OTRA ESCUELA MÁS OCUPADA COMO CAMPAMENTO POLICIAL EN TERRITORIO MAPUCHE

Compartimos la declaración pública del Movimiento en Defensa de los Ríos del valle de Elicura donde denuncian que otra escuela se suma a la lista de instituciones ocupadas por el GOPE (Grupo de Operaciones Policiales Especiales) para reprimir, perseguir, amedrentar y servir al capital comprador, burocrático y feudal, al imperialismo y sus títeres locales.

“Declaración Pública:

Primero fue Pailahueque de la comuna de Ercilla, en La Araucanía, después el Liceo de Purulón en Los Ríos, ahora es el turno de Contulmo en el sur de Arauco, Región del Bío Bío. Tercer establecimiento educacional que es utilizado por el contingente policial enviado por el Ministerio del Interior a las zonas de conflicto, para dotar a las forestales de más protección.

En este caso, hay una pequeña diferencia, el establecimiento educacional es municipal, o sea, es administrado en su totalidad por una institución del Estado. Un contingente indeterminado de la nueva Prefectura Control y Orden Público está alojando en dependencias de la Escuela San Luis de Contulmo. Además de estar poblando de carabineros que están “haciendo vida” en el sector (durmiendo en hostales y residencias locales), están usando la escuela para alojar y guardar vehículos policiales. Todo esto, con el permiso del sostenedor del establecimiento, el alcalde (UDI) Mauricio Lebrecht Sperberg, el que además tiene una empresa que presta servicios forestales. La decisión de facilitarle dependencias de la Escuela a fuerzas especiales no fue discutida con el concejo municipal, fue una decisión tomada arbitrariamente por el alcalde e informada a la comunidad de manera solapada a través de una red social.

La Escuela San Luis es la escuela básica más grande de la comuna, sus instalaciones colindan con un jardín preescolar y con una sala cuna Integra. Estos tres establecimientos tienen en su patio trasero a un campamento policial, cuyos efectivos se pasean con trajes militares y armamento de guerra, violentando simbólicamente a la comunidad bajo el silencio de la dirección de la escuela, de la Dirección de Educación Municipal DAEM y la Fundación Integra. Esta situación viene a agravar la violencia racista que ha demostrado tener carabineros con la infancia mapuche. Esta vez se violenta también a todos los niños que viven y comparten los espacios que se supone están para protegerlos y educarlos. Uno de los argumentos que se escucha es que la ocupación de las dependencias es sólo en época de vacaciones, sin embargo, la escuela San Luis tiene una escuela de verano que agrupa a decenas de niños y niñas bajo diversas actividades recreativas y además sirve de alojamiento para decenas de niños, niñas y adolescentes que son parte de las orquestas que participan de la Semana Musical de Contulmo, por lo que este argumento se desmorona por completo.

La dirección provincial de Educación, ya recibió un reclamo anónimo a propósito de este tema, sin embargo, se quedaron con el reclamo en el escritorio y no se hicieron parte de ésta, quedando una vez más como cómplices y facilitadores de la vulneración de derechos de los niños, niñas y adolescentes que tienen a cargo.

Este es otro ejemplo más que cómo el Estado chileno, sobrepone los intereses empresariales de “seguridad” por los derechos de la gente que está viviendo en los territorios. Nuevamente se muestra el gasto que está haciendo el estado, en recursos de infraestructura para que la policía militar se inserte en los pueblos, ciudades y villorrios para cuidar los predios forestales en conflicto con las comunidades mapuche en resistencia.

Lo indignante e interesante es que su modo de operar no cambia, siguen entrando a los territorios evangelizando la naturalización de la violencia de estado, y qué mejor lugar que un colegio. El doble discurso es evidente. Por un lado hablan de intenciones de dialogo pero nos llenan de policía militar, se toman los colegios y las calles como si nos cuidaran de los depredadores, y no. Los depredadores son los que les dan las órdenes de allanar, de balear menores por la espalda, de cargar con municiones a comuneros mapuche, de torturar, de custodiar a una mujer engrillada que está pariendo, o de apresar a una autoridad espiritual del pueblo mapuche.
El contingente que llegó a Contulmo está para reprimir al pueblo mapuche, la “guerra” es contra la nación mapuche para apoderarse de sus recursos naturales y entre los daños colaterales tenemos a cientos de niños, niñas y adolescentes mapuche y no mapuche, conviviendo con hombres preparados para la guerra.

A 8 kilómetros de Contulmo, se encuentra el valle de Elicura. El año pasado se levantó un movimiento de resistencia contra Hidrowatt, empresa hidroeléctrica que pretende instalar tres centrales de paso, interviniendo los ríos Provoque y Elicura, afluentes que alimentan el lago Lanalhue, hoy contaminado y en serio riesgo de extinción.

El Movimiento en Defensa de los Ríos del Valle de Elicura en conjunto con algunas comunidades del sector, se encuentran en potencial conflicto con esta empresa española, la que además tiene comprados los derechos de exploración minera del cordón montañoso que rodea el valle, concluyendo así que la energía que pretenden generar con las centrales de paso son para solventar trabajos de explotación minera en un futuro cercano.

Por lo visto, una vez más el Estado, a través de su complicidad, financiamiento y facilitación de infraestructura pretende alimentar el negocio extractivista de las grandes empresas nacionales y extranjeras, ahora instalando un campamento del Gope en una escuela para reprimir la resistencia en el valle de Elicura y en todo el territorio en conflicto de la comuna de Contulmo. Hay que añadir también los violentos y constantes controles carreteros que los habitantes del sur de Arauco deben soportar como consecuencia de la militarización de la zona. Policías del Gope, armados con subametradoras, realizando labores de tránsito es también parte del escenario cotidiano que pretenden naturalizar.

Frente a esta situación, creemos que el municipio de Contulmo, la Dirección Provincial de Educación y el Alto Mando de Carabineros y la gobernación de Arauco deben dar una explicación a la comunidad. No es posible que con todo el recurso económico que el Estado gasta en protección policial para cuidar los predios de las forestales Arauco (grupo Angelinni) y Mininco (grupo Matte), ahora sean instituciones educacionales las que también faciliten infraestructura para proteger el negocio de estas dos familias y así reprimir al pueblo mapuche.

¡¡¡ Fuera las forestales, hidroeléctricas y mineras de nuestro territorio!!!

¡¡¡Basta de militarización!!!

Movimiento en Defensa de Los Ríos del Valle de Elicura. 

Contulmo, Wallmapu. 2017″

 

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s