¿QUIÉNES SON LOS DUEÑOS DE LAS AFP?

*En la foto de portada José Piñera, creador de las AFP en 1980.

Compartimos el artículo del ingeniero comercial Matías Godoy, publicado en agosto del 2016 en el portal “Economía para Todos”, quien logra exponer en pocas palabras el panorama respecto a la propiedad de las AFP. Este 26 de marzo vamos a marchar por poner fin al sistema de ahorro forzoso al que nos somete el imperialismo, el capital financiero y el podrido Estado burocrático-terrateniente.

LOS DUEÑOS DE LAS AFP EXPLICADO CON MANZANITAS

¿Quienes son los dueños de las AFP?” fue la pregunta de mi tía durante un almuerzo de domingo. “Empresarios” respondí, evitando así parafrasear sobre algo de lo que no estaba seguro. “¿Pero son los Luksic?” insistió. “Tengo entendido que no” remarqué, asumiendo por sentido común que alguna ley en este país debe (o debiera, en caso de no ser así) prohibir que los dueños de un banco puedan ser también propietarios de una administradora de fondos de pensiones. “Ya, pero ¿son malas verdad? ¿Qué pensión recibiré?” continuó. Al respecto fui categorico: “Sí, han fallado. Las jubilaciones promedio que entregan son de $206.000 pesos“. Ese dato fue rotundo para alimentar una ola de críticas que se extendieron por el resto del almuerzo. Yo, algo aliviado por zafar de la encrucijada, no asimilaría que las primeras preguntas hechas por mi tía resultaban de tremenda importancia.

Por estos días gran parte de la ciudadanía reclama un cambio radical del sistema de pensiones. Al respecto la asamblea “No+AFP” ha logrado convocar a más de un millón de personas en las calles, hastiados por los magros resultados del modelo que opera en Chile desde comienzos de la década de los 80′. De acuerdo a estadísticas de la Superintendencia de Pensiones, el descontento ciudadano se ve justificado en las cifras: la jubilación promedio no alcanza a equiparar un sueldo mínimo. Números que contrastan con los resultados financieros obtenidos por las administradoras. Y es que sólo en 2015 AFP Cuprum ostentó $136.587 millones de pesos en utilidades, el doble de lo obtenido en 2014. Y es que las administradoras cobran comisiones mensuales a los trabajadores que oscilan entre un 0,41% y 1,54% de los sueldos imponibles, dependiendo de la AFP elegida. Ingresos casi constantes, no sujetos a la rentabilidad de las jubilaciones.

Hoy son 6 las AFP que administran los ahorros de 5.175.073 trabajadores. Un pequeño mercado liderado por AFP Provida, empresa que concentra poco menos de un tercio de los cotizantes. Sin embargo alcanza para todos. Y es que AFP PlanVital, la empresa con menos clientes, concentra un 8,45% del mercado, administrando el ahorro de 437.517 trabajadores. Suponiendo que todos estos cotizantes ostentan el sueldo medio del país, esto se traduce en $906 millones de pesos de ingresos estables mes a mes ($2.071 pesos por trabajador).

Un negocio aparentemente fácil, seguro, restringido a 6 actores y que registra constantes bajas jubilaciones promedio a sus clientes. Al respecto esta noche soy yo el que se pregunta: ¿Quiénes son los dueños de las AFP?

ESTADOS UNIDOS Y AFP PROVIDA

c.jpg

 “Provida es la AFP líder del sistema previsional chileno“. Así fresa la compañía en su sitio web. Fundada en mayo de 1981, la empresa se ha posicionado como la preferida por los trabajadores, en lo que a administración de jubilaciones se refiere. Dicha posición pareciera permitirles ser la AFP que cobra la mayor comisión del mercado: 1,54% del sueldo imponible mensual, poco más de $7.770 pesos para quienes ostentan el salario promedio de $505.000 pesos.

La empresa MetLife Inc., mayor empresa de seguros de Estados Unidos, es dueña del 94,73% de los activos de AFP Provida. Así la subsidiaria de la gigante “Metropolitan Life Insurance Company” es el dueño de la administradora de fondos de pensiones más grande de Chile. La compañía norteamericana fue fundada en 1868 y en la actualidad es una de las empresas mundiales más grandes de seguros, fondos mutuos, administración de patrimonio y otros servicios de intermediación financiera. MetLife posee presencia en más de 50 países y cotiza acciones en la Bolsa de Nueva York. Al ser una compañía pública la propiedad de MetLife Inc. recae en muchas empresas, donde destacan como principales accionistas: Vanguard Group (uno de los fondos de pensiones más grandes del Mundo), State Street Corporation (la segunda compañía financiera más antigua de Estados Unidos) y Dodge & Cox.

Sin embargo MetLife Inc. es dueña de Provida hace pocos años. Durante el año 2000 y hasta 2013 la AFP fue propiedad del Grupo Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, más conocido por sus siglas: BBVA. El grupo español inició operaciones en Chile a fines del año 1999 con la compra del Banco BHIF (Banco Hipotecario Internacional Financiero) y la AFP. A nuestro juicio aquel hecho supone una reprochable benevolencia por parte de las autoridades, pues permitieron por una década que un grupo (extranjero, por lo demás) controlara un banco y una administradora de pensiones al mismo tiempo.

Durante 2013 se concretó la operación de venta de AFP Provida a MetLife Inc. Concluida la transacción, en 2015 la Superintendencia de Pensiones autorizó a MetLife crear la AFP Acquisition Co. S.A., administradora que nunca registró actividades, oficinas, afiliados ni cotizantes. Y es que esta AFP (sólo en el papel) fue creada para fusionarse con la ya existente AFP Provida, operación que generó $182.265 millones de pesos de utilidades por el acceso a beneficios tributarios contemplados en la legislación chilena.

Así la compañía norteamericana que cuenta con los derechos de imagen de Charlie Brown, Snoopy y los personajes de “Peanut’s” (personajes tan queridos por nosotros) son los principales administradores de jubilaciones de nuestro país.

AFP HABITAT Y EL GREMIO DE LA CONSTRUCCIÓN

 

AFP Habitat es la segunda administradora de fondos de pensiones más grande del mercado. Fundada en 1981, comenzó sus operaciones con 40 trabajadores provenientes de la Caja de Compensación Los Andes. En un inicio la administradora de jubilaciones utilizó las dependencias regionales de la Caja para operar gracias a un “convenio”.

La Cámara Chilena de la Construcción es dueña de AFP Habitat. A partir de dos filiales de su sociedad “Inversiones La Construcción S.A.” (más conocida como “ILC”) controla el 80,58% de participación accionaria de la AFP.

La CChC es la asociación gremial más grande de Chile. De acuerdo a su sitio web su objetivo primordial es “promover el desarrollo y fomento de la actividad de la construcción“. No obstante la Cámara se posiciona como uno de los conglomerados financieros más grandes del país, al nivel del grupo Luksic. Y es que la CChC es dueña de importantes empresas y organizaciones de la industria previsional, bancaria y de la salud, donde destaca: Isapre Consalud, Clínicas RedSalud, Clínica Bicentenario, Caja de Compensación Los Andes, Mutual de Seguridad, aseguradora Confuturo y Corpseguros, entre otros. El gremio también incursiona en el negocio de la educación, a partir de la sociedad filial “Desarrollos Educacionales” que controla los colegios Pumahue, Manquecura y Nahuelcura. Con todo, es sostenedor de una decena de liceos municipales a lo largo del país.

AFP CAPITAL: ¡SÍ, SÍ, COLOMBIA!

Capital es la tercera mayor AFP del país. La administradora de pensiones pertenece al Grupo Empresarial SURA, quienes poseen el 99,65% de las acciones de Capital. El conglomerado fue fundado el año 1945 en Medellín, Colombia, y cotiza acciones en la plaza bursátil local, además de Estados Unidos. Los colombianos poseen inversiones en el sector bancario, financiero, alimentos procesados, cemento y energía, al ser dueños de empresas como BanColombia, Grupo Argos y Grupo Nutresa. Este último es el mayor productor de alimentos de Colombia que en 2013 compró a la chilena Tresmontes Luchetti S.A. Así los colombianos pasaron a controlar la producción de icónicos productos para el chileno: jugos Zuko y Livean, pastas Luchetti y Talliani, café Gold, Monterrey y Tempo, aceite Miraflores, entre otros. De esta manera la compañía originaria de la tierra del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria produce los jugos en polvo más consumidos de Chile, a lo que se añade la administración de jubilaciones.

Sin embargo los colombianos de SURA adquirieron AFP Capital recién el año 2011. Desde el año 2000, y hasta entonces, la propiedad de la empresa recaía en ING Group (Internationale Nederlanden Groep), conglomerado de origen holandés que ofrece servicios bancarios, seguros e inversiones. Así la historia que comenzaría el año 1981 con el nombre AFP Santa María hoy se posiciona como la tercera administradora de pensiones más grande del país, al alero del potente grupo colombiano de Medellín.

AFP MODELO: EL PAJARITO NUEVO

El año 2010 la Superintendencia de Pensiones decidió abrir un proceso de licitación que buscaría introducir competencia al sistema de pensiones. El proceso fue simple: la AFP que propusiera cobrar la menor comisión del mercado se adjudicaría a todos los nuevos cotizantes del sistema durante dos años. Con una comisión mensual de 1,14% de la renta imponible (poco más de $5.750 pesos hoy asumiendo salario promedio) AFP Modelo ganó la licitación. Así, desde agosto de 2010 a julio de 2012, todos los trabajadores que cotizaran por primera vez ingresaron a Modelo, donde debían permanecer a lo menos por 2 años desde su fecha de incorporación. En febrero de 2012 AFP Modelo ganaría por segunda vez un nuevo proceso de licitación de similares características, esta vez comprometiéndose a cobrar una menor comisión mensual: 0,77% del sueldo imponible (poco más de $3.888 pesos). De esta manera todos los nuevos cotizantes que entraron al sistema entre agosto de 2012 y julio de 2014 lo hicieron como clientes de esta AFP.

La sociedad “Inversiones Atlántico Ltda.” es dueña del 96,14% de AFP Modelo. Esta empresa es controlada por la familia Navarro Haeussler: Andrés, Inés, Pablo, José Miguel, Cecilia, Rosario y Teresa. La cara más visible del clan es Andrés Navarro, conocido como algunos como “el Bill Gates chileno“. En 1974, con 24 años de edad, se asoció con la empresa Copec para crear la sociedad “Sociedad Nacional de Datos S.A.“, más conocida como “Sonda“. La empresa fue un éxito durante los años venideros, gracias a contratos estatales para la computarización y automatización del Registro Civil, el Servicio de Seguro Social, la Tesorería General de la República, entre otros. A pocos años de llevarse a cabo el Plebiscito de 1988 Andrés Navarro fue parte del Comando de Empresarios por el NO, iniciando así una estrecha relación con la Democracia Cristiana y la Concertación de Partidos por la Democracia.

En el gobierno de Patricio Aylwin fue electo representante del Presidente en el Consejo Directivo de la Corporación de Fomento a la Producción (CORFO). Años más tarde Eduardo Frei Ruiz-Tagle le ofrecería un ministerio, pero Navarro habría declinado para dedicarse de lleno a sus negocios. Al empresario le interesaba mucho colaborar en la modernización del Estado, por lo que estrechó fuertes lazos de amistad y trabajo conjunto con el encargado de aquella labor en ese periodo: el hoy Intendente de la Región Metropolitana Claudio Orrego Larraín. Gracias a este vínculo Sonda S.A. ganaría importantes contratos de trabajo con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, cartera que dirigió Orrego durante la presidencia de Ricardo Lagos.

Para esa época Navarro se consolidaba como un empresario influyente y reconocido por sus pares. Presidente de Fundación Teletón, accionista de Universidad Andrés Bello y Diario Financiero, Director de Viña Santa Rita, entre otros. Fue socio en inmobiliarias con el ex Presidente Sebastián Piñera, Mario Kreutzberger “Don Francisco” y en Clínica Las Condes con Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, dueños del Grupo Penta.

Tras la renuncia de Soledad Alvear a una candidatura presidencial en 2005, Andrés Navarro decidió dejar de apoyar a la Concertación y apoyar a su amigo: Sebastián Piñera. Su cambio de coalición no fue impedimento para dar el gran golpe empresarial de su vida. Tras la alianza efectuada con BancoEstado, Banco de Chile, Falabella y Banco BCI, Sonda logró conformar el Administrador Financiero del Transantiago, el nuevo sistema de transporte público del Gran Santiago.

En 2010, tras la asunción a la Presidencia de su amigo y socio, Sebastián Piñera, Navarro creó AFP Modelo: empresa que se adjudicó a todos los nuevos cotizantes del sistema durante los 4 años de gobierno de Piñera.

CUPRUM: LA EX AFP DEL GRUPO PENTA

Fundada en 1981, con el inicio del sistema, Cuprum es una de las administradoras más antiguas del país. La empresa elegida por Manuel Pellegrini fue adquirida en 1988 por el Empresas Penta S.A., propiedad de Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano. Estos empresarios mantuvieron bajo perfil, pero alta influencia en la política y mundo privado durante muchas décadas. Al alero de empresas como Isapre Vida TresEmpresas Banmédica, Clínica Las Condes y Help, el grupo fue ostentando una posición cada vez más importante en la industria de la salud. A la par, la creación de Penta permitió incursionar en el negocio bancario, fondos generales y seguros. El negocio inmobiliario no quedaría atrás, tras la construcción del Hotel Sheraton Miramar y las inmobiliarias que constituyen las sedes de la Universidad del Desarrollo. Durante la década de los 90′ el grupo fue el mayor accionista del Banco de Chile. Gracias a una historia de éxito, Délano sería Presidente de la Fundación Teletón hasta hace pocos años.

En el año 2012 Empresas Penta inició la venta de su participación accionaria en AFP Cuprum a Principal Financial Group. Años después se sabría que este lento proceso de venta de activos respondería a la inminente formalización por delitos tributarios que enfrentarían Délano y Lavín en 2015, tras el bullado “Caso Penta”. El escándalo de financiamiento irregular a la política mantuvo por meses a los empresarios en prisión preventiva, medidas cautelares que fueron disminuyendo poco a poco. Hoy en día los empresarios están sólo bajo firma mensual. Aun así el rechazo de la opinión pública motivó la enajenación de la AFP, entre otras inversiones.

Fundada en 1891, Principal es una de las compañías de seguros y pensiones más grandes del Mundo. Opera en 18 países y su sede se encuentra en Des Moines, estado de Iowa, Estados Unidos. En una operación muy similar a la llevada a cabo por MetLife, Principal constituyó en Chile la AFP Argentum, administradora que nunca tuvo cotizantes, oficinas, ni operaciones. Tras la aprobación de la Superintendencia de Pensiones, AFP Argentum absorbió por fusión a AFP Cuprum y generó utilidades de $80.000 millones de pesos gracias al ahorro tributario que la legislación chilena otorgó.

AFP PLAN VITAL: DOMICILIO DESCONOCIDO

Constituida en 1981, AFP PlanVital es la administradora de fondos de pensiones con menor cantidad de cotizantes a la fecha. La empresa es controlada por la sociedad “Asesoría e Inversiones Los Olmos S.A.”, dueña del 86,11% de las acciones. La controladora de esta última es la sociedad “Atacama Investments Ltd.”, constituida en Islas Vírgenes Británicas. De acuerdo a la Memoria Anual 2015 de PlanVital esta última sociedad es propiedad directa e indirecta de “Assicurazioni Generali SpA“, empresa italiana que no posee un controlador específico. Muchas personas del ámbito político y privado declaran desconocer la identidad de los verdaderos propietarios de AFP PlanVital.

La situación financiera de PlanVital preocupa a las autoridades. En 2015 la AFP anotó pérdidas por $1.400 millones de pesos. Y es que en enero de 2014, y tras 2 licitaciones ganadas por AFP Modelo, AFP PlanVital logró mejorar la oferta de la administradora de los Navarro y se adjudicó a todos los nuevos cotizantes para el periodo 2014-2016. El compromiso de cobrar una comisión mensual de 0,47% sobre el sueldo imponible ($2.373 pesos suponiendo un salario de $505.000 pesos) fue la variable clave para la Superintendencia de Pensiones. En enero de 2016 la AFP logró ganar un nuevo proceso de licitación, esta vez rebajando aún más la comisión mensual a un 0,41% de los sueldos imponibles: $2.070 pesos bajo el mismo supuesto salarial. Las autoridades, tras los resultados de 2015, la histórica baja comisión comprometida y el desconocimiento de quienes son sus controladores, dudan de la solvencia financiera que AFP PlanVital sea capaz de lograr durante los próximos años.

REFLEXIÓN

Quizás surja la noción de que la información expuesta en esta columna no contribuye al necesario debate que debemos tener sobre como mejorar las jubilaciones en Chile. Al respecto creemos lo contrario.

En primer lugar creemos que resulta tremendamente necesario saber, entender y comprender quienes administran los ahorros que por obligación debemos realizar mes a mes. Aquello resulta casi básico, pero lamentablemente extraña que poco se hable de esto. Cada quien verá cómo interpreta u otorga utilidad a la información presentada, pero aquello en ningún caso debe cuestionar la pertinencia de brindarla.

En segundo lugar, saber quiénes participan actualmente de la propiedad o administración de los fondos de pensiones nos entrega luces de quienes poseen o no conflictos de intereses a la hora de debatir sobre el futuro del sistema. Personas como Klauss Schmidt-Hebbel, Hugo Lavados Montes, Juan Enrique Coeymans Avaria, María Cristina Bitar Maluk, Osvaldo Puccio Huidobro  y otros, debieran restarse de hablar sobre el sistema de pensiones, pues actualmente pertenecen a directorios de AFP y eso presenta un evidente conflicto de interés que podría guiar sus opiniones por razones económicas. Al respecto resulta profundamente beneficioso saber desde que posibles veredas se participa del debate sobre la pertinencia o no del sistema, tal cual como está.

Finalmente los resultados financieros que cada administradora ostente quizás no sean razón para cuestionar su propiedad. No obstante, como el mercado de las AFP está restringido por la Superintendencia de Pensiones sólo a 6 actores, resulta lógico cuestionar si estos son los más aptos para ostentar dicha privilegiada posición. Al respecto los problemas judiciales de Empresas Penta y sus controladores, el desconocimiento de la identidad de las personas naturales detrás de la propiedad de AFP PlanVital, la incursión en el “negocio” de la educación de los controladores de AFP Habitat, las licitaciones ganadas por AFP propiedad de ex socio del Presidente de la República, o los favorables resultados financieros derivados de la fusión de AFPs de papel creadas al alero de la aprobación de la Superintendencia, debieran hacernos reflexionar sobre como las autoridades han decidido repartir el mercado de un negocio que alimentamos los chilenos, de forma obligatoria y no sujeta a desempeños.

Pase lo que pase con el sistema, creemos que la transparencia siempre contribuye y jamás resta. ¿Quién administra tu jubilación? Nos sentimos orgullosos de que quizás ahora lo sepas. 

no-mas-afp-marcha-26-marzopx

GRECIA: CAMPESINOS PROTESTAN VIOLENTAMENTE CONTRA EL AUMENTO DE LOS IMPUESTOS

Tomado y traducido de A Nova Democracia

Una contundente y combativa protesta de campesinos se llevó a cabo frente al Ministerio de Agricultura en Atenas durante este 9 de marzo, exigiendo la revocación del aumento de impuestos y tributaciones impuestas por el gobierno.

Al recibir una negativa por parte de los funcionarios del ministerio de recibir una comisión para discutir el asunto, los agricultores decidieron emplear la violencia como forma de conquistar sus justas demandas. Un gran contingente policial que protegía el ministerio entró en confrontación con las masas, reaccionando con palos.

El aumento de los impuestos y tributos es una exigencia de los imperialistas -llamados solemnemente “acreedores” por el gobierno oportunista de SYRIZA- a saber, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (Alemania, principalmente).

Imperialistas no dejan ni el hueso

Los imperialistas en cuestión exigen nuevamente mayores recortes de derechos y que se exprima a las clases populares en Grecia, todo para asegurar el mayor saqueo en la historia de este país.

Bajo la promesa de que se estabilizará la economía hacia el año 2019, el FMI/Unión Europera exige a Grecia que reduzca aún más los recursos para los jubilados y dependientes de las previsiones, los derechos laborales (superexplotar al proletariado y al pueblo), además del aumento estratosférico de los impuestos.

En este sentido, el gerenciamiento del gobierno griego todavía es reacio a aplicar las formas que requieren los imperialistas -ya que esto causaría una mayor conmoción social.

El traslado y la represión de los refugiados

La represión policial griega desalojó este 13 de marzo dos edificios ocupados por grupos independientes que albergaban a más de 200 refugiados en el centro de Atenas.

Los refugiados fueron forzados a trasladarse a los centros de detención para extranjeros, los cuales son verdaderos campos de concentración destinados a los refugiados.

¡NO AL CIERRE DE ARCIS!

Finalmente, hoy el Ministerio de Educación informó a la comunidad de la Universidad Arcis que el plantel será cerrado.

En diciembre del año pasado la Ministra de Educación, Adriana Delpiano, salió a declarar que la Universidad no era viable. No obstante, el mismo gobierno, mediante el Ministerio, puso a un administrador, que aun sabiendo que la Universidad de cerraría, llamó a los estudiantes a matricularse, como una muestra más de la burla a los estudiantes y la desesperación por recaudar dinero a toda costa, aun al precio de estafar a los estudiantes.

Lo que ahora viene es la reubicación de los alumnos. Proceso ejecutado directamente por los mismos dueños y sus ejecutivos, que constituye un nuevo gran negocio que implica millonarios traspasos y acuerdos políticos. Así fue como la Democracia Cristiana dirigió la reubicación de los estudiantes de la Universidad del Mar a la Universidad Raúl Silva Henríquez, donde el Vicerrector Manuel Pérez, a cargo de la reubicación de los alumnos que él estafó recibió como premio un cargo directivo en la Universidad Raúl Silva Henríquez.

Es necesario aclarar que en esta reubicación los estudiantes son nuevamente estafados, porque las universidades, a propósito, no tienen la misma malla curricular y así cuando los estudiantes se cambian de una a otra no se les reconocen todos los ramos aprobados y se les suman otros, por lo que su estadía y pago en la universidad se extiende más.

El cierre de la Universidad Arcis es la bancarrota de la política educacional del falso Partido “Comunista” y su intento de levantar una universidad con etiqueta de revolucionaria, administrada bajo las leyes de Pinochet, en todos sus aspectos: cobros abusivos a los estudiantes, políticas antisindicales en contra de los trabajadores, listas negras contra los movilizados, becas exclusivas para los funcionarios del Partido disfrazadas como becas otorgadas por concurso, etc.

Frente a la evidente debacle del Arcis y de la responsabilidad del revisionismo, Guillermo Teillier declaró que no era su Partido quien estaba detrás de Arcis, sino que algunos militantes a título individual. Lo que es una forma de no asumir lo innegable, ya que ningún partido asume como tal la propiedad de una empresa, siempre asumen en los papeles, personas individualmente.

Tras el cierre del Arcis, el gobierno ha blindado al partido de Teillier, poniendo en la comisión de investigación a la misma Camila Vallejo, constituyendo una burla para los estudiantes y trabajadores del Arcis. Ahora, tal como en el 2007 el Partido Único (Nueva Mayoría-Chile Vamos) se toman de las manos para atentar contra el derecho a la educación.

 

DECLARACIÓN PÚBLICA DEL SINDICATO N° 1 DE TRABAJADORES DE MINERA ESCONDIDA

Compartimos y saludamos la combativa declaración del Sindicato N°1 de Trabajadores perteneciente a la Minera Escondida, quienes llevan casi 40 días en una dura brega por mejorar las condiciones salariales de sus compañeros y combatir por la dignidad contra el capital imperialista. ¡Viva la huelga de Escondida!
¡Abajo el imperialismo!

a.jpg

Declaramos a la opinión pública nacional e internacional.

1.- Nuestro Sindicato ha mantenido 36 días una lucha en contra la transnacional minera más grande del mundo, la que ha tenido por principal causa defender los beneficios y condiciones logrados durante 26 años de esfuerzo sindical, evitar la profundización de la explotación y también impedir la discriminación de los jóvenes de este país que a futuro llegarán a trabajar a esta empresa.

2.- Se nos ha acusado de intransigentes por resistir de manera firme y decidida una inédita ofensiva patronal que busca maximizar las utilidades para inversionistas extranjeros a costa de las condiciones de los trabajadores chilenos.

3.- Esta lucha es un símbolo para todos los trabajadores de Chile, ya que si se doblega al Sindicato más fuerte del país, no habrá esperanzas para el resto de los trabajadores de que a través de la organización sindical con sus pares, se puede obtener el mejoramiento de las condiciones laborales.

4.- Minera Escondida ante la férrea defensa de nuestras conquistas históricas, ha iniciado una campaña de amedrentamiento hacia los trabajadores y sus familias. En esa lógica se inscriben las declaraciones de Marcelo Castillo, quien actúa por ahora como presidente interino de la Compañía, por las que amenaza que la empresa podría declarar un lock-out o cierre temporal, cuando nuestra legislación sólo contempla esta posibilidad dentro de los primeros 30 días de huelga.

c.jpg

Así también se están produciendo llamados a los trabajadores advirtiéndoles de despidos masivos si se mantiene la huelga.

Ayer de forma agresiva ejecutivos trataron de despejar el piquete de huelguistas en Coloso. Los trabajadores no cayeron en la provocación y se han mantenido pacíficos en todo momento.

La unidad férrea de los trabajadores se mantiene. Estamos y nos mantendremos firmes, unidos y dignos. Hoy el trabajador minero es un hombre educado y consciente de sus derechos que no caerá en la campaña de terror de la empresa.

5.- La empresa ha realizado invitaciones a dialogar, pero sistemáticamente no ha dado respuestas mínimas a las tres condiciones básicas planteadas por el Sindicato, pero responsabilizándonos, con el despliegue y apoyo comunicacional de medios de comunicación que solo logra el dinero.

6.- El Directorio del Sindicato ha decidido dar una vez más la oportunidad que la Compañía rectifique su posición sobre los tres puntos basales que nos impiden llegar a un acuerdo.

Para ello el Sindicato en horas de la tarde del día de hoy, ha cursado una invitación a la empresa para que se firme a la brevedad un acta de acuerdo, en donde se establezca que las partes se avocarán exclusivamente a discutir los tres puntos basales. Si tal acta se suscribe, podremos de inmediato iniciar la discusión de las tres materias en cuestión.

Por nuestra parte hemos comprometido en esta invitación, que el resultado de las conversaciones sobre los tres puntos será llevado a las asambleas de socios para que ellos definan la suficiencia de la misma. Creemos que la respuesta de la empresa determinará el curso de la negociación colectiva, sin descartar ninguna de las opciones que contempla nuestro procedimiento legal.

Estimamos como fundamental que haya un compromiso formal por parte de la empresa a centrar estas conversaciones en los tres puntos, con la seriedad debida, ya que esos son los temas sobre los cuales se puede construir cualquier acuerdo.

Todos los otros puntos, incluido el Bono de Término, son materias en que el Sindicato ha tenido y tendrá la voluntad de encontrar un punto de encuentro, pero sólo si somos capaces de resolver los tres puntos que nos impiden avanzar a un acuerdo.

7.- Esperamosque la compañía, quien ha declarado sus supuestas intenciones de dialogar y resolver lo antes posible esta huelga, acepte la invitación en los términos planteados.

En Antofagasta, Chile, a 16 de marzo de 2017.

Directorio del Sindicato N° 1 de Trabajadores de Minera Escondida.

A CONTINUACIÓN SE PRESENTA CARTA INVITACIÓN ENVIADA HOY A LA COMPAÑIA:

1.jpg

2.jpg

LA MUJER EN EL CAMINO DE SU EMANCIPACIÓN

Compartimos extractos del texto “La Mujer en el Camino de su Emancipación” de Carmen Jiménez Castro publicados por Cultura Proletaria. Allí se analiza que algunas conquistas necesarias en el camino de liberación femenina responden a derribar los escombros de la vieja sociedad capitalista -en nuestro caso, específicamente capitalismo burocrático- y no significan aún la construcción del socialismo. Es decir, necesitamos derribar y retirar los escombros de la vieja sociedad capitalista con una revolución democrática de nuevo tipo para poder avanzar hacia el socialismo y el fin de la explotación de la mujer.
 
Luego continúa su análisis en el tránsito del capitalismo al socialismo, apuntando a la perspectiva del comunismo.

17ecb-82bce9cce91cea1cea4ce97

 

(…) La opresión de la mujer es consecuencia directa del sistema social de explotación y va ligada, pareja e indisolublemente, a la aparición de la propiedad privada y de las clases. Para solucionar esta contradicción, para conseguir su verdadera y total emancipación no existe más camino que la revolución socialista, única que barrerá las bases sobre las que se asienta dicha opresión.

La revolución socialista sienta las bases económicas, políticas y sociales que permiten a la mujer alcanzar la igualdad con los demás miembros de una sociedad en donde ha sido eliminada la explotación del hombre por el hombre.

Tras la revolución socialista, el primer paso que se da es la proclamación de la igualdad de derechos para la mujer, obteniéndose, por tanto, la igualdad jurídica; pero el contenido de ésta es radicalmente diferente de las mismas conquistas ya obtenidas bajo el sistema capitalista. En el plano económico, una de las primeras medidas puesta en marcha es su incorporación a la producción social y su participación en ella en igualdad de condiciones; con ello, no sólo desaparece la discriminación salarial, sino que también la mujer puede acceder a ciertas profesiones que en la sociedad capitalista le estaban vedadas; al tiempo, se empiezan a poner los medios necesarios para ir acabando con la pequeña economía doméstica que la esclaviza y oprime; se suprime, asimismo, la discriminación en la educación, la prostitución y la dualidad moral entre los sexos. Pero, todo esto, son sólo los primeros pasos.

Protesta-Manipuladoras-13-375x223.jpg

Lenin, un año después de la Revolución de Octubre, escribía: Observad la situación de la mujer. Ningún partido democrático del mundo en ninguna de las repúblicas burguesas más avanzadas, ha hecho, en este aspecto, en decenas de años, ni la centésima parte de lo que hemos hecho nosotros en el primer año de nuestro Poder. No hemos dejado piedra sobre piedra de las vergonzosas leyes que establecían la inferioridad jurídica de la mujer, que ponían obstáculos al divorcio, de los odiosos requisitos que se exigían para él, de la ilegitimidad de los hijos naturales, de la investigación de la paternidad, etc. En todos los países civilizados subsisten numerosos vestigios de estas leyes, para vergüenza de la burguesía y del capitalismo. Tenemos mil veces razón para estar orgullosos de lo que hemos realizado en este sentido. Pero cuanto más nos deshacemos del fárrago de la viejas leyes e instituciones burguesas, tanto más claro vamos viendo que sólo se ha descombrado el terreno para la construcción pero no se ha comenzado todavía la construcción misma.

La Revolución Socialista es el punto de partida tras el que las mujeres comienzan a recorrer masivamente el camino que les conduce a su emancipación, pero llegar a hacerla realidad requiere de un largo proceso. El socialismo es una etapa de tránsito que media entre el capitalismo y el comunismo y que tiene por objetivo la transformación revolucionaria de todas las esferas de la vida, para poder hacer realidad el principio “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”. La emancipación de la mujer está enmarcada dentro de este largo proceso que culmina en la sociedad comunista.

temporeras-300x191.jpg

Por tanto, nada hay más alejado de la realidad que la simplificación, que a menudo se hace sobre el tema de la emancipación de la mujer, reduciéndolo a la simple cuestión de alcanzar la igualdad jurídica y la independencia económica. La abolición de la propiedad privada sobre los medios de producción y la incorporación de la mujer al trabajo son condiciones indispensables para su emancipación, pero no la determinan por sí solas. Junto a esta base primordial, son necesarios otros factores de cardinal importancia, tales como la socialización del trabajo doméstico, la eliminación de la división del trabajo entre los sexos, la transformación revolucionaria de la familia, del concepto de la maternidad, de la educación de los hijos, de las relaciones entre hombres y mujeres… Todas estas transformaciones que hacen posible la emancipación de la mujer, sólo se pueden lograr con su participación activa en la transformación de la sociedad; al mismo tiempo, sólo con esta participación plena, se podrá combatir y erradicar la ideología propagada durante siglos en torno a su inferioridad ya las cualidades innatas a su sexo.

En el socialismo, la incorporación a la producción tiene un alcance aún más significativo que el hecho de conseguir la independencia económica. Esto, que ya de por sí es un importante paso, se convierte, además, en un arma liberadora, a través de la cual, la mujer sale de las cuatro paredes del hogar y participa activamente en la transformación de la sociedad. Para que la incorporación de la mujer al trabajo pueda ser efectiva, se necesita la transformación del trabajo doméstico y que la mujer deje de encargarse de esta actividad económica que, a lo largo de los siglos, la ha relegado de todas las esferas sociales. La mujer -dice Lenin- continúa siendo esclava del hogar, a pesar de todas las leyes liberadoras, porque está agobiada, oprimida, embrutecida, humillada por los pequeños quehaceres domésticos, que la convierten en cocinera y niñera, que malgastan su actividad en un trabajo absurdamente improductivo, mezquino, enervante, embrutecedor y fastidioso. La verdadera emancipación de la mujer y el verdadero comunismo no comienza sino en el país y en el momento en que empiece la lucha en masa (dirigida por el proletariado, dueño del Poder del Estado) contra esta pequeña economía doméstica, o más exactamente, cuando empiece su transformación en masa en una gran economía Socialista.

4y654wefdsfdgdgdf.jpg

La socialización del trabajo doméstico es esencial para la liberación de la mujer. La existencia de la familia, configurada como centro donde se reproduce diariamente la fuerza de trabajo de forma privada, ha sido la base sobre la que se ha asentado la división del trabajo entre los sexos, su discriminación y, por tanto, la barrera que ha impedido la participación de la mujer a nivel social; si no se comprende esta importante tarea la igualdad entre los sexos será formal, jurídica, pero en modo alguno real y, en consecuencia, la contradicción entre hombres y mujeres seguirá latente.

Otro aspecto importante que trae aparejada la colectivización de la reproducción de la fuerza de trabajo, es la destrucción de la función económica y política que tiene asignada la familia en las sociedades clasistas. La familia -conformada como unidad económica privada- entre en conflicto con la economía social transformada por la revolución y no regida ya por la propiedad privada; en el terreno ideológico y político, mientras la familia siga cumpliendo una actividad económica con carácter privado, será generadora de ideología burguesa y no podrá erradicarse totalmente la influencia de la propiedad privada y el individualismo, lo que afectará, necesariamente, no sólo a la emancipación de la mujer, sino también a la formación del hombre y la mujer nuevos.

A medida que la familia pierda su contenido económico, se producirán importantes transformaciones en su seno, dejarán de existir las relaciones de subordinación y dependencia de los hijos respecto a los padres y de la mujer respecto al hombre y, de la antigua familia, sólo quedarán en pie las relaciones de amor y afecto entre sus miembros que, al no verse enturbiadas por los intereses económicos, estarán basadas en la igualdad y el respeto mutuo. Para avanzar en este sentido y transformar totalmente la familia, también es necesario transformar la educación, el concepto de la función de la maternidad y el matrimonio.

asd.jpg

Junto a la incorporación de la mujer a la producción, es necesaria también su incorporación a la actividad política, al estudio, a las discusiones políticas ya la lucha de clases. Este aspecto es de suma importancia; a través de él es como las mujeres toman conciencia, masivamente, de su estado de opresión y marginación y emprenden la lucha por la transformación de la sociedad y, en concreto, de todos aquellos aspectos donde se materializa su opresión. Para ello, es necesario partir, precisamente, de esta situación desigual en que se encuentra.

La emancipación de la mujer supone ponerla en condiciones para su integración plena en el proceso revolucionario, para que participe con clara conciencia en la construcción de una sociedad nueva, donde serán barridos todos los vestigios de explotación. Pero, a menudo, esta incorporación se ve frenada por la ideología propagada durante siglos en torno a su inferioridad. La sumisión, la dependencia, la servidumbre a que ha estado siempre sometida, son lacras que están imbuidas, tanto en las mujeres como en los hombres, y que constituyen un freno para su incorporación. Acabar con ellos requiere una amplia y larga lucha ideológica, pero sin perder de vista que esta lucha ideológica tiene que estar ligada a la lucha por erradicar las bases materiales sobre las que se sustenta la inferioridad de la mujer y que sirven de soporte a las viejas ideas del pasado. La emancipación de la mujer requiere de un prolongado combate y está intrínsecamente ligada a la construcción del comunismo. Todo paso adelante en este terreno será un paso adelante en la emancipación de la mujer, y viceversa. Es aquí donde cobra toda su justeza la frase de Lenin: El proletariado no puede alcanzar su plena liberación sin conquistar la liberación de la mujer. El comunismo supone la emancipación de toda la humanidad; por ello, para alcanzar el comunismo, es necesario erradicar antes hasta el último vestigio, por pequeño que sea, que perpetúe la discriminación o la relegación de la mitad de la población, y es necesario, también, colocar en condiciones de completa igualdad a ambos sexos, transformándolos y construyendo una mujer y un hombre nuevos.

mujer1

EL LUMINOSO CAMINO DE OCTUBRE

Publicamos el siguiente texto escrito en Brasil que busca desmenuzar la gran trascendencia de la Revolución Rusa de 1917 para el proletariado y los pueblos oprimidos del mundo.

Haciendo un excelente análisis de este tremendo acontecimiento, del que en el 2017 se cumplen 100 años, el profesor Fausto Arruda expone el contexto y las causas internas de Rusia que permitieron el triunfo y la construcción socialistas, dando cuenta de las enormes conquistas políticas, económicas y sociales, para luego denunciar los ataques y usurpaciones revisionistas del primer Estado proletario del mundo.

Finalmente, la exposición conduce directamente a las lecciones llevadas al plano interno del Brasil mismo, donde las fuerzas revolucionarias combaten a los oportunistas y revisionistas como tarea fundamental para llevar a cabo la revolución en Brasil y contribuir a la liberación del mundo entero.

Escrito por el profesor Fausto Arruda de Brasil.

Todos los años, el aniversario de la Revolución de Octubre de 1917, los revolucionarios y demócratas avanzados en todo el mundo celebran el gran acontecimiento que cambió el rumbo de la historia de la humanidad e inauguró una Nueva Era. La reacción, a través de todos los medios, no deja de aprovechar oportunidad como ésta para, una vez más, destilar su más rabioso rencor contra la revolución proletaria.

Transcurridos 90 años, los reaccionarios y sus potentes medios de comunicación, a pesar que ya han decretado por mil veces la muerte y fin de comunismo, gastan ríos de tinta y montañas de papel en un esfuerzo frenético por reescribir la historia, sepultar toda la verdad y arrojar un mar de lodo sobre los gloriosos y heroicos hechos de las masas revolucionarias y especialmente de sus grandes jefes.

Interesante notar que, en este intento obstinado, las publicaciones y difusores de la reacción insultan y maldicen al gran dirigente comunista José Stalin, tras abarrotar montañas de mentiras y sandeces sobre su honrada y revolucionaria trayectoria. Con el mismo empeño, que llega a rayar en lo grotesco y ridículo, ensalzan la figura de Leiva Davidovich Bronstein –Trotsky- como el mayor discípulo de Lenin al igual que como la “inteligencia sin igual” en la dirección de la revolución. Los más empedernidos trotskistas ganan espacios nobles en los principales medios de los monopolios de comunicación para dar sus versiones pequeño-burguesas de la Revolución de Octubre de 1917 y, claro, engrosar el coro de la reacción en su triste tarea de difamación de Stalin.

En verdad, dígase de paso, Trotsky después de una trayectoria sinuosa y oportunista, marcada por profundas contradicciones con Lenin, en cuestiones teóricas e ideológicas, sólo llegó al Partido Bolchevique en vísperas de la revolución. Y pocos años después del triunfo de la revolución fueron suficientes para revelar completamente su verdadero papel traicionero.

La Revolución de Octubre de 1917 es un inmortal e impagable acontecimiento histórico. Llegará el tiempo que nuevos vientos revolucionarios barrerán toda la inmundicia lanzada contra ella.

¿Cómo y por qué triunfó la Revolución de Octubre?

Hace 90 años las masas de obreros, campesinos y soldados rusos derrumbaron el Estado autocrático del zar Nicolás II e hicieron dos revoluciones. En febrero la revolución democrática dio lugar a un régimen burgués e imperialista feudal y, contra él, la revolución socialista triunfó el 25 de Octubre (7 de Noviembre en el calendario occidental). Después de un breve periodo, levantaron su propio Estado, inaugurando un periodo que llenaría de esperanzas a los trabajadores y de temor a los reaccionarios del mundo entero.

La existencia de un partido de nuevo tipo, armado con la poderosa línea ideológico-política marxista fue el factor decisivo para la victoria de la revolución, y además, claro está de la acertada conducción en la alianza obrero-campesina y la propia situación concreta de crisis que existía en Rusia. Este partido, con lazos indisolubles con las masas, tomó el poder político, promovió la expropiación de los capitalistas y latifundistas, socializó los medios de producción, destruyó la maquinaria burocrática-administrativa-policial-militar y estableció el poder estatal del proletariado sobre nuevas bases, todo apoyado por la fuerza de las masas armadas.

En 1917 el mundo se encontraba sumergido en una crisis. Hacía ya tres años que los países imperialistas se habían arrojado a una guerra por el reparto de las colonias y semicolonias, teniendo a Rusia, país atrasado en relación a las demás potencias imperialistas, ingresado en una de las coaliciones que promovían el conflicto, la I Guerra Mundial. Centenas de millares de soldados del ejército zarista eran campesinos sedientos de tierra y justicia, insatisfechos con una guerra injusta. Se sumaba a esto la existencia de un proletariado con gran experiencia en la lucha de clases y muy concentrado en algunas ciudades. Solamente los bolcheviques, dirigidos por Lenin y forjados a lo largo de duras luchas contra el oportunismo y el revisionismo, comprendieron que allí, en Rusia, estaban reunidas las condiciones para la realización de la primera revolución proletaria victoriosa de la historia.

Grandes hechos y conquistas

Así, la política acertada del Partido Bolchevique condujo no solo al triunfo a la insurrección armada sino que aseguró el establecimiento y construcción de un nuevo poder, el de los Soviets, el Poder político del proletariado basado en la alianza obrero-campesina y la más avanzada democracia, la Dictadura del Proletariado. El primer decreto del nuevo poder estatal socialista fue el de la paz con Alemania. Estableció todos los derechos reclamados por los trabajadores y pasó el control de las fábricas a los obreros, entregó la tierra a los campesinos pobres, instituyó la igualdad de la mujer y respondió al problema de las nacionalidades y minorías nacionales oprimidas basado en el derecho de los pueblos a la autodeterminación, creando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ya en los primeros años.

En cuanto la reacción y el imperialismo emprendían inútiles sabotajes y agresiones, el pueblo soviético, dirigido por los bolcheviques, levantaba monumentos a la capacidad y creatividad humanas, cosas que sólo el mismo pueblo es capaz de realizar.

Primero en la guerra civil contra los parásitos burgueses, feudales y zaristas y para expulsar a los ejércitos de 15 países que ocuparon Rusia en socorro de las clases explotadoras derrotadas. Luego emprendió el camino de la construcción del socialismo en un solo país en las condiciones de cerco imperialista, para lo que contó con el apoyo y solidaridad de millones y millones de trabajadores y progresistas en todo el mundo.

En el corto periodo de 25 años, el naciente poder del proletariado se enfrentó a la guerra civil, realizó la electrificación e industrialización, la cooperativización del campo y aún soportó la devastación indescriptible practicada por las hordas hitleristas, con el genocidio, la matanza y muerte de más de 25 millones de sus compatriotas. Ayudó en la liberación de numerosas naciones de las garras nazi-fascistas y reconstruyó una vez más el país, adelantando a las naciones capitalistas más desarrolladas en el campo de la ciencia y la técnica.

EL SIGNIFICADO INTERNACIONAL

La Revolución de Octubre sacudió el yugo del capital en todo el mundo, haciendo estremecer los cimientos del imperialismo. Y forjó una nueva arma para el proletariado –la teoría y la táctica de la revolución proletaria-, apuntando a los pueblos oprimidos de todos los países el camino para el triunfo del socialismo, lo que elevó al marxismo a su segunda etapa, el marxismo-leninismo. Era la ruptura del monopolio del poder político por la burguesía en el mundo y de la condición del mercado capitalista como mercado mundial único.

Alentados por los acontecimientos en Rusia, los proletarios de todo el mundo redoblaron de iniciativa revolucionaria a Europa y Estados Unidos, además de incontables movimientos de liberación nacional en las colonias y semicolonias. Como se verificó en China, la revolución democrático-burguesa ganó nueva forma con la dirección del Partido Comunista y del Presidente Mao Tsetung, dirigida ahora contra el feudalismo, el capitalismo burocrático y el imperialismo.

Como impacto de la Revolución de Octubre y su significado internacional, el impulso de la revolución china fue la confirmación de que, en la época del imperialismo, las luchas de liberación nacional se convirtieron en parte integrante de la Revolución Proletaria Mundial.

EL REVISIONISMO MODERNO

Con todo, todos los avances alcanzados en la lucha revolucionaria en la aplicación de las tareas de construcción socialista –para el desarrollo de las fuerzas productivas y la máxima satisfacción de las necesidades de las personas- se mostraron insuficientes para asegurar el desarrollo continuado de la revolución y conjurar el peligro de la restauración capitalista. Lenin afirmaba que socializar los medios de producción era la tarea más fácil de la revolución proletaria después de su triunfo. Y que las tareas de eliminar las clases y sus restos y vestigios (las diferencias entre la ciudad y el campo, entre obreros y campesinos y entre trabajo manual e intelectual) eran las más difíciles y complejas, que por tanto demandaría muchos y muchos años (1).

La jefatura bolchevique, bajo la dirección de Stalin, a pesar de los grandes progresos en la resolución de gigantescos nuevos problemas en la construcción socialista, no fue capaz de obtener a tiempo la suficiente comprensión sobre una cuestión crucial como el de la continuidad de la revolución en las condiciones del socialismo y de la Dictadura del Proletariado, en que la lucha de clases seguía y se tornaba más encarnizada y compleja. Además, como demuestran los hechos históricos, fue después de la muerte de Stalin que la contrarrevolución tuvo serios obstáculos para imponerse.

Jruschov dirigió la restauración capitalista en la URSS difamando la dictadura del proletariado a través de las falsas denuncias de los “crímenes” de Stalin. Como el Partido Comunista de la URSS, hasta entonces, tenía reconocido el papel de vanguardia del movimiento comunista internacional, las orientaciones de los restauracionistas arrastraron a los países del campo socialista y a los partidos comunistas en el resto del mundo, llevándolos al campo de la contrarrevolución. Pero a eso se resistió un grupo de partidos liderados por el Partido Comunista de China y el Partido del Trabajo de Albania. Bajo el liderazgo del Presidente Mao y después de algunos años de lucha sorda, en 1963 se destapó la más tenaz batalla ideológica jamás vista. Mao, sustentando el Camino de Octubre y en la defensa del marxismo-leninismo, identificó en el XX Congreso del PCUS (realizado en 1956), el surgimiento y sistematización del nuevo revisionismo y desenmascaró la podrida teoría jruschovista de las “tres pacíficas” y “de los dos todos” (2).

La investigación de las causas de la restauración capitalista en la URSS realizadas por el Presidente Mao confirmaba la concepción marxista-leninista de que en el socialismo las clases y la lucha de clases seguían existiendo, aunque bajo nuevas formas. Mao afirmaba que después de la toma del poder por el proletariado, la lucha entre el camino socialista y el capitalista se agudizaba y que no estaba garantizado de antemano quien vencería a quien, lo que demandaría muchos años e inclusive también muchas décadas. Que dependía de la continuidad de la lucha de clases y de una correcta dirección del Partido Comunista para llevar a cabo la abolición de las mismas.

Defendió la necesidad de distinguir la diferencia de las contradicciones en la sociedad socialista que se dan entre “nosotros y el enemigo” y de aquellas que se dan “en el seno del pueblo”, contradicciones de naturalezas distintas y que para su solución demandan de métodos diferentes.

Mao afirmó: “Nunca debemos olvidar la lucha de clases”, lanzando la gran Campaña de Educación Socialista y el Gran Salto Adelante que finalmente desembocaron en la Gran Revolución Cultural Proletaria. La Gran Revolución Cultural Proletaria movilizó a centenares de millones de chinos en defensa del poder para el proletariado como garantía del socialismo y de la abolición de las clases para pasar al comunismo, meta final de la revolución proletaria; aportó grandes desarrollos al marxismo-leninismo, elevándolo a una nueva y tercera etapa, el maoísmo, e impidió por diez años la restauración capitalista en China.

Entre tanto, aunque desenmascarados, astutamente los revisionistas modernos siguieron defendiendo la vía pacífica y la participación en los parlamentos, negando el Camino de Octubre, sirviendo a los imperialistas y a sus lacayos en los países dominados y provocando la confusión entre las masas para separarlas del camino revolucionario.

LA LUCHA EN BRASIL

En Brasil, como ocurrió en innumerables países, de la misma forma que la Revolución de Octubre impactó profundamente, concurriendo como uno de los factores que llevaron a la fundación del Partido Comunista en 1922, también los resultados del XX Congreso del PCUS y el revisionismo jruschovista provocaron grandes contradicciones.
Una fracción del partido se levantó contra el revisionismo de la dirección de Prestes y en defensa del marxismo-leninismo y del Camino de Octubre, reconstruyendo el partido en 1962. En breve irguió la bandera del Pensamiento Mao Tsetung y de la Guerra Popular. Por insuficiencias de asimilación y dogmatismo de la dirección del partido, la Guerrilla de Araguaia fue derrotada. Esto bastó para que los enemigos del maoísmo en el partido saboteasen el balance crítico de aquella rica experiencia, hecha con la sangre vertida por decenas de heroicos cuadros comunistas y masas, para abandonar la línea revolucionaria y capitular.

Hundiéndose en el revisionismo hoxhista (3) la dirección de Joao Amazonas, a fines de la década de los años70, liquidó por completo el Partido Comunista de Brasil en cuanto partido revolucionario del proletariado, lo que dio lugar, en los años siguientes, a otra organización revisionista bajo las siglas de PCdoB.

Transcurridos 90 años de la Revolución Rusa, el revisionista PCdoB de Renato Rabelo, como todo revisionista que se precia, corrió a exaltarla como “el más destacado acontecimiento social y político de la humanidad” (4), para concluir que eso, no obstante, es cosa del pasado. En su nota, criticó un supuesto “mando centralizador” (5) del Estado Soviético, que habría “debilitado la democracia socialista” (6). Esto, para atacar a la Dictadura del Proletariado y sustentar la dictadura burguesa-burocrática-semifeudal instalada en Brasil, clasificada por él de “democracia”.

Señala además la nota que las condiciones objetivas, en cuanto a la Revolución de Octubre, ya no existen en la actualidad, teniendo en cuenta que “los rasgos actuales del capitalismo cambiaron” (7), lo que llevaría a la necesidad de luchar por el socialismo en las nuevas condiciones del siglo XXI. Obviedades comprendidas por cualquier colegial. Pero, observaciones hechas para defender las tesis revisionistas como las presentadas por Luiz Fernandes, extraídas “de las lecciones de las experiencias fracasadas del socialismo en el siglo XX”, de nuevos caminos a través de la “preservación de mecanismos de democracia representativa” (8).

Hoy, además del jruschovismo clásico, surgen nuevas modalidades de revisionismo. No existen sólo posiciones como las del PCdoB o las de Chávez en Venezuela, que habla sobre un socialismo del siglo XXI sin destrucción de la máquina burocrática-administrativa-militar de la burguesía, sin Dictadura del Proletariado, sin expropiación de la burguesía, de los latifundistas y del imperialismo y sin socialización de los medios de producción.

Existen además procesos en que, tras años de luchas heroicas de las masas en la guerra revolucionaria, sus direcciones pasan a predicar argumentos semejantes, deponiendo las armas e integrándose en el Estado reaccionario. Y además acusan de dogmáticos a quienes persisten en la defensa intransigente de los postulados esenciales del marxismo y del Camino de Octubre, para justificar su capitulación ante el imperialismo y embellecer al capitalismo y perpetuar su Estado. El Presidente Mao ya había alertado sobre tal truco, respondiendo a los ataques jruschovistas afirmando que todas las desviaciones, entre ellas el dogmatismo, eran maléficas, pero que, ineluctablemente, el peligro principal seguía siendo el revisionismo.

EL TRIUNFO ELECTORAL DEL OPORTUNISMO

El predominio del revisionismo moderno de Jruschov en el interior del movimiento comunista de América Latina lo adiestró en las ilusiones constitucionales y causó profundas secuelas y reacciones de todo tipo como la influencia del foquismo. Después de la derrota de los procesos revolucionarios en la región en las décadas de los años 60 y 70, y en función de la carencia de una dirección proletaria que fuera rota por la contrarrevolución y con el consiguiente reinado del revisionismo, se creó el ambiente para el surgimiento de una tal “nueva izquierda” con discursos radicales y grandes apetitos oportunistas y electoreros.

Exguerrilleros arrepentidos, nacionalistas, trotskistas de diversas sectas, sectores de la Iglesia católica y sindicalistas formados por los institutos yanquis para el “sindicalismo libre”, se conformaron en un verdadero cártel de oportunismo. De las fuerzas que continuaron la lucha armada, con raras excepciones, capitularon y renegaron de la revolución en las décadas siguientes de los años 80 y 90. De las que continuaron n la luchar armada revolucionaria, rigurosamente sólo el Partido Comunista del Perú siguió sustentando el marxismo-leninismo a través del maoísmo y de la guerra popular. Y también con los duros golpes sufridos en el auge de la ofensiva general de la contrarrevolución mundial en el inicio de los años 90, la Revolución Peruana siguió adelante con la guerra popular combatiendo la capitulación y enfrentándose a viento y marea. En otras partes del mundo continuaron guerras populares en Turquía, en las Filipinas y en la India. También luchas clasistas y revolucionarias continuaron en muchos países y han propiciado el surgimiento o resurgimiento de partidos comunistas auténticos. La lucha antiimperialista crece cada día y tiene inspiración en la heroica resistencia patriótica en Irak, en la resistencia palestina y en Afganistán.

Cabalgando sobre las masas que iniciaron el siglo XXI resistiendo desesperadamente las políticas del imperialismo de saqueo y superexplotación y prometiéndoles el cielo, el cártel del oportunismo triunfó electoralmente y de forma encadenada en la mayoría de los países de la región. Ya a través de la administración del viejo Estado, presentando las mínimas promesas, se dedicaron a aplicar las políticas que decían combatir y a presidir la represión de las masas.

Integrando el cártel oportunista, también se encuentran curtidos revisionistas y partidos que se escudan bajo la máscara de marxistas-leninistas o incluso de maoístas. Juntos anuncian el surgimiento y papel central de nuevos “actores sociales”, según ellos, revelados por la nueva realidad social surgida en el mundo con la bancarrota del “socialismo real” y el establecimiento del “Nuevo Orden” de la “Globalización”. Proclamando el fin o secundarización de las clases, apuntan como agentes transformadores a la gama de manifestaciones denominadas como “movimientos sociales”: las “ONGs”, el “ecologismo”, la “cuestión de género” y “homosexualismo”, el “indigenismo” y el “neoanarquismo”, la “cuestión racial” y “antiglobalización”.

A pesar del discurso de “transparencia” y “horizontalidad” anunciados a bombo y platillo, la práctica de sus organizaciones y de sus gobiernos no van más allá de los más vulgares y rastreros métodos burgueses de autoritarismo, de populismo, de tutelaje de las organizaciones sociales, de corporativización de las masas y de mero asistencialismo.

Pero en toda América Latina, incluso dentro del ambiente aún de ofensiva de carácter general de la contrarrevolución a nivel mundial, las masas resisten y cada vez crecen más las luchas combativas. Aunque el oportunismo haya prevalecido temporalmente, desviando a las masas del camino revolucionario para mantenerlas eternamente atadas al viejo Estado, las luchas y rebeliones son preludio de un nuevo momento de la situación revolucionaria en desarrollo.

La base objetiva de esta situación fue generada por la crisis crónica de un sistema semicolonial, secularmente impuesto en el continente por el imperialismo, principalmente yanqui, que empuja al pueblo al combate. En los últimos años, esta crisis se agravó como consecuencia directa de la descomposición de la propia base material y del impacto sobre ella de la restructuración mundial del capitalismo denominada “globalización”.

El surgimiento de estos gobiernos caracterizados por los analistas burgueses como viraje a la izquierda en América Latina, representa nada más que, en última instancia, la reacción de la fracción burocrática de la gran burguesía de los países de la región. Éstas, que fueron –después de décadas enteras de hegemonía- destronadas del centro del aparato del Estado, y hacen del proyecto electoral de los oportunistas reformistas burgueses, la esperanza de retomar la posición perdida, reestructurar el Estado e impulsar el capitalismo burocrático.

Existe una relación indisoluble entre la existencia del imperialismo, de las colonias y semicolonias por él esclavizadas y dominadas, con el problema nacional, la democracia y la conquista del Poder por el proletariado. Por eso mismo, en América Latina, el verdadero camino del socialismo, muy lejos de las caricaturas de socialismo y quimeras vía “referéndums”, es el de la lucha dura y prolongada de la revolución de nueva democracia. Esto como condición indispensable para barrer la semifeudalidad, el capitalismo burocrático y la dominación imperialista, llevar a cabo la revolución de Nueva Democracia y pasar ininterrumpidamente a la revolución socialista, sirviendo al mismo tiempo a la revolución mundial y a la meta final del comunismo.

Así es que, en este cuadro, el gran desafío para las masas populares latinoamericanas, como del resto del mundo, es más que nunca el de seguir el Camino de Octubre. El Camino de Octubre, confirmado por la experiencia de todas las demás revoluciones populares y proletarias, enseña que es necesario desenmascarar al oportunismo y al revisionismo, liberando las inmensas energías revolucionarias de las masas y crear la fuerza armada revolucionaria, para derrotar a la reacción local y al enemigo común, el imperialismo. Por último, los factores que aseguraron el triunfo del Gran Octubre, se pueden traducir todos en una sola verdad proferida por Lenin: “Educar al partido y a las masas en el combate implacable al oportunismo y en la violencia revolucionaria”.

Al asestar un golpe certero al enemigo común, la Revolución de Octubre dio a los pueblos de todos los países un ejemplo y mostró el camino de la lucha de liberación de las masas explotadas y oprimidas. Mostró los medios de las masas para concretizar el derecho de decidir sobre sus propios destinos. ¡Las enseñanzas de la Revolución de Octubre y el Camino de Octubre seguirán vigentes hasta que toda la burguesía y toda la reacción sean barridas del poder en todo el mundo!

Notas

(1) Lenin – Economía y Política en el periodo de la Dictadura del Proletariado – Obras Completas.

(2) Las “tres pacíficas” y los “dos todos” fue como denominó el Presidente Mao al conjunto de las tesis de Jruschov presentadas en el XX Congreso del PCUS y sistematizadas en el XXII. Las Tres pacíficas son: la coexistencia pacífica, la transición pacífica y la emulación pacífica, con las cuales preconizaba la imposibilidad del camino revolucionario en los países capitalistas y de la lucha de liberación delos pueblos y naciones oprimidas, en un mundo en que existían bombas atómicas. Por tanto, sólo restaba al proletariado y a los pueblos oprimidos intentar el camino del parlamento burgués para su liberación; la paz debería conseguirse a cualquier precio y el socialismo vencería probando al mundo por la comprobación práctica (en la URSS) que él era el mejor sistema social. Los Dos todos son: Estado de todo el pueblo y Partido de todo el pueblo, con que fundamentaba que el Estado socialista era ahora un Estado de todo el pueblo, pues no existían más clases antagónicas en la URSS y, por tanto, ya no había necesidad de Dictadura del Proletariado. Con esto, negaba la existencia de las clases y la lucha de clases en todo el periodo del socialismo y revisaba el concepto marxista del Estado, según el cual el Estado es el producto de la sociedad de clases siendo él el instrumento especial de represión de la clase dominante. Y además, negaba el carácter de clase del Partido Comunista, denominándolo el partido de todo el pueblo y ya no más partido del proletariado.

(3) De Hoxha, líder del Partido del Trabajo de Albania. El revisionismo de Hoxha consiste en negar la existencia de las clases y de la lucha de clases en el socialismo y de aferrarse al dogmatismo. Después de reconocer las contribuciones de Mao al marxismo-leninismo, reculó pasando a negarlo y a atacarlo, haciendo coro con la reacción imperialista.

(4) Nota del PCdoB sobre los 90 años de la Revolución Socialista de 1917, en Rusia, 29 de octubre de 2007 (sitiovermelho.org.com.br)

(5) Idem

(6) Ibidem

(7) Ibidem

(8) Desafíos del socialismo en el siglo XXI – Luis Fernandes PCdoB – sitiovermelho.org.com.br

mapa-union-sovietica-con-bandera-sovietica.jpg
Mapa que representa el territorio de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Estado creado en 1922 que agrupaba a 15 Repúblicas Socialistas de: Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Estonia, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Letonia, Lituania, Moldavia, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán.

REPRESIÓN CONTRA SINDICATOS EN TODO EL MUNDO

Traducimos la nota publicada en A Nova Democracia (edición n° 184, febrero-marzo 2017) ya que ayuda a comprender cómo se desarrolla la contradicción imperialismo-naciones oprimidas y la que hay entre la burguesía y el proletariado:

Por Jailson de Souza

La crisis sistémica del imperialismo alcanza tanto a las metrópolis como a las colonias y semicolonias. En este momento, para garantizar el máximo lucro exigen estrictos controles, tanto en la economía como en la política. Así lo afirmó Fausto Arruda, en el artículo publicado en la página 3 del n° 167 de A Nova Democracia.

Para garantizar que las semicolonias paguen la absurda cuenta de la crisis general del imperialismo, éste les obliga a “apretar los cinturones” cuando se trata de los derechos básicos de las masas y aplicar la política de “tolerancia cero” para reprimir las justas exigencias del proletariado y el pueblo.

En este sentido, el fascismo se presenta como una política permanente, con sus llamativas características: negación de los derechos fundamentales, como la movilización y la organización, y el incremento de la violencia contra las masas. En los últimos meses, un aumento de la represión contra los trabajadores y sus sindicatos movilizados tan solo en luchas reivindicativas demuestran la validez de estas tesis recurrentemente planteadas por A Nova Democracia. Y tenemos una lista de estos hechos a continuación:

EGIPTO

dsc09781.jpg
Huelga y marcha por las dependencias de la Fábrica de Óleos Combustibles en Egipto.

En Suez, 15 trabajadores de la Fábrica de Óleos Combustibles (IFFCO) fueron acosados por la policía tras el estallido de una huelga exigiendo el pago de los salarios atrasados durante diciembre del 2016. La policía fascista, atendiendo las quejas de la incumplidora empresa, invadió, el día 29 de diciembre de aquel año, las casas del presidente y del secretario general del sindicato y de otros cuatro trabajadores. En el día 3 de enero, la policía invadió la fábrica y apresó a otros 13 obreros. En total, de estos trabajadores, 12 fueron liberados solamente tras pagar una fianza.

índice.jpg
Mitin de trabajadores pertenecientes al IFFCO exigiendo derechos laborales y sindicales durante el 2015

KAZAJISTÁN

Dos dirigentes sindicales fueron detenidos por la policía en Aktau, en la región del Mangistau, tras participar en una masiva protesta de obreros petroleros. El vicepresidente de la Confederación de Sindicatos Independientes de Kazajistán fue acusado de “consentir la continuación de la huelga”. Los dirigentes sindicales pueden pagar entre 7 a 12 años de prisión.

El viejo Estado de Kazajistán decretó más tarde, el 4 de enero, la forzosa extinción de la confederación sindical.

3C9A9060-CB09-4A68-AD5E-7C072A784827_w1023_r1_s.jpg
Obreros petroleros en Kazajistán.

TURQUÍA

Más de 2.000 obreros metalúrgicos entraron en huelga este 19 de enero y luego se enfrentaron a una absurda prohibición impuesta por el viejo Estado turco. La prohibición se produjo por un decreto del Ministerio del Trabajo del fascista Erdogan, justo en el inicio de la huelga. El decreto afirma que “la huelga convocada por el sindicato Birlesik Metal-is pone en peligro la seguridad nacional y debe ser reprimida”, colocándola en la ilegalidad. Esto, sin embargo, no ha intimidado a los 2.000 obreros que mantienen la huelga.

dsc00234.jpg
Sindicato Birlesik Metal-is en medio de una huelga y negociando las conquistas en la calle

El día 25 de enero, 37 sindicalistas provenientes del sindicato de profesores asociados a la Confederación de los Sindicatos de Trabajadores de Servicios Públicos fueron detenidos y sometidos a la represión de la Oficina de Asuntos Públicos del viejo Estado turco. La razón es llevar adelante una causa penal contra los maestros por haber participado en una huelga durante el 29 de diciembre del 2015, hace más de un año.

LA GRAN NECESIDAD DE LUCHAR POR EL REAJUSTE SALARIAL

Publicado en la edición impresa n° 55 (enero, 2017) de Periódico El Pueblo.

En la edición anterior de El Pueblo, se encontraban candentes las huelgas de los Funcionarios Públicos, la de Multiexport, la de Homecenter, de Alto Maipo, entre varias más. Todas ellas tienen como factor común el exigir con justeza el reajuste salarial. Pero, ¿qué es el salario?, ¿cuál es la necesidad que tiene el proletariado y el pueblo de luchar por elevarlo? Buscaremos explicar la base económica sobre la cual se expresa la lucha de clases en nuestro país.

H8xUPNrJVmhtoUc0LJ.jpeg

En primer lugar, debemos entender que el salario es el pago que hace el capitalista por el precio de la fuerza de trabajo de las personas. Esta es la única mercancía que poseen los obreros y asalariados para vendérsela al capitalista y que permite la producción de cualquier otro bien. Sin esta fuerza motriz no hay producción de otras mercancías y, por ende, no habría posibilidad de ganancias para el burgués (plusvalía).

Mientras para el capitalista el salario es sólo un costo necesario para obtener una ganancia, para el obrero el salario significa la existencia misma, ya que este no posee medios de producción para generar su subsistencia. Entonces, tras recibir el salario se deben adquirir todos los medios de vida para ellos y sus familias, pagando por los productos creados por el proletariado como clase, pero ahora encarecidos por la ganancia del capitalista.

El capitalista, tanto como individuo o como sistema, siempre intentará obtener la fuerza de trabajo, al igual que las materias primas, al menor costo posible, pues ambos son insumos de su futura ganancia. Por ende, el salario y la ganancia capitalista se desarrollan siempre en razón inversa, porque ambos son fruto del trabajo obrero y como dos partes de una misma unidad, si uno se incrementa, el otro necesariamente debe disminuir.

El salario desciende de dos maneras: 1) en términos relativos, pues a mayor ganancia capitalista menor es el salario, ya que una mayor proporción del trabajo obrero es entregado gratuitamente al capitalista en forma de plusvalía y, 2) en términos absolutos, pues la competencia entre la gran cantidad de asalariados disminuye el precio al que están dispuestos los capitalistas a pagar el trabajo. Por ende, también baja la cantidad de mercancías que el obrero puede obtener con su salario (poder de compra).

2-fundación-sol-para-qué-alcanza-el-sueldo-mínimo.png

Primero, cuando prospera la industria, los patrones no comparten las ganancias con los obreros, pero cuando hay crisis, la descargan sobre sus hombros. Aquí tenemos el ejemplo de la huelga llevada a cabo por los trabajadores de SODIMAC, quienes exigían un reajuste salarial del 7%, basándose en las súper ganancias de los dueños de la empresa, la que durante el 2016 pasó a encabezar el ranking de riqueza en Chile e inclusive compró una minera al grupo Luksic.

Por otro lado, el precio de todas las mercancías, más allá de la oferta y la demanda, está determinado por su costo de producción. Esto incluye a la fuerza de trabajo y su costo corresponde al costo de mantener al proletariado en condiciones de seguir trabajando y reproducirse para reemplazar las antiguas generaciones. Por ende, en el costo de la fuerza de trabajo se incluyen todos los gastos en que deben incurrir las personas para su subsistencia, tales como alimentación, combustible, agua, luz, impuestos, educación, transporte, etc. Es decir, las alzas en el costo de la vida disminuyen el salario si es que este no es reajustado en la misma proporción del alza, algo que en períodos de crisis capitalista es aún más evidente.

Por ejemplo, la estadística burguesa utiliza el Índice de Precios al Consumidor (IPC) como indicador aproximado del costo de la vida, lo que no discutiremos esta vez. Si el IPC ha subido en Chile un 25% entre el 2009 y el 2016, los salarios debe­rían reajustarse un 25%. Si no, se habla que el poder adquisitivo de las personas ha disminuido, puesto que con la misma cantidad de dinero se compran menos co­sas que antes.

Los patrones tratan siempre de reducir el salario, pues mientras menos entreguen, más ganancias les quedan. En cambio, los obreros tratan siempre de obtener el ma­yor salario posible, para poder dar a su fa­milia una alimentación abundante y sana, vivir en una buena casa y vestirse como todo el mundo.

¿Y es suficiente el salario en Chile para cu­brir las necesidades básicas?

En el 2014, la OCDE señaló que al 30% de los chilenos no les alcanzan sus ingresos para comprar alimentos y otras necesida­des ni pensar. Por ende, deben acudir a la deuda: de esta forma, la crisis económica es soportada sobre los hombros de las ma­sas, pasando de haber 1.400.000 deudores morosos en marzo del 2012 a 4.100.000 en junio de 2016.

Pero si consideráramos el salario en bruto no veríamos más allá la situación, puesto que las formas laborales que emplea la gran burguesía y los terratenientes para bajar el salario son diversas e incluso va­rían de región en región. No obstante, un vistazo general de la situación nos señala que, al año 2015, 1.000.000 de chilenos no tiene contrato, con lo que los patrones eluden la legalidad burguesa, previsiones sociales, seguros de cesantía y otros gastos en que deben incurrir los patrones según la ley (que igual es arrancado del trabajo asalariado). Una situación más o menos similar viven los 980.000 chilenos subcon­tratados y suministrados por empresas “externas” de donde prestan servicios.

Lo mismo sucede con los subempleados, que alcanzan a 650.000 personas que tienen ingresos por debajo de los 110.000 pesos (menos de la mitad del actual sala­rio mínimo) y que necesitan trabajar más para poder subsistir.

Es tan bajo el salario, tanto en forma abso­luta como relativa, que el salario mínimo en Chile es tres veces inferior al salario mí­nimo que existía hace 30 años en los países industrializados de Europa. La adquisición de los bienes necesarios se hace en base a la deuda, sistema en el que está inmerso el 75% de los hogares chilenos y que, en el segmento entre los 35 y 45 años alcanza 5 veces el salario que poseen.

El salario, en términos generales, siempre está determinado por la competencia entre proletarios y capitalistas. Pero esta competencia no se da únicamente en el te­rreno económico, sino que inevitablemen­te pasa al terreno extraeconómico: los capitalistas usan a su favor las agrupaciones patronales y, principalmente, el Estado. El proletariado usa las asociaciones obreras y los sindicatos.

El gran mérito de los sindicatos consiste en que aspiran a mantener y elevar el nivel de vida de los proletarios. Pero la lu­cha sindical no quebranta la ley del salario, sino que la hace valer en todo su alcance. Si no se empleara la organización sindical, el obrero no obtendría ni siquiera lo que le corresponde en relación a leyes económi­cas que determinan el salario.

La lucha por el salario no rompe con las leyes del capitalismo, sino más bien hace que estas se cumplan. La real importancia de la lucha por el salario, las asociaciones obreras y los sindicatos radica en la expresión de la lucha de clases que lleva implí­cita y en sus perspectivas revolucionarias. La huelga encabezada por las coaliciones obreras es, en realidad, el medio para agrupar a la clase obrera y preparar el derrocamiento de toda la vieja sociedad.

Continuaremos explicando la significación de la lucha salarial en futuros artículos.

MONOPOLIO Y CAPITAL FINANCIERO EN CHINA

A continuación reproducimos íntegramente el articulo de la pagina “La victoria de los oprimidos y explotados” sobre el desarrollo del monopolio y capital financiero en China, donde se aclaran unos puntos sobre el imperialismo Chino y su actuar en el en el mundo de hoy.

El siguiente artículo forma parte del proyecto del traducción de Cuestionatelotodo y Victoria de los Oprimidos y Explotados del libro Is China an imperialist country? Considerations and  Evidence, publicado por B.N. Turner, economista colaborador de Red-Path, revista norteamericana cuyo objetivo es analizar la sociedad contemporánea desde una perspectiva marxista crítica, fomentando la publicación de artículos e investigaciones dirigidas a “participar en los esfuerzos  necesarios para levantar en alto la bandera y las enseñanzas de la Comuna de París, la Gran Revolución de Octubre, la Revolución china de 1949 y la Gran Revolución Cultural Proletaria, que han sido los puntos álgidos el camino rojo de la revolución en la marcha hacia el comunismo“.

En el capítulo traducido (capítulo 8) y aquí publicado, Turner, partiendo de la definición de Lenin que dice que “El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero”, demuestra que hay monopolios en China, que en su economía domina el capital financiero y, por lo tanto, que China es un país cuyo sistema es propio del capitalismo en su fase imperialista.

Además, Turner aclara que, al contrario de la justificación de algunos, el dominio no es de empresas monopolísticas extranjeras y del capital financiero exterior, sino que se trata de monopolios y capital financiero principalmente local, chino. Es decir, se trata de un capitalismo imperialista gestionado por la clase capitalista china que, en el caso de la República Popular China, forma parte y colabora estrechamente con el Partido Comunista Chino, en especial con el Comité Central y los altos dirigentes políticos y gubernamentales.

Todo este desarrollo del capitalismo chino, hoy primera potencia mundial también financiera, se ha desarrollado desde que Den Xiaoping y sus acólitos, a los que ya Mao había desenmascarado como los “defensores del camino capitalista”, lanzaron la “buena nueva” de que “hacerse rico es glorioso”, comenzando a llenarse el Partido de los seguidores de lo que se conoce como xiahai (que se podría traducir como “zambullirse en el mar de la empresa privada“), también conocidos como “capitalistas rojos“.

Por supuesto, como afirma el autor del libro, los capitalistas del resto del mundo “están impresionados, envidiosos (especialmente de sus grandes beneficios) y temerosos de esta nueva competencia“, mientras los cuatro grandes bancos chinos, por cierto, en manos de altos jerarcas del PCCh, con un poder financiero que deja atrás a los bancos más poderosos de cualquier otro estado, “siguiendo el camino de las grandes corporaciones bancarias occidentales en esta etapa del capitalismo financiero y de la globalización, estos gigantescos bancos chinos están expandiendo sus operaciones a nivel mundial“. Es decir, se desarrollan y se expanden con las reglas del imperialismo monopolístico y financiero que ya describiera Lenin hace 100 años.

Y, como cualquier estado capitalista, China sufre de las continuas burbujas financieras y crisis de superproducción irremediables en el capitalismo, aunque las particularidades del capitalismo chino (explicadas por el autor en el artículo, especialmente su menor endeudamiento que, sin embargo, crece a pasos agigantados) han hecho que, de momento, la economía china se resienta menos que las de otros países capitalistas con más tradición de explotación de su clase obrera y de otros pueblos.

Es decir, China, desde la restauración del capitalismo tras la muerte de Mao, ha ido profundizando y desarrollando y, por supuesto, haciendo más eficaz, su sistema de explotación de la clase trabajadora (desde los años 80 incorporando el trabajo a destajo, por ejemplo) y de otros pueblos (que, como explicaba también Lenin, tiene en la concesión de prestamos financieros y la deuda una de sus formas más eficaces, sin tenerse que recurrir necesariamente a la fuerza militar), lo que le ha hecho posicionarse en los primeros eslabones, sino en el primero, de la cadena que une a todos los estados capitalistas en esta fase final del capitalismo global, donde dominan el capital financiero y los monopolios: el imperialismo.

***

MONOPOLIOS Y CAPITAL FINANCIERO EN CHINA, B.N. Turner

En capitulos anteriores, hemos citado la definición de Lenin que dice que “El imperialismo es el capitalismo en esa etapa de su desarrollo en la que se ha establecido la dominación de los monopolios y del capital financiero”. Por lo tanto, la pregunta es ¿hay monopolios y se da la dominación del capital financiero en China hoy en día? La respuesta es que sí, ¡sin duda! Y, por otra parte, este predominio global no es de los monopolios y capital financiero extranjero, sino claramente de los monopolios y el capital financiero chino[1]

Durante la época de Mao, cuando China era todavía un país socialista, la producción industrial se consolidó, dirigiéndose centralizadamente a través de la planificación socialista en general. Cuando Deng Xiaoping y sus acólitos dirigieron la nave de nuevo hacia el capitalismo después de la muerte de Mao, todas estas industrias se mantuvieron inicialmente propiedad del estado y la economía estaba en manos, en un principio, casi en su totalidad del estado capitalista. Con el tiempo, y especialmente durante la década de 1990, muchas de estas “empresas estatales” (EPE) fueron privatizadas, y muchas empresas y corporaciones privadas adicionales se establecieron y desarrollaron. Con la “apertura” a la inversión extranjera, muchas empresas extranjeras también comenzaron a establecer fábricas y operaciones en China, sobre todo para la exportación de productos producidos con mano de obra barata china.

Lo que todo esto quiere decir es que en el nuevo capitalismo de Estado de la nueva era capitalista china ha sido considerablemente, (aunque todavía sólo parcialmente), transformado en capitalismo monopolista privado. Por supuesto, el capitalismo de Estado en sí es una forma de capitalismo monopolista; más aún ¡una forma más concentrada y monopolizada! E incluso si China se hubiera mantenido en las cercanías del capitalismo estatal absoluto, lo que la Unión Soviética hizo en sus últimos 35 años, habría sido aun así un país imperialista. Pero el hecho es que China ha cambiado parcialmente hacia el estilo occidental de capitalismo monopolista privado y se parezca cada vez más al capitalismo imperialista de Estados Unidos, Europa y Japón.

v1244A Pesar de que China es un país capitalista ya desde hace décadas, a partir de 2012 las empresas estatales siguen constituyendo aproximadamente la mitad de la economía en términos de Activos y Propiedades y significan en torno a un tercio en lo relativo al valor añadido de la producción. Alrededor del 20% de los empleados chinos trabajan en estas empresas estatales, por debajo del 60% de los que lo hacían en 1998. (Ver gráfico)[2].

Sin embargo, se debe entender que estas restantes empresas estatales chinas, a pesar de que, de hecho, constituyen un tipo de capitalismo de estado desde un punto de vista formal, ahora en realidad funcionan mucho más como si fueran de propiedad privada, como corporaciones monopolistas. Algunos de los primeros pasos importantes en esta dirección fueron tomados en el “reajuste y reforma” económica de 1979, cuando las empresas estatales se “conceden algunos poderes en la toma de decisiones, tales como la distribución de los beneficios“[3]. Un tipo particular de burguesía “reforma” las empresas estatales, a partir de los primeros años del regreso de Deng Xiaoping al poder después de la muerte de Mao, teniendo lugar el desmantelamiento de lo que se llamaba “el tazón de hierro“. En la época maoísta, los trabajadores de las empresas estatales tenían garantizado el estatus de empleo, una jornada de ocho horas, una escala salarial de ocho categorías en las que los trabajadores podrían ascender por antigüedad, beneficios médicos gratuitos, pensiones, asistencia de maternidad y enfermedades pagadas, además de la subvención de alimentos, de la vivienda y del cuidado de los niños. Con el regreso del capitalismo todos estos beneficios han ido desapareciendo o recortados y ya no se consideran obligaciones de las empresas estatales. Uno de los motivos de la nueva clase dominante burguesa para el cierre de tantas empresas estatales, con excepción de la baja rentabilidad, fue la mayor indignación de los trabajadores ante la pérdida de estos beneficios y el crecimiento de la agitación laboral grave debido a esto. En algunos casos, el gobierno simplemente no tenía más remedio que cerrar del todo algunas empresas, dadas sus nuevas políticas de gestión denunciadas y odiadas por los trabajadores.

Otro gran paso en la transformación de las empresas estatales en empresas privadas se hizo con las nuevas regulaciones para estas empresas introducidas en mayo de 1984, que establecían (entre muchas otras cosas) que “las empresas tienen el derecho a producir lo deseen en caso de escasez, después de cumplir con sus planes estatales y las órdenes recibidas“, a decidir precios (dentro de unos rangos), elegir sus propios proveedores, decidir su propia dotación de personal (contratación y despido), adoptar cualquier sistema de salarios que deseen (incluyendo el trabajo a destajo), etc[4]. Y en las décadas posteriores, los gestores de las empresas públicas ha sido cada vez más libres de operar sus empresas como lo deseen, centrándose principalmente en la producción de beneficios. La transformación más grande, por supuesto, se produjo cuando se abandonaron los planes de producción del estado, con el cambio hacia una economía de mercado

Mientras que la China capitalista actual todavía tiene algunos planes globales sueltos a cinco años para ayudar a coordinar su desarrollo económico, estos planes ya no especifican exactamente qué bienes debe producir cada empresa pública, o la cantidad de cada producto, cuáles deben ser los precios, etc. Por el contrario , estas empresas estatales son ahora casi tan libres como las corporaciones privadas, han de tomar sus propias decisiones acerca de qué y cuánto producir, cuánto cobrar, cuándo y dónde expandirse, etc. Ahora son los dictados del mercado capitalista los determinantes principales de lo que producen las empresas estatales, no la planificación de la producción socialista, poniéndose cada vez más énfasis en permitir que los mercados jueguen el “papel decisivo” en la asignación de los recursos[5].

Además, en China incluso las corporaciones capitalistas monopolistas de propiedad privada están sometidas a una dirección un poco más estatal / partidista (o “interferencia“, como se suele considerar) que lo que suele ocurrir en los países capitalistas occidentales (por supuesto que, en la era capitalista-imperialista, se ha producido en todos lados y en diferentes una fusión parcial de las corporaciones privadas con el estado, como Lenin señalara[6]).

Por lo tanto, las diferencias entre las empresas estatales y las empresas privadas en la actual China capitalista no son tan grandes como se podría imaginar. Ambos tipos de propiedad formal son herramientas para la explotación de la clase obrera china por la clase capitalista gobernante. Y ambos tipos de propiedad formal representan la fusión parcial del estado capitalista con unidades de producción semindependientes, aunque en grados algo diferentes.

Una razón importante por la cual el Estado y el Partido en China tienen más influencia sobre las corporaciones capitalistas privadas de lo que es común en otros países capitalistas-imperialistas es que los propietarios y gerentes de estas corporaciones privadas a menudo son miembros del PCCh. Un gran número de estos “capitalistas rojos” se han unido al PCCh en los últimos doce años[7] ¡Un segundo grupo de “capitalistas rojos” ya estaban dentro del PCCh cuando se convirtieron en capitalistas! En 1992, el PCCh comenzó a alentar a los miembros del Partido a iniciar sus propias operaciones comerciales privadas. Esto es lo que se conoce como xiahai, o “zambullirse en el mar” de la empresa privada. Estos capitalistas xiahai estaban actuando según la conocida buena nueva de Deng Xiaoping de que “hacerse rico es glorioso” y, generalmente, han mantenido su membresía en el PCCh para mantener sus conexiones políticas e influencia. En 2002, aproximadamente una quinta parte de los empresarios privados de China ya eran miembros del PCCh, y dos tercios de ellos eran capitalistas xiahai[8] ¡Algunos de los “capitalistas rojos” más importantes de China figuran ahora en la lista Forbes del top de los multimillonarios del mundo!

v1245Con la “apertura” a la inversión externa en China, las multinacionales extranjeras rápidamente llegaron a generar un porcentaje muy alto de la producción manufacturera del país que se exportara a otros países (en efecto, uno de los propósitos principales de esta “apertura” era fomentar este desarrollo). En 1995, las exportaciones de las empresas de capital extranjero en China ascendían al 31,51% del total de las exportaciones; en 2003 alcanzaron el 54,84% del total de exportaciones; y en 2008 alcanzaron el 55,25% del total de las exportaciones chinas[9]. Esta dominación de las exportaciones chinas por parte de empresas financiadas con fondos extranjeros llevó a algunas personas a concluir erróneamente que las multinacionales extranjeras dominaban toda la economía china. Hay varias cosas a considerar para llegar a entender por qué esto no es así de simple.

En primer lugar, desde 2008, mientras que el valor de las exportaciones de las empresas financiadas con fondos extranjeros ha seguido aumentando, el porcentaje de las exportaciones totales procedentes de empresas financiadas con fondos extranjeros ha ido disminuyendo gradualmente. Las estadísticas del gobierno chino mostraron que este porcentaje había caído por debajo del 50% en 2012[10]. Además, mientras que las exportaciones de las empresas estatales en 2012 disminuyeron un 4,1% con respecto al año anterior y las exportaciones de las empresas financiadas con fondos extranjeros aumentaron un 2,8%, las empresas chinas de propiedad privada aumentaron un 21,1%[11]. La tendencia ahora es, por lo tanto, de que las empresas chinas privadas de propiedad local asuman una parte cada vez mayor del mercado de exportación.

En segundo lugar, ¡muchas de los que se cuentan como “empresas de capital extranjero” en las estadísticas chinas no son realmente extranjeras! En particular, las empresas con sede en Hong Kong están incluidas en la categoría “financiada con fondos extranjeros“, aunque Hong Kong ha sido parte de China desde 1997. Además, Hong Kong es, con mucho, la principal fuente de “inversión extranjera directa en el interior” en China, que representa una inversión directa extranjera acumulada de 456,2 mil millones de dólares (el 41% del total) a partir de 2010[12]. Esto se compara con una IED acumulada de Estados Unidos de sólo 78.700 millones de dólares (7,1% del total acumulado) a partir de 2010.

Mucha gente tenía la idea de que la economía china estaba dominada por países imperialistas occidentales como los Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania, pero no es así. Incluso si se agrega la IED acumulada hacia el exterior (a partir de 2010) de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia y Japón, sólo llega a 197.4 millones de dólares, lo cual es mucho menos de la mitad de lo que proviene de Hong Kong[13]. También hay un poco de inversión desde Taiwán, Corea del Sur, Singapur e incluso de la pequeña Macao (que ahora también es parte de China), ninguna de las cuales puede ser considerada como una potencia extranjera capaz de controlar a China o controlar su economía.

En tercer lugar, incluso el componente de exportación de la economía china está disminuyendo en importancia con el tiempo. El gobierno chino está haciendo un esfuerzo cada vez mayor para reducir la dependencia de su economía de las exportaciones, y ya se han hecho grandes cambios en esta dirección. Las exportaciones de bienes cayeron de un 38% del PIB de China en 2007 a sólo un 26% en 2012[14]. El valor de las exportaciones chinas sigue aumentando, pero la economía interna china está creciendo mucho más rápido. Esta es la razón por la que el porcentaje de las exportaciones chinas como parte del PIB total está disminuyendo tan rápidamente.

Por lo tanto, la idea de que los países imperialistas extranjeros y sus multinacionales dominan la economía china es bastante errónea, como es la noción a veces acompañante de que el imperialismo extranjero controla políticamente a China.

Las cosas están aún más claras y son más obvias cuando nos fijamos en las alturas financieras de la economía China capitalista. Todos los grandes bancos están bajo un estricto control del gobierno y del Partido. Como señaló la revista de la clase dominante británica, The Economist, en referencia a China, “las mayores instituciones financieras del país están tan estrechamente sujetas al Estado que, en realidad, son las joyas de la corona del tesoro público“[15].

Cuatro de los diez bancos más grandes del mundo son ahora chinos, incluyendo el más grande de todos ellos, el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), ¡que tiene activos de $2,8 billones! Los otros tres son el Banco de la Construcción de China (2,2 billones de dólares en activos), el Banco de China (2,0 billones de dólares) y el Banco Agrícola de China (2,1 billones de dólares)[16]. Estos bancos son el núcleo del capital financiero chino, bajo la atenta dirección del gobierno y del Partido. “El tamaño de estas instituciones es impresionante. ICBC y ABC tienen más de 400.000 empleados cada uno (28), casi como Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo. ICBC tiene más de 4 millones de clientes corporativos. CCB tiene unas 14.000 sucursales“[17].

Un libro occidental sobre el sector financiero de China que representa las opiniones de los capitalistas financieros extranjeros, lamenta que el “gobierno central chino tenga un control inquebrantable del sector”, y añade que “los bancos extranjeros tienen, en el mejor de los casos, poco más del 2% de los activos financieros” y que “a pesar de la innegable apertura económica de los últimos 30 años y del acuerdo con la OMC, el sector financiero de China sigue estando abrumadoramente en manos de Pekín”[18].

Los “Cuatro Grandes” bancos están liderados por altos ejecutivos de la jerarquía del PCCh, “con los jefes desplazándose fácilmente entre los bancos y las agencias reguladoras”[19]. Este control estatal de los grandes bancos chinos es muy importante en muchos sentidos. Es uno de los principales mecanismos que permiten al gobierno y al Partido supervisar toda la economía y organizar una inversión más fuerte en las partes de esta que hay que fortalecer o promover. Y los préstamos a las empresas públicas se han promovido especialmente. Esta es una de las razones por las que el sector capitalista estatal de la economía china ha permanecido tan grande como es.

Este tipo de control general de la economía por parte del sector financiero es, en gran medida, igual de cierto en todos los países imperialistas de la etapa capitalista-imperialista y es la razón por la que este sector financiero está en el centro mismo de lo que se llama “centro de mando de la economía”[20].Esto es, en parte, la razón por la cual los leninistas insisten tanto en el concepto de capital financiero. Sin embargo, en China este mando financiero no está en manos de los especuladores de Wall Street, como sucede claramente en los Estados Unidos, sino directamente en manos del “comité gobernante” de la burguesía nacional burocrática china; es decir, en el PCCh.

No obstante, estos gigantescos bancos chinos son extremadamente rentables, hasta el punto de ser la gran envidia de otros grandes bancos de todo el mundo. ICBC por sí solo tenía beneficios, antes de contar los impuestos, de casi 50 mil millones de dólares en 2012[21]. A finales de 2012, los cuatro bancos más grandes de China reportaron una ganancia combinada de 150.000 millones de yuanes (30.000 millones de dólares) en el tercer trimestre, casi el triple de la cantidad realizada por los cuatro principales bancos estadounidenses durante ese mismo período[22]. “Las ganancias del sector bancario como parte de la producción económica de China llegó casi el 3% el año pasado (2012), mientras que la proporción más alta alcanzada en las últimas décadas por los bancos estadounidenses fue sólo del 1% del PIB”[23].

Siguiendo el camino de las grandes corporaciones bancarias occidentales en esta etapa del capitalismo financiero y de la globalización, estos gigantescos bancos chinos están expandiendo sus operaciones a nivel mundial. Han tenido obstáculos para hacerlo en muchos países, porque estos bancos estatales chinos no respetan todas las normas bancarias occidentales y no desean abrir completamente sus libros de cuentas a ojos extranjeros. Sin embargo, los bancos chinos están progresando en eludir estas dificultades. En un viaje a China en octubre de 2013, George Osborne, canciller de Gran Bretaña, anunció un acuerdo para permitir que los bancos estatales chinos operen en Londres, considerándolos como sucursales locales en lugar de como subsidiarias de bancos externos, evitando así un escrutinio riguroso. El comercio internacional del yuan chino se ha triplicado en los últimos tres años, llegando hasta 120.000 millones de dólares por día, y Londres quiere asegurar su posición como centro de negocios de este enorme y creciente comercio en moneda y bonos chinos, permitiendo a los bancos chinos operar allí[24].

La respuesta de los imperialistas extranjeros al rápido crecimiento de estos grandes bancos chinos ha ido en dos direcciones opuestas y contradictorias. Por un lado, están impresionados, envidiosos (especialmente de sus grandes beneficios) y temerosos de esta nueva competencia. En una reseña de un libro muy reciente que glorifica a los gigantes bancos americanos y que se opone firmemente a cualquier intento de reducirlos en la medida en que no sean ya “demasiado grandes para fracasar“, The Economist resume una de las conclusiones principales del autor: Reduciéndolos [a los grandes bancos de Estados Unidos], le inquieta que pueda llegarse a “un punto en el que Estados Unidos ya no pueda ser considerada una superpotencia“, lo que supondría “entregar la batuta a China“[25].

Por otra parte, un tema popular en la literatura económica burguesa occidental es que los bancos de China se encuentran en una condición “frágil“. Estos bancos son vistos como sometidos a un excesivo control político del PCCh y, por lo tanto, demasiado dispuestos a hacer préstamos a empresas chinas que esas compañías es posible no puedan pagar. Hay, por supuesto, algo de verdad en esto, pero lo que estos críticos no entienden es que absolutamente en todos los sistemas financieros capitalistas, en todas partes, suceden este mismo tipo de cosas !Y solo así puede ser!

v1246

Los economistas burgueses no pueden admitir, y pocos de ellos pueden incluso entender, que la creación de burbujas de crédito es absolutamente esencial para todo boom capitalista en cualquier país. La razón es simple: el capitalismo implica inherentemente la extracción de la plusvalía de la clase obrera. Dado que los trabajadores no reciben el pago de todo el valor que producen, tampoco pueden comprar todo lo que producen, a menos que se les concedan cantidades cada vez mayores de crédito. Si se amplía el crédito al consumo, se amplía el mercado de los productos básicos. Y en ese caso, el mercado en expansión hace posible que las corporaciones utilicen parte de su plusvalía, o bien pidan prestado a los bancos, para construir más fábricas con el fin de vender más en ese mercado en expansión[26].

Y esto es exactamente lo que sucede también en todos las etapas de crecimiento del capitalismo. En realidad, es una casa de juegos que inevitablemente debe caer en forma de una crisis de sobreproducción que se vea afectada por una o más crisis financieras. Y sí; esto ocurrirá inevitablemente también en China, en algún momento.

Sin embargo, como no hubo deuda interna o externa en China durante el período socialista[27], el espacio para la creación y expansión del crédito en la nueva era capitalista ha sido mucho mayor que en Estados Unidos, Europa o Japón, que ya estaban revolcándose en montañas de deuda acumulada durante las primeras décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial. Esta es la principal razón por la cual China ha sido hasta ahora mucho menos afectada por la crisis mundial de superproducción y por sus crisis financieras; simplemente han tenido la capacidad de aumentar su carga de crédito / deuda de una manera mucho mayor y más rápida. Por lo tanto, en relación con el tamaño de sus economías, los paquetes de estímulo durante la crisis financiera 2008-9 fueron mucho mayores y mucho más efectivos en China que en otros países.

Una visión relacionada muy habitual en la literatura económica burguesa occidental sobre el sistema financiero chino es que ha estado abocado a una enorme “mala asignación de capital“. Pues bien, desde un punto de vista marxista, esto también es inevitable bajo el capitalismo, y se han podido señalar muchos ejemplos especialmente absurdos. En los Estados Unidos, por ejemplo, a fines de la década de los noventa, tuvo lugar el llamado auge de la “Nueva Economía” o “Dot.com“, donde hubo inversiones masivas desproporcionadas (y totalmente imprudentes) en compañías de Internet, algunas de las cuales nunca dieron beneficio en absoluto. Muchos billones de dólares se perdieron en tamaña estupidez. Después de ese colapso, en la recesión de 2000-2001, una nueva ola de mala asignación de capital en los EE.UU. comenzó en lo que resultó ser la gran burbuja inmobiliaria y la titularización de paquetes de hipotecas de alto riesgo. Eso también se derrumbó (parcialmente) en 2008-2009. Una situación similar ocurrió en Japón a finales de los 80, con la burbuja inmobiliaria grotesca que se derrumbó a principios de los años noventa. ¿Qué es, en efecto, un crecimiento capitalista, sino una “enorme mala asignación del capital”, que sólo queda completamente clara cuando estalla la burbuja?

De hecho, el sistema financiero chino tiene muchos problemas que se están acumulando continuamente, al igual que los de todos los demás países capitalistas-imperialistas. Hay ciertamente una burbuja inmobiliaria en China, por ejemplo[28]. Existe un sistema bancario paralelo en China, al igual que existe en los Estados Unidos (aunque tiene un carácter algo diferente). Existe bastante sobreproducción evidente actualmente en China (como en otros lugares). Hay algunas nuevas “ciudades fantasmas” con miles de apartamentos y oficinas totalmente desocupadas. Todas estas cosas y muchas más son ciertas.

Sin embargo, es algo inevitable, intrínseco a la misma naturaleza del capitalismo, que exista una gran anarquía económica de este tipo, y que haya expansión de la deuda y burbujas de activos durante los tiempos de auge. Nada de esto demuestra que el capitalismo-imperialismo chino sea fundamentalmente diferente de otros países capitalistas-imperialistas.

[1] Debemos tener en cuenta, sin embargo, que desde los tiempos de Lenin un nuevo término ha sido introducido, a saber, «oligopolio ‘, que es, estrictamente hablando, más correcto que” monopolio”, que a menudo implica el monopolio, total o completo. ‘Oligopolio’ es, digamos, semi-monopolio, o una “forma más ligera” de monopolio. En otras palabras, una situación en la que un pequeño número de productores controlan el mercado capitalista para algunos de los productos básicos y limitan su competencia, en general, a cuestiones de estilo y publicidad.

[2] La información es de “China: Changing the Economy: The Long Weekend”, Economist, Nov. 2, 2013, pp. 49-50.

[3] “Businesses Enjoy Expanded Powers”, Beijing Review, Vol. 27, #25, June 18, 1984, p. 10. Online: http://www.massline.org/PekingReview/PR1984/PR1984-25.pdf

[4] Ibid., pp. 10-11.

[5] Este “papel decisivo” para los mercados es la terminología utilizada en el comunicado de la III Pleno del XVIII encuentro del Comité Central en noviembre de 2013. Ya antes el mercado fue descrito como simplemente la determinación “básica” de la asignación de recursos. El cambio en la terminología, aunque ligera, estaba destinado a poner aún más énfasis en las fuerzas del mercado. Ver: “El pleno del partido: Todo el mundo que ama el señor Xi, dice que sí”, The Economist, 16 de Nov., 2013, p. 49Economist, Nov. 16, 2013, p. 49

[6] Lenin se refiere a “los inicios de la producción capitalista controlada por el Estado, combinando el poder colosal del capitalismo con el poder colosal del Estado en un solo mecanismo y reuniendo decenas de millones de personas dentro de la organización única del capitalismo de Estado” en su artículo ” Guerra y Revolución “, mayo de 1917, en LCW 24: 408. Sin embargo, debe recordarse que el papel del Estado en orientar directamente las economías capitalistas en los grandes países imperialistas aumentó enormemente durante la Primera Guerra Mundial y que, después de la guerra, este papel directo fue severamente reducido. Por otra parte, el término “capitalismo de estado” llegó a tener un sentido cualitativamente diferente (y más profundo) una vez que la Unión Soviética, anteriormente socialista, se transformara en un capitalismo estatal en los años cincuenta.

No obstante, hay una serie de mecanismos por los cuales la “empresa privada” y el Estado se mezclan incluso en Occidente. Por ejemplo, existe el hecho de que la riqueza corporativa y los ricos y sus medios de comunicación determinan en gran medida quién es elegido para el cargo político; Existe el hecho de que los cabildeos corporativos determinan en gran medida los detalles de las nuevas leyes; Hay regulación gubernamental de las corporaciones (directa e indirecta, como a través de leyes fiscales) y también “captura reguladora”, en donde las corporaciones supuestamente reguladas por agencias gubernamentales obtienen control sobre los organismos reguladores (a través de sobornos o de otro modo); Y existe, por último, el “síndrome de la puerta giratoria” (“comadreo”) por el cual los funcionarios del gobierno (!o incluso los reguladores de la industria!) se convierten en gerentes de grandes empresas (y viceversa) [see http://www.sourcewatch.org/index.php/Government-industry_revolving_door and http://www.thenation.com/article/174151/reverse-revolving-door-how-corporate-insiders-are-rewarded-uponleaving-firms-congres ].

[7] En 2001 el Secretario General del PCCh Jiang Zemin levantó la prohibición de que los capitalistas se unieran al Partido “Comunista”. La justificación ideológica de esta decisión fue su teoría de los “Tres Representantes”, es decir, que el PCCh debía representar no sólo a los trabajadores y campesinos, sino también a un tercer grupo que incluía hombres de negocios, profesionales y otros. El PCCh planeó admitir a 200.000 gerentes o dueños de grandes o medianas empresas privadas como nuevos miembros del Partido en 2002. Muchos más de estos “capitalistas rojos” han sido admitidos desde entonces, aunque las cifras no han sido liberadas -presumiblemente porque son políticamente sensibles. [Bruce Dickson, Red Capitalists in China (2003), especialmente páginas 102-104.]

[8] Bruce Dickson, Red Capitalists in China (2003), pp. 107-108.

[9] Kelly Liu & Kevin Daly, “Foreign Direct Investment in China Manufacturing Industry—Transformation from a Low Tech to High Tech Manufacturing”, International Journal of Business and Management, Vol. 6, #7, July 2011, Table 3. Online:     http://www.google.com/urlsa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CD0QFjAA&url=http%3A%2
F%2Fwww.ccsenet.org%2Fjournal%2Findex.php%2Fijbm%2Farticle%2Fdownload%2F9232%2F7900&ei=D5
3FUpbUI8P9oATJqICoAQ&usg=AFQjCNFtNEMkloZfQb7fVLllztAbOss_w&sig2=viGucJ_cfij7ca8o3iSvYQ&bvm=bv.58187178,d.cGU

Sin embargo, según nuestro cálculo, el porcentaje de las exportaciones financiadas en el extranjero en 2008 fue del 55,34% (en lugar del 55,25% según la fuente) si se usan estadísticas oficiales del gobierno chino. (Véase la siguiente nota a pie de página para el sitio web estadístico del gobierno chino.)

[10] “Statistical Communiqué of the People’s Republic of China on the 2012 National Economic and Social Development”, National Bureau of Statistics of China, Feb. 22, 2013, Table 6. Online at:
http://www.stats.gov.cn/english/NewsEvents/201302/t20130222_26962.html

[11] Ibid.

[12] Ken Davies, “Inward FDI in China and its Policy Context, 2012”, Columbia FDI Profiles, Oct. 24, 2012, annex table 4, (p. 11). Online:
http://www.vcc.columbia.edu/files/vale/documents/Profiles_China_IFDI_24_Oct_2012_-_FINAL.pdf

[13] Ibid.

[14] “China: The economy: A bubble in pessimism”, the Economist, Agosto. 17, 2013, p. 39.

[15] “China’s Big Banks: Giant Reality Check”, Economist, Aug. 31, 2013, p. 61.

[16] Ibid., p. 62. Los datos se refieren al primer trimestre de 2013. Además de estos 4 enormes bancos chinos, otro de los diez bancos más importantes del mundo es HSBC, un banco mundial cuyo territorio cubre tanto Hong Kong como el Reino Unido. Pero este banco está dominado por el imperialismo británico.

[17] Ibid., p. 61.

[18] Carl E. Walter & Fraser J. T. Howie, Red Capitalism: The Fragile Financial Foundation of China’s Extraordinary Rise (John Wiley & Sons (Asia), 2011), pp. 28-29.

[19] “China’s Big Banks: Giant Reality Check”, Economist, Aug. 31, 2013, p. 61.

[20] El término “centro de mando de la economía” viene de 1922, de un discurso en el Cuarto Congreso de la Internacional Comunista. Ver: Http://www.marxists.org/archive/ lenin/works/1922/nov/13b.htm

[21] “China’s Big Banks: Giant Reality Check”, Economist, Aug. 31, 2013, p. 61.

[22] Wall Street Journal, Nov. 12, 2012; New York Times, Nov. 10, 2012.

[23] “China’s Big Banks: Giant Reality Check”, Economist, Agosto. 31, 2013, p. 61.

[24] “A light touch”, Economist, Octubre 19, 2013, p. 11; and “Chinese banks: Open for business”, en el mismo número, p. 62.

[25] “American Banks: Not big enough”, una revisión del libro de  Richard Bove, Guardians of Prosperity: Why American Needs Big Banks, en Economist, Enero. 11, 2014, p. 73.

[26] La principal variación en el tema es cuando el crédito al consumidor ya no puede ser expandido lo suficientemente rápido. En ese caso, en la era capitalista-imperialista, los propios gobiernos asumen la deuda necesaria, ya sea pidiendo prestado dinero a los ricos, o simplemente imprimiéndolo. Estos “déficit keynesianos” pueden prolongar los auges por un período adicional, aunque al final la burbuja de la deuda conjunta formada por la deuda de los consumidores y la del gobierno termina por estallar.

[27] Tsai Cheng, “Our Country is Now a Socialist Country Without Internal or External Debts”, Peking Review, Vol. 12, #21, Mayo, 23, 1969, online: http://www.massline.org/PekingReview/PR1969/PR1969-21-NoDebts.pdf

[28] Esta burbuja de la vivienda en China se fue acumulando durante muchos años. En 2013, las ventas de viviendas nuevas superaron los $1 billón por primera vez. El valor total de las ventas de viviendas nuevas aumentó un 27% con respecto al año anterior, mientras que los precios medios de las viviendas nuevas en diciembre de 2013 aumentaron un 16% en Pekín (desde un año antes), un 18% en Shanghái y un 20% Shenzhen. [“Vivienda: Ventas en China top $ 1 billón”, San Francisco Chronicle, 21 de enero de 2014, p. D2.]

Via: https://victoriaoprimidos.wordpress.com/2017/01/09/monopolios-y-capital-financiero-en-china/

EL CRÉDITO CON AVAL DEL ESTADO EXPLICADO SENCILLAMENTE

Compartimos el análisis y explicación del CAE que realiza el blog “Economía Para Todos”, pues devela los mecanismos de acumulación que ejerce el capital financiero a través de la educación superior. Lo copiamos íntegramente, puesto que evidencia uno de los tentáculos más asfixiantes para las familias chilenas y que los estudiantes vienen combatiendo prácticamente desde su implementación. Tomando estos datos e interpretándolos desde el punto de vista revolucionario y democrático se puede profundizar la comprensión de por qué es tan odiado por las masas populares el sistema de educación superior en Chile.

“En la siguiente columna de Economía Para Todos intentaremos explicar una de las políticas públicas más polémicas de la última década: el Crédito con Aval del Estado (CAE). Una medida que abrió las puertas de la educación superior, pero a un costo que miles de chilenos resentirán durante gran parte de su vida. En tiempos donde la promesa de educación gratuita aun no es una realidad, el tema resulta ineludible. Y es que el comienzo de una nueva carrera presidencial, que tiene en carrera al ex Presidente responsable de esta política, imprimen más razones para considerar elemental el conocer, analizar y evaluar cuidadosamente los alcances de una iniciativa que fijó precios a la movilidad social.

La Educación Superior en 2005

A principios de la década de los 80′, bajo el gobierno de las Fuerzas Armadas, el Estado de Chile definió que las personas debían pagar por su educación. Al respecto se concibieron los grados académicos y títulos profesionales como bienes privados, adquiribles tras el pago de matriculas y aranceles a una institución de educación superior que contara con la aprobación del Ministerio de Educación. El Gobierno consideró que las personas estarían dispuestas a pagar por educación, toda vez que esta les permitiría aspirar a mayores salarios a lo largo de sus vidas laborales. Diversas organizaciones privadas también lo creyeron así, por lo que al cabo de pocos años se creó un verdadero mercado en torno a la educación.

Sin perjuicio que las personas debían financiar directamente la educación que desearan adquirir, el Estado decidió apoyar monetariamente a quienes lo “merecieran”. Al respecto el Gobierno brindó becas y créditos a estudiantes que acreditaran excelentes rendimientos académicos o precariedad económica del grupo familiar. Sin embargo el financiamiento estatal fue puntual y complementario.

Bajo estas directrices el mercado de la educación superior en Chile se desarrolló aceleradamente. A 2005 el arancel promedio de universidades estatales era aproximadamente $1.572.000 pesos de 2006, el más alto de América Latina y el quinto más alto de los países OCDE. En contraste ese mismo año Argentina, Brasil, Cuba, Guatemala y Venezuela mantenían un sistema “gratuito” de educación, donde el Estado brindaba completo financiamiento, permitiendo así que las personas no desembolsaran dinero directamente a los planteles. El gasto en educación del Estado chileno era diametralmente distinto. En 2005 un 14% del presupuesto fiscal fue destinado a educación, mientras que para el mismo año el promedio de los países OCDE fue de 24%. La contribución económica del Estado a la educación superior ascendía a 0,3% del PIB, mientras que el promedio de la OCDE era de 1,3%. Esto posicionó a Chile como uno de los países con mayor costo de la educación, al mismo tiempo que posicionó a nuestro Estado como uno de los menores contribuyentes al financiamiento de esta.  

Al respecto las autoridades de la época reflexionaron sobre como la educación superior contribuiría al crecimiento, desarrollo y equidad económica del país. Dado esto se propusieron aumentar las posibilidades de acceso de estudiantes a universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, sin trastocar la calidad de los establecimientos. En este contexto surgió el Crédito con Aval del Estado (CAE).

EL CAE: CRÉDITO CON AVAL DEL ESTADO

2.jpg
Sergio Bitar, Ministro de Educación (2005) y Ricardo Lagos, Presidente de Chile (2000-2006)

Al año 2005 costear la educación superior era una tarea difícil. Era indispensable poseer dinero propio suficiente para costear las altas matriculas y aranceles vigentes a la fecha. De no ser así las opciones eran limitadas: postular a becas y créditos.

Las becas han sido asignaciones directas no reembolsables que otorga el Estado. Frecuentemente han estado enfocadas a alumnos egresados de enseñanza media con altas calificaciones, y/o quienes obtuvieron alto puntaje en la prueba de admisión (PSU). Con todo, se ha privilegiado a estudiantes pertenecientes a los grupos socioeconómicos más bajos de la sociedad. Si bien con el paso del tiempo el aumento de recursos propició que los requisitos de postulación fueran puntajes y calificaciones accesibles, estos recursos no eran suficientes para lograr una amplia cobertura. Con todo, si bien las becas estaban dirigidas a los alumnos que decidieran estudiar en cualquier institución acreditada, fuera privada o estatal, no era sorpresa que finalmente el beneficio se dirigiera mayormente a alumnos de instituciones estatales y privadas tradicionales (miembros del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, CRUCH). Así es que el concurso de becas planteaba un escenario de alta competencia por recursos escasos asignados con posibles favoritismos.

La segunda opción para financiar los costos de la educación superior era la postulación a un crédito o préstamo estatal denominado “Fondo Solidario de Crédito Universitario(FSCU). Esta alternativa de financiamiento sólo estaba disponible para alumnos de universidades estatales y privadas tradicionales (CRUCH). Los requisitos eran pertenecer a los 3 quintiles más bajos de la sociedad y haber obtenido un puntaje mínimo de 475 puntos en la PSU. El financiamiento consistía en el préstamo de la totalidad o una parte de los recursos necesarios para estudiar en una universidad del CRUCH. A cambio los estudiantes debían devolver el préstamo en cuotas mensuales, las que acumulaban intereses a razón de 2% + UF. El crédito se comenzaba a pagar después de 2 años de la fecha de egreso, por un periodo de entre 12 hasta 15 años. Si al cabo de 15 años la persona no alcanza a pagar la totalidad de la deuda, esta será condonada y asumida por el Estado de Chile. El año 2005 más de 120.000 alumnos pudieron acceder a este crédito.

4.jpg

Bajo este contexto el Gobierno propuso una tercera alternativa de financiamiento: el Crédito con Aval del Estado (CAE). Esta ley fue aprobada por el Congreso Nacional y promulgada el 1 de junio de 2005. El CAE consistía en préstamos provistos por bancos comerciales con miras a financiar un programa de educación superior. A diferencia del Crédito Fondo Solidario, el CAE podía ser adjudicado a alumnos pertenecientes a universidades privadas no tradicionales, siempre y cuando estuvieran acreditadas y estuvieran adscritas a este sistema de financiamiento. El préstamo consistía en recursos anuales renovables, los que podían alcanzar el total del arancel referencial establecido año a año por el Mineduc. Este arancel es una estimación del Estado de lo que cuesta una carrera, frecuentemente siempre más bajo al arancel real de una carrera. El crédito se comenzaba a pagar en cuotas mensuales que comenzaban a regir luego de 18 meses después del egreso, en un plazo de 10, 15 o 20 años. Sin embargo el préstamo acumulaba intereses a razón de 6,1% + UF. Con todo, si un estudiante no logra pagar todas las cuotas al cabo del plazo convenido, la deuda no será condonada.

EL PRECIO DE LA MOVILIDAD SOCIAL

Para estimar el nivel de endeudamiento asociado al CAE recurriremos a nuestro amigo fiel amigo Snoopy. Supongamos que Snoopy desea estudiar Ingeniería Comercial en la Universidad Peanut’s. Esta puede ser estatal, privada tradicional o privada no tradicional. Lo relevante es que el establecimiento está adscrito al sistema de Crédito con Aval del Estado (CAE). El costo anual de la carrera asciende a 103 UF, sin embargo el Ministerio de Educación considera que su costo de referencia es sólo de 100 UF. Lamentablemente Snoopy no posee dinero para cubrir este alto arancel, por lo que solicita un CAE por el máximo monto posible de postulación: el arancel de referencia de 100 UF. Una vez aprobado, Snoopy posee gran parte de los recursos necesarios para poder estudiar Ingeniería Comercial en la Universidad Peanut’s. Gracias al CAE sólo debe aportar de su bolsillo las 3 UF anuales que no cubre el crédito, pues las 100 UF restantes se las facilitará un banco.

Transcurre un año y Snoopy es un alumno destacado. Sin embargo, para poder continuar estudiando, necesita renovar el crédito y solicitar nuevamente 100 UF para costear el segundo año de la carrera. El proceso resulta casi automático y se repite durante los 5 años de duración de la carrera. Al cabo de este plazo Snoopy terminó solicitando 500 UF en total, a razón de 100 UF por cada año, mientras que pagó 15 UF de su bolsillo por el saldo no cubierto por el CAE, a razón de 3 UF por año. Dado este sistema de financiamiento pudo egresar y titularse como ingeniero comercial.

Finalmente, tras 1 año y medio desde la fecha de egreso de la universidad, Snoopy recibe una carta del banco. La misiva le notifica que debe comenzar a pagar las cuotas del CAE, crédito que le permitió estudiar en la universidad. La sorpresa del ingeniero comercial explota cuando se da cuenta que el plan de pagos implica 240 cuotas de 4,73 UF, las que totalizan una deuda de 1.135 UF. Esto representa más del doble del dinero solicitado durante los 5 años de carrera: las 500 UF. Al respecto Snoopy no duda en sacar su calculadora financiera para corroborar la veracidad de este balde de agua fría.

EL SUEÑO DE LA CASA PROPIA

6.jpg

Snoopy requirió 100 UF para su primer año de universidad. Mientras el esforzado can asistía a clases, rendía sus certámenes y aprobaba sus asignaturas, las 100 UF acumulaban intereses, totalizando a final de año una deuda de 106,1 UF. Este saldo resulta de aplicar el interés anual del CAE mencionado en párrafos anteriores: un 6,1%.

El segundo año Snoopy solicitó 100 UF adicionales para poder seguir estudiando. A esas alturas el perruno ya acumulaba una deuda de 106,1 UF, a las que se sumarían las nuevas 100 UF solicitadas. Así nuevamente los intereses hicieron lo suyo, pero note que esta vez sobre toda la deuda acumulada: 206,1 UF (100 UF del segundo año + 106,1 UF acumuladas a final del primer año). De esta forma el saldo al final del segundo año sería de 218,7 UF. Note que hasta el minuto llevamos un total de 18,7 UF adicionales a los recursos solicitados. Esto corresponde a intereses de 6,1 UF en el primer año y 12,6 UF en el segundo. Recuerde que los intereses del segundo año fueron superiores a los del primero ya que se aplicaron sobre una deuda que cada año sería mayor.

La lógica persiste para los siguientes 3 años. El detalle de los 5 años de carrera y los 18 meses posteriores al egreso se resumen en la siguiente tabla:

7.png

Al momento de comenzar el pago de cuotas mensuales, tras 6 años y medio de haber ingresado a la universidad, Snoopy adeuda 655 UF: 500 UF solicitadas más 155 UF de intereses. Sin embargo la deuda seguirá acumulando intereses bajo similar lógica descrita, a razón de 6,1% al año, dado que el ingeniero comercial se comprometió a realizar pagos mensuales sucesivos por los próximos 20 años. Así la deuda total asciende a 1.135 UF: 500 UF de monto solicitado más 635 UF de intereses. Al cabo de 20 años Snoopy habrá pagado más por intereses que por el costo real de la carrera cursada.

REFLEXIÓN

De acuerdo a la Encuesta Suplementaria de Ingresos 2015 del INE las personas que sólo cursaron educación hasta la enseñanza media ostentan un salario mediano de $301.222 pesos brutos. Tras un 20% de descuentos legales (AFP, Fonasa, seguro de cesantía y otros) se obtiene un sueldo mediano liquido de $240.978 pesos. En contraste, las personas que cursaron educación universitaria aspiran a un salario mediano de $652.648 pesos brutos. Tras los descuentos legales se obtiene un sueldo mediano líquido de $522.118 pesos.

El valor de la UF a la fecha de la publicación de esta columna asciende a $26.224. El arancel de referencia de Ingeniería Comercial en la Universidad de Concepción a la misma fecha asciende a 126 UF. Considerando que un estudiante solicita el monto máximo, a la tasa de interés vigente al inicio del CAE, se compromete a pagar cuotas de 5,96 UF. Esto equivale a $156.295 pesos mes a mes. Podemos notar que el salario líquido adicional a obtener gracias a la obtención de un titulo profesional es de $281.140 pesos, resultado de restar al sueldo mediano de un universitario el sueldo mediano de una persona sin estudios superiores. Tras servir el pago del crédito, se obtiene que durante 20 años las personas aspirarán a una renta adicional real de $124.845 pesos.

8.png

La evidencia corrobora que la educación superior es beneficiosa para la sociedad, toda vez que contribuye a impulsar la productividad, el emprendimiento, la innovación, la calidad, la democracia y los hábitos. En lo puntualmente económico, dichos beneficios justifican que las empresas paguen mayores salarios a una persona con estudios superiores, toda vez que agregan valor a la organización. Sin embargo, si bien la decisión de endeudarse y estudiar resulta rentable, la pregunta que resulta del estudio de las cifras es: ¿Cuán rentable?

El análisis nos invita a concluir que en Chile la movilidad social tiene un alto precio, el que se duplica cuando se hace con recursos prestados. Un precio que reporta ingresos a universidades y bancos, casi en similar magnitud, a costa de discretos incrementos salariales para las personas. Si la educación reporta beneficios para la sociedad en su conjunto (gobiernos, organizaciones y familias) la pregunta que cabe hacerse es: ¿No debiera ser financiada en conjunto? La evidencia invita a pensar que hoy no es tan así.”