BANGLADESH: 8 MILLONES DE NIÑOS EXPLOTADOS POR EL TERRORISMO CAPITALISTA

Tomado del blog Odio de Clase

Más de ocho millones de menores de 18 años trabajan en Bangladesh

3.jpg

Realizan jornadas completas, sin días de descanso y en condiciones infrahumanas

En Bangladesh, un 43,25% de sus 156,5 millones de habitantes vive en situación de pobreza extrema —con menos de 1,25 dólares al día—. Y un 80% de los que tienen un empleo subsiste con menos de dos dólares diarios. Gran parte de ese abultado porcentaje de miseria lo engrosan y sufren los niños, que representan un 40% de la población del país (más de 60 millones). El resultado: abundante mano de obra muy barata.

2.jpg

“No tengo tiempo de jugar”. Emon Hawlader se divierte tan solo los viernes por la tarde, el único tiempo libre del que dispone desde que empezó a trabajar hace dos años y medio como mecánico de vehículos. “Juego solo, tirando una pelota a la pared”, dice el chico tímido, triste y sucio de hollín y aceite de motor. Tiene solo 13 años, vive en una chabola de chapa de unos nueve metros cuadrados que comparte con los otros cinco miembros de su familia, sus padres y tres hermanas pequeñas, muy cerca de las vías del tren en un slum de Dacca, capital de Bangladesh. El crío es uno de los 168 millones de menores víctimas del trabajo infantil en el mundo y uno de los 7,9 millones niños obreros que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que hay en Bangladesh.

Emon Hawlader gana 1.500 takas (17,5 euros) al mes. A cambio, trabaja los 365 días del año, nueve horas diarias, aunque a veces alarga su jornada toda la noche si hay muchos vehículos que reparar. Aguanta las bofetadas, martillazos u otras agresiones de su jefe cuando se equivoca, y se lleva algún golpe en la cabeza cuando está debajo de un coche y hace algún mal movimiento. ¿Por qué un niño de 13 años está arreglando bujías y pistones en vez de jugando al fútbol con amigos en el recreo del colegio entre clases? El patrón dice que está aprendiendo el oficio y “sacándose un dinerillo mientras estudia”. “Sé que está prohibido, pero no le exploto”, apostilla. La madre explica que el sueldo del padre, ayudante de un conductor de camioneta, no da para comer y pagar el alquiler. Por eso, su hijo y la mayor de las chicas, de 11 años, trabajan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“De acuerdo con la legislación, los menores de 14 años no pueden trabajar. Y los que tienen entre 15 y 17 pueden ser contratados, pero no en empleos peligrosos para su salud física o mental”, apunta Shahid Mahmood en referencia a la Bangladesh Labour Act (ley del trabajo) de 2006 y la Child Labour Elimination Policy (NCLEP) aprobada en 2010. Pero tales leyes no se cumplen. Casi ocho millones de niños son la prueba; el 93,3% trabaja informalmente por salarios pírricos de entre 10 y 20 euros al mes, en condiciones infrahumanas y sin derecho alguno. “Y sabemos que el número ha aumentando desde entonces. Calculamos que ahora hay 10 millones, pues la población aumenta, hay más inmigración de las zonas rurales a la ciudad y los pequeños encuentran empleo más fácilmente para mantener a la familia”, abunda. Si esa cifra se confirmase más del 16% de los niños del país estarían en esta situación:

Anuncios

IRAK Y SIRIA: ESTADOS UNIDOS IMPONE EL TERROR CONTRA LOS PUEBLOS

*Foto portada: coche bomba de la resistencia nacional emboscó a las fuerzas serviles a los yanquis. Mosul, Irak, 16 de enero del 2017.

Publicamos nota antiimperialista de A Nova Democracia, quienes informan del genocidio llevado a cabo en Irak y Siria por el imperialismo, comandado por Estados Unidos, quienes llaman terroristas a todo aquel que se opone a sus intereses, tales como la resistencia nacional a la invasión norteamericana en Irak y Siria.

El  imperialismo yanqui sigue incrementando la matanza de las masas en Siria y en Irak, encubierta como “guerra contra el terrorismo” y “guerra contra el Estado Islámico”, con el objetivo inmediato de ahogar en sangre la resistencia nacional emprendida por los grupos armados en estos países.

En Siria, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos denunció el genocidio practicado por los yanquis entre los días 15 y 20 de marzo. Según la fuente, bombardeos efectuados en la provincia de Alepo y Al Raqa cosecharon la vida de por lo menos 85 civiles, entre mujeres y niños. Además de estos, otro bombardeo efectuado en Alyina, al suroeste de Al Atareb, dejó 58 civiles muertos.

La máquina de genocidio conocida como el Pentágono confirmó los bombardeos y afirmó, demagógicamente, que los ataques fueron destinados a posiciones de Al Qaeda en Siria.

También y según la misma fuente, desde el inicio de las sanguinarias operaciones en Siria coordinadas por Estados Unidos, en septiembre de 2014, por lo menos 890 civiles murieron en bombardeos, entre 212 niños -lo que los yanquis y otros imperialistas sorprendentemente califican como “terroristas”.

Ya en Mosul, en Irak, los imperialistas yanquis, utilizando como carne de cañón al ejército semicolonial iraquí, sigue intentando cerrar el cerco a la población que resiste contra el intento de invadir la zona oeste de la ciudad.

Según el grupo Reach, la situación en esta región por ocasión del cerco yanqui es “muy preocupante”. “Las personas que permanecen en la región oeste de Mosul sobreviven con reservas de agua y de comida cada vez menores”, observa el grupo.

LOS PELUCHES: GRAFITTI DE BAJOS DE MENA

En la jornada de grafittis y rap “La Pintamos, la Rapiamos” conocimos al colectivo “Los Peluches”, grafiteros que trabajan en diferentes poblaciones haciendo arte social y autogestionado con ideas, regalando color y sentido a las poblaciones olvidadas por el viejo Estado que sólo sirve a los más ricos del país. En esta ocasión, su magia nos lleva a una máquina de peluches que atrapa a distintos de ellos, de los cuales unos cuantos logran liberarse, escaparse del engranaje tortuoso, lo que simboliza cómo en las poblaciones se debe huir de la maquinaria enajenante, que para ellos es a través de la organización autogestionada del arte del grafiti.

IMG_5427

Rotka, uno de sus integrantes, nos relata en una entrevista cómo duplican e incrementan el trabajo en su población de Bajos de Mena, Puente Alto, donde la estigmatización y el abandono del Estado descarga todo su peso. Donde el Estado arrincona a los pobres formando guetos carentes de los servicios más básicos, tales como lo son los hospitales, la seguridad, entre otros, pero que a su vez revela con todas sus letras que la única salida del pueblo es tomar el toro por las astas y organizarse en lucha para conseguir sus derechos. Esta es la única salida para cientos de jóvenes y niños, donde el grafitti autogestionado contribuye a reunir a gran parte de la juventud del sector, logrando hacer un encuentro anual en Puente Alto.

Lo que se viene ahora, durante este viernes 31 de marzo, es su primera fiesta Pro-Fondos para el Meeting Bajos de Mena, la que tiene un valor de 1.000 pesos la entrada y será a pasos del metro Plaza Puente Alto. El meeting se realizará en la quincena de julio y como toda muestra de auténtico arte callejero es autogestionado, para no tener que mendigarle nada al mismo Estado que nos niega la vivienda, la tierra, la salud, la educación, el empleo, la pensión digna y un largo etcétera.

IMG_5426.JPG

En adelante la entrevista con uno de sus integrantes: