LA LUCHA DEBE SER ANTIIMPERIALISTA Y CERRAR LA PUERTA AL PANTANO ELECTORERO

Editorial de la edición n° 57 (abril) de Periódico El Pueblo.

Y cerrar la puerta al pantano electorero

La lucha debe ser antiimperialista

Hoy, personas y organizaciones que efectivamente impulsan la lucha de la clase obrera y el pueblo, levantan las banderas de lucha contra el “neoliberalismo”. Sin embargo, estos compañeros, en realidad, lo que hacen es luchar contra el imperialismo y sus aliados en nuestro país. Por ello, es necesario explicar por qué es erróneo utilizar este concepto que confunde y no orienta la justa lucha del pueblo, como también por qué es importante comprender que la actual lucha de nuestro pueblo debe ser antiimperialista.

317386_224599124270537_2127618698_n.jpg

Dos teorías que el imperialismo impulsa para confundir

Desde los años 80, el imperialismo, principalmente yanqui, impulsa una ofensiva general contrarrevolucionaria, desatando más guerras de rapiña y más agresiones a las masas, buscando frenar la rebelión de los pueblos contra su dominación. Desde ese momento, la propaganda imperialista se compone de dos aspectos esenciales: Primero, la Teoría del Fin de la Historia (Fukuyama, ideólogo yanqui) y, segundo, la Teoría del Neoliberalismo (revisionistas y oportunistas).

Mientras la teoría del Fin de la Historia declaraba que la historia se acababa con el imperialismo y no había lugar para las revoluciones, la teoría del Neoliberalismo buscaba confundir sobre el carácter del Estado burgués (o burgués-terrateniente) y la necesidad de destruirlo con violencia revolucionaria.

La historia no acabó

Sin embargo, Lenin, como jefe de la Revolución Rusa, había demostrado que: “la más profunda base económica del imperialismo es el monopolio”, que el liberalismo había pasado a la historia y que en su lugar había surgido el monopolio (inmensa concentración de la propiedad). Además, Lenin estableció que el imperialismo es la última fase del capitalismo y después de él, no puede haber más que revolución democrática de nuevo tipo, socialismo y comunismo.

111

No hay nuevo liberalismo

Al tiempo que Fukuyama declaraba que la Historia conduce al capitalismo (en realidad se refiere al imperialismo), los revisionistas y oportunistas declaraban implícitamente que Lenin había fallado, que el imperialismo no era la fase última, sino que se había desenvuelto como “neoliberalismo”. Pero la realidad es obstinada y no se le cambia con sólo trampear conceptos, pues queda a la vista de las amplias masas que no hay ningún nuevo liberalismo, sino al contrario, el monopolio y la concentración de riquezas, medios productivos, etc., es cada vez más creciente y evidente.

293366_219636034766846_672791533_n.jpg

En Chile, los propagandistas de la teoría del neoliberalismo buscan que confundamos el carácter del Estado (a qué clases sirve) con las políticas económicas impulsadas en un período determinado por el Estado. El “neoliberalismo” es el programa que la gran burguesía compradora (intermediaria de los intereses del capital extranjero) impulsó después del golpe de Estado y en lo fundamental consistió en traspasar el capital monopólico estatal (empresas estatales) al capital monopólico no estatal, lo que comúnmente se conoce como “privatizaciones”. El carácter del Estado antes del golpe, también era uno al servicio de los capitales imperialistas, grandes burgueses y latifundistas. Ese carácter no desapareció ni antes del golpe, ni después.

320583_219635808100202_944134547_n.jpg

¿A quién le sirve que nos confundamos en esto? A quienes sostienen que por vía parlamentaria/electoral se puede hacer una “revolución” o llegar al socialismo. Pero es una farsa, ya que a lo más se podrá implementar el programa del sector burocrático (que es el que se enriquece desde los altos cargos del Estado), traspasando nuevamente algunas empresas al Estado. Pero la estatización –como decía Federico Engels- no es igual a so­cialismo, porque el Estado no es un Estado de obreros y campesinos, sino que un Estado de grandes burgueses y terratenientes. Observemos la situación de CODELCO, el Banco Estado y la administración del Transantiago, que sólo enriquecen a sus altos directivos, casos que evidencian el carácter de clase del Estado.

299294_226787977384985_996005480_n.jpg

Hecho esto, el paso siguiente de los oportunistas en su afán de tirar arena a los ojos del pueblo es presentarse como antineoliberal, como la “izquierda estatista” frente a la “derecha privatizadora”. Luego, que la clase obrera se ponga a la cola de este programa, pensando que con la estatización conquistará victorias.

4432621.jpg

En conclusión, la teoría del neoliberalismo busca que no veamos que Chile es un Estado atado al plan imperialista, al servicio de grandes burgueses y latifundistas, traficando con que se puede llegar al socialismo a través de las elecciones. Hoy, dirigentes del Frente Amplio se soban las manos ante la posibilidad de acceder al Estado, bajo el lema de unidad contra el neoliberalismo. Algunos sectores de las masas que anhelan cambios pensaran que eso traerá beneficios para el pueblo, pero solo es un desvío del camino de lucha, organización y combatividad que debe transitar el pueblo para liberarse de sus cadenas, tal como lo demuestra la lucha mapuche que identifica al Estado como su enemigo, claridad que permite sortear cada ofrecimiento de “diálogo” por parte de las clases dominantes, pues ya saben que el Estado es un instrumento de engaños y falsa paz, un pantano sin salida.

DSC04608.JPG

 

Anuncios

Autor: Periódico El Pueblo (Chile)

Prensa popular e independiente al servicio de las luchas de los pueblos oprimidos del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s