ESTUDIANTES EXIGEN GRATUIDAD

Una nueva movilización estudiantil se desarrolló el día de hoy: secundarios, universitarios y profesores se hicieron presente con masivas marchas en las principales ciudades del país. Entre los estudiantes se escucha como un eco el grito popular que se lanzó el 2011: ¡Educación gratuita!

Desde temprano el parque Bustamante se empezó a colorear de azul marino, miles de secundarios se reunían antes del inicio de la marcha para conversar y organizarse.

Preguntamos a estudiantes secundarios sus razones para asistir a la marcha y esto fue lo que nos explicaron:

“Creemos que el pueblo puede hacer algo. Las reformas del gobierno no cumplen con las reales demandas del movimiento estudiantil o son becas o son totalmente contraproducentes”.

Otra joven agrega: “A mí lo que me paso es que me tuve que cambiar de un colegio particular subvencionado, porque paso a ser particular y por eso llegue al Carmela Carvajal. Entonces pienso que eso está mal, en vez de terminar con la separación de clases, más la marcan. La educación debería ser estatal. Porque ahora tenemos el problema de recursos con el municipio, la educación es responsabilidad del estado”.

¿Cómo es la participación?

“Muy buena, vino casi todo nuestro curso”.

¿En su colegio puede debatir sobre la educación?

“Si, la verdad es que se da la instancia, pero ahora con Mathei tenemos la incertidumbre de que va a pasar. Esperamos que no cambien nuestra directora, porque ella respeta los espacios para debatir”.

Nos acercamos a otro grupo de jóvenes y esto nos respondieron:

“Nosotros nos sumamos, porque es justo debiera haber una educación de calidad, totalmente gratuita. Que no solo los de clase alta tengan derecho a educarse. Todos tenemos derecho a tener una carrera universitaria y a progresar. Porque así uno sabe de las luchas sociales y uno puede cambiar el mundo.

¿Y ustedes creen que las marchas sirven?

“Bueno, la historia ha demostrado que las marchas son para la presión social y eso ha lgrado que hayan estos pequeños cambios, como reformas. SI bien es cierto no ayudan en lo principal pro es uno de los avances que pueden ir haciendo. Específicamente, l lucha violenta, porque hemos visto como archas como No Mas AFP, llevan meses de lucha pacífica y no ha habido cambio, no los pescan. La lucha estudiantil donde ha habido desborde, donde ha habido lucha violenta ha habido cambios”.

Después que la columna de movilizados avanzó varias calles, se desarrollo la protesta popular, luchando contra un enorme contingente de fuerzas policiales. Varios carros y paraderos terminaron pintados, algunos con consignas de las demandas.

Universitarios

Algunos estudiantes universitarios nos plantearon que hay una pérdida de confianza y apoyo a la CONFECH. Señalaron que apoyaban la marcha como manera de expresión de demandas sentidas y como presión para hacerlas cumplir, pero no hay un apoyo directo a la Confech ni como representantes estudiantiles, ni como organización dedicada a los estudiantes.  Otros agregaron que las marchas ya no son lo mismo, que no están organizadas y que “se marcha por marchar”, pero de cualquier forma se prefiere apoyar antes que restarse.

Otra cosa que pudimos observar fue como el lienzo de la Confech estuvo parado más de 30 minutos en la alameda para dar entrevistas y sacarse fotos, atascando la marcha general.

Aunque la convocatoria la hizo la Confech, en el contexto de la discusión parlamentaria de la reforma educacional, vemos que el sentimiento de lucha entre la juventud popular trasciende a cualquier discusión que se de en esa deslegitimada instancia y a pesar de la propaganda del gobierno, la masa estudiantil levanta nuevamente la justa consigna de: ¡Educación gratuita!

La avalancha estudiantil en la previa a la marcha:

LOS ESTUDIANTES SOVIÉTICOS

Compartimos este texto respecto a la educación en la Unión Soviética socialista en el año que se cumple un siglo desde la Revolución de Octubre. El análisis revela el impresionante desarrollo de la URSS en este ámbito, donde la educación era gratuita, científica y al servicio del pueblo. Fruto de la revolución socialista, el estudiante encontró las condiciones adecuadas para el desarrollo del trabajo intelectual en estrecha colaboración con el trabajo manual.

“Un tipo conocido de todas las viejas escuelas de la Rusia zarista era el “eterno estudiante”, económicamente inseguro, en eterna caza de pequeñas aportaciones financieras, llevando una existencia de hambriento cuasi completa, sin ninguna posibilidad de estudiar con normalidad…”

“En las escuelas de la URSS, donde los estudiantes son provistos por el Estado de todo lo que necesitan, no existen estos tipos de “estudiantes eternos” de los institutos de educación superior. El estudiante soviético considera como una cuestión de honor estudiar con todas sus fuerzas y graduarse en el plazo establecido. Es muy raro entre los estudiantes soviéticos repetir un semestre, y en este caso, suele ser el resultado de una razón especial, como una enfermedad, etc.”

LOS ESTUDIANTES SOVIETICOS

b.jpg

En 1938, la Unión Soviética tenía 716 universidades, colegios y otras instituciones de educación superior con un núcleo estudiantil de 601.000 personas. Este número supera al de los estudiantes de colegios y universidades de 23 países europeos juntos, incluyendo a Francia, Italia y Polonia, además de Japón.

Existen instituciones de educación superior en cada una de las Repúblicas de la Unión y Regiones Autónomas de la Unión Soviética. Kirguistán, que no tenía una sola institución de enseñanza superior antes de la Revolución, ahora tiene cuatro; Turquistán tiene 5; Tayikistán también tiene 5 y Kazajistán 19. Y cada una de estas instituciones educativas cuenta con labotatorios modernos, salas de lectura y bibliotecas que son lo último en temas de equipamiento escolar.

Antes de la Revolución, los colegios y universidades de la Rusia zarista tenían población escolar total de 112.000 alumnos, de los cuales el 35% eran hijos de la nobleza y de los jefes del gobierno, el 10% hijos de los grandes empresarios y comerciantes, el 14,5% hijos de los campesinos ricos. Por lo tanto, el 70,8% del alumnado pertenecía a las clases dominantes, como hijos de las grandes fortunas. El alto costo de admisión, además de las limitaciones de clases y de normas establecidas hacía imposible a los trabajadores dar una educación superior a sus hijos.

El gobierno soviético dio acceso a las escuelas de educación superior a todos los ciudadanos de la URSS. Las puertas de los colegios y universidades de la URSS están abiertas para todos los graduados de la escuela secundaria. No existe la mínima limitación de nacionalidad, raza, condición social o económica en las instituciones educativas soviéticas. Las mujeres disfrutan de los mismos derechos que los hombres para ingresar en cualquier institución de educación superior de la URSS. En la Unión Soviética, el 43% de los estudiantes de colegios y universidades son mujeres.

Las sumas establecidas por el gobierno soviético para el desarrollo de la educación superior aumentan año tras año. Por ejemplo, la suma asignada por el Gobierno para la educación superior aumentó de 86 millones de rublos en 1934 a 219 mil millones de rublos en 1938.

A pesar del enorme aumento del número de instituciones de educación superior y de la masa estudiantil, el rápido desarrollo de la economía nacional de la URSS requiere, todavía, un mayor número de personas capacitadas en todos los campos del conocimiento.

Las instituciones de educación superior de la URSS preparan expertos en 178 ramas de la ciencia, de la tecnología y de las artes. Entre las 716 instituciones de enseñanza superior soviéticas, 119 son institutos industriales, 29 institutos de transporte y comunicaciones, 84 escuelas de agricultura, 71 escuelas de medicina, 27 institutos económicos, 11 escuelas de derecho, 24 universidades generales, 211 institutos pedagógicos y de preparación de profesores, conservatorios de música, institutos de literatura, de arquitectura, etc.

Además de las instituciones regulares de educación superior, fue establecida en la URSS una nueva clase de escuelas de educación superior: academias ligadas a determinadas ramas de la industria, del transporte, de la agricultura, del comercio, etc. Estas academias, que están bajo la jurisdicción de los comisiones del pueblo correspondientes, son visitadas por el personal ejecutivo de las fábricas, como por ejemplo, directores, subdirectores y superintendentes, por trabajadores de establecimientos soviéticos que han tenido una amplia experiencia práctica, así como trabajadores stajanovistas, que desarrollaron nuevas y mejores formas de trabajar. Tres o cuatro años en la academia proporcionan al estudiante una educación general y a su vez una formación especializada, de tal manera que, cuando se gradúa, es un especialista de alta cualificación.

Aleksei Starranov, el famoso minero de carbón del Donbass, estudió en la Academia Industrial “Stalin” en Moscú. Busijgin, forjador de la fábrica de automóviles “Gorki”, la tejedora Eudokia Vinogradova, Tatiana Fiodorova, trabajadora en el “Metro” de Moscú y otros muchos trabajadores destacados de la Unión Soviética fueron también a estas academias industriales. La iniciadora del movimiento stajanovista en la agricultura, la campesina colectivista María Demchenko, estudia actualmente en la Academia Agrícola de Kiev. Otros destacados stajanovistas en la agricultura han ingresado también en las academias agrícolas, incluyendo a Pasha Kovardak, Konstantin Borin y Pasha Angelina. Todas estas personas están dominando el conocimiento teórico, con el fin de mejorar y enriquecer su amplia experiencia práctica.

Los estudiantes que acuden a estas academias no pierden el contacto con sus anteriores lugares de trabajo. Todas estas academias industriales envían a sus estudiantes al trabajo práctico dos veces al año. Así, por ejemplo, Starranov, Busijgin y Borin, que son estudiantes de academias industriales, puedieron establecer nuevos registros en la producción en sus antiguos puestos de trabajo, en el trascurso de sus periodos de práctica.

Como regla general, los estudiantes que son recibidos en estas academias desempeñan cargos ejecutivos. Por ejemplo, el iniciador del movimiento stajanovista en la industria ligera, Nikolai Smetanin, que trabajabó en la fábrica de zapatos “Skororrod” y estudió en la Academia Industrial “Kirov” en Leningrado, es ahora (1939) auxiliar del Comisario del Pueblo para la industria ligera. El iniciador del movimiento stajanovista en los ferrocarriles, Piotr Krivonoss, fue nombrado director general de la línea de ferrocarril del Sur de Donets. Musinski, destacado stajanovsita en la industria textil, fue elegido vicepresidente del Comité Ejecutivo Regional de Arrangel. Lo que se conoce como Universidad de Fábrica, es muy común en la URSS. Estas instituciones de educación superior técnica son establecidas por las fábricas, y a ellas van los trabajadores, los funcionarios y otros empleados de una fábrica, después de las horas de trabajo. Especialistas altamente cualificados de los diferentes departamentos de la fábrica dan conferencias y ven el trabajo práctico de los estudiantes. Al igual que todas las demás instituciones educativas de la URSS, estas universidades de fábricas tienen modernos laboratorios, aulas y bibliotecas muy bien preparadas. El trabajo práctico se realiza en los talleres y departamentos de la fábrica en cuestión. De esta manera, los trabajadores que pasan varios años de formación en estas universidades se convierten en expertos altamente cualificados – ingenieros y técnicos – aunque muchos de ellos hayan entrado en la universidad como simples trabajadores. Entre estas universidades de fábricas, el Instituto de Trabajo “Stalin”, de Leningrado, goza de gran renombre. Esta universidad de fábrica ha preparado cientos de expertos de primer nivel en sus pocos años de existencia.

Los cursos por correspondencia de educación superior también hicieron mucho por la preparación de los trabajadores calificados que el país necesita.

Estos cursos son seguidos gratuitamente y en su tiempo libre por funcionarios, técnicos y demás trabajadores y empleados de la fábrica que hayan recibido una educación secundaria.

Hay alrededor de 200.000 personas siguiendo los cursos por correspondencia de educación superior en la URSS. Las personas que completan estos cursos consiguen un equivalente de la educación impartida en las escuelas y universidades.

1

De acuerdo con el art. 121 de la Constitución de la URSS, el ingreso en las escuelas soviéticas, incluyendo colegios y universidades, es gratuito. Más del 88% del cuerpo estudiantil en las instituciones de educación superior reciben salarios del gobierno. Los salarios son, generalmente, de 130 rublos al mes durante el primer año de estudio y llegan a 200 rublos al mes durante el último año. Esta cantidad es el salario medio mensual de un trabajador no calificado. Los estudiantes de las academias de los Comisarios del Pueblo reciben salarios de 450 a 700 rublos al mes, una cantidad correspondiente al salario mensual de un trabajador altamente calificado. Pero el Gobierno no reduce su acción en lo que se refiere a la masa estudiantil, en la distribución de salarios. Todos los estudiantes que soliciten habitaciones, las reciben gratuitamente del Gobierno, que gasta 10 millones de rublos por año en la construcción y mantenimiento de residencias estudiantiles. En las grandes ciudades existen distritos enteros compuestos de residencias estudiantiles llamadas “ciudades estudiantiles”, construidas por el Gobierno. En Moscú, existen varias “ciudades estudiantiles”, con una población muy grande.

Adjuntos a estas residencias, se encuentran restaurantes, lavanderías, peluquerías, etc., cuyos servicios son ofrecidos a los estudiantes a precios reducidos.

Los estudiantes tienen derecho al servicio médico y tratamientos gratuitos. Aparte de los gastos en la construcción y mantenimiento de las residencias, el Gobierno también gasta grandes cantidades cada año en proporcionar a los estudiantes ventajas culturales, deportes, vacaciones, etc. Prácticamente cada institución de educación superior tiene un club propio y su estadio para los estudiantes, mantenidos a costa del Estado y de los sindicatos. Los estudiantes que estaban trabajando en alguna empresa antes de entrar en el instituto de educación superior, mantienen sus derechos sindicales y son simplemente transferidos al sindicato que agrupa a los trabajadores de la profesión u oficio que corresponden a determinada escuela o institución en particular. Los jóvenes, al salir de la escuela secundaria, entran directamente en un instituto de educación superior, y pueden ser parte del sindicato de sus respectivos institutos. Los sindicatos dan entradas gratis para los teatros y conciertos a los estudiantes, o entradas a precio reducido.

Durante las vacaciones (los estudiantes soviéticos disfrutan de vacaciones dos veces al año, dos meses en el verano y dos semanas en el invierno) los estudiantes pueden alojarse en casas de reposo o curarse en sanatorios, a costa de los sindicatos. Muchos estudiantes pasan sus vacaciones recorriendo las diferentes regiones del vasto territorio de la Unión Soviética, con el fin de conocer mejor su país, y para familiarizarse con su belleza y sus riquezas naturales. En estos casos, el Estado también ayuda a los estudiantes proporcionándoles reduciones considerables en el transporte, guías, bajos precios para los alimentos en los campos de turistas, etc.

La atención multiforme proporcionada a los estudiantes por el Estado les permite dedicar toda su atención, su solicitud y su energía al estudio.

Los estudiantes se dedican a sus estudios en las instituciones soviéticas de educación superior de una manera que difiere radicalmente del modo en como estudiaban los estudiantes en los establecimientos correspondientes a la Rusia zarista. La seguridad material de los estudiantes, la gran capacidad del cuerpo docente, el hecho de que los estudiantes cuentan con servicios escolares y de literatura, crean todas las condiciones necesarias para la realización de un trabajo excepcionalmente fecundo por parte de los estudiantes.

Un tipo conocido de todas las viejas escuelas de la Rusia zarista era el “eterno estudiante”, económicamente inseguro, en eterna caza de pequeñas aportaciones financieras, llevando una existencia de hambriento cuasi completa, sin ninguna posibilidad de estudiar con normalidad. Año tras año este “eterno estudiante” estaba en la misma clase y, al final, abandonaba a menudo la escuela sin terminar los estudios.

En las escuelas de la URSS, donde los estudiantes son provistos por el Estado de todo lo que necesitan, no existen estos tipos de “estudiantes eternos” de los institutos de educación superior. El estudiante soviético considera como una cuestión de honor estudiar con todas sus fuerzas y graduarse en el plazo establecido. Es muy raro entre los estudiantes soviéticos repetir un semestre, y en este caso, suele ser el resultado de una razón especial, como una enfermedad, etc.

La emulación socialista está muy extendida en las instituciones soviéticas de educación superior, de la misma manera que lo está en las fábricas. Grupos de estudiantes desafían a otros; clases enteras, departamentos e incluso universidades enteras lanzan retos recíprocos para situar a sus estudiantes en el cuadro de honor, para ayudar a la mayor cantidad de camaradas atrasados en sus estudios, etc.

El cuerpo docente también se dedica voluntariamente a preparar a estudiantes dignos del cuadro de honor.

Las relaciones entre los estudiantes y profesores en las instituciones soviéticas de educación superior son totalmente diferentes de lo que eran antes de la Revolución. Anteriormente, los profesores raras veces se interesaban, casi no hacían nada, por el trabajo de los estudiantes, o por las razones que podía tener un estudiante para ir atrasado, si los estudiantes entendían las enseñanzas o necesitaban más ayuda de su parte, etc. En las instituciones soviéticas de educación superior, el cuerpo estudiantil y el cuerpo docente es una sola familia. Ambos están igualmente interesados en que los estudiantes reciban de la escuela lo máximo que esta pueda proporcionarles, en que el estudiante graduado sea un especialista soviético completamente preparado.

Los estudiantes y los profesores tienen relaciones que se extienden después del trabajo de clase. Los maestros e instructores a menudo participan en diversas reuniones estudiantiles, y a menudo pasan sus vacaciones con los estudiantes. Tal unidad entre la masa estudiantil y el cuerpo docente sólo puede servir para mejorar el trabajo educativo y la preparación de los estudiantes que encuentran en el profesor o instructor a un camarada de mayor edad.

Otra característica de las instituciones soviéticas de educación superior es su estrecho e inquebrantable contacto con la industria, los que se manifiesta de varias maneras, principalmente por la formación industrial bien organizada de los estudiantes a través del trabajo en la práctica. Cada institución técnica y agrícola de educación superior envía a sus estudiantes a períodos de prática de dos meses y medio a tres meses y medio durante el año. Los estudiantes de escuelas técnicas siguen cierto entrenamiento práctico durante el cual, por lo general, se familiarizan con la rama de la industria que deben seguir para completar sus estudios. En sus trabajos prácticos, reciben una formación más especializada aún, y aprenden lo que deben saber sobre determinada máquina y sus propiedades. Por último, en su último año de estudios, trabajan en calidad de ingenieros en sus sesiones de práctica, desempeñando muchas veces las tareas de auxiliares del líder del taller.

Después de terminar su práctica industrial, el estudiante está obligado a presentar un informe al profesor, en el que sintetiza sus experiencias en la práctica del trabajo, y recibe una calificación determinada para el trabajo que ha desarrollado. Si no presenta el informe, o si este no fuera consideradp satisfactorio, tendrá que repetir su período de práctica industrial.

2.jpg

Los estudiantes son enviados a las empresas de una determinada rama de la industria para su práctica de trabajo, empresas que tienen un equipamiento de primera clase y trabajan con los últimos adelantos de la técnica. El estudiante recibe una orientación académica y metodológica en su práctica de trabajo por parte de los jefes del departamento correspondiente. Su práctica de trabajo en la fábrica se encuentra bajo la supervisión de los mejores y más cualificados técnicos de la empresa determinada.

Las tesis y trabajos de los estudiantes están estrechamente vinculados con las tareas prácticas del desarrollo económico del país. Numerosas tesis presentadas por estudiantes que se graduaron son puestas en marcha, y, de esta manera, no son solamente trabajos académicos, sino al mismo tiempo, planes de trabajo prácticos. Después de ser recibidas, los autores de estas tesis participan generalmente de su aplicación.

Por otro lado, los laboratorios y las aulas de las instituciones de educación superior resuelen a menudo diversos problemas que les presentan la industria y la agricultura.

De esta manera, los estudiantes también son puestos en contacto con sus futuras actividades prácticas.

El trabajo de investigación científica llevado a cabo por estos colegios es un factor importante en la vida de las instituciones soviéticas de educación superior. El cuerpo docente y el personal científico de estas instituciones llegan a más de 40.000 personas, incluyendo 5.000 profesores y 11.500 profesores auxiliares. La jornada laboral del cuerpo pedagógico científico de las instituciones de educación superior es de 5 horas, dedicando la mitad de este tiempo a la investigación científica.

Cada departamento de las instituciones soviéticas de educación superior cuenta con sus estudiantes de postgrado. Hay un total de más de 10.000 estudiantes de posgrado en la URSS. En 1938, 6.000 personas se inscribieron en los cursos para postgraduados de la URSS. Después de tres años de curso, los estudiantes graduados presentan una tesis, que deben sustentar, y, luego, reciben un grado académico. Los cursos para postgraduados suelen ser seguidos por estudiantes que se gradúan con especial éxito en una institución de educación superior.

En el trabajo de investigación científica, que tiene lugar en estas instituciones de educación superior, se solucionan los problemas presentados por la industria y la agricultura. Por ejemplo, los estudiantes graduados en el Instituto de Metales Inoxidables de Moscú, están haciendo un excelente trabajo en el campo de las nuevas aleaciones (mezcla de metales). Las Escuela de Estructuras Subterráneas del Instituto Ferroviario del Tren de Moscú participa en la construcción del metro de esta ciudad.

Una parte importantísima de la vida de las instituciones soviéticas de enseñanza superior es desempeñada por las organizaciones sociales de los estudiantes: Partido Comunista, Liga Comunista y Sindicatos. Los comités del sindicato estudiantil existentes en todas las instituciones de educación superior tienen un papel activo en la vida académica de las escuelas superiores. Ellos mismos se interesan por el trabajo de los estudiantes, eliminan cualquier cosa que dificultea  un estudiante u otro el estudio, están atentos a la labor práctica, prestan atención a las necesidades materiales de los alumnos, les ayudan a pasar sus vacaciones de tal manera que estas sean, a su vez, útiles e interesantes, etc.

En 1939, 183.000 nuevos estudiantes se matricularon en las universidades y colegios de la URSS.

Los colegios y las organizaciones sociales comienzan desde muy temprano a hacer campaña para atraer a nuevos estudiantes.

El Museo Politécnico de Moscú organiza consultas para los jóvenes que terminan su educación secundaria, para la selección de su futura profesión. Estos jóvenes tienen conversaciones informativas con profesores y académicos, maestros e instructores de las escuelas secundarias, los cuales les dan todo tipo de información acerca de sus instituciones: Estas reuniones se han convertido en una verdadera tradición en la escuela secundaria de Moscú.

El art. 118 de la Constitución de la URSS establece que “Los ciudadanos de la URSS tienen derecho a trabajar”. De acuerdo con esto, cada graduado de un instituto de educación superior tiene trabajo asegurado en su campo de actividades. Seis meses antes de terminar el último año, el estudiante ya sabe donde va a trabajar, que salario recibirá y cuáles serán sus obligaciones. El Estado determina, de acuerdo con un plan, el lugar donde el graduado habrá de trabajar. Por supuesto, esto no significa de ninguna manera que el graduado esté obligado a trabajar en una determinada empresa. Es solamente uno de los elementos de planificación, el método más común en el trabajo de todas las instituciones soviéticas. El joven especialista, después de graduarse, firma un contrato con la organización correspondiente o empresa. Cuando entra en la fábrica o establecimiento fijado, el joven experto penetra en un medio que ya le es familiar. No ve en ella a ningún competidor, cada uno le ayuda a asimilar su trabajo lo más rápidamente posible. En 1938, 93.000 estudiantes fueron recibidos en las escuelas de la URSS. Cada uno de ellos fue colocado en el trabajo correspondiente a su especialidad.

Durante el periodo del Tercer Plan Quinquenal, la educación superior se desarrollará en una proporción aún mayor. Está previsto que el número de estudiantes pase de 601.000 en 1938 a 650.000 en 1942.

La educación superior en la URSS se extiende y se desarrolla conjuntamente con el crecimiento y desarrollo de toda la vida económica y cultural del país.

Traducido por “Cultura Proletaria” de “Divulgação Marxista”, Nº6, Septiembre de 1946

CAMPAÑA PARA EMBANDERAR CHILE CON BANDERAS “COLORÁS” POR LOS 100 AÑOS DE VIOLETA PARRA

Como una forma de recordar su compromiso con el pueblo

Campaña invita a embanderar Chile con banderas “colorás” por los 100 años de Violeta Parra

La agrupación La Ventolera llama a hacer realidad la canción que compusiera la cantautora nacional “El día de tu cumpleaños” para celebrar su próximo centenario. “Desde este 4 de octubre, su natalicio 99, hasta su centenario invitamos a cubrir con banderas rojas desde Arica a Magallanes para celebrarla como se merece”, señala Marilyn Lizama, parte de la agrupación cultural.

“El día de tu cumpleaños habría que embanderar desde Arica a Magallanes con banderas colorás”, versa la canción “El día de tu cumpleaños” con la que Violeta Parra quiso sustituir a lo Chilensis el clásico “Cumpleaños feliz”.

Y es justamente para su cumpleaños número 100 que la Agrupación La Ventolera quiere hacer realidad este sueño. “El 4 de octubre de 2017 se cumplen 100 años del nacimiento de la más grande artista popular de nuestro país. Violeta Parra levantó siempre las banderas de la gente sencilla, de las mujeres y hombres del campo, de los nortinos, los mapuche, los chilotes, los estudiantes. Por eso, en su centenario, invitamos a que en todos los rincones se levanten banderas en recuerdo de nuestra querida Violeta”, expresa Claudio Morales, asesor de contenidos de La Ventolera.

La campaña parte hoy, en su cumpleaños 99 y se espera que cada persona, familia o comunidad ponga su bandera en el frontis de su casa y la deje hasta el próximo año, cuando se celebre su centenario. Para esto se ha creado un Facebook http://www.facebook.com/centenariovioletaparra donde se podrán enviar las fotografías con la casa “embanderá” con los hashtag #VioletaParra y #eldiadetucumpleaños.

“Desde este 4 de octubre, su natalicio 99, hasta su centenario invitamos a cubrir con banderas rojas desde Arica a Magallanes para celebrarla como se merece. Tenemos un año para embanderar todo Chile como habría querido Violeta”, señala Marilyn Lizama, parte del equipo que impulsa la iniciativa.

“Yo no protesto por migo”

La Ventolera se está presentando en distintas poblaciones del país, con su obra de danza, música y teatro “Yo no protesto por migo” que relata el compromiso político de Violeta Parra. Para 2017, nos encontramos planificando nuevas presentaciones e intervenciones callejeras. Más información en http://www.facebook.com/AgrupacionLaVentolera, en Instragram la_laventolera y en Twitter @_LaVentolera

¡NO AL CIERRE DE ARCIS!

Finalmente, hoy el Ministerio de Educación informó a la comunidad de la Universidad Arcis que el plantel será cerrado.

En diciembre del año pasado la Ministra de Educación, Adriana Delpiano, salió a declarar que la Universidad no era viable. No obstante, el mismo gobierno, mediante el Ministerio, puso a un administrador, que aun sabiendo que la Universidad de cerraría, llamó a los estudiantes a matricularse, como una muestra más de la burla a los estudiantes y la desesperación por recaudar dinero a toda costa, aun al precio de estafar a los estudiantes.

Lo que ahora viene es la reubicación de los alumnos. Proceso ejecutado directamente por los mismos dueños y sus ejecutivos, que constituye un nuevo gran negocio que implica millonarios traspasos y acuerdos políticos. Así fue como la Democracia Cristiana dirigió la reubicación de los estudiantes de la Universidad del Mar a la Universidad Raúl Silva Henríquez, donde el Vicerrector Manuel Pérez, a cargo de la reubicación de los alumnos que él estafó recibió como premio un cargo directivo en la Universidad Raúl Silva Henríquez.

Es necesario aclarar que en esta reubicación los estudiantes son nuevamente estafados, porque las universidades, a propósito, no tienen la misma malla curricular y así cuando los estudiantes se cambian de una a otra no se les reconocen todos los ramos aprobados y se les suman otros, por lo que su estadía y pago en la universidad se extiende más.

El cierre de la Universidad Arcis es la bancarrota de la política educacional del falso Partido “Comunista” y su intento de levantar una universidad con etiqueta de revolucionaria, administrada bajo las leyes de Pinochet, en todos sus aspectos: cobros abusivos a los estudiantes, políticas antisindicales en contra de los trabajadores, listas negras contra los movilizados, becas exclusivas para los funcionarios del Partido disfrazadas como becas otorgadas por concurso, etc.

Frente a la evidente debacle del Arcis y de la responsabilidad del revisionismo, Guillermo Teillier declaró que no era su Partido quien estaba detrás de Arcis, sino que algunos militantes a título individual. Lo que es una forma de no asumir lo innegable, ya que ningún partido asume como tal la propiedad de una empresa, siempre asumen en los papeles, personas individualmente.

Tras el cierre del Arcis, el gobierno ha blindado al partido de Teillier, poniendo en la comisión de investigación a la misma Camila Vallejo, constituyendo una burla para los estudiantes y trabajadores del Arcis. Ahora, tal como en el 2007 el Partido Único (Nueva Mayoría-Chile Vamos) se toman de las manos para atentar contra el derecho a la educación.

 

INDIA: EL PROFESOR SAIBABA ES CONDENADO A CADENA PERPETUA

Un reporte de la agencia IANS informa que el profesor de la Universidad de Delhi G.N. Saibaba, junto otros cuatro acusados de vínculos con el clandestino Partido Comunista de la India (maoísta), han sido condenados a cadena perpetua por el Tribunal de Sesiones de Gadchiroli (Maharashtra).

El profesor Saibaba, de 47 años y con una minusvalía de un 90%,  fue detenido en mayo de 2014 acusado de ser miembro del PCI (maoísta). Luego de permanecer en penosas condiciones en la cárcel de Nagpur, fue autorizado en régimen de libertad condicional a seguir un tratamiento médico en abril del pasado año.
La fiscalía sostuvo que Mishra, Tirki y Narote entraron a los bosques de Gadchiroli en Maharashtra para reunirse con Narmada Akka, un alto comandante maoísta, del que recibieron 500.000 rupias, para entregar al profesor Saibaba para difundir la ideología maoísta en el la ciudad.

Junto al profesor Saibaba han sido condenados a cadena perpetua el estudiante de la Jawaharlal Nehru University y miembro de la Unión Democrática de Estudiantes (DSU) Hem Mishra, el periodista Prashant Rahi, Mahesh Tirki y Pandu Narote.

Miembro fundador del Frente Democrático Revolucionario, el profesor Saibaba es un prestigioso intelectual revolucionario y su caso ha levantado una importante ola de solidaridad a nivel internacional, siendo tratado incluso en el Parlamento Europeo.

NUEVA EDICIÓN N° 56 DE MARZO PERIÓDICO EL PUEBLO

2.jpg

¡¡ATENCIÓN!!
A nuestros amigos lectores y quienes aun no han leído PERIÓDICO EL PUEBLO: ¡Ya salió nuestra edición impresa de MARZO, la N°56!:

Editorial: ¡Mujer popular, a conquistar la mitad del cielo!
Mapuche: La lucha mapuche y sus justas demandas + Noticias de luchas.
Educación: Colegio de Profesores: Nueva directiva y su disfraz democrático.
Internacional: Resistencia del pueblo haitiano a la ocupación imperialista y el recuento de las Luchas en el mundo.
Arte y Cultura popular: ¡Cumbia nena…! La Itinerante Sonora.
Conmemoración: 18 de Marzo de 1871: ¡Gloria a la Comuna de París!
Mujer popular: Rosa Luxemburgo, a 146 años de tú nacimiento, ¡te recordamos como gran revolucionaria!
Nacional: Recuento de luchas por todo el país.

¡Adquiérelo con tu distribuidor más cercano antes que se agote! Si no tienes, envíanos un mensaje interno a https://www.facebook.com/periodicoelpueblo2011/ para hacértelo llegar. Si sabes de alguna actividad donde podamos distribuirla, ¡no dudes en contactarnos!

3.jpg

MUJERES COMBATIENTES EN LOS DÍAS DE LA GRAN REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

Las mujeres oprimidas de Rusia fueron INDISPENSABLES para la revolución de 1917. En este 2017, a 100 años de su heroica y anónima entrega, desde Periódico El Pueblo recordamos su incalculable legado y levantamos alto su memoria.

El siguiente texto fue escrito por Alexandra Kollontai en 1927.

kollontai.gif
Alexandra Kollontai

¿Quiénes fueron las mujeres que participaron en la Gran Revolución de Octubre? ¿Fueron casos aislados? No; hubo multitudes de ellas: decenas, centenas de miles de heroínas anónimas que marcharon –codo a codo– con los obreros y campesinos, bajo la Bandera Roja y la consigna de los Soviets, pasando sobre las ruinas de la teocracia zarista hacia un nuevo futuro…

Si uno mira hacia atrás, al pasado, uno puede verlas: masas de heroínas anónimas que Octubre encontró viviendo en ciudades desfallecientes, en aldeas empobrecidas saqueadas por la guerra… Una bufanda en la cabeza (raras veces una pañoleta roja), un vestido gastado, un abrigo de invierno remendado. Jóvenes y adultas, obreras y campesinas, esposas de soldados y amas de casa pobres de la ciudad. Muy raro, mucho más raro en aquellos días: mujeres trabajadoras de oficina y profesionales, educadas y cultas. Pero hubo también mujeres de la intellingentsia entre las que llevaron la Bandera Roja a la victoria en Octubre –maestras, empleadas de oficina, jóvenes estudiantes de las escuelas secundarias y universidades, doctoras. Marchaban alegres, desprendidas y resueltas. Iban a donde se les enviara. ¿Al frente? Se ponían una gorra de soldado y se convertían en combatientes del Ejército Rojo. Si portaban el brazalete rojo, entonces iban con prisa a las unidades de primeros auxilios para ayudar al frente Rojo contra Kerensky en Gatchina. Trabajaban también en las comunicaciones del ejército. Trabajaban alegres, con la convicción de que algo trascendental estaba ocurriendo y que todos éramos pequeños engranajes de una revolución única en su clase.

1.jpg

En las aldeas, las campesinas (sus esposos habían sido enviados al frente) tomaron la tierra de los terratenientes y sacaron a la aristocracia de los nidos donde habían vivido durante siglos.

Cuando uno recuerda los eventos de Octubre, no ve rostros individuales sino masas. Incontables masas, oleadas de humanidad. Dondequiera que se mire se ve hombres -en reuniones, mítines, manifestaciones…

Todavía no están seguros de lo que quieren, por qué están luchando, pero saben una cosa: no soportarán más la guerra. Tampoco quieren a los terratenientes y a los ricos… En el año 1917, el gran océano humano se levanta y se mueve, y en gran parte ese océano está formado por mujeres.

Algún día, la historia escribirá sobre las proezas de estas heroínas anónimas de la revolución que murieron en el frente, que fueron asesinadas por los Blancos y que soportaron las innumerables privaciones de los primeros años de la revolución pero continuaron enarbolando la Bandera Roja del poder soviético y el comunismo.

Es a estas heroínas anónimas que murieron por conquistar una nueva vida para el pueblo trabajador durante la Gran Revolución de Octubre, ante quienes la joven república ahora se inclina en reconocimiento, mientras su juventud, alegre y entusiasta, emprende la construcción de la base del socialismo.

Sin embargo, de este mar de mujeres en bufandas y gorras desgastadas, emergen inevitablemente las figuras de aquellas mujeres a quienes el historiador dedicará una atención especial, cuando dentro de muchos años escriba sobre la Gran Revolución de Octubre y su líder, Lenin.

La primera en emerger es la figura de la fiel compañera de Lenin, Nadezhda Konstantinovna Krupskaya, en su vestido gris claro, esforzándose siempre en permanecer en segundo plano. En las reuniones, ella se deslizaba inadvertidamente y se ubicaba detrás de una columna; veía y escuchaba todo, observando todo lo que pasaba para así poder hacerle un resumen completo a Vladimir Ilich, añadiendo acertados comentarios propios y aportando alguna idea razonable, apropiada y útil.

nadezhna krupskaya.jpg
Nadezhda Krupskaya

En aquellos días Nadezhda Konstantinovna no hablaba en las numerosas y candentes reuniones en que la gente discutía sobre una gran cuestión: ¿Tomarán los soviets el poder o no?; pero trabajaba incansablemente como la mano derecha de Vladimir Ilich, haciendo ocasionalmente comentarios breves pero elocuentes en las reuniones partidarias. En los momentos de mayor dificultad y peligro, cuando muchos camaradas más fuertes perdieron el ánimo y sucumbieron ante la duda, Nadezhda Konstantinovna permaneció siempre la misma, totalmente convencida de la justicia de la causa y de la certeza de la victoria. Ella irradiaba una fe inquebrantable; y esta fortaleza de espíritu, oculta detrás de una rara modestia, siempre tenía un efecto alentador sobre quienes tenían contacto con la compañera del gran líder de la Revolución de Octubre.

Otra figura emerge, de otra compañera fiel de Vladimir Ilich, compañera de armas durante los años difíciles de la clandestinidad: la secretaria del Comité Central del Partido, Yelena Dmitriyevna Stassova. Culta, con una precisión sin igual, una excepcional capacidad de trabajo, y una habilidad única para “descubrir” a la persona adecuada para cada tarea. Su figura alta y escultural se vio por primera vez en el Palacio Táurida, luego en la mansión Kshesinskaya y finalmente en el Smolny. Con un cuaderno en sus manos, mientras alrededor sus compañeros de la prensa del frente, obreros, guardias rojos, mujeres trabajadoras, miembros del partido y de los soviets, buscan una respuesta u orden rápida y clara.

Stassova tenía bajo su responsabilidad muchos asuntos importantes; pero si un camarada necesitaba algo o tenía algún problema en aquellos días tormentosos, ella siempre respondía con una respuesta breve, aparentemente cortante, pero haciendo todo lo que podía. Estaba sobrecargada de trabajo y siempre en su puesto. Siempre en su puesto pero sin pretender pasar a la primera fila, a la notoriedad. No le gustaba ser el centro de atención. No se preocupaba por ella misma sino por la causa.

Por la noble y querida causa del comunismo, por la que Yelena Stassova sufrió exilio y prisión en las cárceles zaristas que la dejaron con la salud quebrantada… En nombre de la causa, era firme, dura como el acero. Pero ante los sufrimientos de los camaradas, demostraba una sensibilidad y una capacidad de respuesta que sólo se puede encontrar en una mujer de corazón noble y cálido.

fa5c2-carteles2bsovic3a9ticos2b82bde2bmarzo2bdc3ada2bint-2bmujer2btrabajadora2c2b1932.jpg

Klavdia Nikolayeva era una mujer de origen muy humilde. Se unió a los bolcheviques en 1908, en los años de reacción, y soportó el exilio y la prisión… En 1917, regresó a Leningrado y se convirtió en el alma de la primera revista para mujeres trabajadoras, Kommunistka. Era aún joven, llena de pasión e impaciencia. Pero sostuvo la bandera con firmeza, y defendió enérgicamente la idea de que las obreras, las campesinas y las esposas de soldados debían ser atraídas al partido. ¡A trabajar mujeres! ¡Por la defensa de los soviets y el comunismo!

En las reuniones, ella hablaba todavía nerviosa e insegura pero atrayendo a otros a que la siguieran. Fue una de las que llevó sobre sus hombros todas las dificultades relativas a la preparación del camino para la amplia y masiva participación de las mujeres en la revolución; una de las que luchó en dos frentes: por los soviets y el comunismo, y al mismo tiempo por la emancipación de la mujer. Los nombres de Klavdia Nikolayeva y Konkordia Samoilova –que murió en su puesto revolucionario (de cólera) en 1921– están indisolublemente ligados con los primeros y más difíciles pasos dados por el movimiento de mujeres trabajadoras, particularmente en Leningrado. Konkordia Samoilova fue una militante con un desprendimiento sin igual, una oradora brillante y experimentada que sabía cómo ganarse el corazón de las obreras. Aquellos que trabajaron a su lado, recordarán siempre a Konkordia Samoilova. Era simple en su trato, sencilla en el vestir, exigente en la ejecución de las decisiones, y estricta consigo misma y con los demás.

Especialmente notable es la figura dulce y encantadora de Inessa Armand, quien realizó un importante trabajo partidario en la preparación de la Revolución de Octubre, y contribuyó con muchas ideas creativas para el trabajo entre las mujeres. Con toda su femineidad y delicadeza, Inessa Armand era firme en sus convicciones y capaz de defender lo que creía correcto, incluso cuando se enfrentaba con adversarios temibles. Después de la revolución, Inessa Armand se dedicó a organizar el movimiento amplio de mujeres trabajadoras, y la Conferencia de delegadas es creación suya.

Enorme fue el trabajo realizado por Varvara Nikolayevna Yakovleva, en Moscú, durante los difíciles y decisivos días de la Revolución de Octubre. En la batalla de barricadas, demostró una resolución digna de un líder central del partido… Muchos camaradas dijeron que su resolución y su inquebrantable coraje dieron fuerzas a los vacilantes e inspiraron a aquellos que habían perdido el ánimo. “¡Adelante! ¡A la victoria”.

Cuando uno recuerda a las mujeres que participaron en la Gran Revolución de Octubre, más y más nombres y rostros se vienen a la memoria, como por arte de magia. ¿Podríamos dejar de honrar hoy la memoria de Vera Slutskaya, que trabajó generosamente en la preparación de la revolución y fue asesinada por los cosacos en el primer frente rojo, cerca de Petrogrado?

¿Podríamos olvidar a Yevgenia Bosh, con su temperamento apasionado, siempre lista para la batalla? Ella también murió en su puesto revolucionario.

¿Podríamos dejar de mencionar aquí dos nombres estrechamente ligados a la vida y la actividad de V.I. Lenin: sus dos hermanas y camaradas de armas, Anna Ilyinichna Yelizarova y Maria Ilyinichna Ulyanova?

¿Y la camarada Varya, de los talleres de ferrocarriles de Moscú, siempre vivaz y con prisa?

¿Y Fyodorova, la obrera textil de Leningrado, con su rostro agradable y sonriente, y su valentía a la hora de luchar en las barricadas?

Es imposible mencionarlas a todas, y ¡cuántas quedan en el anonimato! Las heroínas de la Revolución de Octubre fueron todo un ejército, y aunque sus nombres se olviden, su entrega vive en la victoria misma de esa revolución, en todas las conquistas y logros que ahora disfrutan las mujeres trabajadoras de la Unión Soviética.

Es un hecho claro e indiscutible que sin la participación de las mujeres la Revolución de Octubre no hubiera llevado la Bandera Roja a la victoria. ¡Gloria a las mujeres trabajadoras que marcharon bajo la Bandera Roja durante la Revolución de Octubre! ¡Gloria a la Revolución de Octubre que liberó a la mujer!

4.jpg

EL LUMINOSO CAMINO DE OCTUBRE

Publicamos el siguiente texto escrito en Brasil que busca desmenuzar la gran trascendencia de la Revolución Rusa de 1917 para el proletariado y los pueblos oprimidos del mundo.

Haciendo un excelente análisis de este tremendo acontecimiento, del que en el 2017 se cumplen 100 años, el profesor Fausto Arruda expone el contexto y las causas internas de Rusia que permitieron el triunfo y la construcción socialistas, dando cuenta de las enormes conquistas políticas, económicas y sociales, para luego denunciar los ataques y usurpaciones revisionistas del primer Estado proletario del mundo.

Finalmente, la exposición conduce directamente a las lecciones llevadas al plano interno del Brasil mismo, donde las fuerzas revolucionarias combaten a los oportunistas y revisionistas como tarea fundamental para llevar a cabo la revolución en Brasil y contribuir a la liberación del mundo entero.

Escrito por el profesor Fausto Arruda de Brasil.

Todos los años, el aniversario de la Revolución de Octubre de 1917, los revolucionarios y demócratas avanzados en todo el mundo celebran el gran acontecimiento que cambió el rumbo de la historia de la humanidad e inauguró una Nueva Era. La reacción, a través de todos los medios, no deja de aprovechar oportunidad como ésta para, una vez más, destilar su más rabioso rencor contra la revolución proletaria.

Transcurridos 90 años, los reaccionarios y sus potentes medios de comunicación, a pesar que ya han decretado por mil veces la muerte y fin de comunismo, gastan ríos de tinta y montañas de papel en un esfuerzo frenético por reescribir la historia, sepultar toda la verdad y arrojar un mar de lodo sobre los gloriosos y heroicos hechos de las masas revolucionarias y especialmente de sus grandes jefes.

Interesante notar que, en este intento obstinado, las publicaciones y difusores de la reacción insultan y maldicen al gran dirigente comunista José Stalin, tras abarrotar montañas de mentiras y sandeces sobre su honrada y revolucionaria trayectoria. Con el mismo empeño, que llega a rayar en lo grotesco y ridículo, ensalzan la figura de Leiva Davidovich Bronstein –Trotsky- como el mayor discípulo de Lenin al igual que como la “inteligencia sin igual” en la dirección de la revolución. Los más empedernidos trotskistas ganan espacios nobles en los principales medios de los monopolios de comunicación para dar sus versiones pequeño-burguesas de la Revolución de Octubre de 1917 y, claro, engrosar el coro de la reacción en su triste tarea de difamación de Stalin.

En verdad, dígase de paso, Trotsky después de una trayectoria sinuosa y oportunista, marcada por profundas contradicciones con Lenin, en cuestiones teóricas e ideológicas, sólo llegó al Partido Bolchevique en vísperas de la revolución. Y pocos años después del triunfo de la revolución fueron suficientes para revelar completamente su verdadero papel traicionero.

La Revolución de Octubre de 1917 es un inmortal e impagable acontecimiento histórico. Llegará el tiempo que nuevos vientos revolucionarios barrerán toda la inmundicia lanzada contra ella.

¿Cómo y por qué triunfó la Revolución de Octubre?

Hace 90 años las masas de obreros, campesinos y soldados rusos derrumbaron el Estado autocrático del zar Nicolás II e hicieron dos revoluciones. En febrero la revolución democrática dio lugar a un régimen burgués e imperialista feudal y, contra él, la revolución socialista triunfó el 25 de Octubre (7 de Noviembre en el calendario occidental). Después de un breve periodo, levantaron su propio Estado, inaugurando un periodo que llenaría de esperanzas a los trabajadores y de temor a los reaccionarios del mundo entero.

La existencia de un partido de nuevo tipo, armado con la poderosa línea ideológico-política marxista fue el factor decisivo para la victoria de la revolución, y además, claro está de la acertada conducción en la alianza obrero-campesina y la propia situación concreta de crisis que existía en Rusia. Este partido, con lazos indisolubles con las masas, tomó el poder político, promovió la expropiación de los capitalistas y latifundistas, socializó los medios de producción, destruyó la maquinaria burocrática-administrativa-policial-militar y estableció el poder estatal del proletariado sobre nuevas bases, todo apoyado por la fuerza de las masas armadas.

En 1917 el mundo se encontraba sumergido en una crisis. Hacía ya tres años que los países imperialistas se habían arrojado a una guerra por el reparto de las colonias y semicolonias, teniendo a Rusia, país atrasado en relación a las demás potencias imperialistas, ingresado en una de las coaliciones que promovían el conflicto, la I Guerra Mundial. Centenas de millares de soldados del ejército zarista eran campesinos sedientos de tierra y justicia, insatisfechos con una guerra injusta. Se sumaba a esto la existencia de un proletariado con gran experiencia en la lucha de clases y muy concentrado en algunas ciudades. Solamente los bolcheviques, dirigidos por Lenin y forjados a lo largo de duras luchas contra el oportunismo y el revisionismo, comprendieron que allí, en Rusia, estaban reunidas las condiciones para la realización de la primera revolución proletaria victoriosa de la historia.

Grandes hechos y conquistas

Así, la política acertada del Partido Bolchevique condujo no solo al triunfo a la insurrección armada sino que aseguró el establecimiento y construcción de un nuevo poder, el de los Soviets, el Poder político del proletariado basado en la alianza obrero-campesina y la más avanzada democracia, la Dictadura del Proletariado. El primer decreto del nuevo poder estatal socialista fue el de la paz con Alemania. Estableció todos los derechos reclamados por los trabajadores y pasó el control de las fábricas a los obreros, entregó la tierra a los campesinos pobres, instituyó la igualdad de la mujer y respondió al problema de las nacionalidades y minorías nacionales oprimidas basado en el derecho de los pueblos a la autodeterminación, creando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ya en los primeros años.

En cuanto la reacción y el imperialismo emprendían inútiles sabotajes y agresiones, el pueblo soviético, dirigido por los bolcheviques, levantaba monumentos a la capacidad y creatividad humanas, cosas que sólo el mismo pueblo es capaz de realizar.

Primero en la guerra civil contra los parásitos burgueses, feudales y zaristas y para expulsar a los ejércitos de 15 países que ocuparon Rusia en socorro de las clases explotadoras derrotadas. Luego emprendió el camino de la construcción del socialismo en un solo país en las condiciones de cerco imperialista, para lo que contó con el apoyo y solidaridad de millones y millones de trabajadores y progresistas en todo el mundo.

En el corto periodo de 25 años, el naciente poder del proletariado se enfrentó a la guerra civil, realizó la electrificación e industrialización, la cooperativización del campo y aún soportó la devastación indescriptible practicada por las hordas hitleristas, con el genocidio, la matanza y muerte de más de 25 millones de sus compatriotas. Ayudó en la liberación de numerosas naciones de las garras nazi-fascistas y reconstruyó una vez más el país, adelantando a las naciones capitalistas más desarrolladas en el campo de la ciencia y la técnica.

EL SIGNIFICADO INTERNACIONAL

La Revolución de Octubre sacudió el yugo del capital en todo el mundo, haciendo estremecer los cimientos del imperialismo. Y forjó una nueva arma para el proletariado –la teoría y la táctica de la revolución proletaria-, apuntando a los pueblos oprimidos de todos los países el camino para el triunfo del socialismo, lo que elevó al marxismo a su segunda etapa, el marxismo-leninismo. Era la ruptura del monopolio del poder político por la burguesía en el mundo y de la condición del mercado capitalista como mercado mundial único.

Alentados por los acontecimientos en Rusia, los proletarios de todo el mundo redoblaron de iniciativa revolucionaria a Europa y Estados Unidos, además de incontables movimientos de liberación nacional en las colonias y semicolonias. Como se verificó en China, la revolución democrático-burguesa ganó nueva forma con la dirección del Partido Comunista y del Presidente Mao Tsetung, dirigida ahora contra el feudalismo, el capitalismo burocrático y el imperialismo.

Como impacto de la Revolución de Octubre y su significado internacional, el impulso de la revolución china fue la confirmación de que, en la época del imperialismo, las luchas de liberación nacional se convirtieron en parte integrante de la Revolución Proletaria Mundial.

EL REVISIONISMO MODERNO

Con todo, todos los avances alcanzados en la lucha revolucionaria en la aplicación de las tareas de construcción socialista –para el desarrollo de las fuerzas productivas y la máxima satisfacción de las necesidades de las personas- se mostraron insuficientes para asegurar el desarrollo continuado de la revolución y conjurar el peligro de la restauración capitalista. Lenin afirmaba que socializar los medios de producción era la tarea más fácil de la revolución proletaria después de su triunfo. Y que las tareas de eliminar las clases y sus restos y vestigios (las diferencias entre la ciudad y el campo, entre obreros y campesinos y entre trabajo manual e intelectual) eran las más difíciles y complejas, que por tanto demandaría muchos y muchos años (1).

La jefatura bolchevique, bajo la dirección de Stalin, a pesar de los grandes progresos en la resolución de gigantescos nuevos problemas en la construcción socialista, no fue capaz de obtener a tiempo la suficiente comprensión sobre una cuestión crucial como el de la continuidad de la revolución en las condiciones del socialismo y de la Dictadura del Proletariado, en que la lucha de clases seguía y se tornaba más encarnizada y compleja. Además, como demuestran los hechos históricos, fue después de la muerte de Stalin que la contrarrevolución tuvo serios obstáculos para imponerse.

Jruschov dirigió la restauración capitalista en la URSS difamando la dictadura del proletariado a través de las falsas denuncias de los “crímenes” de Stalin. Como el Partido Comunista de la URSS, hasta entonces, tenía reconocido el papel de vanguardia del movimiento comunista internacional, las orientaciones de los restauracionistas arrastraron a los países del campo socialista y a los partidos comunistas en el resto del mundo, llevándolos al campo de la contrarrevolución. Pero a eso se resistió un grupo de partidos liderados por el Partido Comunista de China y el Partido del Trabajo de Albania. Bajo el liderazgo del Presidente Mao y después de algunos años de lucha sorda, en 1963 se destapó la más tenaz batalla ideológica jamás vista. Mao, sustentando el Camino de Octubre y en la defensa del marxismo-leninismo, identificó en el XX Congreso del PCUS (realizado en 1956), el surgimiento y sistematización del nuevo revisionismo y desenmascaró la podrida teoría jruschovista de las “tres pacíficas” y “de los dos todos” (2).

La investigación de las causas de la restauración capitalista en la URSS realizadas por el Presidente Mao confirmaba la concepción marxista-leninista de que en el socialismo las clases y la lucha de clases seguían existiendo, aunque bajo nuevas formas. Mao afirmaba que después de la toma del poder por el proletariado, la lucha entre el camino socialista y el capitalista se agudizaba y que no estaba garantizado de antemano quien vencería a quien, lo que demandaría muchos años e inclusive también muchas décadas. Que dependía de la continuidad de la lucha de clases y de una correcta dirección del Partido Comunista para llevar a cabo la abolición de las mismas.

Defendió la necesidad de distinguir la diferencia de las contradicciones en la sociedad socialista que se dan entre “nosotros y el enemigo” y de aquellas que se dan “en el seno del pueblo”, contradicciones de naturalezas distintas y que para su solución demandan de métodos diferentes.

Mao afirmó: “Nunca debemos olvidar la lucha de clases”, lanzando la gran Campaña de Educación Socialista y el Gran Salto Adelante que finalmente desembocaron en la Gran Revolución Cultural Proletaria. La Gran Revolución Cultural Proletaria movilizó a centenares de millones de chinos en defensa del poder para el proletariado como garantía del socialismo y de la abolición de las clases para pasar al comunismo, meta final de la revolución proletaria; aportó grandes desarrollos al marxismo-leninismo, elevándolo a una nueva y tercera etapa, el maoísmo, e impidió por diez años la restauración capitalista en China.

Entre tanto, aunque desenmascarados, astutamente los revisionistas modernos siguieron defendiendo la vía pacífica y la participación en los parlamentos, negando el Camino de Octubre, sirviendo a los imperialistas y a sus lacayos en los países dominados y provocando la confusión entre las masas para separarlas del camino revolucionario.

LA LUCHA EN BRASIL

En Brasil, como ocurrió en innumerables países, de la misma forma que la Revolución de Octubre impactó profundamente, concurriendo como uno de los factores que llevaron a la fundación del Partido Comunista en 1922, también los resultados del XX Congreso del PCUS y el revisionismo jruschovista provocaron grandes contradicciones.
Una fracción del partido se levantó contra el revisionismo de la dirección de Prestes y en defensa del marxismo-leninismo y del Camino de Octubre, reconstruyendo el partido en 1962. En breve irguió la bandera del Pensamiento Mao Tsetung y de la Guerra Popular. Por insuficiencias de asimilación y dogmatismo de la dirección del partido, la Guerrilla de Araguaia fue derrotada. Esto bastó para que los enemigos del maoísmo en el partido saboteasen el balance crítico de aquella rica experiencia, hecha con la sangre vertida por decenas de heroicos cuadros comunistas y masas, para abandonar la línea revolucionaria y capitular.

Hundiéndose en el revisionismo hoxhista (3) la dirección de Joao Amazonas, a fines de la década de los años70, liquidó por completo el Partido Comunista de Brasil en cuanto partido revolucionario del proletariado, lo que dio lugar, en los años siguientes, a otra organización revisionista bajo las siglas de PCdoB.

Transcurridos 90 años de la Revolución Rusa, el revisionista PCdoB de Renato Rabelo, como todo revisionista que se precia, corrió a exaltarla como “el más destacado acontecimiento social y político de la humanidad” (4), para concluir que eso, no obstante, es cosa del pasado. En su nota, criticó un supuesto “mando centralizador” (5) del Estado Soviético, que habría “debilitado la democracia socialista” (6). Esto, para atacar a la Dictadura del Proletariado y sustentar la dictadura burguesa-burocrática-semifeudal instalada en Brasil, clasificada por él de “democracia”.

Señala además la nota que las condiciones objetivas, en cuanto a la Revolución de Octubre, ya no existen en la actualidad, teniendo en cuenta que “los rasgos actuales del capitalismo cambiaron” (7), lo que llevaría a la necesidad de luchar por el socialismo en las nuevas condiciones del siglo XXI. Obviedades comprendidas por cualquier colegial. Pero, observaciones hechas para defender las tesis revisionistas como las presentadas por Luiz Fernandes, extraídas “de las lecciones de las experiencias fracasadas del socialismo en el siglo XX”, de nuevos caminos a través de la “preservación de mecanismos de democracia representativa” (8).

Hoy, además del jruschovismo clásico, surgen nuevas modalidades de revisionismo. No existen sólo posiciones como las del PCdoB o las de Chávez en Venezuela, que habla sobre un socialismo del siglo XXI sin destrucción de la máquina burocrática-administrativa-militar de la burguesía, sin Dictadura del Proletariado, sin expropiación de la burguesía, de los latifundistas y del imperialismo y sin socialización de los medios de producción.

Existen además procesos en que, tras años de luchas heroicas de las masas en la guerra revolucionaria, sus direcciones pasan a predicar argumentos semejantes, deponiendo las armas e integrándose en el Estado reaccionario. Y además acusan de dogmáticos a quienes persisten en la defensa intransigente de los postulados esenciales del marxismo y del Camino de Octubre, para justificar su capitulación ante el imperialismo y embellecer al capitalismo y perpetuar su Estado. El Presidente Mao ya había alertado sobre tal truco, respondiendo a los ataques jruschovistas afirmando que todas las desviaciones, entre ellas el dogmatismo, eran maléficas, pero que, ineluctablemente, el peligro principal seguía siendo el revisionismo.

EL TRIUNFO ELECTORAL DEL OPORTUNISMO

El predominio del revisionismo moderno de Jruschov en el interior del movimiento comunista de América Latina lo adiestró en las ilusiones constitucionales y causó profundas secuelas y reacciones de todo tipo como la influencia del foquismo. Después de la derrota de los procesos revolucionarios en la región en las décadas de los años 60 y 70, y en función de la carencia de una dirección proletaria que fuera rota por la contrarrevolución y con el consiguiente reinado del revisionismo, se creó el ambiente para el surgimiento de una tal “nueva izquierda” con discursos radicales y grandes apetitos oportunistas y electoreros.

Exguerrilleros arrepentidos, nacionalistas, trotskistas de diversas sectas, sectores de la Iglesia católica y sindicalistas formados por los institutos yanquis para el “sindicalismo libre”, se conformaron en un verdadero cártel de oportunismo. De las fuerzas que continuaron la lucha armada, con raras excepciones, capitularon y renegaron de la revolución en las décadas siguientes de los años 80 y 90. De las que continuaron n la luchar armada revolucionaria, rigurosamente sólo el Partido Comunista del Perú siguió sustentando el marxismo-leninismo a través del maoísmo y de la guerra popular. Y también con los duros golpes sufridos en el auge de la ofensiva general de la contrarrevolución mundial en el inicio de los años 90, la Revolución Peruana siguió adelante con la guerra popular combatiendo la capitulación y enfrentándose a viento y marea. En otras partes del mundo continuaron guerras populares en Turquía, en las Filipinas y en la India. También luchas clasistas y revolucionarias continuaron en muchos países y han propiciado el surgimiento o resurgimiento de partidos comunistas auténticos. La lucha antiimperialista crece cada día y tiene inspiración en la heroica resistencia patriótica en Irak, en la resistencia palestina y en Afganistán.

Cabalgando sobre las masas que iniciaron el siglo XXI resistiendo desesperadamente las políticas del imperialismo de saqueo y superexplotación y prometiéndoles el cielo, el cártel del oportunismo triunfó electoralmente y de forma encadenada en la mayoría de los países de la región. Ya a través de la administración del viejo Estado, presentando las mínimas promesas, se dedicaron a aplicar las políticas que decían combatir y a presidir la represión de las masas.

Integrando el cártel oportunista, también se encuentran curtidos revisionistas y partidos que se escudan bajo la máscara de marxistas-leninistas o incluso de maoístas. Juntos anuncian el surgimiento y papel central de nuevos “actores sociales”, según ellos, revelados por la nueva realidad social surgida en el mundo con la bancarrota del “socialismo real” y el establecimiento del “Nuevo Orden” de la “Globalización”. Proclamando el fin o secundarización de las clases, apuntan como agentes transformadores a la gama de manifestaciones denominadas como “movimientos sociales”: las “ONGs”, el “ecologismo”, la “cuestión de género” y “homosexualismo”, el “indigenismo” y el “neoanarquismo”, la “cuestión racial” y “antiglobalización”.

A pesar del discurso de “transparencia” y “horizontalidad” anunciados a bombo y platillo, la práctica de sus organizaciones y de sus gobiernos no van más allá de los más vulgares y rastreros métodos burgueses de autoritarismo, de populismo, de tutelaje de las organizaciones sociales, de corporativización de las masas y de mero asistencialismo.

Pero en toda América Latina, incluso dentro del ambiente aún de ofensiva de carácter general de la contrarrevolución a nivel mundial, las masas resisten y cada vez crecen más las luchas combativas. Aunque el oportunismo haya prevalecido temporalmente, desviando a las masas del camino revolucionario para mantenerlas eternamente atadas al viejo Estado, las luchas y rebeliones son preludio de un nuevo momento de la situación revolucionaria en desarrollo.

La base objetiva de esta situación fue generada por la crisis crónica de un sistema semicolonial, secularmente impuesto en el continente por el imperialismo, principalmente yanqui, que empuja al pueblo al combate. En los últimos años, esta crisis se agravó como consecuencia directa de la descomposición de la propia base material y del impacto sobre ella de la restructuración mundial del capitalismo denominada “globalización”.

El surgimiento de estos gobiernos caracterizados por los analistas burgueses como viraje a la izquierda en América Latina, representa nada más que, en última instancia, la reacción de la fracción burocrática de la gran burguesía de los países de la región. Éstas, que fueron –después de décadas enteras de hegemonía- destronadas del centro del aparato del Estado, y hacen del proyecto electoral de los oportunistas reformistas burgueses, la esperanza de retomar la posición perdida, reestructurar el Estado e impulsar el capitalismo burocrático.

Existe una relación indisoluble entre la existencia del imperialismo, de las colonias y semicolonias por él esclavizadas y dominadas, con el problema nacional, la democracia y la conquista del Poder por el proletariado. Por eso mismo, en América Latina, el verdadero camino del socialismo, muy lejos de las caricaturas de socialismo y quimeras vía “referéndums”, es el de la lucha dura y prolongada de la revolución de nueva democracia. Esto como condición indispensable para barrer la semifeudalidad, el capitalismo burocrático y la dominación imperialista, llevar a cabo la revolución de Nueva Democracia y pasar ininterrumpidamente a la revolución socialista, sirviendo al mismo tiempo a la revolución mundial y a la meta final del comunismo.

Así es que, en este cuadro, el gran desafío para las masas populares latinoamericanas, como del resto del mundo, es más que nunca el de seguir el Camino de Octubre. El Camino de Octubre, confirmado por la experiencia de todas las demás revoluciones populares y proletarias, enseña que es necesario desenmascarar al oportunismo y al revisionismo, liberando las inmensas energías revolucionarias de las masas y crear la fuerza armada revolucionaria, para derrotar a la reacción local y al enemigo común, el imperialismo. Por último, los factores que aseguraron el triunfo del Gran Octubre, se pueden traducir todos en una sola verdad proferida por Lenin: “Educar al partido y a las masas en el combate implacable al oportunismo y en la violencia revolucionaria”.

Al asestar un golpe certero al enemigo común, la Revolución de Octubre dio a los pueblos de todos los países un ejemplo y mostró el camino de la lucha de liberación de las masas explotadas y oprimidas. Mostró los medios de las masas para concretizar el derecho de decidir sobre sus propios destinos. ¡Las enseñanzas de la Revolución de Octubre y el Camino de Octubre seguirán vigentes hasta que toda la burguesía y toda la reacción sean barridas del poder en todo el mundo!

Notas

(1) Lenin – Economía y Política en el periodo de la Dictadura del Proletariado – Obras Completas.

(2) Las “tres pacíficas” y los “dos todos” fue como denominó el Presidente Mao al conjunto de las tesis de Jruschov presentadas en el XX Congreso del PCUS y sistematizadas en el XXII. Las Tres pacíficas son: la coexistencia pacífica, la transición pacífica y la emulación pacífica, con las cuales preconizaba la imposibilidad del camino revolucionario en los países capitalistas y de la lucha de liberación delos pueblos y naciones oprimidas, en un mundo en que existían bombas atómicas. Por tanto, sólo restaba al proletariado y a los pueblos oprimidos intentar el camino del parlamento burgués para su liberación; la paz debería conseguirse a cualquier precio y el socialismo vencería probando al mundo por la comprobación práctica (en la URSS) que él era el mejor sistema social. Los Dos todos son: Estado de todo el pueblo y Partido de todo el pueblo, con que fundamentaba que el Estado socialista era ahora un Estado de todo el pueblo, pues no existían más clases antagónicas en la URSS y, por tanto, ya no había necesidad de Dictadura del Proletariado. Con esto, negaba la existencia de las clases y la lucha de clases en todo el periodo del socialismo y revisaba el concepto marxista del Estado, según el cual el Estado es el producto de la sociedad de clases siendo él el instrumento especial de represión de la clase dominante. Y además, negaba el carácter de clase del Partido Comunista, denominándolo el partido de todo el pueblo y ya no más partido del proletariado.

(3) De Hoxha, líder del Partido del Trabajo de Albania. El revisionismo de Hoxha consiste en negar la existencia de las clases y de la lucha de clases en el socialismo y de aferrarse al dogmatismo. Después de reconocer las contribuciones de Mao al marxismo-leninismo, reculó pasando a negarlo y a atacarlo, haciendo coro con la reacción imperialista.

(4) Nota del PCdoB sobre los 90 años de la Revolución Socialista de 1917, en Rusia, 29 de octubre de 2007 (sitiovermelho.org.com.br)

(5) Idem

(6) Ibidem

(7) Ibidem

(8) Desafíos del socialismo en el siglo XXI – Luis Fernandes PCdoB – sitiovermelho.org.com.br

mapa-union-sovietica-con-bandera-sovietica.jpg
Mapa que representa el territorio de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Estado creado en 1922 que agrupaba a 15 Repúblicas Socialistas de: Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Estonia, Georgia, Kazajistán, Kirguistán, Letonia, Lituania, Moldavia, Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán.

PERÚ: ¡POR UNA LÍNEA DE CLASE Y ANTIIMPERIALISTA EN EL MOVIMIENTO POPULAR!

Tomamos este comunicado del Movimiento Clasista Popular de Perú publicado por Asociación Nueva Democracia. 

Movimiento de Masas en el Perú: Pronunciamientos del Movimiento Clasista Popular

Hoy continuamos con la documentación de la lucha de las masas en nuestro país, con un pronunciamiento del MCP de enero de 2017, titulado:¡Por una línea de clase y antiimperialista en el movimiento popular!  Este pronunciamiento también ha sido publicado en el Dazibao Rojo, nuestro reconocimiento a su aporte internacionalista al conocimiento de las luchas del pueblo de nuestros país.

¡Por una línea de clase y antiimperialista en el movimiento popular!

                                        PRONUNCIAMIENTO

En esta oportunidad expresamos un saludo de clase al pueblo peruano, que viene luchando día a día incansablemente contra la gran burguesía e imperialistas y principalmente contra los yanquis que viven del hambre, la miseria y la explotación de nuestro pueblo  y del saqueo de los recursos minerales de nuestro país, además de la expropiación de las tierras del campesinado, especialmente de la Selva Central.

Hoy se desata a nivel mundial una siniestra ofensiva de matanzas, desapariciones y genocidios contra las naciones oprimidas (América Latina, Asia y África) y pueblos de todo el orbe existente; se expresa la contradicción principal en el mundo entre naciones oprimidas contra el imperialismo, lo cual se refleja en la guerra de agresión imperialista mundial en colusión y pugna con otras superpotencias y potencias imperialistas (EE.UU. y aliados vs.  Rusia y aliados) por un  nuevo reparto del mundo y esto lo encubre con su “guerra global contra el terrorismo”, guerra de rapiña encabezada por el gendarme yanqui en medio de profunda crisis global : económica, financiera, política, cultural, militar, etc. Parte de esto lo vemos en Medio Oriente entre Palestina e Israel que simplemente son caballitos de Rusia y EE.UU. Del mismo modo vemos en América Latina, donde existe mayor presencia de tropas yanquis y desestabilización de gobiernos pro rusos (Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil). Estos imperialistas se hunden en medio de su crisis general pretendiendo vanamente barrer al proletariado internacional y pueblos de la faz de la tierra, sueñan con imponer a sangre y fuego su dominio, su expansión y plan esclavista mundial; estrellándose y doblegándose de pavor con la férrea resistencia, luchas de liberación nacional y sobrevivencia de diferente magnitud y ascenso mostrando palmariamente que es un trigre de papel, y en el crisol de la lucha de clases se forman y organizan la nueva sociedad del proletariado y su vanguardia quién la sepultará definitivamente.

Nuestro país es parte del botín imperialista para un nuevo reparto, todo esto se desquebraja y fractura su podrida democracia representativa. Apuntan a desenvolverse como dictadura abierta, fascista, genocida y vendepatria. Un sector de la burguesía, la compradora, de tendencia fascista representada por el APRA y el Fujimorismo apunta a ello buscando inmunidad e impunidad a sus crímenes, genocidios y negociados; lo que atiza su pugna con el gobierno del yanqui Kuczynski y sus aliados. Caso de esto vemos la descarada corrupción ventilada y destapada recientemente (Odebrecht), casi ningún funcionario de este caduco sistema se salva de ello, ya que esto viene desde la dictadura de Fujimori hasta la actualidad.

La economía peruana está en proceso de descomposición y hundimiento, ni PPK siendo economista yanqui podrá evitar el encarecimiento del costo de vida como muchos dizques (supuestos) de “izquierda”, oportunistas y nuevos revisionistas lo creían. Como parte de ello vemos la subida de los pasajes, alimentos de primera necesidad, alzas de peajes (luchas de Puente Piedra, La Molina y Huaral), cada tres meses tenemos alzas de los productos de primera necesidad y combustible “paquetazos” y no nos damos cuenta del por qué se incrementa el costo de vida, chocando con la canasta básica familiar y recayendo sobre los hombros de los más pobres.

La situación del país no solo queda ahí, ya que a diario vienen saqueando nuestros recursos naturales, generando daños a la agricultura, ganadería del campesinado y la pesca en el Perú.

Hoy más que nunca lo que corresponde es elevar las protestas populares incasablemente y organizarnos para que los derechos de nuestro querido pueblo no sean pisoteados, porque por parte de los gobernantes nada de bueno podemos esperar sino indiferencia y opresión, ellos se muestran como un león frente al pueblo pero como un ratón ante el imperialismo y sus grupos de poder financiero (CONFIEP). Las luchas de diferente magnitud han alcanzado su desarrollo con la movilización y rechazo al sistema en Huaycán , Raucana, Andahuaylas, Huancavelica, Huánuco, etc. Llamamos al pueblo a unirse a la lucha y elevar mayor belicosidad y organizadamente ser una gran fuerza, nos solidarizamos con las protestas y luchas de los mineros, enfermeros y médicos, a las masas de las barriadas por su lucha contra el crimen organizado, con la lucha de maestros y estudiantes, con la lucha de los cafetaleros de la Selva Central, etc.

¡UNIR AL PUEBLO CONTRA LA INTERVENCIÓN DEL IMPERIALISMO YANQUI Y DE SUS TROPAS MERCERARIAS EN EL PERÚ Y AMÉRICA LATINA!

¡COMBATIR IMPLACABLEMENTE CONTRA EL REGIMEN FASCISTA, GENOCIDA Y VENDEPATRIA QUE HOY ENCABEZA EL YANQUI KUCZYNSKI!

¡CONTRA EL HAMBRE, LA DESOCUPACIÓN Y LA CRISIS! ¡POR TIERRA, SALARIO Y PRODUCCIÓN NACIONAL!

¡CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN, LA SALUD Y LA VENTA DEL PERÚ! ¡POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO!

¡CONTRA LOS PEAJES Y POR SU ELIMINACIÓN DEFINITIVA!

¡COMBATIR Y RESISTIR ES CONSIGNA POPULAR!

¡VIVAS LAS LUCHAS DEL HEROICO PUEBLO PERUANO!

Perú, Enero del 2017

MOVIMIENTO CLASISTA POPULAR

1as

 

EL PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO DE CHILE (PCR)

El 16 de febrero de 1966 fue fundado el Partido Comunista Revolucionario de Chile, a partir de la unión de la organización comunista Espartaco y la Unión Rebelde Comunista.

La razón fundamental de la fundación del PCR, fue que la dirección del Partido “Comunista” de Corvalán había abandonado el comunismo y renunciado a la lucha contra la gran burguesía, los terratenientes y el imperialismo, optando por seguir la línea que desde el social imperialismo soviético establecía que con los enemigos del pueblo debe haber una “coexistencia pacífica” y que la lucha de clases debe trasladarse a las urnas electorales.

Habiendo renunciado al comunismo, la directiva revisionista comenzó a perseguir a los verdaderos comunistas dentro del Partido, desarrollando una acción de sabotaje contra las iniciativas de educación marxista y prohibiendo documentos del Partido Comunista de China, el que sostenía una discusión fundamental para el Movimiento Comunista a nivel mundial. Los comunistas chinos debatían con los revisionistas rusos problemas que  implicaban abandonar el socialismo o profundizar su construcción, los que pueden revisarse en el siguiente documento https://www.marxists.org/espanol/tematica/china/documentos/pol.pdf.

Dentro de su trabajo de propaganda destacan el Periódico El Pueblo y la revista Causa Marxista-Leninista, que se publicó mensualmente, conteniendo artículos de análisis político nacional, comunicados de organizaciones populares, entrevistas, noticias internacionales y actualizaciones sobre la guerra de liberación nacional en Vietnam y la guerra popular que en Colombia llevaba a cabo el PCML en ese entonces.

En su trabajo en el ámbito obrero fue importante la lucha por la libertad de los obreros de Saba, acusados de provocar un incendio a la fábrica de televisores y la campaña de solidaridad que se desarrolló.

En la lucha estudiantil, están las gloriosas jornadas del Pedagógico, donde corrieron a los corruptos de las JJCC e impulsaron una lucha estudiantil revolucionaria.

En el campo mapuche, el PCR levantó como iniciativa el Netuaiñ Mapu, organización política con la que llevó a cabo luchas y conquistas de tierra junto a comunidades mapuche.

Durante el gobierno de la junta militar fascista, el PCR dirigió varios grupos y células de combate antifascista.

Junto a esto, el PCR de Chile, a nivel internacional luchó contra el revisionismo que usurpó el Poder en la URSS y luego en China, participando en la redacción de la Declaración de Otoño (1980), que fue germen del Movimiento Revolucionario Internacionalista.

Sin embargo, en los primeros años de los 80, el PCR se disolvió, justo poco antes de que estallaran las primeras grandes protestas a nivel nacional. Con los comunistas dispersos, la propaganda del PCR y la propaganda maoísta dejó de circular en Chile.

Como Periódico El Pueblo, consideramos que es necesario conocer la experiencia de este Partido, que es parte de la experiencia en la búsqueda por un auténtico Partido Comunista en Chile durante los 60-70. El PCR fue un Partido que planteaba la necesidad de la revolución y el rechazo a las elecciones, la lucha antiimperialista y la lucha por la revolución democrática.

De esta experiencia es fundamental retomar las banderas de lucha de la revolución democrática contra sus enemigos: latifundio, imperialistas y grandes monopolios burgueses.

NOTA DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHINA SOBRE LA FUNDACIÓN DEL PCR

“El Partido Comunista Revolucionario de Chile fue fundado en mayo [en realidad es febrero] pasado por el I Congreso de Marxista-Leninista de Comunistas Chilenos, según la información procedente de Santiago.

El Congreso fue organizado por la organización revolucionaria “Espartaco” y la “Unión Rebelde Comunista”, un número de comunistas que se separaron de la dirección revisionista del Partido, los que discutieron proyectos de documentos para el Congreso. Este consideró los proyectos de estatutos y programa y los informes sobre las políticas interna e internacional del Partido. La discusión demostró que los delegados al Congreso son unánimes en su opinión sobre los principios contenidos en estos documentos.

Según el comunicado, el Congreso eligió el Comité Directivo Nacional del Partido Comunista Revolucionario de Chile” (Pekín Informa, Número 31, 03 de agosto de 1966, p. 38).