ATAQUE YANQUI CONTRA AFGANISTÁN: NINGUNA BOMBA APAGARÁ LAS ANSIAS DE LIBERACIÓN DE UN PUEBLO.

Este jueves 13 de abril, el gobierno imperialista yanqui reconoció haber lanzado sobre Afganistán, en la provincia de Nangarahar, un misil GBU-43/B MOAB, conocido como “la madre de todas las bombas”. Este intento de hacer retroceder la resistencia afgana, nuevamente ha despertado el odio de los pueblos del mundo hacia la guerra de rapiña imperialista.

El imperialismo yanqui lanza su ataque indiscriminado contra las masas de Afganistán.

El jueves 13 de abril el gobierno imperialista yanqui reconoció haber lanzado sobre Afganistán, en la provincia de Nangarahar, un misil GBU-43/B MOAB, conocido como “la madre de todas las bombas”.

Este explosivo de casi 9 metros, tiene una masa de 9.797 kilos y una fuerza equivalente a 11 toneladas de TNT, lo que la convierte en la bomba no nuclear más destructiva. La destrucción masiva e indiscriminada que resulta con la explosión de este misil, demuestran que es completamente falsa la declaración yanqui que afirma que su objetivo fue atacar específicamente los túneles en el distrito de Achin, provincia de Nangarahar, que utilizan las tropas del Estado Islámico.

Aun no se conoce el número total de personas asesinadas por el imperialismo yanqui producto de esta bomba de destrucción masiva. Sólo se ha dicho que han muerto decenas de militantes del Estado Islámico. Pero es imposible distinguir, luego de un estallido semejante, quién es miembro del Estado Islámico y quién no lo es, en circunstancias que la misma OTAN calcula que el número de sus militantes va de 1.000 a 1.500 personas, en un país de más de 33 millones de habitantes.

floods-s

¿Por qué el imperialismo yanqui lanza este ataque criminal sobre Afganistán?

Afganistán se ubica en el Sur de Asia, en una ubicación estratégica que permite entrar a China, potencia imperialista a la que el imperialismo yanqui mantiene acorralada. Pero sobre todo, Afganistán es un bastión de la resistencia antiimperialista. Su heroico pueblo enfrentó durante las décadas de los 70 y 80, la doble invasión imperialista de yanquis y rusos. En los 90 el imperialismo yanqui intentó controlar los grupos de resistencia, apoyando a los talibanes en contra de los rusos, y luego usándolos para controlar las plantaciones de amapola, propias de la industria de la droga y el narcotráfico.

A inicios del año 2000 quedó en evidencia que el imperialismo yanqui había perdido el control sobre los talibanes y que en Afganistán la resistencia tenía nuevo aires. Es por esto, que luego de invadir Irak, nuevamente volvieron a invadir Afganistán, como parte del plan por mantener el control militar sobre el sur de Asia y queriendo salir del dilema en el que se encontraban en Irak. Pero la invasión en Afganistán fue aún más desastrosa para los planes imperialistas,  ya que lejos de permitir una salida a las tropas de ocupación, se convirtió en un pantano desde donde los yanquis ni siquiera pudieron salir. Así, la resistencia se extendió también a Pakistán.

Hoy, en medio de la mayor crisis imperialista, el gobierno de Estados Unidos, intenta salir de la crisis desencadenando mayor guerra de rapiña y pillaje, con lo que, tal como en Siria, intenta apagar el incendio con bencina. Pero esto no es por una torpeza de Trump, sino porque no pueden hacer otra cosa, ya que está en la naturaleza del imperialismo hacer la guerra de rapiña. Pero así también está demostrado que esta guerra necesariamente despierta mayor indignación y resistencia antiimperialista de las masas de todo el mundo, y principalmente de las masas del país invadido militarmente.

 muyaidines

La resistencia  se agiganta

Desde Afganistán, el Partido Comunista (maoísta) declaró en octubre de 2016, que esta guerra imperialista y criminal de ocupación del país aún no ha terminado, a pesar de que el mismo Obama declaró públicamente que la ocupación terminaría el año 2014.

Los comunistas afganos denunciaron que los imperialistas yanquis pusieron un gobierno títere, el que se apoya también con las tropas militares estadounidenses acantonadas en numerosas bases militares, presentes en suelo afgano.

Frente a esta situación, el llamado que hacen los compañeros es a desarrollar la resistencia, obligando a las tropas de ocupación a retirarse completamente de Afganistán. Así, desde fines del 2016, en varias ciudades los combatientes anti imperialistas arrebataron el control a las fuerzas de ocupación. Además se han multiplicado los ataques a las fuerzas vivas del imperialismo y al gobierno títere en Kabul, capital de Afganistán. Como consecuencia, las zonas controladas por el imperialismo yanqui se redujeron de 63% el 2015, al 57% el 2016.

Es en este contexto, de pérdida de control de la zona y bajas en las tropas de ocupación, que Trump encabeza este nuevo ataque para amedrentar a las masas y darle esperanzas al gobierno títere pro-yanqui de Afganistán, que se hunde cada vez más, esperando un aumento de tropas invasoras.

Sin embargo, dentro de la resistencia afgana también existen contradicciones. A pesar de que el Estado Islámico combate a las fuerzas de ocupación, es un enemigo útil al imperialismo yanqui, y que viéndose acorralado intentará llegar a acuerdo con sus líderes, a fin de sofocar a las fuerzas verdaderamente democráticas y revolucionarias de Afganistán.

Por esta razón es tan necesario que los revolucionarios de Afganistán logren transformar la lucha antiimperialista en guerra popular de liberación nacional, por la conquista del Poder en todo el país, sumando a las masas en forma creciente a la lucha armada y confiando ciegamente en ellas.

Estamos plenamente convencidos que el pueblo de Afganistán, como parte de los pueblos oprimidos del mundo, vencerán al imperialismo y barrerán con burgueses y terratenientes apiñados en el gobierno títere, para comenzar su camino como una nación completamente libre. No hay arma ni bomba, por destructiva que ésta sea, que pueda detener las ansias de liberación de un pueblo. Aunque el misil imperialista lanzado este jueves provocó mucho daño, la verdadera madre de todas las bombas es la guerra popular dirigida por obreros y campesinos pobres.

¡FUERA YANQUIS DE AFGANISTÁN!

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s