AVANZA RECUPERACIÓN DE TIERRA: ¡VIVA LA COMUNIDAD AUTÓNOMA LIKANKURA!

Publicamos importante colaboración de estudiantes revolucionarios que expone la situación de la comunidad en lucha de Likankura.

“El pasado miércoles 22 de marzo, peñi, lamien, pichi ke che y wuenuy con una alta disposición y compromiso con la recuperación territorial, dieron marcha hasta llegar al fundo Rankilko. Una vez en el lugar, con gritos y vivas, se dispuso el funcionamiento de la recuperación, instalando las banderas y preparándose para la represión de latifundistas y carabineros. Ya con la salida del sol, una amplia meseta de suelo esponjoso y rico rodeado por bastos desiertos verdes de monocultivo forestal de la empresa Mininco, se dejaron ver.”

“Avanza la recuperación de tierras: ¡Viva la comunidad Autónoma Likankura!

La comunidad Autónoma Likankura ubicada en Collipulli, región de La Araucanía, está reivindicando el fundo Rankilko ubicado en el límite sur de la región del Biobio, que cuenta con más de 1000 hectáreas cultivables de un rico suelo trumao sobre el cual se siembra actualmente trigo, avena, RAP´s, entre otros, además de existir un amplio menoco con árboles nativos. El actual propietario del fundo arrienda dichos suelos a una “asociación de agricultores”, latifundistas, quienes administran el predio. Este fundo pertenece ancestralmente a la comunidad Autónoma Likankura, en el que se han encontrado restos de su cultura como tokikura, y han realizado allí múltiples acciones como instalación de rewe, construcción de casas, plantación, entre otros. Todo ello devela la imperiosa necesidad de volver a sus tierras y desarrollarse como pueblo sin las ataduras de este viejo Estado.

El pasado miércoles 22 de marzo, peñi, lamien, pichi ke che y wuenuy con una alta disposición y compromiso con la recuperación territorial, dieron marcha hasta llegar al fundo Rankilko. Una vez en el lugar, con gritos y vivas, se dispuso el funcionamiento de la recuperación, instalando las banderas y preparándose para la represión de latifundistas y carabineros. Ya con la salida del sol, una amplia meseta de suelo esponjoso y rico rodeado por bastos desiertos verdes de monocultivo forestal de la empresa Mininco, se dejaron ver. Buen humor y alegría se percibía en cada uno de los participantes, seguros de la victoria y la futura conquista de su territorio, no sólo para ellos sino para todo el campesinado pobre mapuche y chileno, que con el ejemplo de Likankura, se sumaría a la acción. Pasadas unas horas, una decena de latifundistas en lujosas camionetas se avizoraron a lo lejos y dos de ellas se dirigieron sin pausa hacia los miembros de la comunidad. Un oficial de carabineros acercándose, intentó persuadir a la werkén de la comunidad lamien Grisel Ñancul de desistir la recuperación y que carabineros “sólo cumplían con su deber, que no es nada personal”. El latifundista representante de la “asociación de agricultores” con pistola al cinto se paseaba atrás  nervioso, mientras sus familiares tomaban registro en sus celulares y tablets de última generación. Con decisión e ímpetu la lamien justamente declaraba los derechos ancestrales sobre el territorio, del asesinato de sus antepasados, la férrea resistencia ofrecida, y la nula voluntad de los Gobiernos y todos sus representantes por darles respuesta positiva. Múltiples toques de kulkul, afafanes y gritos, orquestaron el diálogo, dejando muy en clara la disposición del pueblo a luchar por la recuperación. Pasadas unas horas y luego de la preparación de la resistencia, la polvareda a unos 2 km hacía notar la caravana de una treintena de camionetas patronales, 2 buses de carabineros, retenes móviles, y camionetas de fuerzas especiales. Con prepotencia bajaron los defensores de los monopolios de grandes burgueses y terratenientes, apertrechados con escudos, cascos, rifles, cámaras y chalecos antibala, tomando presas a 3 lamien de la comunidad, quienes con decisión cogieron las banderas regadas con la victoriosa sangre del pueblo en lucha. ¡Vivan las mujeres mapuche!¡Viva la comunidad Autónoma Likankura! Fueron las consignas de estas mujeres populares que son ejemplo de emancipación.

La represión se dejó caer, pero la comunidad y wuenuy no se retiraron sin antes luchar. Finalmente todos asistieron a la 2° comisaría de Mulchén, en donde estaban las lamien detenidas por los trewua, siendo liberadas alrededor de las 22 horas, con gritos, vivas, afafanes, y las palabras de éxito y persistencia de la werkén.

Esos fueron los hechos que con lucha y organización se plasman en contra del latifundio y el viejo Estado, contra sus guardianes: el imperialismo yanqui, latifundistas y gran burguesía; y alumbran al pueblo el camino que han de seguir: el barrimiento del latifundio y la semifeudalidad con guerra agraria, guerra popular para la conquista del Poder. Esta es la verdadera Autodeterminación de las naciones, que únicamente ha de obtenerse con la unidad del pueblo mapuche y chileno en contra de sus explotadores dirigido por un verdadero Partido Comunista, único que ha demostrado en los hechos una dirección consecuente de las masas.”

Anuncios

HOMENAJE A NORMA VERGARA CÁCERES: DECISIÓN, VALENTÍA Y ENTREGA EN LA LUCHA

Hoy son 24 años desde el asesinato de Norma Vergara por fuerzas policiales, que la masacraron intentando acabar con el ejemplo de lucha que encarnaba entre quienes la conocían. Norma era una mujer combatiente que participaba del Movimiento Juvenil Lautaro y hoy queremos recordar su decisión, lucha, valentía y entrega por los más pobres de nuestro país, pues sabemos que es una llama que no se apagará jamás. 
Publicamos Nota que el colectivo Kamina Libre difundió el año 2003 y una canción que  compusieron en su homenaje.

En la tarde del 26 de marzo de 1993 la Dirección de inteligencia policial de carabineros (DIPOLCAR) llevó a efecto en el centro de Santiago una operación de aniquilamiento en contra de una escuadra de las Fuerzas Rebeldes y Populares Lautaro (FRPL), que estaba reunida en un restorán en las inmediaciones de San Diego con Victoria y que había sido detectada como resultado de una intensa labor represiva en torno a todas las estructuras integrantes el MAPU- Lautaro, organización que en ese entonces desarrollaba una continua actividad político-militar de resistencia anticapitalista; en dicha acción cobarde y mientras se subía a un automóvil junto a dos compañeros que con posterioridad fueron detenidos fue ultimada Norma Vergara Cáceres a consecuencia de un impacto de bala en su pecho disparado a distancia y sorpresivamente por un tirador escogido, negándole así la posibilidad de responder en un acto de legítima defensa.

Norma era una joven y linda mujer de mirada intensa a quien con justeza llamamos “ojitos de luna”. De origen campesino, al momento de su asesinato, recién había cumplido los 27 años de edad. Ella llegó a Santiago a la población Santa Adriana siendo una niña, junto a su numerosa familia, inmediatamente después del 11 de septiembre de 1973 y como resultado de la detención de su padre, quien era dirigente sindical en la zona de El Monte-Melipilla y miembro del MAPU Obrero Campesino.

Desde pequeña, integró grupos folclóricos que tenían por finalidad difundir la cultura campesina con un sentido de clase para articular la resistencia a la dictadura.

Ya en los ’80 comenzó a participar activamente en los centros juveniles de la zona sur de Santiago que eran espacios de reunión de la juventud popular combativa que alimentó con energía y decisión la lucha cotidiana por algo más que el fin del fascismo pinochetista. Con el correr de los años ingresó al Movimiento Juvenil Lautaro cuando esta organización de izquierda guevarista interpretaba de manera creciente una forma novedosa de inserción político social en poblaciones, liceos y universidades que atraía a quienes soñaban con un “Chile Popular”.

memoriaysubver.jpg

Los ya conocidos pactos de la Concertación con los milicos provocaron el reacomodo burgués para una mejor administración del capitalismo neoliberal y es así como con la farsa de la alegría que venía lograron la neutralización del amplio movimiento social y popular que se había tomado las calles y lo condijeron dentro de la legalidad fascista para forzar la salida de Pinochet a través de la participación electoral. Fue en este marco que “la chiquitita” como también la era llamada por sus compañeros reafirmó su decisión de combatir con todo esta maniobra de dominación sabiendo que en esta opción los desafíos eran mayores y los riesgos también.

A fines de 1990, mientras participaba en la recuperación y repartición de un camión de alimentos cerca de su población repele a balazos la acción represiva de carabineros, dando cuenta de un arrojo combativo que entre otras cosas hizo posible su integración a las escuadras de las FRPL; y desde comienzos de 1991 hasta el día de su caída desempeñó importantes labores de organización, planificación y concretización del quehacer cotidiano de guerrilla urbana cuestión que la hizo adentrarse en la inevitable circunstancia de la vida clandestina. Su entrega en la lucha revolucionaria la llevó a convertirse en un objetivo de especial atención para la maquinaria asesina del estado policial y en momentos en que participaba de la jefatura de las FRPL su punto de concentración era el rescate desde la ex Penitenciaría de Santiago de casi todos los prisioneros políticos para los cuales se estaba construyendo una cárcel de alta seguridad inédita en Chile por su dureza y que suponía un aislamiento total e inhumano junto a largas condenas que ella estaba dispuesta a evitar con todo lo que hacía, tenía y podía.

Han transcurrido 10 años desde que los pacos, con su muerte física quisieron eliminar cualquier vestigio de su presencia pero una vez más se equivocaron ya que no hicieron más que sembrar con su sangre semillas de insurrección que rebrotan como rabia organizada como muchas mujeres que se levantan nuevamente fuera de toda legalidad para empuñar bombas de odio contra el capital y es así que su presencia nos acompaña en el día a día de resistencia a la cárcel y nos alimenta de los nuevos esfuerzos concretos de construcción social popular y por ello hoy quienes fuimos sus compañeros y algo más así como quienes no la conocimos físicamente pero sí compartimos el legado de una mujer que empuñó las armas lejos de toda palabrería para decir con su ejemplo y con su práctica lo mismo que con fuerza hoy venimos a gritar… “Hasta más no poder luchar, luchar y luchar para hacer y ver la revolución social avanzar, crecer y perdurar”.

Desde núcleos y colectivos en la pobla, en la universidad, en la cárcel; desde espacios reales que a paso lento pero seguro multiplican la subversión con horizontalidad, autonomía, autogestión y dignidad, decimos que no somos uno sino que muchos los que reivindicamos con la misma fuerza de (2003).

Escrito en recuerdo de Norma Vergara Cáceres por parte del colectivo Kamina Libre tu acción y con la eterna alegría de tu mirada “chica ojitos de luna”.