100 AÑOS DE “LA MATERIA ETERNA E INTELIGENTE”

Artículo publicado en la edición n° 59, junio del 2017.

100 años de La Materia Eterna e Inteligente

La Ciencia siempre es revolucionaria

En 1917, Buenos Aires fue el escenario donde se publicó la obra titulada La Materia Eterna e Inteligente, brillante obra de Luis Emilio Recabarren. Este magnífico texto es una obra que recoge los principales aportes de los científicos de la época y analiza la existencia de la naturaleza desde distintas perspectivas y recurriendo a las diferentes ciencias.

Con este libro, el jefe proletario cumplió la labor de llevar la ciencia a las masas con un lenguaje simple y entendible. En su introducción, Recabarren plantea su deseo de que con la publicación: “(…) todos los que carecen de conocimientos científicos, como yo, con ayuda del sentido común, de un sencillo examen de los fenómenos de la vida y de la Naturaleza de las cosas, podamos formarnos juicio de la verdad”.

2.jpg

¿Por qué Recabarren se interesaba en escribir de ciencia para las masas? Porque comprendía que para hacer la revolución, la clase obrera y el pueblo deben esforzarse por conocer la realidad tal cual es, por llegar a la esencia de los fenómenos y no quedarse solo con sus apariencias. Emplear la ciencia es la única forma de combatir las ideas atrasadas, erróneas y supersticiosas, mostrando la realidad de la naturaleza y la sociedad de forma fiel y desprejuiciada.

De manera pedagógica, Recabarren expone avanzando progresivamente en sus explicaciones, desde los simple hasta lo más complejo. Comienza argumentando que la materia (el Universo) no pudo haber sido creada, sino que siempre ha existido y siempre va a existir.

Más adelante, el fundador del Partido Comunista de Chile aborda de lleno el problema filosófico y científico de la existencia o inexistencia de dios, preguntándose: “¿Por qué no puede ser el Universo, en vez de dios, el que no ha tenido principio ni tendrá fin? (…) Cuando la inteligencia brille mejor en todos los cerebros, entonces se podrá aceptar como una Verdad absoluta que el Universo es la única existencia infinita, que no ha tenido principio ni tendrá fin, y que todos los fenómenos que llaman nuestra atención no son otra cosa que el resultado del movimiento, que es la vida Universal”. Es decir, Recabarren no se desespera en resolver la lucha teórica inmediatamente, sino que confía profundamente en que el propio desarrollo político e ideológico de las masas lo resolverá.

Sobre la existencia de la vida en la tierra, Recabarren sostiene: “El principio de la vida (…) en toda la especie animal, el hombre inclusive, es una pequeña porción líquida, o casi líquida, que una vez fecundada en el seno materno, antes de tomar forma alguna no es otra cosa que una porción líquida, hasta que empieza el período de su formación y consolidación. Lo que conocemos de la historia de la Tierra nos indica un principio o anterioridad —si así podemos decir— de igual proceso. La Tierra, de su estado ígneo, vaporoso, líquido, fue pa­sando a condiciones más sólidas y formadas”.

1.jpg

Estas conclusiones son de gran importancia y nos hablan de la profundidad y la claridad de L. E. Recabarren, ya que si bien Darwin ya había planteado que la vida se originó en un ambiente líquido, la transformación de los distintos estados del agua fue recién comprobada en 1924 por el científico soviético Alexander Oparín.

Al final, Recabarren analiza la existencia humana, considerando que todos los seres vivos, incluido el hombre, tenemos un origen en común: “Venga el origen de la vida humana como una transformación del mono, o de otra especie animal… el hecho es que la vida humana es la continuación de una vida animal inferior a la humana, anterior que se eslabona, que se une, porque no puede separarse, a las primeras formas de la vida que hemos señalado en nuestras consideraciones y razonamientos anteriores”. Esta conclusión, que la realidad ha comprobado una y otra vez, es importante, porque logra sintetizar en forma coherente toda la historia de la vida en el Universo.

La preocupación de Recabarren era entregar a las masas un arma con la cual enfrentar la lucha teórica contra quienes dice que el mundo no se puede cambiar, que los gobernantes están ahí porque dios así lo quiere, etc. Pero por sobre todo, el objetivo político de Recabarren era demostrar que las masas son todopoderosas, que no hay nada que no puedan conocer ni puedan transformar de forma revolucionaria.

No menos importante es resaltar la concepción de mundo que se respira en toda la obra de Recabarren: a pesar de la contundencia de sus argumentos, él siempre se expresa con una humildad tremenda. No actúa como si fuera un sabelotodo, sino que habla simple y claro. Este libro está escrito con la tranquilidad que entrega tener la razón, sabiendo que cuando la ciencia es utilizada por la clase obrera y las masas populares es revolucionaria.

LA REFORMA UNIVERSITARIA DE CÓRDOBA Y SU PLENA VIGENCIA

La imagen de portada corresponde a un acto estudiantil en Córdoba realizado el 15 de agosto de 1918, donde los alumnos derribaron la estatua de Rafael García, un ex profesor tradicionalista.

La Reforma Universitaria de Córdoba en 1918

 “El régimen económico y político determinado por el predominio de las aristocracias coloniales -que en algunos países hispanoamericanos subiste todavía aunque en irreparable y progresiva disolución-, ha colocado por mucho tiempo a las universidades de América latina bajo la tutela de estas oligarquías y de su clientela. Convertida la enseñanza universitaria en un privilegio del dinero, sino de la casta, o por lo menos de una categoría social absolutamente ligada a los intereses de una o de otra, las universidades han tenido una tendencia inevitable a la burocratización académica. Era este un destino al cual no podían escapar ni aún bajo la influencia episódica de alguna personalidad de excepción”. 

(José Carlos Mariátegui, 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana)

índice.jpg

La Reforma Universitaria se gestó el año 1918, cuando los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) iniciaron una huelga universitaria en reclamo de profundas reformas, a raíz de la falta de democracia y el autoritarismo dentro de los planteles, la que se difundió rápidamente por todo el país y América Latina.

El gran movimiento estudiantil tuvo como principales demandas democratizar las universidades y romper con el antiguo régimen autoritario y represivo que existía aún en la educación superior. Los estudiantes no esperaron a que este cambio se produjera en base a componendas con las autoridades o por la lenta acumulación de fuerzas, sino que se lanzaron a las calles y a las universidades a exigir demandas democráticas, empleando el uso de la fuerza.

Las demandas que levantaron los estudiantes argentinos se resumen en:

  1. Cogobierno: Intervención de los estudiantes en el gobierno de las universidades.
  2. Cátedras libres: paralelas a las oficiales y con idénticos derechos que estas, las que estaban a cargo de enseñantes acreditados y capaces en la materia.
  3. Autonomía política, docente y administrativa

Para saber más, dirígete al siguiente enlace, donde se encuentra el manifiesto del movimiento por la reforma: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=37312909002

Pero esto no sólo se dió en Argentina, sino que se expandió por toda Latinoamérica durante la primera mitad  del siglo XX:

Por ejemplo, en México se defendió la participación de los estudiantes en  el gobierno de las universidades, además de la implementación de la docencia libre y la asistencia libre;

En Chile, los estudiantes exigían la autonomía de la universidad, entendida como institución de los alumnos, profesores y diplomados. Además, reforma al sistema mediante el establecimiento de la docencia libre y, por consiguiente, también se demandaba asistencia libre de los alumnos a las cátedras y en caso que hubiere dos maestros de una misma materia, los estudiantes podían optar libremente por el que ellos consideraran mejor. Se demandaba revisión de los métodos y contenidos de los estudios y, finalmente, abogaron también por vincular efectivamente la universidad con la vida social a través de la extensión universitaria.

reforma

En Cuba luchaban por una verdadera democracia universitaria, una verdadera renovación pedagógica y científica, como también por una verdadera popularización de la enseñanza. En Colombia se solicitó la organización de la universidad sobre bases de independencia, de participación de los estudiantes en su gobierno y de nuevos métodos de trabajo.

En Lima se pidió defensa de las autonomías de las universidades; participación de los estudiantes en la dirección y orientación de sus respectivas universidad o escuelas especiales; derecho de voto por los estudiantes en la elección de rectores de las universidades; renovación de los métodos pedagógicos; voto de honor de los estudiantes en la provisión de las cátedras; incorporación de la universidad de los valores extrauniversitarios; socialización de la cultura: universidades populares, etc.

Mariátegui nos habla de la Reforma Universitaria como el nuevo espíritu de los estudiantes latinoamericanos, que venía de una generación diferente, con otras perspectivas y anhelos más ambiciosos que la generación anterior. También plantea que la chispa de las reivindicaciones puede ser generada por cualquier cosa, pero queda a la sombra de la fuerza que verdaderamente las propaga y dirige, fuerza que no es más que una concepción ideológica y política sedienta de verdadera democracia, de una nueva política, una nueva economía y una nueva cultura. El contexto de cambios, la Primera Guerra Mundial imperialista, la gran Revolución Rusa de 1917 y los vicios del sistema educativo hicieron que la juventud universitaria sintiera la necesidad de realizar un hecho histórico, pues tenían una visión diferente de las generaciones anteriores y poseían nuevos ánimos para cambiar las cosas.

La Reforma Universitaria mostró el “nuevo espíritu” traído por la juventud y dio cuenta de la importancia de la democratización de un sistema atrasado, antidemocrático y represivo, en donde las oligarquías hacen y deshacen como lo que ocurre hasta nuestros días, con los ahora llamados “grandes empresarios” que no son otra cosa que grandes banqueros, grandes comerciantes, grandes especuladores, grandes latifundistas y grandes burócratas. Ya si sean gobernadas por holdings o por el Estado, la falta de democracia continúa, la represión se acrecienta y la necesidad de un cambio late en los corazones incontenibles de cientos de miles de estudiantes chilenos, latinoamericanos y del tercer mundo. Al igual como ocurrió con la Reforma, la situación en nuestro país es insostenible y los protagonistas lo saben, mientras cada año que transcurre se acrecienta la organización y lucha por una verdadera educación que sirva a los intereses de las masas populares-

Homenajeamos a los héroes de Córdoba y a todos aquellos que lucharon anónimamente, en Argentina y en toda Latinoamérica, por una democratización de las universidades como expresión del desarrollo de la conciencia en medio de la lucha de clases y la necesidad de cambiar de pies a cabeza la estructura educacional, la que no es más que un reflejo de la vieja economía y vieja política de las naciones oprimidas del mundo.

¡VIVA EL 199° NATALICIO DEL INMORTAL KARL MARX! PARTE III

Conmemorando el 199° aniversario del revolucionario Karl Marx, fundador del socialismo científico junto a su infatigable compañero Friedrich Engels, compartimos una síntesis de su doctrina económica  escrito por Lenin en 1914. En la primera parte se publicó la biografía de Marx, en la segunda su doctrina filosófica, mientras en esta última parte se publica la doctrina económica y política. Al final de esta entrega insertamos un enlace a un video donde se aborda sintéticamente la vida y obra de Marx.

¿Cómo entiende el valor Marx? ¿Qué es la plusvalía? ¿Cuáles son las consecuencias políticas y tácticas a las que llega Marx después de su análisis económico? Todas esas interrogantes son resueltas en la magistral síntesis económica y política de Lenin.

LA DOCTRINA ECONÓMICA DE MARX

“Y la finalidad última de esta obra — dice Marx en el prólogo a El Capital — es, en efecto, descubrir la ley económica que preside el movimiento de la sociedad moderna”, es decir, de la sociedad capitalista, burguesa. El estudio de las relaciones de producción de una sociedad dada, históricamente determinada, en su aparición, desarrollo y decadencia: tal es el contenido de la doctrina económica de Marx. En la sociedad capitalista impera la producción de mercancías ; por eso, el análisis de Marx empieza con el análisis de la mercancía.

El Valor

La mercancía es, en primer lugar, una cosa que satisface una determinada necesidad humana y, en segundo lugar, una cosa que se cambia por otra. La utilidad de una cosa hace de ella un valor de uso. El valor de cambio (o, sencillamente el valor) es, ante todo, la relación o proporción en que se cambia cierto número de valores de uso de una clase por un determinado número de valores de uso de otra clase. La experiencia diaria nos muestra que, a través de millones y miles de millones de esos actos de intercambio, se equiparan constantemente todo género de valores de uso, aun los más diversos y menos equiparables entre sí. ¿Qué es lo que tienen de común esos diversos objetos, que constantemente son equiparados entre sí en determinado sistema de relaciones sociales? Tienen de común el que todos ellos son productos del trabajo. Al cambiar sus productos, los hombres equiparan los mas diversos tipos de trabajo. La producción de mercancías es un sistema de relaciones sociales en que los distintos productores crean diversos productos (división social del trabajo), y todos estos productos se equiparan entre sí por medio del cambio. Por lo tanto, lo que todas las mercancías encierran de común no es el trabajo concreto de una determinada rama de producción, no es un trabajo de determinado tipo, sino el trabajo humano abstracto, el trabajo humano en general. Toda la fuerza de trabajo de una sociedad dada, representada por la suma de valores de todas las mercancías, es una y la misma fuerza humana de trabajo; así lo evidencian miles de millones de actos de cambio. Por consiguiente, cada mercancía en particular no representa más que una determinada parte del tiempo de trabajo socialmente necesario. La magnitud del valor se determina por la cantidad de trabajo socialmente necesario o por el tiempo de trabajo socialmente necesario para producir cierta mercancía o cierto valor de uso. “Al equiparar unos con otros, en el cambio, sus diversos productos, lo que hacen los hombres es equiparar entre sí sus diversos trabajos como modalidades del trabajo humano. No lo saben, pero lo hacen.” El valor es, como dijo un viejo economista, una relación entre dos personas; pero debió añadir simplemente: relación encubierta por una envoltura material. Sólo partiendo del sistema de relaciones sociales de producción de una formación social históricamente determinada, relaciones que se manifiestan en el fenómeno masivo del cambio, repetido miles de millones de veces, podemos comprender lo que es el valor. “Como valores, las mercancías no son más que cantidades determinadas de tiempo de trabajo coagulado.” Después de analizar en detalle el doble carácter del trabajo materializado en las mercancías, Marx pasa al análisis de la forma del valor y del dinero. Con ello se propone, fundamentalmente, investigar el origen de la forma monetaria del valor, estudiar el proceso histórico de desenvolvimiento del cambio, comenzando por las operaciones sueltas y fortuitas de trueque (“forma simple, suelta o fortuita del valor”, en que una cantidad de mercancía es cambiada por otra) hasta remontarse a la forma universal del valor, en que mercancías diferentes se cambian por una mercancía concreta, siempre la misma, y llegar a la forma monetaria del valor, en que la función de esta mercancía, o sea, la función de equivalente universal, la desempeña el oro. El dinero, producto supremo del desarrollo del cambio y de la producción de mercancías, disfraza y oculta el carácter social de los trabajos privados, la concatenación social existente entre los diversos productores unidos por el mercado. Marx somete a un análisis extraordinariamente minucioso las diversas funciones del dinero, debiendo advertirse, pues tiene gran importancia, que en este caso (como, en general, en todos los primeros capítulos de El Capital ) la forma abstracta de la exposición, que a veces parece puramente deductiva, recoge en realidad un gigantesco material basado en hechos sobre la historia del desarrollo del cambio y de la producción de mercancías. “El dinero presupone cierto nivel del cambio de mercancías. Las diversas formas del dinero — simple equivalente de mercancías o medio de circulación, medio de pago, de atesoramiento y dinero mundial — señalan, según el distinto volumen y predominio relativo de tal o cual función, fases muy distintas del proceso social de producción” (El Capital, I).

La Plusvalía

Al alcanzar la producción de mercancías determinado grado de desarrollo, el dinero se convierte en capital. La fórmula de la circulación de mercancías era: M (mercancía) — D (dinero) — M (mercancía), o sea, venta de una mercancía para comprar otra. Por el contrario, la fórmula general del capital es D — M — D, o sea, la compra para la venta (con ganancia). Marx llama plusvalía a este incremento del valor primitivo del dinero que se lanza a la circulación. Que el dinero lanzado a la circulación capitalista “crece”, es un hecho conocido de todo el mundo. Y precisamente ese “crecimiento” es lo que convierte el dinero en capital, como relación social de producción particular, históricamente determinada. La plusvalía no puede brotar de la circulación de mercancías, pues ésta sólo conoce el intercambio de equivalentes; tampoco puede provenir de un alza de los precios, pues las pérdidas y las ganancias recíprocas de vendedores y compradores se equilibrarían; se trata de un fenómeno masivo, medio, social, y no de un fenómeno individual. Para obtener plusvalía “el poseedor del dinero necesita encontrar en el mercado una mercancía cuyo valor de uso posea la cualidad peculiar de ser fuente de valor”, una mercancía cuyo proceso de consumo sea, al mismo tiempo, proceso de creación de valor. Y esta mercancía existe: es la fuerza de trabajo del hombre. Su consumo es trabajo y el trabajo crea valor. El poseedor del dinero compra la fuerza de trabajo por su valor, valor que es determinado, como el de cualquier otra mercancía, por el tiempo de trabajo socialmente necesario para su producción (es decir, por el costo del mantenimiento del obrero y su familia). Una vez que ha comprado la fuerza de trabajo el poseedor del dinero tiene derecho a consumirla, es decir, a obligarla a trabajar durante un día entero, por ejemplo, durante doce horas. En realidad el obrero crea en seis horas (tiempo de trabajo “necesario”) un producto con el que cubre los gastos de su mantenimiento; durante las seis horas restantes (tiempo de trabajo “suplementario”) crea un “plusproducto” no retribuido por el capitalista, que es la plusvalía. Por consiguiente, desde el punto de vista del proceso de la producción, en el capital hay que distinguir dos partes: capital constante, invertido en medios de producción (máquinas, instrumentos de trabajo, materias primas, etc.) — y cuyo valor se trasfiere sin cambio de magnitud (de una vez o en partes) a las mercancías producidas –, y capital variable, invertido en fuerza de trabajo. El valor de este capital no permanece invariable, sino que se acrecienta en el proceso del trabajo, al crear la plusvalía. Por lo tanto, para expresar el grado de explotación de la fuerza de trabajo por el capital, tenemos que comparar la plusvalía obtenida, no con el capital global, sino exclusivamente con el capital variable. La cuota de plusvalía, como llama Marx a esta relación, sería, pues, en nuestro ejemplo, de 6:6, es decir, del 100 por ciento.

Las premisas históricas para la aparición del capital son: primera, la acumulación de determinada suma de dinero en manos de ciertas personas, con un nivel de desarrollo relativamente alto de la producción de mercancías en general ¡ segunda, la existencia de obreros “libres” en un doble sentido — libres de todas las trabas o restricciones impuestas a la venta de la fuerza de trabajo, y libres por carecer de tierra y, en general, de medios de producción –, de obreros desposeídos, de obreros “proletarios” que, para subsistir, no tienen más recursos que la venta de su fuerza de trabajo.

Dos son los modos principales para poder incrementar la plusvalía: mediante la prolongación de la jornada de trabajo (“plusvalía absoluta”) y mediante la reducción del tiempo de trabajo necesario (“plusvalía relativa”). Al analizar el primer modo, Marx hace desfilar ante nosotros el grandioso panorama de la lucha de la clase obrera para reducir la jornada de trabajo y de la intervención del poder estatal, primero para prolongarla (en el período que media entre los siglos XIV y XVII) y después para reducirla (legislación fabril del siglo XIX). Desde la aparición de El Capital, la historia del movimiento obrero de todos los países civilizados ha aportado miles y miles de nuevos hechos que ilustran este panorama.

Al proceder a su análisis de la producción de plusvalía relativa, Marx investiga las tres etapas históricas fundamenta les de la elevación de la productividad del trabajo por el capitalismo: 1) la cooperación simple; 2) la división del trabajo y la manufactura; 3) la maquinaria y la gran industria. La profundidad con que Marx aquí pone de relieve los rasgos fundamentales y típicos del desarrollo del capitalismo nos demuestra, entre otras cosas, el hecho de que el estudio de la llamada industria de los kustares* en Rusia ha aportado un abundantísimo material para ilustrar las dos primeras etapas de las tres mencionadas. En cuanto a la acción revolucionaria de la gran industria maquinizada, descrita por Marx en 1867, durante el medio siglo trascurrido desde entonces ha venido a revelarse en toda una serie de países “nuevos” (Rusia, Japón, etc.).

Prosigamos. Importantísimo y nuevo es el análisis de Marx de la acumulación del capital, es decir, de la trasformación de una parte de la plusvalía en capital, y de su empleo, no para satisfacer las necesidades personales o los caprichos del capitalista, sino para renovar la producción. Marx hace ver el error de toda la economía política clásica anterior (desde Adam Smith) al suponer que toda la plusvalía que se convertía en capital pasaba a formar parte del capital variable, cuando en realidad se descompone en medios de producción más capital variable. En el proceso de desarrollo del capitalismo y de su trasformación en socialismo tiene una inmensa importancia el que la parte del capital constante (en la suma total del capital) se incremente con mayor rapidez que la parte del capital variable.

Al acelerar el desplazamiento de los obreros por la maquinaria, produciendo riqueza en un polo y miseria en el polo opuesto, la acumulación del capital crea también el llamado “ejército industrial de reserva”, el “sobrante relativo” de obreros o “superpoblación capitalista”, que reviste formas extraordinariamente diversas y permite al capital ampliar la producción con singular rapidez. Esta posibilidad, relacionada con el crédito y la acumulación de capital en medios de producción, nos proporciona, entre otras cosas, la clave para comprender las crisis de superproducción, que estallan periódicamente en los países capitalistas, primero cada diez años, término medio, y luego con intervalos mayores y menos precisos. De la acumulación del capital sobre la base del capitalismo hay que distinguir la llamada acumulación primitiva, que se lleva a cabo mediante la separación violenta del trabajador de los medios de producción, expulsión del campesino de su tierra, robo de los terrenos comunales, sistema colonial, sistema de la deuda pública, tarifas aduaneras proteccionistas, etc. La “acumulación primitiva” crea en un polo al proletario “libre” y en el otro al poseedor del dinero, el capitalista.

Marx caracteriza la “tendencia histórica de la acumulación capitalista” con las famosas palabras siguientes: “La expropiación del productor directo se lleva a cabo con el más despiadado vandalismo y bajo el acicate de las pasiones más infames, más sucias, más mezquinas y más desenfrenadas. La propiedad privada, fruto del propio trabajo [del campesino y del artesano], y basada, por decirlo así, en la compenetración del obrero individual e independiente con sus instrumentos y medios de trabajo, es desplazada por la propiedad privada capitalista, basada en la explotación de la fuerza de trabajo ajena, aunque formalmente libre [. . .]. Ahora ya no se trata de expropiar al trabajador dueño de una economía independiente, sino de expropiar al capitalista explotador de numerosos obreros. Esta expropiación la lleva a cabo el juego de las leyes inmanentes de la propia producción capitalista, la centralización de los capitales. Un capitalista derrota a otros muchos. Paralelamente con esta centralización del capital o expropiación de muchos capitalistas por unos pocos, se desarrolla en una escala cada vez mayor la forma cooperativa del proceso de trabajo, la aplicación técnica conciente de la ciencia, la explotación planificada de la tierra, la trasformación de los medios de trabajo en medios de trabajo utilizables sólo colectivamente, la economía de todos los medios de producción al ser empleados como medios de producción de un trabajo combinado, social, la absorción de todos los países por la red del mercado mundial y, como consecuencia de esto, el carácter internacional del régimen capitalista. Conforme disminuye progresivamente el número de magnates capitalistas que usurpan y monopolizan todos los beneficios de este proceso de trasformación, crece la masa de la miseria, de la opresión, del esclavizamiento, de la degeneración, de la explotación; pero crece también la rebeldía de la clase obrera, que es aleccionada, unificada y organizada por el mecanismo del propio proceso capitalista de producción El monopolio del capital se convierte en grillete del modo de producción que ha crecido con él y bajo él. La centralización de los medios de producción y la socialización del trabajo llegan a un punto en que son ya incompatibles con su envoltura capitalista. Esta envoltura estalla. Suena la hora de la propiedad privada capitalista. Los expropiadores son expropiados” (EI Capital, t. I).

También es sumamente importante y nuevo el análisis que hace Marx más adelante de la reproducción del capital social, considerado en su conjunto, en el tomo II de El Capital. Tampoco en este caso toma Marx un fenómeno individual, sino de masas; no toma una parte fragmentaria de la economía de la sociedad, sino toda la economía en su conjunto. Rectificando el error en que incurren los economistas clásicos antes mencionados, Marx divide toda la producción social en dos grandes secciones: 1) producción de medios de producción y 2) producción de artículos de consumo. Y, apoyándose en cifras, analiza minuciosamente la circulación del capital social en su conjunto, tanto en la reproducción de envergadura anterior como en la acumulación. En el tomo III de El Capital se resuelve, sobre la base de la ley del valor, el problema de la formación de la cuota media de ganancia. Constituye un gran progreso en la ciencia económica el que Marx parta siempre, en sus análisis, de los fenómenos económicos generales, del conjunto de la economía social, y no de casos aislados o de las manifestaciones superficiales de la competencia, que es a lo que suele limitarse la economía política vulgar o la moderna “teoría de la utilidad límite”. Marx analiza primero el origen de la plusvalía y luego pasa a ver su descomposición en ganancia, interés y renta del suelo. La ganancia es la relación de la plusvalía con todo el capital invertido en una empresa. El capital de “alta composición orgánica” (es decir, aquel en el cual el capital constante predomina sobre el variable en proporciones superiores a la media social) arroja una cuota de ganancia inferior a la cuota media. El capital de “baja composición orgánica” da, por el contrario, una cuota de ganancia superior a la media. La competencia entre los capitales, su libre paso de unas ramas de producción a otras, reducen en ambos casos la cuota de ganancia a la cuota media. La suma de los valores de todas las mercancías de una sociedad dada coincide con la suma de precios de estas mercancías; pero en las distintas empresas y en las diversas ramas de producción las mercancías, bajo la presión de la competencia, no se venden por su valor, sino por el precio de producción, que equivale al capital invertido más la ganancia media.

Así, pues, un hecho conocido de todos, e indiscutible, es decir, el hecho de que los precios difieren de los valores y de que las ganancias se nivelan, lo explica Marx perfectamente partiendo de la ley del valor, pues la suma de los valores de todas las mercancías coincide con la suma de sus precios. Sin embargo, la reducción del valor (social) a los precios (individuales) no es una operación simple y directa, sino que sigue una vía indirecta y muy complicada: es perfectamente natural que en una sociedad de productores de mercancías dispersos, vinculados sólo por el mercado, las leyes que rigen esa sociedad no puedan manifestarse más que como leyes medias, sociales, generales, con una compensación mutua de las desviaciones individuales manifestadas en uno u otro sentido.

9791.jpg

La elevación de la productividad del trabajo significa un incremento más rápido del capital constante en comparación con el variable. Pero como la creación de plusvalía es función privativa de éste, se comprende que la cuota de ganancia (o sea, la relación que guarda la plusvalía con todo el capital, y no sólo con su parte variable) acuse una tendencia a la baja. Marx analiza minuciosamente esta tendencia, así como las diversas circunstancias que la ocultan o contrarrestan. Sin detenernos a exponer los capítulos extraordinariamente interesantes del tomo III, que estudian el capítulo usurario, comercial y financiero, pasaremos a lo esencial, a la teoría de la renta del suelo. Debido a la limitación de la superficie de la tierra, que en los países capitalistas es ocupada enteramente por los propietarios particulares, el precio de producción de los productos agrícolas no lo determinan los gastos de producción en los terrenos de calidad media, sino en los de calidad inferior; no lo determinan las condiciones medias en que el producto se lleva al mercado, sino las condiciones peores. La diferencia existente entre este precio y el de producción en las tierras mejores (o en condiciones más favorables de producción) da lugar a una diferencia o renta diferencial. Marx analiza detenidamente la renta diferencial y de muestra que brota de la diferente fertilidad del suelo, de la diferencia de los capitales invertidos en el cultivo de las tierras, poniendo totalmente al descubierto (véase también la Teoría de la plusvalía, donde merece una atención especial la crítica que hace a Rodbertus) el error de Ricardo, según el cual la renta diferencial sólo se obtiene con el paso sucesivo de las tierras mejores a las peores. Por el contrario, se dan también casos inversos: tierras de una clase determinada se trasforman en tierras de otra clase (gracias a los progresos de la técnica agrícola, a la expansión de las ciudades, etc.), por lo que la tristemente célebre “ley del rendimiento decreciente del suelo” es profundamente errónea y representa un intento de cargar sobre la naturaleza los defectos, las limitaciones y contradicciones del capitalismo. Además, la igualdad de ganancias en todas las ramas de la industria y de la economía nacional presupone la plena libertad de competencia, la libertad de trasferir los capitales de una rama de producción a otra. Pero la propiedad privada sobre el suelo crea un monopolio, que es un obstáculo para la libre trasferencia. En virtud de ese monopolio, los productos de la economía agrícola, que se distingue por una baja composición del capital y, en consecuencia, por una cuota de ganancia individual más alta, no entran en el proceso totalmente libre de nivelación de las cuotas de ganancia. El propietario de la tierra, como monopolista, puede mantener sus precios por encima del nivel medio, y este precio de monopolio origina la renta absoluta. La renta diferencial no puede ser abolida mientras exista el capitalismo; en cambio, la renta absoluta puede serlo; por ejemplo, cuando se nacionaliza la tierra, convirtiéndola en propiedad del Estado. Este paso significaría el socavamiento del monopolio de los propietarios privados, así como una aplicación más consecuente y plena de la libre competencia en la agricultura. Por eso los burgueses radicales, advierte Marx, han presentado repetidas veces a lo largo de la historia esta reivindicación burguesa progresista de la nacionalización de la tierra, que asusta, sin embargo, a la mayoría de los burgueses, pues “afecta” demasiado de cerca a otro monopolio mucho más importante y “sensible” en nuestros días: el monopolio de los medios de producción en general. (El propio Marx expone en un lenguaje muy popular, conciso y claro su teoría de la ganancia media sobre el capital y de la renta absoluta del suelo, en la carta que dirige a Engels el 2 de agosto de 1862. Véase Correspondencia, t. III, págs. 77-81, y también en las págs. 86-87, la carta del 9 de agosto de 1862.) Para la historia de la renta del suelo resulta importante señalar el análisis en que Marx demuestra cómo la trasformación de la renta en trabajo (cuando el campesino crea el plusproducto trabajando en la hacienda del terrateniente) en renta natural o renta en especie (cuando el campesino crea el plusproducto en su propia tierra, entregándolo luego al terrateniente bajo una “coerción extraeconómica”), después en renta en dinero (que es la misma renta en especie, sólo que convertida en dinero, el obrok, censo de la antigua Rusia, en virtud del desarrollo de la producción de mercancías) y finalmente, en la renta capitalista, cuando en lugar del campesino es el patrono quien cultiva la tierra con ayuda del trabajo asalariado. En relación con este análisis de la “génesis de la renta capitalista del suelo”, hay que señalar una serie de profundas ideas (que tienen una importancia especial para los países atrasados, como Rusia) expuestas por Marx acerca de la evolución del capitalismo en la agricultura.“La trasformación de la renta natural en renta en dinero va, además, no sólo necesariamente acompaña da, sino incluso anticipada por la formación de una clase de jornaleros desposeídos, que se contratan por dinero. Durante el período de nacimiento de dicha clase, en que ésta sólo aparece en forma esporádica, va desarrollándose, por lo tanto, necesariamente, en los campesinos mejor situados y sujetos a obrok, la costumbre de explotar por su cuenta a jornaleros agrícolas, del mismo modo que ya en la época feudal los campesinos más acomodados sujetos a vasallaje tenían a su servicio a otros vasallos. Esto va permitiendoles acumular poco a poco cierta fortuna y convertirse en futuros capitalistas. De este modo va formándose entre los antiguos poseedores de la tierra que la trabajaban por su cuenta, un semillero de arrendatarios capitalistas, cuyo desarrollo se halla condicionado por el desarrollo general de la producción capitalista fuera del campo. . .” (El Capital, t. III2a, 332). “La expropiación, el desahucio de una parte de la población rural no sólo ‘libera’ para el capital industrial a los obreros, sus medios de vida y sus materiales de trabajo, sino que además crea el mercado interior.” (El Capital, t. I2a, pág. 778). La depauperación y la ruina de la población del campo influyen, a su vez, en la formación del ejército industrial de reserva para el capital. En todo país capitalista “una parte de la población rural se encuentra constantemente en trance de trasformarse en población urbana o manufacturera [es decir, no agrícola]. Esta fuente de superpoblación relativa flota constantemente [. . .]. El obrero agrícola se ve constantemente reducido al salario mínimo y vive siempre con un pie en el pantano del pauperismo” (El Capital, I2a, 668). La propiedad privada del campesino sobre la tierra que cultiva es la base de la pequeña producción y la condición para que ésta florezca y adquiera una forma clásica. Pero esa pequeña producción sólo es compatible con los límites estrechos y primitivos de la producción y de la sociedad. Bajo el capitalismo “la explotación de los campesinos se distingue de la explotación del proletariado industrial sólo por la forma. El explotador es el mismo: el capital. Individualmente, los capitalistas explotan a los campesinos individuales por medio de la hipoteca y de la usura; la clase capitalista explota a la clase campesina por medio de los impuestos del Estado” (Las luchas de clases en Francia ). “La parcela del campesino sólo es ya el pretexto que permite al capitalista extraer de la tierra ganancias, intereses y renta, dejando al agricultor que se las arregle para sacar como pueda su salario.” (El Diecíocho Brumario.) Habitualmente, el campesino entrega incluso a la sociedad capitalista, es decir, a la clase capitalista, una parte de su salario, descendiendo “al nivel del arrendatario irlandés, aunque en apariencia es un propietario privado” (Las luchas de clases en Francia ). ¿Cuál es “una de las causas por las que en países en que predomina la propiedad parcelaria, el trigo se cotice a precio más bajo que en los países en que impera el régimen capitalista de producción”? (El Capital, t. III2a, 340). La causa es que el campesino entrega gratuitamente a la sociedad (es decir, a la clase capitalista) una parte del plusproducto. “Estos bajos precios [del trigo y los demás productos agrícolas] son, pues, un resultado de la pobreza de los productores y no, ni mucho menos, consecuencia de la productividad de su trabajo” (El Capital, t. III2a, 340). Bajo el capitalismo, la pequeña propiedad agraria, forma normal de la pequeña producción, degenera, se destruye y desaparece. “La pequeña propiedad agraria, por su propia naturaleza, es incompatible con el desarrollo de las fuerzas productivas sociales del trabajo, con las formas sociales del trabajo, con la concentración social de los capitales, con la ganadería en gran escala y con la utilización progresiva de la ciencia. La usura y el sistema de impuestos la conduce, inevitablemente, por doquier, a la ruina. El capital invertido en la compra de la tierra es sustraído al cultivo de ésta. Dispersión infinita de los medios de producción y diseminación de los productores mismos. [Las cooperativas, es decir, las asociaciones de pequeños campesinos, cumplen un extraordinario papel progresista desde el punto de vista burgués, pero sólo pueden conseguir atenuar esta tendencia, sin llegar a suprimirla; además, no se debe olvidar que estas cooperativas dan mucho a los campesinos acomodados y muy poco o casi nada a la masa de campesinos pobres, ni debe olvidarse tampoco que las propias asociaciones terminan por explotar el trabajo asalariado.] Inmenso derroche de energía humana; empeoramiento progresivo de las condiciones de producción y encarecimiento de los medios de producción: tal es la ley de la [pequeña] propiedad parcelaria.” En la agricultura, lo mismo que en la industria, el capitalismo sólo trasforma el proceso de producción a costa del “martirologio de los productores”. “La dispersión de los obreros del campo en grandes superficies quebranta su fuerza de resistencia, al paso que la concentración robustece la fuerza de resistencia de los obreros de la ciudad. Al igual que en la industria moderna, en la moderna agricultura, es decir en la capitalista, la intensificación de la fuerza productiva y la más rápida movilización del trabajo se consiguen a costa de devastar y agotar la fuerza obrera de trabajo. Además, todos los progresos realizados por la agricultura capitalista no son solamente progresos en el arte de esquilmar al obrero, sino también en el arte de esquilmar la tierra [. . .]. Por lo tanto, la producción capitalista sólo sabe desarrollar la técnica y la combinación del proceso social de producción, minando al mismo tiempo las dos fuentes originales de toda riqueza: la tierra y el hombre”. (EI Capital, t. I, final del capítulo XIII)

marx.jpg

EL SOCIALISMO

Por lo expuesto, se ve que Marx llega a la conclusión de que es inevitable la trasformación de la sociedad capitalista en socialista basándose única y exclusivamente en la ley económica del movimiento de la sociedad moderna. La socialización del trabajo, que avanza cada vez con mayor rapidez bajo miles de formas, y que durante el medio siglo trascurrido desde la muerte de Marx se manifiesta en forma muy palpable en el incremento de la gran producción, de los cártels, los sindicatos y los trusts capitalistas, y en el gigantesco crecimiento del volumen y el poderío del capital financiero, es la base material más importante del advenimiento inevitable del socialismo. El motor intelectual y moral de esta trasformación, su agente físico, es el proletariado, educado por el propio capitalismo. Su lucha contra la burguesía, que se manifiesta en las formas más diversas, y cada vez más ricas en contenido, se convierte inevitablemente en lucha política por la conquista de su propio poder político (la “dictadura del proletariado”). La socialización de la producción no puede dejar de conducir a la trasformación de los medios de producción en propiedad social, es decir, a la “expropiación de los expropiadores”. La enorme elevación de la productividad del trabajo, la reducción de la jornada de trabajo y la sustitución de los vestigios, de las ruinas de la pequeña producción, primitiva y desperdigada, por el trabajo colectivo perfeccionado: tales son las consecuencias directas de esa trasformación. El capitalismo rompe de modo definitivo los vínculos de la agricultura con la industria pero a la vez, al llegar a la culminación de su desarrollo, prepara nuevos elementos para restablecer esos vínculos, la unión de la industria con la agricultura, sobre la base de la aplicación conciente de la ciencia, de la combinación del trabajo colectivo y de un nuevo reparto de la población (acabando con el abandono del campo, con su aislamiento del mundo y con el atraso de la población rural, como también con la aglomeración antinatural de gigantescas masas humanas en las grandes ciudades). Las formas superiores del capitalismo actual preparan nuevas relaciones familiares, nuevas condiciones para la mujer y para la educación de las nuevas generaciones: el trabajo de las mujeres y de los niños, y la disolución de la familia patriarcal por el capitalismo, asumen inevitablemente en la sociedad moderna las formas más espantosas, miserables y repulsivas. No obstante, “la gran industria, al asignar a la mujer al joven y al niño de ambos sexos un papel decisivo en los procesos socialmente organizados de la producción, arrancándolos con ello a la órbita doméstica, crea las nuevas bases económicas para una forma superior de familia y de relaciones entre ambos sexos. Tan necio es, naturalmente, considerar absoluta la forma cristiano-germánica de la familia, como lo sería atribuir ese carácter a la forma romana antigua, a la antigua forma griega o a la forma oriental, entre las cuales media, por lo demás, un lazo de continuidad histórica. Y no es menos evidente que la existencia de un personal obrero combinado, en el que entran individuos de ambos sexos y de las más diversas edades, aunque hoy, en su forma capitalista primitiva y brutal, en que el obrero existe para el proceso de producción y no éste para el obrero, sea fuente apestosa de corrupción y esclavitud, bajo las condiciones que corresponden a este régimen necesariamente se trocará en fuente de evolución humana” (El Capital, t. I, final del cap. XIII). Del sistema fabril brota “el germen de la educación del porvenir en la que se combinará para todos los niños a partir de cierta edad el trabajo productivo con la enseñanza y la gimnasia, no sólo como método para intensificar la producción social, sino también como el único método que permite producir hombres plenamente desarrollados” (Loc. cit.). Sobre esa misma base histórica plantea el socialismo de Marx los problemas de la nacionalidad y del Estado, no limitándose a una explicación del pasado, sino previendo audazmente el porvenir y en el sentido de una intrépida actuación práctica encaminada a su realización. Los estados nacionales son el fruto inevitable y, además, una forma inevitable de la época burguesa de desarrollo de la sociedad. Y la clase obrera no podía fortalecerse, alcanzar su madurez y formarse, sin “organizarse en el marco de la nación”, sin ser “nacional” (“aunque de ningún modo en el sentido burgués”). Pero el desarrollo del capitalismo va destruyendo cada vez más las barreras nacionales, pone fin al aislamiento nacional y sustituye los antagonismos nacionales por los antagonismos de clase. Por eso es una verdad innegable que en los países capitalistas adelantados “los obreros no tienen patria” y que la “conjunción de los esfuerzos” de los obreros, al menos de los países civilizados, “es una de las primeras condiciones de la emancipación del proletariado” (Manifiesto Comunista). El Estado, es decir, la violencia organizada, surgió inevitablemente en determinada fase del desarrollo social, cuando la sociedad se dividió en clases antagónicas y su existencia se hubiera hecho imposible sin un “poder” situado, aparentemente, por encima de la sociedad y hasta cierto punto seperado de ella. El Estado, fruto de los antagonismos de la clase, se convierte en “el Estado de la clase más poderosa, de la clase económicamente dominante, que, con ayuda de él, se convierte también en la clase políticamente dominante, adquiriendo con ello nuevos medios para la represión y la explotación de la clase oprimida. Así, el Estado de la antiguedad era, ante todo, el Estado de los esclavistas, para tener sometidos a los esclavos; el Estado feudal era el órgano de que se valía la nobleza para tener sujetos a los campesinos siervos, y el moderno Estado representativo es el instrumento de que se sirve el capital para explotar el trabajo asalariado” (Engels, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, obra en la que el autor expone sus propias ideas y las de Marx). Incluso la forma más libre y progresista del Estado burgués, la república democrática, no suprime de ningún modo este hecho; lo único que hace es variar su forma (vínculos del gobierno con la Bolsa, corrupción — directa o indirecta — de los funcionarios y de la prensa, etc.). El socialismo, que conduce a la abolición de las clases, conduce con ello a la supresión del Estado. “El primer acto — escribe Engels en su Anti-Dühring — en que el Estado se manifiesta efectivamente como representante de la sociedad, la expropiación de los medios de producción en nombre de la sociedad, es a la par su último acto independiente como Estado. La intervención del poder del Estado en las relaciones sociales se hará superflua en un campo tras otro de la vida social y cesará por sí misma. El gobierno sobre las personas será sustituido por la administración de las cosas y por la dirección de los procesos de producción. El Estado no será ‘abolido’i se extinguirá.” “La sociedad, reorganizando de un modo nuevo la producción sobre la base de una asociación libre de productores iguales, enviará toda la máquina del Estado al iugar que entonces le ha de corresponder: al museo de antiguedades, junto a la rueca y al hacha de bronce” (F. Engels, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado.)

Por último, en relación con el problema de la actitud del socialismo de Marx hacia los pequeños campesinos, que seguirán existiendo en la época de la expropiación de los expropiadores, debemos señalar unas palabras de Engels, que expresan a su vez las ideas de Marx: “Cuando tengamos en nuestras manos el poder estatal, no podremos pensar en expropiar violentamente a los pequeños campesinos (con indemnización o sin ella) como habrá que hacerlo con los grandes terratenientes. Con respecto a los pequeños campesinos, nuestra misión consistirá, ante todo, en encauzar su producción individual y su propiedad privada hacia un régimen cooperativo, no de un modo violento, sino mediante el ejemplo y ofreciéndoles la ayuda social para este fin. Y entonces es indudable que nos sobrarán medios para hacer ver al campesino todas las ventajas que le dará semejante paso, ventajas que le deben ser explicadas desde ahora”[7] (Engels, El problema agrario en Occidente, ed. de Alexéieva, pág. 17; la trad. rusa contiene errores. Véase el original en Neue Zeit ).

LA TÁCTICA DE LA LUCHA DE CLASE DEL PROLETARIADO

Después de esclarecer, ya en los años 1844-1845, uno de los defectos fundamentales del antiguo materialismo, que consiste en no comprender las condiciones de la actividad revolucionaria práctica, ni apreciar su importancia, Marx consagra, a lo largo de su vida, una intensa atención, a la vez que a los trabajos teóricos, a los problemas tácticos de la lucha de clase del proletariado Todas las obras de Marx, y en particular los cuatro volúmenes de su correspondencia con Engels, publicados en 1913, nos ofrecen a este respecto una documentación copiosísima. Estos documentos distan mucho de estar debidamente recopilados, sistematizados, estudiados y analizados. Por eso tendremos que limitarnos aquí exclusivamente a algunas observaciones muy generales y breves, subrayando que el materialismo, despojado de e s t e aspecto, era justamente para Marx un materialismo a medias, unilateral, sin vida. Marx trazó el objetivo fundamental de la táctica del proletariado en rigurosa consonancia con todas las premisas de su concepción materialista dialéctica del mundo. Sólo considerando en forma objetiva el conjunto de las relaciones mutuas de todas las clases, sin excepción, de una sociedad dada, y teniendo en cuenta, por lo tanto, el grado objetivo de desarrollo de esta sociedad y sus relaciones mutuas y con otras sociedades, podemos disponer de una base que nos permita trazar certeramente la táctica de la clase de vanguardia. A este respecto, todas las clases y todos los países se examinan de un modo dinámico, no estático; es decir, no como algo inmóvil, sino en movimiento (movimiento cuyas leyes emanan de las condiciones económicas de vida de cada clase). A su vez, el movimiento se estudia, no sólo desde el punto de vista del pasado, sino también del porvenir, y, además, no con el criterio vulgar de los “evolucionistas”, que sólo ven los cambios lentos, sino dialécticamente: “En desarrollos de tal magnitud, veinte años son más que un día — escribía Marx a Engels –, aun cuando en el futuro puedan venir días en que estén corporizados veinte años”. (Correspondencia, t. III, pág. 127)[8] La táctica del proletariado debe tener presente, en cada grado de desarrollo, en cada momento, esta dialéctica objetivamente inevitable de la historia humana; por una parte, aprovechando las épocas de estancamiento político o de desarrollo a paso de tortuga — la llamada evolución “pacífica” — para elevar la conciencia, la fuerza y la capacidad combativa de la clase avanzada, y por otra parte, encauzando toda esta labor de aprovechamiento hacia el “objetivo final” del movimiento de dicha clase capacitándola para resolver prácticamente las grandes tareas de los grandes días “en que estén corporizados veinte años”. Sobre esta cuestión hay dos apreciaciones de Marx que tienen gran importancia: una, de la Miseria de la filosofia, se refiere a la lucha económica y a las organizaciones económicas del proletariado; la otra es del Manifiesto Comunista y se refiere a sus tareas políticas. La primera dice así: “La gran industria concentra en un solo lugar una multitud de personas que se desconocen entre sí. La competencia divide sus intereses. Pero la defensa de su salario, es decir, este interés común frente a su patrono, los une en una idea común de resistencia, de coalición [. . .]. Las coaliciones, al principio aisladas, forman grupos y la defensa de sus asociaciones frente al capital, siempre unido, acaba siendo para los obreros más necesaria que la defensa de sus salarios [. . .]. En esta lucha, que es una verdadera guerra civil, se van aglutinando y desarrollando todos los elementos para la batalla futura. Al llegar a este punto, la coalición adquiere un carácter político”. He aquí, ante nosotros, el programa y la táctica de la lucha económica y del movimiento sindical para varios decenios, para toda la larga época durante la cual el proletariado prepara sus fuerzas “para la batalla futura”. Compárese esto con los numerosos ejemplos que Marx y Engels sacan del movimiento obrero inglés, de cómo la “prosperidad” industrial da lugar a intentos de “comprar al proletariado” (Correspondencia con Engels, t. I, pág. 136)[9] y de apartarlo de la lucha ¡ de cómo esta prosperidad en general “desmoraliza a los obreros” (II, 218); de cómo “se aburguesa” el proletariado inglés y de cómo “la más burguesa de las naciones [Inglaterra], aparentementlo tiende a poseer una aristocracia burguesa y un proletariado burgués, además de una burguesía” (II, 290)[10]; de cómo desaparece la “energía revolucionaria” del proletariado inglés (III, 124); de cómo habrá que esperar más o menos tiempo hasta que “los obreros ingleses se libren de su aparente contaminación burguesa” (III, 127); de cómo al movimiento obrero inglés le falta “el ardor de los cartistas [11]” (1866; III, 305)[12]; de cómo los líderes de los obreros ingleses forman un tipo medio entre burgués radical y obrero” (caracterización que se refiere a Holyoake, IV, 209); de cómo, en virtud de la posición monopolista de Inglaterra y mientras subsista este monopolio, “no hay nada que hacer con el obrero inglés” (IV, 433)[13]. La táctica de la lucha económica en relación con la marcha general (y con el desenlace ) del movimiento obrero se examina aquí desde un punto de vista admirablemente amplio, universal, dialéctico y verdaderamente revolucionario.

El Manifiesto Comunista establece la siguiente tesis fundamental del marxismo sobre la táctica de la lucha política: “Los comunistas luchan por alcanzar los objetivos e intereses inmediatos de la clase obrera; pero al mismo tiempo defienden también, dentro del movimiento actual, el porvenir de este movimiento”. Por eso Marx apoyó en 1848, en Polonia, al partido de la “revolución agraria”, es decir, al “partido que hizo en 1846 la insurrección de Cracovia” En Alemania, Marx apoyó en 1843-1849 a la democracia revolucionaria extrema, sin que jamás tuviera que retractarse de lo que entonces dijo en materia de táctica. La burguesía alemana era para él un elemento “inclinado desde el primer instante a traicionar al pueblo [sólo la alianza con los campesinos hubiera permitido a la burguesía alcanzar plenamente sus objetivos] y a llegar a un compromiso con los representantes coronados de la vieja sociedad”. He aquí el análisis final hecho por Marx acerca de la posición de clase de la burguesía alemana en la época de la revolución democrático-burguesa. Este análisis es, entre otras cosas, un modelo de materialismo que enfoca a la sociedad en movimiento y, por cierto, no sólo desde el lado del movimiento que mira hacia atrás : “. . . sin fe en sí misma y sin fe en el pueblo; gruñendo contra los de arriba y temblando ante los de abajo; [. . .] empavorecida ante la tempestad mundial; [. . .] sin energía en ningún sentido y plagiando en todos; [. . .] sin iniciativa; [. . .] un viejo maldito que está condenado a dirigir y a desviar, en su propio interés senil, los primeros impulsos juveniles de un pueblo robusto [. . .]” (Nueva Gaceta del Rin, 1848; véase La herencia literaria, t. III, pág. 212)[14]. Unos veinte años después, en carta dirigida a Engels (III, 224), decía Marx que la causa del fracaso de la revolución de 1848 era que la burguesía había preferido la paz con esclavitud a la simple perspectiva de una lucha por la libertad. Al cerrarse el período de la revolución de 1848-1849, Marx se alzó contra los que se empeñaban en seguir jugando a la revolución (lucha contra Schapper y Willich), sosteniendo la necesidad de saber trabajar en la época nueva, en la fase de la preparación, aparentemente “pacífica”, de nuevas revoluciones. En el siguiente pasaje, en el que enjuicia la situación alemana en los tiempos de la más negra reacción, en 1856; se muestra en qué sentido pedía Marx que se encauzara esta labor: “Todo el asunto dependerá en Alemania de la posibilidad de cubrir la retaguardia de la revolución proletaria mediante una segunda edición de la guerra campesina” (Correspondencia con Engels, t. II, pág. 108)[15]. Mientras en Alemania no se llevó a término la revolución democrática (burguesa), Marx concentró toda su atención, en lo referente a la táctica del proletariado socialista, en impulsar la energía democrática de los campesinos. Opinaba que la actitud de Lassalle era, “objetivamente, una traición al movimiento obrero en beneficio de Prusia” (III, 210), entre otras cosas porque se mostraba demasiado indulgente con los terratenientes y el nacionalismo prusiano. “En un país agrario — escribía Engels en 1865, en un cambio de impresiones con Marx a propósito de una proyectada declaración conjunta a la prensa — es una vileza alzarse únicamente contra la burguesía en nombre del proletariado industrial, olvidando por completo la patriarcal ‘explotación a palos’ de los obreros agrícolas por parte de la nobleza feudal” (t. III, 217)[16]. En el período de 1864 a 1870, cuando tocaba a su fin la época en que culminó la revolución democrático-burguesa de Alemania, la época en que las clases explotadoras de Prusia y Austria luchaban en torno a los medios para llevar a término esta revolución desde arriba, Marx no sólo condenó la conducta de Lassalle por sus coqueterías con Bismarck, sino que llamó al orden a Liebknecht, que se había dejado ganar por la “austrofilia” y defendía el particularismo. Marx exigía una táctica revolucionaria que combatiese implacablemente tanto a Bismarck como a los austrófilos, una táctica que no se acomodara al “vencedor”, al junker prusiano, sino que reanudase inmediatamente la lucha revolucionaria contra él, incluso en la situación creada por las victorias militares de Prusia (Correspondencia con Engels, III, 134, 136, 147, 179, 204, 210, 215, 418, 437, 440-441)[17]. En el famoso llamamiento de la Internacional del 9 de septiembre de 1870, Marx prevenía al proletariado francés contra un alzamiento prematuro; no obstante, cuando éste se produjo, a pesar de todo, en 1871, acogió con entusiasmo la iniciativa revolucionaria de las masas que “tomaban el cielo por asalto”  (carta de Marx a Kugelmann). En esta situación, como en muchas otras, la derrota de la acción revolucionaria representaba, desde el punto de vista del materialismo dialéctico que sustentaba Marx, un mal menor en la marcha general y en el desenlace de la lucha proletaria, en comparación con lo que hubiela representado el abandono de las posiciones ya conquistadas, es decir, la capitulación sin lucha. Esta capitulación habría desmoralizado al proletariado y mermado su combatividad. Marx, que apreciaba en todo su valor el empleo de los medios legales de lucha en los períodos de estancamiento político y de dominio de la legalidad burguesa, condenó severamente, en los años de 1877-1878, después de promulgarse la ley de excepción contra los socialistas, las “frases revolucionarias” de Most; pero combatió con no menos energía, tal vez con más vigor, el oportunismo que por entonces se había adueñado temporalmente del partido socialdemócrata oficial, que no había sabido dar pruebas inmediatas de firmeza, decisión, espíritu revolucionario y disposición a pasar a la lucha ilegal en respuesta a la ley de excepción (Cartas de Marx a Engels, IV, 397, 404, 418, 422 y 424.[18] Véanse también las cartas a Sorge).

[*] Kustares : productores de objetos industriales que trabajaban para el mercado.

¡VIVA EL 199° NATALICIO DEL INMORTAL KARL MARX! PARTE II

Conmemorando el 199° aniversario del revolucionario Karl Marx, fundador del socialismo científico junto a su infatigable compañero Friedrich Engels, compartimos una síntesis de su doctrina filosófica  escrito por Lenin en 1914. En la primera parte se publicó la biografía de Marx, mientras sólo resta la tercera parte donde se publicará la doctrina económica y política. Al final de esta entrega insertamos un enlace a un video donde se aborda sintéticamente la vida y obra de Marx.

¿Qué es el marxismo? ¿Qué es el materialismo filosófico? ¿Qué es la dialéctica? ¿Qué es la concepción materialista de la historia? ¿Qué es la lucha de clases? Todas estas dudas son resueltas en la magistral síntesis de la doctrina marxista realizada por Lenin en 1914.

LA DOCTRINA DE MARX

El marxismo es el sistema de las concepciones y de la doctrina de Marx. Este continúa y corona genialmente las tres principales corrientes ideológicas del siglo XIX, que pertenecen a los tres países más avanzados de la humanidad: la filosofía clásica alemana, la economía política clásica inglesa y el socialismo francés, vinculado a las doctrinas revolucionarias france sas en general. La admirable coherencia y la integridad de sus concepciones — cualidades reconocidas incluso por sus adver sarios –, que constituyen en su conjunto el materialismo y el socialismo científicos contemporáneos como teoría y programa del movimiento obrero de todos los países civilizados del mundo, nos obligan a esbozar brevemente su concepción del mundo en general antes de exponer el contenido esencial del marxismo, o sea, la doctrina económica de Marx.

El Materialismo Filosósico

Desde 1844-1845, años en que se formaron sus concepciones, Marx fue materialista y, especialmente, partidario de Ludwig Feuerbach, cuyos puntos débiles vio, más tarde, en la insuficiente consecuencia y amplitud de su materialismo. Para Marx, la significación histórica universal de Feuerbach, que “hizo época”, residía precisamente en el hecho de haber roto en forma resuelta con el idealismo de Hegel y proclamado el materialismo, que ya “en el siglo XVIII, sobre todo en Francia, representaba la lucha, no sólo contra las instituciones políticas existentes y al mismo tiempo contra la religión y la teología, sino también [. . .] contra la metafísica en general” (entendiendo por ella toda “especulación ebria”, a diferencia de la “filosofía sobria”) (La Sagrada Familia, en La herencia literaria ). “Para Hegel — escribía Marx –, el proceso del pensamiento, al que él convierte incluso, bajo el nombre de idea, en sujeto con vida propia, es el demiurgo de lo real [. . .]. Para mí lo ideal no es, por el contrario, más que lo material traducido y traspuesto a la cabeza del hombre.” (C. Marx, El Capital, t. I, “Palabras finales a la 2a ed.”). Mostrándose plenamente de acuerdo con esta filosofía materialista de Marx, F. Engels escribía lo siguiente, al exponerla en su Anti-Dühring (véase ), obra cuyo manuscrito conoció Marx: . . . “La unidad del mundo no existe en su ser, sino en su materialidad, que ha sido demostrada [. . .] en el largo y penoso desarrollo de la filosofía y de las ciencias naturales [. . .]. El movimiento es la forma de existencia de la materia. Jamás, ni en parte alguna, ha existido ni puede existir materia sin movimiento, ni movimiento sin materia [. . .]. Pero si seguimos preguntando qué son y de dónde proceden el pensar y la conciencia, nos encontramos con que son productos del cerebro humano y con que el mismo hombre no es más que un producto de la naturaleza, que se ha desarrollado en un determinado ambiente natural y junto con éste; por donde llegamos a la conclusión lógica de que los productos del cerebro humano, que en última instancia no son tampoco más que productos de la naturaleza, no se contradicen, sino que corresponden al resto de la concatenación de la naturaleza”. “Hegel era idealista, es decir, que para él las ideas de nuestra cabeza no son reflejos [Abbilder, esto es, imágenes, pero a veces Engels habla de “reproducciones”] más o menos abstractos de los objetos y fenómenos de la realidad, sino que los objetos y su desarrollo se le antojaban, por el contrario, imágenes de una idea existentes no se sabe dónde, ya antes de que existiese el mundo.” En Ludwig Feuerbach [6], obra en la que Engels expone sus ideas y las de Marx sobre la filosofía de Feuerbach, y cuyo original envió a la imprenta después de revisar un antiguo manuscrito suyo y de Marx, que databa de los años 1844-1845, sobre Hegel, Feuerbach y la concepción materialista de la historia, escribe Engels: “El gran problema cardinal de toda filosofía, especialmente de la moderna, es el problema de la relación entre el pensar y el ser, entre el espíritu y la naturaleza [. . .]. ¿Qué está primero: el espíritu o la naturaleza? [. . .] Los filósofos se dividieron en dos grandes campos, según la contestación que diesen a esta pregunta. Los que afirmaban que el espíritu estaba antes que la naturaleza y que, por lo tanto, reconocían, en última instancia, una creación del mundo bajo una u otra forma [. . .], constituyeron el campo del idealismo. Los demás, los que reputaban la naturaleza como principio fundamental, adhirieron a distintas escuelas del materialismo”. Todo otro empleo de los conceptos de idealismo y materialismo (en sentido filosófico) sólo conduce a la confusión. Marx rechazaba enérgicamente, no sólo el idealismo — vinculado siempre, de un modo u otro, a la religión –, sino también los puntos de vista de Hume y Kant, tan difundidos en nuestros días, es decir, el agnosticismo, el criticismo y el positivismo en sus diferentes formas; para Marx esta clase de filosofía era una concesión “reaccionaria” al idealismo y, en el mejor de los casos, una “manera vergonzante de aceptar el materialismo bajo cuerda y renegar de él públicamente”. Sobre esto puede consultarse, además de las obras ya citadas de Engels y Marx, la carta de este último a Engels, fechada el 12 de diciembre de 1868, en la que habla de unas manifestaciones del célebre naturalista T. Huxley. En ella, a la vez que hace notar que Huxley se muestra “más materialista” que de ordinario, y reconoce que “si observamos y pensamos realmente, nunca podemos salirnos del materialismo”, Marx le reprocha que deje abierto un “portillo” al agnosticismo, a la filosofía de Hume. En particular debemos destacar la concepción de Marx acerca de las relaciones entre la libertad y la necesidad: “La necesidad sólo es ciega en cuanto no se la comprende. La libertad no es otra cosa que el conocimiento de la necesidad” (Engels, Anti-Dühring ) = reconocimiento de la sujeción objetiva de la naturaleza a leyes y de la trasformación dialéctica de la necesidad en libertad (a la par que de la trasformación de la “cosa en sí” no conocida aún, pero cognoscible, en “cosa para nosotros”, de la “esencia de las cosas” en “fenómenos”). El defecto fundamental del “viejo” materialismo, incluido el de Feuerbach (y con mayor razón aún el del materialismo “vulgar” de Buchner, Vogt y Moleschott) consistía, según Marx y Engels, en lo siguiente: 1) en que este materialismo era “predominantemente mecanicista” y no tenía en cuenta los últimos progresos de la química y de la biología (a los que habría que agregar en nuestros días los de la teoría eléctrica de la materia); 2) en que el viejo materialismo no era histórico ni dialéctico (sino metafísico, en el sentido de antidialéctico) y no mantenía consecuentemente ni en todos sus aspectos el punto de vista del desarrollo; 3) en que concebían “la esencia del hombre” en forma abstracta, y no como el “conjunto de las relaciones sociales” (históricamente concretas y determinadas), por cuya razón se limitaban a “explicar” el mundo cuando en realidad se trata de “trasformar lo”; es decir, en que no comprendían la importancia de la “actividad práctica revolucionaria”.

marx-filo.jpg

La Dialéctica

La dialéctica hegeliana, o sea, la doctrina más multilateral, más rica en contenido y más profunda del desarrollo, era para Marx y Engels la mayor conquista de la filosofía clásica alemana. Toda otra formulación del principio del desarrollo, de la evolución, les parecía unilateral y pobre, deformadora y mutiladora de la verdadera marcha del desarrollo en la naturaleza y en la sociedad (marcha que a menudo se efectúa a través de saltos, cataclismos y revoluciones). “Marx y yo fuimos casi los únicos que nos planteamos la tarea de salvar [del descalabro del idealismo, incluido el hegelianismo] la dialéctica conciente para traerla a la concepción materialista de la naturaleza.” “La naturaleza es la confirmación de la dialéctica, y precisamente son las modernas ciencias naturales las que nos han brindado un extraordinario acervo de datos [¡y esto fue escrito antes de que se descubriera el radio, los electrones, la trasformación de los elementos, etc.!] y enriquecido cada día que pasa, demostrando con ello que la naturaleza se mueve, en última instancia, dialéctica, y no metafísicamente.”

“La gran idea fundamental — escribe Engels — de que el mundo no se compone de un conjunto de objetos terminados y acabados, sino que representa en sí un conjunto de procesos, en el que las cosas que parecen inmutables, al igual que sus imágenes mentales en nuestro cerebro, es decir, los conceptos, se hallan sujetos a un continuo cambio, a un proceso de nacimiento y muerte; esta gran idea fundamental se encuentra ya tan arraigada desde Hegel en la conciencia común, que apenas habrá alguien que la discuta en su forma general. Pero una cosa es reconocerla de palabra y otra aplicarla en cada caso particular y en cada campo de investigación.” “Para la filosofía dialéctica no existe nada establecido de una vez para siempre, nada absoluto, consagrado.; en todo ve lo que hay de perecedero, y no deja en pie más que el proceso ininterrumpido del aparecer y desaparecer, del infinito movimiento ascensional de lo inferior a lo superior. Y esta misma filosofía es un mero reflejo de ese proceso en el cerebro pensante.” Así, pues, la dialéctica es, según Marx, “la ciencia de las leyes generales del movimiento, tanto del mundo exterior como del pensamiento humano”.

Este aspecto revolucionario de la filosofía hegeliana es el que Marx recoge y desarrolla. El materialismo dialéctico “no necesita de ninguna filosofía situada por encima de las demás ciencias”. De la filosofía anterior queda en pie “la teoría del pensamiento y sus leyes, es decir, la lógica formal y la dialéctica”. Y la dialéctica, tal como la concibe Marx, y también según Hegel, abarca lo que hoy se llama teoría del conocimiento o gnoseología, ciencia que debe enfocar también su objeto desde un punto de vista histórico, investigando y generalizando los orígenes y el desarrollo del conocimiento, y el paso de la falta de conocimiento al conocimiento.

En nuestro tiempo, la idea del desarrollo, de la evolución, ha penetrado casi en su integridad en la conciencia social, pero no a través de la filosofía de Hegel, sino por otros caminos. Sin embargo, esta idea, tal como la formularon Marx y Engels, apoyándose en Hegel, es mucho más completa, mucho más rica en contenido que la teoría de la evolución al uso. Es un desarrollo que, al parecer, repite etapas ya recorridas, pero de otro modo, sobre una base más alta (“negación de la negación”), un desarrollo, por decirlo así, en espiral y no en línea recta; un desarrollo que se opera en forma de saltos, a través de cataclismos y revoluciones, que significan “interrupciones de la gradualidad”; un desarrollo que es trasformación de la cantidad en calidad, impulsos internos de desarrollo originados por la contradicción, por el choque de las diversas fuerzas y tendencias, que actúan sobre determinado cuerpo, o dentro de los límites de un fenómeno dado o en el seno de una sociedad dada; interdependencia íntima e indisoluble concatenación de todos los aspectos de cada fenómeno (con la particularidad de que la historia pone constantemente al descubierto nuevos aspectos), concatenación que ofrece un proceso de movimiento único, universal y sujeto a leyes; tales son algunos rasgos de la dialéctica, teoría mucho más empapada de contenido que la (habitual) doctrina de la evolución. (Véase la carta de Marx a Engels del 8 de enero de 1868, en la que se mofa de las “rígidas tricotomías” de Stein, que sería ridículo confundir con la dialéctica materialista.)

La Concepción Materialista de la Historia

La conciencia de que el viejo materialismo era una teoría inconsecuente, incompleta y unilateral llevó a Marx a la convicción de que era indispensable “poner en consonancia la ciencia de la sociedad con la base materialista y reconstruirla sobre esta base”. Si el materialismo en general explica la conciencia por el ser, y no al contrario, aplicado a la vida social de la humanidad exige que la conciencia social se explique por el ser social. “La tecnología — dice Marx (en El Capital, t. I) — pone al descubierto la relación activa del hombre con la naturaleza, el proceso inmediato de producción de su vida, y, a la vez, sus condiciones sociales de vida y de las representaciones espirituales que de ellas se derivan.” Y en el “prólogo a su Contribución a la crítica de la economía política “, Marx ofrece una formulación integral de las tesis fundamentales del materialismo aplicadas a la sociedad humana y a su historia. He aquí sus palabras:

“En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales.

“El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se erige una superestructura política y jurídica, y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, su ser social el que determina su conciencia. Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad chocan con las relaciones de producción existentes o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas de ellas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica, se revoluciona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas revoluciones, hay que distinguir siempre entre la revolución material producida en las condiciones económicas de producción, y que puede verificarse con la precisión propia de las ciencias naturales, y las revoluciones jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas; en una palabra, de las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo.

“Y del mismo modo que no podemos juzgar a un individuo por lo que él piensa de si, no podemos juzgar tampoco estas épocas de revolución por su conciencia, sino que, por el contrario, hay que explicarse esta conciencia por las contradicciones de la vida material, por el conflicto existente entre las fuerzas productivas sociales y las relaciones de producción. . .” “A grandes rasgos, podemos señalar como otras tantas épocas de progreso en la formación económica de la sociedad, el modo de producción asiático, el antiguo, el feudal y el moderno burgués.” (Véase la breve formulación que Marx da en su carta a Engels del 7 de julio de 1866: “Nuestra teoria de que la organización del trabajo está determinada por los medios de producción”.)

El descubrimiento de la concepción materialista de la historia, o mejor dicho, la consecuente aplicación y extensión del materialismo al dominio de los fenómenos sociales, superó los dos defectos fundamentales de las viejas teorías de la historia. En primer lugar, estas teorías solamente examinaban, en el mejor de los casos, los móviles ideológicos de la actividad histórica de los hombres, sin investigar el origen de esos móviles, sin captar las leyes objetivas que rigen el desarrollo del sistema de las relaciones sociales, ni ver las raices de éstas en el grado de desarrollo de la producción material; en segundo lugar, las viejas teorias no abarcaban precisamente las acciones de las masas de la población, mientras que el materialismo histórico permitió estudiar, por vez primera y con la exactitud de las ciencias naturales, las condiciones sociales de la vida de las masas y los cambios operados en estas condiciones. La “sociologia” y la historiografía anteriores a Marx proporcio naban, en el mejor de los casos, un cúmulo de datos crudos, recopilados fragmentariamente, y la descripción de aspectos aislados del proceso histórico. El marxismo señaló el camino para un estudio global y multilateral del proceso de aparición, desarrollo y decadencia de las formaciones económico-sociales, examinando el conjunto de todas las tendencias contradictorias y reduciéndolas a las condiciones, perfectamente determinables, de vida y de producción de las distintas clases de la sociedad, eliminando el subjetivismo y la arbitrariedad en la elección de las diversas ideas “dominantes” o en la interpretación de ellas, y poniendo al descubierto las raíces de todas las ideas sin excepción y de las diversas tendencias que se manifiestan en el estado de las fuerzas productivas materiales. Los hombres hacen su propia historia, ¿pero qué determina los móviles de estos hombres, y precisamente de las masas humanas?; ¿qué es lo que provoca los choques de ideas y las aspiraciones contradictorias?; ¿qué representa el conjunto de todos estos choques que se producen en la masa entera de las sociedades humanas?; ¿cuáles son las condiciones objetivas de producción de la vida material que crean la base de toda la actividad histórica de los hombres?; ¿cuál es la ley que rige el desenvolvimiento de estas condiciones? Marx concentró su atención en todo esto y trazó el camino para estudiar científicamente la historia como un proceso único, regido por leyes, en toda su inmensa diversidad y con su carácter contradictorio.

33.jpg

La Lucha de Clases

Todo el mundo sabe que en cualquier sociedad las aspiraciones de una parte de sus miembros chocan abiertamente con las aspiraciones de otros, que la vida social está llena de contradicciones, que la historia nos muestra una lucha entre pueblos y sociedades, así como en su propio seno; todo el mundo sabe también que se suceden los períodos de revolución y reacción, de paz y de guerras, de estancamiento y de rápido progreso o decadencia. El marxismo nos proporciona el hilo conductor que permite descubrir una sujeción a leyes en este aparente laberinto y caos, a saber: la teoría de la lucha de clases. Sólo el estudio del conjunto de las aspiraciones de todos los miembros de una sociedad dada o de un grupo de sociedades, puede conducirnos a una determinación científica del resultado de esas aspiraciones. Ahora bien, la fuente de que brotan esas aspiraciones contradictorias son siempre las diferencias de situación y de condiciones de vida de las clases en que se divide cada sociedad. “La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días — dice Marx en el Manifiesto Comunista (exceptuando la historia del régimen de la comunidad primitiva, añade más tarde Engels) — es la historia de las luchas de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales; en una palabra: opresores y oprimidos se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, velada unas veces, y otras franca y abierta; lucha que terminó siempre con la trasformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases beligerantes [. . .]. La moderna sociedad burguesa, que ha salido de entre las ruinas de la sociedad feudal, no ha abolido las contradicciones de clase. Unicamente ha sustituido las viejas clases, las viejas condiciones de opresion, las viejas formas de lucha, por otras nuevas. Nuestra época, la época de la burguesía, se distingue, sin embargo, por haber simplificado las contradicciones de clase. Toda la sociedad va dividiéndose cada vez más en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases que se enfrentan directamente: la burguesía y el proletariado.” A partir de la Gran Revolución Francesa, la historia de Europa pone de relieve en distintos países, con especial evidencia, el verdadero fondo de los acontecimientos, la lucha de clases. Y ya en la época de la restauración se destacan en Francia algunos historiadores (Thierry, Guizot, Mignet y Thiers) que, al generalizar los acontecimientos, no pudieron dejar de reconocer que la lucha de clases era la clave para la comprensión de toda la historia francesa. Y la época contemporánea, es decir, la época que señala el triunfo completo de la burguesía y de las instituciones representativas, del sufragio amplio (cuando no universal), de la prensa diaria barata que llega a las masas, etc., la época de las poderosas asociaciones obreras y patronales cada vez más vastas, etc., pone de manifiesto de un modo todavía más patente (aunque a veces en forma unilateral, “pacífica” y “constitucional”) que la lucha de clases es la fuerza motriz de los acontecimientos. El siguiente pasaje del Manifiesto Comunista nos revela lo que Marx exigía de la ciencia social en cuanto al análisis objetivo de la situación de cada clase en la sociedad moderna y en relación con el examen de las condiciones de desarrollo de cada clase: “De todas las clases que hoy se enfrentan con ía burguesía, sólo el proletariado es una clase verdaderamente revolucionaria. Las demás clases van degenerando y desaparecen con el desarrollo de la gran industria; el proletariado, en cambio, es su producto más peculiar. Las capas medias — el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano y el campesino — , todas ellas luchan contra la burguesía para salvar de la ruina su existencia como tales capas medias. No son, pues, revolucionarias, sino conservadoras. Más todavía, son reaccionarias, ya que pretenden volver atrás la rueda de la historia. Son revolucionarias únicamente cuando tienen ante sí la perspectiva de su tránsito inminente al proletariado; defendiendo así, no sus intereses presentes, sino sus intereses futuros, cuando abandonan sus propios puntos de vista para adoptar los del proletariado”. En una serie de obras históricas (véase la Bibliografía ), Marx nos ofrece brillantes y profundos ejemplos de historiografía materialista, de análisis de la situación de cada clase en particular y a veces de los diferentes grupos o capas que se manifiestan dentro de ella, mostrando palmariamente por qué y cómo “toda lucha de clases es una lucha política”. El pasaje que acabamos de citar ilustra cuán intrincada es la red de relaciones sociales y fases de transición de una clase a otra, del pasado al porvenir, que Marx analiza para determinar la resultante total del desarrollo histórico.

La confirmación y aplicación más profunda, más completa y detallada de la teoría de Marx es su doctrina económica.

¡VIVA EL 199° NATALICIO DEL INMORTAL KARL MARX! PARTE I

Conmemorando el 199° aniversario del revolucionario Karl Marx, fundador del socialismo científico junto a su infatigable compañero Friedrich Engels, compartimos extractos del esbozo biográfico escrito por Lenin en 1914. En esta primera parte se publica la biografía de Marx, mientras que en una segunda y tercera parte se publicará la doctrina filosófica, económica y política. Al final de esta entrega insertamos un enlace a un video donde se aborda sintéticamente la vida y obra de Marx.

CARLOS MARX (Breve esbozo biográfico, con una exposición del Marxismo)[1].

Lenin (1914)

Carlos Marx nació el 5 de mayo (según el nuevo calendario) de 1818 en Tréveris (ciudad de la Prusia renana). Su padre era un abogado judío, convertido en 1824 al protestantismo. La familia de Marx era una familia acomodada, culta, pero no revolucionaria. Después de terminar en Tréveris sus estudios de bachillerato, Marx se inscribió en la universidad, primero en la de Bonn y luego en la de Berlín, estudiando jurisprudencia y, sobre todo, historia y filosofía. En 1841 terminó sus estudios universitarios, presentando una tesis sobre la filosofía de Epicuro. Por sus concepciones, Marx era entonces todavía un idealista hegeliano. En Berlín se adhirió al círculo de los “hegelianos de izquierda” (Bruno Bauer y otros), que se esforzaban por extraer de la filosofía de Hegel conclusiones ateas y revolucionarias.

Terminados sus estudios universitarios, Marx se trasladó a Bonn con la intención de hacerse profesor. Pero la política reaccionaria del gobierno, que en 1832 había despojado de su cátedra a Ludwig Feuerbach, que en 1836 le había negado nuevamente la entrada en la universidad y que en 1841 privó al joven profesor Bruno Bauer del derecho a enseñar en Bonn, obligó a Marx a renunciar a la carrera docente. En aquella época, las ideas de los hegelianos de izquierda progresaban rápidamente en Alemania. Ludwig Feuerbach, sobre todo desde 1836, comenzó a someter a crítica la teología y a orientarse hacia el materialismo, que en 1841 (La esencia del cristianismo) se impone ya definitivamente en su pensamiento; en 1843 ven la luz sus Principios de la filosofía del porvenir. “Hay que haber vivido la influencia liberadora” de estos libros, escribía Engels años más tarde refiriéndose a esas obras de Feuerbach. “Nosotros [es decir, los hegelianos de izquierda, entre ellos Marx] nos hicimos en el acto feuerbachianos.”[2] Por aquel tiempo, los burgueses radicales renanos, que tenían ciertos puntos de contacto con los hegelianos de izquierda, fundaron en Colonia un periódico de oposición, la Gaceta del Rin (cuyo primer número salió el 1 de enero de 1842). Marx y Bruno Bauer fueron invitados como principales colaboradores; en octubre de 1842 Marx fue nombrado redactor jefe del periódico y se trasladó de Bonn a Colonia. La tendencia democrática revolucionaria del periódico fue acentuándose bajo la jefatura de redacción de Marx, y el gobierno lo sometió primero a una doble censura y luego a una triple, hasta que decidió más tarde suprimirlo totalmente a partir del 1 de enero de 1843. Marx se vio obligado a abandonar su puesto de redactor jefe en esa fecha, sin que su salida lograse tampoco salvar al periódico, que fue clausurado en marzo de 1843. Entre los artículos más importantes publicados por Marx en la Gaceta del Rin, Engels menciona, además de los que citamos más adelante (véase la Bibliografía ) el que se refiere a la situación de los campesinos viticultores del valle del Mosela. Como su labor periodística le había demostrado que conocía insuficientemente la economía política, Marx se dedicó afanosamente al estudio de esta ciencia.

En 1843, Marx se casó en Kreuznach con Jenny von Westphalen, amiga suya de la infancia, con la que se había comprometido cuando todavía era estudiante. Su esposa pertenecía a una reaccionaria familia aristocrática de Prusia. Su hermano mayor fue ministro del Interior en Prusia durante una de las épocas más reaccionarias, desde 1850 hasta 1858. En el otoño de 1843 Marx se trasladó a París con objeto de editar en el extranjero una revista de tendencia radical en colaboración con Arnold Ruge (1802-1880; hegeliano de izquierda, encarcelado de 1825 a 1830, emigrado desde 1848, y partidario de Bismarck entre 1866 y 1870). De esta revista, titulada Anales franco-alemanes, sólo llegó a ver la luz el primer fascículo. Las dificultades con que tropezaba la difusión clandestina de la revista en Alemania y las discrepancias surgidas entre Marx y Ruge hicieron que se suspendiera su publicación. En los artículos de Marx en los Anales vemos ya al revolucionario que proclama la necesidad de una “crítica implacable de todo lo existente”, y, en particular, de una “crítica de las armas”[3] que apele a las masas y al proletariado.

familia
De izquierda a derecha (atrás): Engels y Marx; Adelante: Laura, Eleanor y Jenny, hijas de Marx y Jenny von Westphalen

En septiembre de 1844 llegó a París, por unos días, Federico Engels, quien se convirtió, desde ese momento, en el amigo más íntimo de Marx. Ambos tomaron conjuntamente parte activísima en la vida, febril por entonces, de los grupos revolucionarios de París (especial importancia revestía la doctrina de Proudhon, a la que Marx ajustó cuentas resueltamente en su obra Miseria de la filosofía, publicada en 1847) y, en lucha enérgica contra las diversas doctrinas del socialismo pequeñoburgués, forjaron la teoría y la táctica del socialismo proletario revolucionario, o comunismo (marxismo). Véanse, más adelante, en la Bibliografía, las obras de Marx de esta época, años de 1844 a 1848. En 1845, a instancias del gobierno prusiano, Marx fue expulsado de París como revolucionario peligroso, instalándose entonces en Bruselas. En la primavera de 1847, Marx y Engels se afiliaron a una sociedad secreta de propaganda, la Liga de los Comunistas, tuvieron una participación destacada en el II Congreso de esta organización (celebra do en Londres en noviembre de 1847) y por encargo del Congre so redactaron el famoso Manifiesto del Partido Comunista que apareció en febrero de 1848. En esta obra se traza, con claridad y brillantez geniales, una nueva concepción del mundo: el materialismo consecuente, aplicado también al campo de la vida social; la dialéctica como la doctrina más completa y profunda del desarrollo; la teoría de la lucha de clases y de la histórica misión revolucionaria universal del proletariado como creador de una nueva sociedad, la sociedad comunista.

Al estallar la revolución de febrero de 1848, Marx fue expulsado de Bélgica. Se trasladó nuevamente a París, y desde allí, después de la revolución de marzo, marchó a Alemania, más precisamente, a Colonia. Desde el 1 de junio de 1848 hasta el 19 de mayo de 1849, se publicó en esta ciudad la Nueva Gaceta del Rin, de la que Marx era el redactor jefe. El curso de los acontecimientos revolucionarios de 1848 a 1849 vino a confirmar de manera brillante la nueva teoría, como habrían de confirmarla en lo sucesivo los movimientos proletarios y democráticos de todos los países del mundo. La contrarrevolución triunfante hizo que Marx compareciera, primero, ante los tribunales (siendo absuelto el g de febrero de 1849) y después lo expulsó de Alemania (el 16 de mayo de 1849). Marx se dirigió a París, de donde fue expulsado también después de la manifestación del 13 de junio de 1849[4]; entonces marchó a Londres, donde pasó el resto de su vida.

Las condiciones de vida en la emigración eran en extremo duras, como lo revela con toda claridad la correspondencia entre Marx y Engels (editada en 1913). La miseria asfixiaba realmente a Marx y a su familia; de no haber sido por la constante y abnegada ayuda económica de Engels, Marx no sólo no hubiera podido acabar El Capital, sino que habría sucumbido inevitablemente bajo el peso de la miseria. Además, las doctrinas y tendencias del socialismo pequeñoburgués, no proletario en general, que predominaban en aquella época, obligaban a Marx a librar constantemente una lucha implacable, y a veces a repeler (como hace en su obra Herr Vogt [5] los ataques personales más rabiosos y salvajes. Manteniéndose al margen de los círculos de emigrados y concentrando sus esfuerzos en el estudio de la economía política, Marx desarrolló su teoría materialista en una serie de trabajos históricos (véase la Bibliografía ). Con sus obras Contribución a la crítica de la economía política (1859) y El Capital (t. I, 1867), Marx provocó una verdadera revolución en la ciencia económica (véase más adelante la doctrina de Marx).

índice.jpg

El recrudecimiento de los movimientos democráticos, a fines de la década del 50 y durante la del 60, llevó de nuevo a Marx a la actividad práctica. El 28 de septiembre de 1864 se fundó en Londres la famosa Primera Internacional, la “Asociación Internacional de los Trabajadores”. Marx fue el alma de esta organización, el autor de su primer “Llamamiento” y de gran número de sus resoluciones, declaraciones y manifiestos. Unificando el movimiento obrero de los diferentes países, orientando por el cauce de una actuación conjunta a las diver sas formas del socialismo no proletario, premarxista (Mazzini, Proudhon, Bakunin, el tradeunionismo liberal inglés, las vacilaciones derechistas lassalleanas en Alemania, etc.), a la par que combatía las teorías de todas estas sectas y escuelas, Marx fue forjando la táctica común de la lucha proletaria de la clase obrera en los distintos países. Después de la caída de la Comuna de París en 1871, que Marx analizó (en La guerra civil en Francia, 1871) de modo tan profundo, certero, brillante y eficaz, como revolucionario — y a raíz de la escisión de la In ternacional provocada por los bakuninistas –, esta última ya no pudo seguir existiendo en Europa. Después del Congreso de La Haya (1872), Marx consiguió que el Consejo General de la Internacional se trasladase a Nueva York. La primera Internacional había cumplido su misión histórica y dejaba paso a una época de desarrollo incomparablemente más amplio del movimiento obrero en todos los países del mundo, época en que este movimiento había de desplegarse en extensión, con la creación de partidos obreros socialistas de masas dentro de cada Estado nacional.

Su intensa labor en la Internacional y sus actividades teóricas, aún más intensas, minaron definitivamente la salud de Marx. Prosiguió su obra de relaboración de la economía política y se consagró a terminar El Capital, recopilando con este fin multitud de nuevos documentos y poniéndose a estudiar varios idiomas (entre ellos el ruso), pero la enfermedad le impidió concluir El Capital.

El 2 de diciembre de 1881 murió su esposa, y el 14 de marzo de 1883 Marx se quedó dormido apaciblemente para siempre en su sillón. Está enterrado, junto a su mujer, en el cementerio londinense de Highgate. Varios hijos de Marx murieron en la infancia en Londres, cuando la familia vivía en la miseria. Tres de sus hijas se casaron con socialistas de Inglaterra y Francia: Eleonora Eveling, Laura Lafargue y Jenny Longuet. Un hijo de esta última es miembro del Partido Socialista Francés.

NUEVA EDICIÓN DE A NOVA DEMOCRACIA (BRASIL)

Compartimos con nuestros lectores nacionales e internacionales el periódico A Nova Democracia de Brasil, prensa popular y democrática que tiene certeras posiciones científicas sobre la lucha de clases en Brasil y el mundo. Solidarizamos con la difusión de la edición n° 182 y sus titulares, invitando a leer sus artículos. Si bien estos están en portugués, después de un intento de lectura comienza a comprenderse con más facilidad el idioma.

TITULARES:

Editorial – Pôr abaixo Temer e barrar suas medidas antipovo e vende-pátria

Echar abajo a Temer y barrer con sus medidas antipopulares y vende patria

Corrupção e abuso de autoridade: modus operandi da velha democracia

Corrupción y abuso de autoridad: modus operandi de la vieja democracia

Contrarreforma previdenciária: miséria, morte e roubo

Contrarreforma de las pensiones: miseria, muerte y robo

Comitês avançam com a luta popular

Comités avanzan con la lucha popular

Gerenciamento Pezão intensifica o massacre nas favelas do Rio

Gerenciamiento de Pezao intensifica la masacre en las favelas de Río

Aborto, mulher e revolução

Aborto, mujer y revolución

Golpes da reação e do revisionismo: a ‘operação capitulação’ no PCdoB

Golpes de la reacción y el revisionismo: la “operación capitulación” en el PCdeB (Partido “Comunista” de Brasil)

Luta pela terra

Lucha por la tierra

Luta dos Povos Indígenas

Lucha de los Pueblos Indígenas

RJ: A justa fúria contra o assalto aos direitos do povo

Río de Janeiro: La justa furia contra el asalto a los derechos del pueblo

Cresce a rebelião das massas contra os pacotaços

Crece la rebelión de las masas contra los paquetazos

Revolucionários celebram natalícios de Stalin e Mao Tsetung

Revolucionarios celebran natalicios de Stalin y Mao Tse Tung

Falando através do graffiti

Hablando a través del graffiti

Teatro do povo é teatro popular

Teatro del pueblo es el teatro popular

A morte de Fidel Castro e o destino do revisionismo cubano

La muerte de Fidel Castro y el destino del revisionismo cubano

América Latina

Internacional

Lutas de Libertação Nacional

Luchas de Liberación Nacional

Mobilizações exigem liberdade aos presos políticos na Índia

Movilizaciones exigen libertad a los presos políticos en la India

Notícias da Guerra Popular – Índia

Noticias de la Guerra Popular: India

 

EL IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

Publicado en la edición impresa Nº53, noviembre de 2016

A 100 años del trascendental libro de Lenin

El Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo

Para el proletariado y el pueblo es de enor­me importancia conocer este texto, ya que desnuda el corazón de las actuales formas que tiene el sistema de explotación capita­lista.

Analizando la esencia de la economía mundial, Lenin expone las contradiccio­nes de un sistema condenado a morir por sus propias trabas y que ya no puede ofrecer nada más que miseria, opresión y guerra a la humanidad.

Todo lo que es nuevo en una época pasa a ser viejo en otra y el capitalismo no es la excepción, refutando la gran mentira de que el actual sistema es el último de la historia.

La sociedad sin clases es inevitable, por más que los ideólogos de la burguesía se empeñen en congelar el eterno movi­miento de las sociedades. Por más que se opongan, tarde o temprano se impondrá el socialismo como antesala del comunis­mo.

El imperialismo es monopolio

En la primavera de 1916, Lenin reunió el conjunto de estadísticas económicas mundiales para hacer un profundo análi­sis teórico de la etapa en que se encon­traba el desarrollo del capitalismo desde fines del siglo XIX. Allí explica que la épo­ca del capitalismo en que se intercambia­ban mercancías “libremente”, en relativas condiciones de igualdad, acabó. El mismo desarrollo de la pequeña propiedad ca­pitalista ha producido que un reducido grupo de capitalistas se transformen en monopolios, acaparando ramas enteras de la producción. Mientras, un grupo ma­yoritario se ve empujado en cada crisis hacia la ruina, el empobrecimiento y la proletarización, siendo absorbidos por los grandes capitalistas.

La nueva y última fase del capitalismo, llamada imperialismo, agudiza todos los males para el pueblo que ya entrañaba el viejo capitalismo. La dictadura mono­polista y la desenfrenada lucha por con­centrar las fuentes de materias primas dividen a fines del siglo XIX el mundo. Por un lado, un puñado de países industria­lizados (Gran Bretaña, Alemania, Francia, EE.UU., etc.) se convierten en imperia­listas capitalistas, mientras una enorme mayoría de viejas colonias y países semi­coloniales, que no concluyeron sus revo­luciones burguesas, son sometidos a los intereses económicos, políticos y cultura­les de los primeros.

LENIN CITA.png

Características del imperialismo

En el terreno económico, Lenin eviden­cia 4 características del imperialismo que hoy también pueden observarse: 1) el elevado desarrollo de la producción capitalista es concentrado por unos po­cos monopolios, unas pocas empresas, lo que refuerza su dominio; 2) la expor­tación de capital a las colonias y semi­colonias prevalece por sobre la antigua exportación de mercancías, facilitando su penetración; 3) el reparto territorial del mundo por el puñado de imperialistas ha concluido. El que quiera ampliar sus fuentes de materias primas y/o esferas de influencia financiera debe desplazar o someter a otros países (inclusive a otros imperialistas) y 4) los bancos ya no son simples prestamistas, sino que se funden con el capital industrial para formar el capital financiero. Dominan toda la eco­nomía y la producción, formando una oli­garquía financiera que maneja enormes volúmenes de información y capital.

Comprender la esencia económica del imperialismo es imprescindible para entender la política, las guerras de inva­sión y saqueo, como también la revolu­ción proletaria y sus etapas. Una larga lista de oportunistas y deformadores del marxismo hoy, igual que ayer, usa diver­sos nombres (“globalización”, “imperio”, etc.) para ocultar las contradicciones del imperialismo y las crisis revolucionarias que engendra. Ellos dicen que la lucha en­tre potencias imperialistas por el reparto del mundo ha acabado o suavizado, pero la realidad les escupe una vez más con las cruentas guerras en “Medio Oriente”, paí­ses asiáticos, africanos y también latinoa­mericanos.

Debemos afinar nuestro estudio para transformar la realidad miserable en la que se debaten millones de obreros, campesinos, intelectuales y otros traba­jadores en el mundo, recordando que el sistema de producción ha alcanzado su máximo punto de internacionalización. Los trabajadores del mundo ya estamos unidos por infinitos lazos y sólo cabe derribar al puñado de imperialistas que cada vez concentra mayor riqueza produ­cida por el trabajo social, arrebatando a diario lo que pertenece a una infinita ma­yoría.

PELÍCULA: ROMPIENDO CON LAS VIEJAS IDEAS

Reseña tomada del blog Revolución Cultural

“Rompiendo con las viejas ideas – “Breaking with old ideas” es una película filmada en 1975 en la República Popular China, bajo la influencia de la GRCP (GRAN REVOLUCIÓN CULTURAL PROLETARIA). Nos muestra la ardua tarea de los comunistas por revolucionar la educación en el campo, en especial en educar a los campesinos pobres y proletarios rurales bajo la guía de la nueva educación socialista, en la unidad de la teoría y la practica, la aplicación de los conocimientos adquiridos al servicio de la producción socialista y la combinación del estudio con el trabajo rural.

El desarrollo de la GRCP dirigida por el Presidente Mao Tse-tung desarrolló aún más la dictadura del proletariado, ésta resolvió el problema del cómo continuar la revolución bajo el socialismo y evitar la restructuración del capitalismo. Su derrota temporal en 1976 sólo es un escalón que la nueva ola de la revolución proletaria continuará y finalizará sin más rodeos.

Para tener un panorama más cercano sobre la filosofía del materialismo dialéctico presente en la película, es recomendable leer algunos textos;

ENCASILLAMIENTO DOCENTE: UN NUEVO GOLPE A LOS PROFESORES Y EL DERECHO A LA EDUCACIÓN

“No es posible democratizar la enseñanza de un país sin democratizar, por ende, su superestructura política y la sociedad misma”.
José Carlos Mariategui

Durante el 2015 los profesores se movilizaron por varios meses en contra de las políticas de la Nueva Mayoría. En ese momento, los dirigentes del Colegio de Profesores dijeron haber conseguido grandes avances con el gobierno, para así frenar la protesta de los docentes. Sin embargo, con la nueva ley de Encasillamiento vemos como en realidad Gajardo y compañía firmaron una ley que sólo perjudica a los profesores, por ende perjudica también a los estudiantes.

El proyecto de carrera docente o ley 20.903 nació como proyecto en el gobierno de Piñera y fue aprobada como ley en el actual gobierno de Bachelet, despertó en un comienzo las ilusiones de mejorar las condiciones de trabajo y remuneraciones de miles de profesores. No obstante, al entrar en vigencia el nuevo sistema y conocerse más detalles del mismo, las ilusiones se desvanecieron y de ser una supuesta mejora ha pasado a ser un nuevo golpe a la educación, que profundiza la precariedad y malas condiciones de los profesores en Chile.

Este nuevo sistema se basa en la lógica capitalista de encasillar a los docentes de acuerdo a los resultados que hayan obtenido en las arbitrarias y desprestigiadas evaluaciones, tales como el portafolio docente, la prueba de conocimientos AVDI u otras evaluaciones realizadas por el sostenedor, poniendo el foco en la competitividad como criterio de profesionalización y no la solidaridad entre pares, obviando así el hecho que las condiciones laborales de un profesor municipal no son iguales para el sector privado.

Además, se responsabiliza al profesional por no ser capaz de superar las desigualdades de clase, legitimando con esta ley el robo y lucro de las instituciones educativas que entregan títulos profesionales que no podrán ser ejercidos, tal como lo validan los datos de la prueba Inicia. Allí una vez más se responsabiliza por los resultados a los estudiantes y no las instituciones acreditadas por el Estado. En una primera etapa, la nueva ley estableció que el encasillamiento inicial de los profesores se basaría en las evaluaciones existentes hasta este momento, incluso algunas de carácter voluntarias como la ADVI, todo bajo la promesa del gobierno en que el nuevo sistema mejoraría las remuneraciones y condiciones laborales de los docentes. Sin embargo, tras conocerse hace pocas semanas los resultados de este primer encasillamiento, la gran mayoría de los profesores del sector municipal se llevaron la injusta sorpresa de que fueron encasillados en los últimos niveles. Es decir, el 80% fue situado en los niveles básicos de “acceso, inicial y temprano”, estando en el segmento de menores ingresos. Inclusive, hay casos de docentes con más de 30 años de servicios encasillados en los niveles básicos. O sea, 30 años de hacer clases que el viejo Estado no considera para nada con el fin de justificar su saqueo a los miles de profesores y oponer a los maestros contra alumnos incautos y familias desesperadas.

Por datos entregados por el propio CPEIP (Centro de Perfeccionamiento y Estudios Pedagógicos), en la recién pasada evaluación docente (portafolio profesional) el 79% de los profesores municipales estaba en los niveles óptimos de desempeño como “competente” o “destacado”. Sin embargo, en los resultados del nuevo encasillamiento de profesores recién conocido, encontramos que un 79,15% está en los tramos básicos de “acceso”, “inicial” y “temprano”. Con esta ley de por medio que pretendía “mejorar” las condiciones docentes, resulta ahora que la gran mayoría de los profesores, teniendo supuestamente los mismos estándares de evaluación, solo califican en los niveles básicos.

La gran mayoría de los profesores encasillados como básicos deberán trabajar bajo la amenaza permanente de avanzar de nivel en un plazo máximo de 4 años, so pena de ser eliminados del sistema sin poder ejercer la profesión en ninguna escuela pública. Para los profesores que enseñan en condiciones difíciles, sin infraestructura ni recursos, constituye una gran injusticia. ¿Podrá un docente rendir frente al sistema educacional si se le somete a más presión de la que ya tiene con estas evaluaciones? ¿Verá como positivo compartir experiencias exitosas con sus colegas si percibe que justamente serán ellos su medio para incrementar su sueldo?

Nuevamente el MINEDUC, patrocinado incondicionalmente por el Colegio de Profesores y dirigido por el falso comunista Jaime Gajardo -quien es totalmente desvalidado y odiado por los profesores, el que sigue en su cargo a raíz del antidemocrático sistema de elecciones del CC.PP-, han golpeado a los profesores y al Derecho a la Educación, precarizando aún más el empleo de los docentes, aumentando las obligaciones de los profesores tanto en el aula como en el trabajo administrativo (horas curriculares no lectivas), quebrantando derechos laborales como el derecho a la estabilidad en el empleo, a la capacitación, a ser evaluado en forma justa, a recibir remuneraciones dignas, a organizarse en sindicatos y a negociar colectivamente. Desde el punto de vista laboral, el nuevo sistema de encasillamiento consolida el Plan Laboral de Pinochet en el sector docente, ese mismo que defiende con uñas y dientes la Nueva Mayoría junto a todos los falsos demócratas.

Ciertamente, esta nueva ley profundizará más la brecha entre colegios municipales y colegios particulares. Seguirá privando al pueblo de su derecho a educarse y continuará la creciente explotación sobre los profesores. El Estado burocrático y corrupto pretende hacernos creer que el problema de la educación son los profesores y sus malos desempeños o baja preparación, porque con eso se lavan las manos y consolidan un sistema educacional injusto para el pueblo, desligándose de que la responsabilidad real de la desigualdad en la educación son las políticas que ellos han implementado y consolidado. Con esta ley se culpa a los profesores de la pobreza y desigualdad, haciendo al docente responsable de los problemas sociales que son reflejo de una sociedad de clases, ocultando con ello todos los problemas de educación, tales como la carencia de recursos, malos sueldos, mala infraestructura, pobreza y marginalidad de sus alumnos y familias. Los profesores son trabajadores y son parte del pueblo, por ende deben organizarse, luchar, unirse a los estudiantes y apoderados, para juntos desenmascarar a los dirigentes y políticos oportunistas y corruptos que venden sus demandas.

LA LUCHA POR LA CIENCIA

Entrevistamos a la socióloga Andrea Araya, una de las firmantes de la Declaración de Investigadores, Académicos, Intelectuales y Becarios ante la Crisis Terminal de CONYCIT. En la conversación con Andrea profundizamos sobre algunas cuestiones de la Declaración, de forma que se comprendiera mejor su posición de clase.

Saludamos el que parte de los intelectuales asuman la defensa de la ciencia, en contra del imperialismo y los reaccionarios, haciendo frente el oscurantismo al que se nos quiere someter.

Andrea nos explica que este nuevo movimiento que se está formando surge como respuesta a la tremenda crisis institucional, donde las elites han cooptado todos los espacios de desarrollo, incluyendo la ciencia, la técnica y el arte.

Esto fue lo que nos explicó:

Instituciones de ciencias anticientíficas

Hay un modelo científico muy acotado y los concursos para optar al financiamiento van amarrados con lineamientos técnicos, que en realidad son parámetros preestablecidos, delimitados por leyes del mercado, que promueven la despolitización del desarrollo del conocimiento. De esta forma, los grandes monopolios se aseguran de separar a los científicos, de aislarlos de la sociedad y de los verdaderos problemas del pueblo.

En Chile las ciencias y en la técnica, todo está enfocado a la extracción desenfrenada de los recursos nacionales y no al desarrollo de la industria nacional. Es una burla que cuando se habla de la industria nacional se le dé el nombre de “microemprendimiento”, ya que los recursos son escasos para  los pequeños productores, principalmente artesanos que deben acudir a los bancos a pedir un financiamiento ínfimo y créditos usureros.

El Estado lo único que hace es desprestigiar al pueblo

El actual Estado, desde el Fondart, impulsa un arte que pretende despolitizar, un arte elitizado que no cuestiona la realidad social, el modelo ni el momento histórico en que nos encontramos, un arte blanqueado que dice nada, y que solo se expresa el mundo privado en cultura. En chile el énfasis esta en promover “arte” que desprestigia el mundo popular, un ejemplo cotidiano de esto es la teleserie del canal televisivo Mega visión, muestra la cultura mapuche  como ridículo y servil frente a la clase terrateniente.

Desde las ciencias sociales, ¡El Estado nos dice que como pobres estamos mal en todo!: que somos malos padres, que somos culpables de la pobreza, que somos potenciales delincuentes y criminales, etc.

Las y los trabajadores de las ciencias sociales (trabajadores sociales, psicólogos  y sociólogos principalmente) son llevados a institucionalizar esa pobreza a convencer a los pobres que son culpables de todo, los estigmatiza, con un lenguaje criminalizador, nazi, culpándolos de la disfuncionalidad social y de todos los males del país y chantajearlos con el asistencialismo que se expresa en los diferentes programas sociales, a través de bonos y ayudas que solo sirven para mitigar la pobreza estructural en la que se está sumergido y lo peor de todo sin ningún tipo de cuestionamiento del mundo profesional.

Mito y realidad de la izquierda universitaria

Hay un importante sector de la izquierda en la academia, con un discurso crítico, pero poco proactivo, que mantiene el statu quo, que no avanza en la democratización de la investigación científica. Estos sectores se quedan solo en la publicación de sus libros y artículos en revistas universitarias, que poca gente lee y entiende.

En las universidades hay una serie de límites y lineamientos políticos, de donde no se puede salir, La producción del conocimiento académico es cada vez más regulada y gobernada por principios instalados por una transnacional del conocimiento de carácter privado. Las delimitaciones técnicas como las normas APA para publicaciones indexadas, donde los profesores universitarios compiten entre ellos por publicar más artículos en menos tiempo, con baja calidad e investigaciones superficiales. La izquierda que logró entrar al mundo académico fue subsumida por esta lógica individualista neoliberal, que atenta contra la organización gremial e intersectorial.

 La ausencia de investigación académica

En Chile no existe la carrera de investigación, que, por ejemplo, si existe en Argentina. En Chile hay un potpurrí de conocimiento, un conocimiento deshilachado. La investigación se ha sacado de las mallas curriculares de las carreras de pregrado. Por ejemplo, en estadística sólo se apunta a aprender a utilizar distintos softwares y en la investigación cualitativa, nos encontramos con que prácticamente no existen espacios teóricos y los pocos que hay, sólo describen, pero no profundizan.Es así como cualquier estudiante que quiera profundizar e investigar, debe costear con sus propios recursos los programas de postgrados como diplomados, magister, doctorados, etc.

Parece paradójico que aun cuando las universidades son autónomas, es decir, no tienen regulación y pueden hacer lo que quieren, las mallas curriculares son cada vez más vaciadas de ciencia e investigación. En realidad, la única investigación que existe está dirigida para que las grandes empresas extraigan cada vez más recursos.

Estamos frente a un oscurantismo en pleno siglo XXI, donde hay una colusión encubierta para robar conocimiento. Las instituciones académicas hablan de ciencias para ocultar las ciencias y profundizar el conocimiento extractivista, al servicio de las grandes empresas y así fortalecer los grandes capitales.

Los pasos prácticos que se vienen

Andrea nos cuenta que la tarea que han emprendido es por levantar esta campaña científica con carácter de clase, que aglutine a académicos y estudiantes, para qué desde la lucha, se aporte a las necesidades de nuestro país y al mismo tiempo se vayan acercando a los sectores del pueblo.

En lo concreto, conformar una plataforma de cara a la realidad del pueblo, que evidencie y ponga sobre la tribuna esta discusión política. Por ejemplo, si los académicos y estudiantes de las ciencias sociales se hubieran dedicado a explicar la Reforma Laboral desde una perspectiva clasista, los distintos sectores de trabajadores sindicalizados, que se encuentran movilizados, no estarían dando palos de ciegos.

Como conclusión, la tarea es ir al pueblo y poner el conocimiento al servicio de la lucha. La ciencia es revolucionaria y no puede ser de otra manera.