de la lucha por la emancipación de la clase obrera, nació su amistad y amor.

Este amor acabó en la unión de iguales, siendo ambos partidarios de la organización de los trabajadores, creando sindicatos, contribuyendo a la liberación de los trabajadores de la explotación, comprendiendo y apoyándose mutuamente. Con gran energía, coraje, fuerza y optimismo, Krúpskaya se mantuvo firme en el desarrollo de las tareas revolucionarias, a pesar de las reiteradas detenciones que sufrieron junto a su compañero Lenin (o a solas).

Desde 1917, Krúpskaya se dedicó con mucha fuerza a la enseñanza, realizando investigaciones permanentes por elevarla, mejorar el trabajo de los agitadores y propagandistas del Partido. Para ella fue un trabajo amado y lo consideró de gran importancia, ya que, para consolidar la Revolución de Octubre, los obreros y los campesinos debían adquirir y desarrollar conocimientos. Sin el estudio teórico no se puede comprender la misión histórica del proletariado y el pueblo, como tampoco sus formas de actuar.

Su trabajo estuvo estrechamente ligado a la agitación y propaganda. Fue una mujer que se puso al servicio de las masas, entregando los conocimientos que aprendía del marxismo. Activista y agitadora hasta más no poder, explicó en los mítines y reuniones con los trabajadores, que con la firmeza y disciplina proletaria se puede transformar la vida.

RUSkrupskaya2.JPG

lenin_krupskaya_4.jpg

Su especial preocupación por los niños

Los Jóvenes Pioneros eran una organización comunista infantil que organizaba a los niños mayores de 11 años. Nadezhda puso un gran esfuerzo en organizar a los niños que quedaban a su suerte y vagaban, cayendo en las calles, mientras sus padres obreros trabajaban en las fábricas.

La agrupación tenía como misión inculcar entre sus miembros un espíritu colectivo, compartir entre sus miembros las alegrías y pesares, no ser individualistas, considerarse siempre parte de la organización, inculcarles el amor por el trabajo y así formar una conciencia comunista, reafirmándolos como miembros de la clase obrera.

Este tipo de organización infantil permitió que los niños usaran sus energías en acciones colectivas, que desarrollaran iniciativa e inteligencia, además del espíritu de solidaridad de clase.

La organización de los Jóvenes Pioneros nos enseña que debemos luchar con todos, incluidos los niños, por su propia felicidad y su futuro. Esta es la principal tarea de todos los revolucionarios que actuamos por el triunfo del proletariado sobre el enemigo principal: el imperialismo y sus lacayos.

nadezhda-krupskaya-among-pioneers-b95jyf.jpg